Usar/recargar/redactar

18 11 2011

La navegación no solo se rige ya por vientos y velas. A la gasolina que llena el motor, le unimos la electricidad, capaz de encenderlo. El barco de hoy tiene todos esos elementos y un patrón comandando el timón, que usa radar como brújula principal. La naútica española dispone de cuatro escuelas oficiales: Bilbao, Cádiz, Santa Cruz de Tenerife y Barcelona. La aeronaútica, la más moderna de todas, incorpora instrumentos tan vanguardistas como el radiogoniómetro, también conocido como loran.

Usar y tirar se ha convertido en la moneda que mueve el mundo. Pocos piensan en reutilizar. Para los vehículos y motocicletas, se mantienen los establecimientos de autocasión, una vieja generación de comerciantes, que contemplan como los coches híbridos, hoy, y los eléctricos, quizás mañana, comienzan a abrirse hueco en el mercado. Ahora, que comienza el frío, sabedores que para los niños, ni las bicicletas, ni las piraguas, ni son solo para el verano, ni solo para las distancias cortas, no estaría mal poner de moda el verbo “recargar”, algo común en la escritura cuando se redactaba a pluma, verbo que ya no se aplica con tanta ortodoxia.

Imaginemos la lista de elementos que necesitan recargarse: baterías para cualquier tipo de vehículos, de coches, camiones, autobuses, tractores agrícolas… para gálibos de las emergencias o policías… para ordenadores, móviles, tabletas, MP4, cámaras grabadoras… que necesitan casi todos los días conectarse a una red eléctrica que facilite su recarga. La vida de la mayoría de electrodomésticos, y hasta de la medicina moderna, también. A pedales, ese sistema tan antiguo, tan carca, que ya solo pasea el afilador, o bebe de allí la dinamo para una tenue luz, no es suficiente. Hasta te obligan ya en la carretera a llevar chaleco reflectante.

Si pensáramos más en reciclar, en reparar, en reformar, antes que tirarlo por la borda, no solo ganaríamos en solidaridad con el otro, con el medio ambiente, con otros mundos… sino que daríamos aire a quien no disfruta de nuestro standing, aunque en algunos casos fuera de segunda mano.

Yo seguiré reclamándolo. Aquí estaré, en la ciudad, tomando agua, cerveza o un café con leche, vigilando coches por las ventanas o viendo llover, atado a una columna, sin que eso signifique para mí una cadena perpetua, consumiendo información para recargarla, para que Uds. me lean en vertical u horizontal, al frente de un nuevo sentido de escritura, hasta que salga el tren.

Ah, amig@s! Si no lo entienden, no pierdan el tiempo en llamar: O estoy conduciendo; o alimentándome, leyendo-escribiendo; o con el mando de la TDT; o conversando con mi familia; o haciendo deporte… O estoy con mi hijo, como este fin de semana.

Badajoz, 28 de octubre de 2010.

Anuncios




Co-generación y Co/generación

4 11 2011

De vez en cuando la vida te regala la piedra filosofal de las existencias. Las variaciones del clima, sobre el agua, permiten obtener más energía. A la ya sabida red hidroeléctrica, se añade el proceso de condensación del vapor de agua; el calor abre las nuevas vías para la cogeneración. En principio, sirvió para autoabastecer de luz a las industrias pesadas. No se puede almacenar. Si entra en la red un exceso, el resto del sector en esa producción energética tiende a acusarles de intrusismo en el mercado. Si esa co/generación se usa como fin para obtener beneficios, esas industrias corren riesgos de ahogarse en su exceso productivo. El remanente obligaría a conquistar nuevo mercado con toda la agresividad. En el fragor de las máquinas, además, consumirían más petróleo, más gas… para subir la producción, los beneficios. Supone, al final, un encarecimiento del barril que pagamos todos los consumidores… Y se contamina más a nuestros hijos.

Oro parece, plátano es…”, decía la adivinanza. En Extremadura, no conozco grandes industrias. Menos aún, que se hayan estrenado en el mercado de la cogeneración. Sólo conozco, por testimonios, algunos mataderos industriales por la provincia de Cáceres, en Almaraz y Miajadas. Lo que sí conozco es la amenaza de la co-generación en la producción alimentaria, conocidos como los “transgénicos”. Los/as paelleros/as corren riesgos de llernarse de granos artificiales; las gallinas (Pita, pita…” en boca de Esperanza Aguirre) de cebar el buche con ese maiz; las ovejas darían leche y quesos más parecidos a los de Burgos que a las tortas de Castuera o del Casar… Extremadura no puede permitir que nuestra “flor de jara”, los alimentos que emanan del secano, del regadío y la dehesa, caigan en manos de nuevos especuladores, capaces de jugar con nuestra salud: “En casa del herrero, cuchillo de palo”, dice el refrán.

Supongo que coincidimos en que los seres humanos no somos ovejas, toros, caballos o ratones de laboratorios, capaces de ser inseminados para crear lo que Gaetano Mosca & Wilfredo Pareto denominaron élite/masa; en Federico Nietzsche “el Suprhombre”. Eso es delito de lesa humanidad, máxime si esa superproducción tiene siempre como salida la solidaridad: otros países en el mundo necesitan alimentos para tantas personas. Dan en conserva aquella solución capaz de limitar una nueva, y criminal, especulación. Por fortuna, la ley regula ya los límites y garantías en la reproducción asistida, la dota de la seguridad jurídica. Tan penado debería estar la violación como engañar para concebir un hijo sin el acuerdo con la otra parte; ora por dinero; ora perduren apellidos pro condes/as, marqués/as, duques/as; ora porque quieren guardar en un bol años y años de tradición familiar. Perderíamos a pequeños grandes hombres y mujeres buscando esos robots, como aquel Torrebruno de nuestra infancia, que cantaba: “Tigres, leones, todos quieren ser los campeones…”; a Blas que freía a preguntas a Epi en Barrio Sésamo; o “divinos” Morales, que pinten sobre una tabla.

La ley es la solución. Regula el concierto en las parejas con o sin matrimonio, civil o eclesiástico; incluso, la adopción de hijos no planificados que cortan el vuelo de una mujer. Solo hay que procurar, apelando a la solidaridad, que las mismas estructuras normativas (“la pirámide” en boca de Kelsen) se extienda por el mundo.

 

 

Extremadura, 4 de noviembre de 2011.

Libro: Teoría general del derecho y del Estado. Autor: Hans Kelsen. 1995. 478 páginas.

 

Sitio recomendado: Villa Rosa. Ctra. Badajoz-Olivenza.

 

 





Centrales

24 10 2011

La construcción de un equipo de fútbol comienza por centrales solventes que sepan conducir el balón, salir jugándolo. La jornada del sábado nos deparó la eficiencia de los centrales. Los defensas sevillanos sobre el Camp Nou, entre el argentino Fazio y el francés Escudé, anularon ataques culés, propiciaron la antológica actuación del portero, Javi Varas… y empataron a cero. La cantera del Sevilla siempre facilitó centrales a la selección, incluso a la propia historia del Barcelona: Gallego; o Ricardo Serna, éste llegó a entrenar al Don Benito, durante 2008 y al Toledo en 2010.

La historia del fútbol español está plagada de buenas parejas: Pirri/Migueli, el dúo, capitán, pecho como “Tarzán”, en el mundial de Argentina 78 de infausto recuerdo desde la residencia de La Martona; el “soso” Gallego/Salva, final de la Eurocopa’84, que ganó Francia; López, defensa en Barcelona ’92 e hijo de un delantero de mismo apellido y que jugó en el C.D.Badajoz, compadre del central pacense Cabello… hasta llegar a Puyol/Piqué, parejas en la selección española campeona del mundo en Suráfrica. La salida ante la edad del “Gos de aigua”/”Tiburón” preocupa a Vicente del Bosque. La alternativa, aúnque le sobra energía, pasa por rotar al madridista Sergio Ramos del lateral derecho al centro, como ya hizo Mou el sábado, al relevar a R. Carvalho; reconvertir a dos medios defensivos como Sergio Busquets, o Javi Martínez, en la zaga; o dando entrada a las jóvenes promesas que se forjan en categorías inferiores: Domínguez, San José, Botía o Fontás… La lesión en el pómulo de Raúl Albiol en un entrenamiento aprieta aún más la decisión.

La demarcación con centrales europeos de prestigio deja huella a quien ama. La historia no se entiende sin Franz Beckenbauer, el “kaizer” que asombró al mundo en Alemania´74; Laurent Blanc/Thuram, que llevó a Francia al reinado de Europa, del Mundo en 1998, y hasta de la Copa FIFA de Confederaciones en 2003, con gol del entonces jugador del Arsenal inglés Thierry Henry. La de España llegó a su cénit en Sudáfrica y Portugal aún saborea el aroma de esa Eurocopa que se le escapó ante Grecia en 2004, con Carvalho, sin Pepe aún nacionalizado como luso-brasileño, hoy jugador del Real Madrid de Pérez.

La legión extranjera de defensas ya es amplia: El Málaga, con ese argentino, De Michelis, y el holandés Matijsen. La novedad en Almería, con Acasiete, un peruano como Chimo del Solar, aquel conductor, con Fernando Redondo, en el Tenerife que le robó dos, o tres, ligas al Real Madrid, origen de Ballesteros. La de Extremadura, es recuerdo del calvo Oñi, preferencia de El viejo Vivero, entre peñas, Los Pinos y Los Currantes, frente a Borrego; Román; Guitart, un ilerdense, llegó a cumplir el servicio militar, cedido por las canteras del Barça; Diego Corrales; y Eusebio, ya al final de su carrera deportiva.

Un amigo, Vicente Montes, en el centro de un cruce de caminos, en la visera de una gasolinera, me dio a elegir entre las camisetas de River Plate, o la de Boca Juniors. Aunque algunos digan riendo que elegí la segunda porque jugó Maradona, o porque allí rugen barras bravas, ahora que los “millonarios” han descendido de categoría, les reconozco que me decidí porque en los barrios “obreros” alguien imaginó que su estadio/templo se llamaría “La Bombonera”.

Diario HOY, 24 de octubre de 2011.

Evento deportivo: Copa Mundial de selecciones de fútbol. Sudáfrica 2010.

Entidad deportiva: C.D. Badajoz SAD





Agua

14 10 2011

Se ha firmado estos días un convenio entre la UEX y la empresa Iniciativa4 para difundir el proyecto Hidronatura, la clave de bóveda para que el campus universitario extremeño alcance su condición de excelencia, y basado en las posibilidades del agua. En ese espacio, coincidirá también otra iniciativa de la empresa privada, basada en energías renovables, a cargo de Cetiex.

El agua templa y enfría los aceros, depura y calma los ánimos, los embalsa. Es el líquido que nos renueva cada día. Un sorbo facilita que se activen los circuitos de nuestro cuerpo. Por eso, es el más preciado de los tesoros, un cofre que todos debemos proteger, sin excepción. Nuestra tarea común pasa por cuidarla, protegerla, porque el agua es la fuente de la vida. Nos une ante el fuego. Coincidimos en que nunca debería quemarse el bosque, ni siquiera un árbol. Por eso, debemos apagar muy bien los cigarrillos sobre bases de piedra o aluminio, que terminarán enfriándose con su limpieza.

El agua riega la tierra. Bautiza, para los creyentes. Hace crecer a los frutos. El agua la refresca, la aplana y asienta el polvo al suelo. Es la mena en cualquier mina, capaz de solidificar la erupción de lava y fuego en la isla del Hierro, ganando más tierra. Agua que sobre piedra o madera resbala y que sólo el calor de la luz, el viento y el tiempo logran secar. El agua con la tierra y labrada a mano es arcilla en manos del alfarero. El agua congelada es el hielo que sólo el hierro corta y que para conducir hasta a los coches hay que ponerles cadenas, o raquetas en los pies si queremos caminar por ella. Lo demás, sólo golosinas que te van ofreciendo a lo largo de la vida. Pero nunca debemos olvidar el agua.

Depurarla renueva el ciclo, nos bautiza con cada hectólitro que brota nueva, dispuesta a ser bebida por los seres vivos y nos regala la luz de la paz, que también ofrece el sol sobre una lámina de agua embalsada. Pero el agua, si no se mueve, si no corre, termina por estancarse, por pudrirse, y permite que los microorganismos infecten el círculo de la naturaleza.

 

Todo esto lo enseña la vida, que camino cada día para legar a mi hijo la más preciada herencia: que se hace camino al andar y sin volver la vista atrás en cualquier momento tu estela terminará en el mar. Así pues, señores, señoras, damas, caballeros, juguemos todos a cambiar el rol extremeño, y no tirar por la borda nuestro común futuro. Así es cómo se demuestra el amor por donde se vive y donde -si uno lo desea- pasa los últimos días. Es el amor el quinto elemento que une todo lo anterior. El amor si es verdadero, si es puro, limpio y cristalino como el agua, nueva del deshielo o ya depurada, termina triunfando. Sólo hombres y mujeres con el corazón noble se entregan a su pareja confiando en ese amor. Así pues, señores, envainen y cubran las espadas, pensemos en educar y cuidar a los hijos, y si montan algo, en este siglo XXI y en este nuevo milenio, serán coches, motos o bicicletas. Lo demás, son juegos de cartas, como me enseñó mi abuelo, un honrado labrador que, tras la guerra, fue cocinero de hospital. Era un experto en la cuatrola, un juego para trabajadores, donde nadie miente porque combinas las cartas dadas. Pero a quien se lleva la última mano, le apuntan las diez de monte.

Diario HOY, 14 de octubre de 2011.

Libro: “Badajoz, Tierra de agua”. Autor: Juan-Pedro Plaza Carabantes. Diputación de Badajoz, 2008. 261 páginas. Books-google.es.

 Sitio recomendado: Pantano de Piedra Aguda. Olivenza. Extremadura






Nos hundimos, mi capitán

7 10 2011

Hay 125.000 parados en Extremadura. 5.457 más este mes. En España, el aumento ha sido de casi cien mil. Un drama. Un padre se tuvo que instalar con sus cinco hijos en una cochera de 35 metros cuadrados. Los desalojaron. En algunos barrios no se aguanta más. Muchos vivían de la construcción. No se prepararon porque había tajo. Se fueron de los pueblos a las ciudades a iniciar una nueva vida. Para vivir deprisa, se marcharon a la costa como encofradores de lunes a viernes, o camareros. Otros, al camión. Algunos no volvieron, se quedaron en la carretera; o al calor del amor en un bar. Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor -y la ideología- saltan por la ventana. Se respira crispación fuera, pero también dentro de cada casa. Ahí tienen una primera causa para analizar la violencia de género. “Un hombre sin cinco duros en el bolsillo, puede hacer cosas que no son de hombres”, decía mi abuelo, un viejo policía de barrio. Ahora, con la ansiada igualdad, también la mujer. Y la cosa se trenza más. Se discute si poner en marcha, o no, un plan de choque, que genere empleo a corto plazo pero -sobre todo- que sirva de cortafuegos para tanto decepcionado por los falsos sueños que siguen ofreciendo la televisión, algunas chicas de barrio. Y pocos se reconvierten. Conozco pocos casos en los que un obrero manual llegue a guía de museo. En Asturias, los mineros; en Martorell o Manresa, repartiéndose las horas para que todos coman; los que fueron soldados profesionales buscándose la vida.

El sistema económico se explica, como todo, por el principio de Arquímedes: si presionas el agua por un lado, rebosa por el otro. Y en el mar, lo que parece una grieta se puede convertir en una vía de agua irreparable. Le pasó al Titánic con un iceberg. Todos coinciden en la austeridad pero, ¿a cambio de qué? El dinero de todos salvó a los bancos del hundimiento y ahora es lógico que lo pongan al servicio del empleo. Quieren que nos levantemos todos los días con la prima de riesgo y lo de Grecia ya suena a extorsión: un día se salva, otro día agoniza. Y a los de aquí, a los del barrio, ¿quién los salva? No se para de achicar agua: ¿volvemos a tirar de salesianos, jesuítas u oblatos como fuerzas de choque, antes que como educadores de jóvenes sin rumbo? El dinero es el timón del sistema. Los promotores -esos que ponían los clientes a tiro- tendrían que reinvertirlo en otros sectores. Ahora que nos devuelven el botín del Odyssey y que la duquesa de Alba reparte su herencia entre los hijos, parece lógico que se comparta la carga. Lo hacen hasta los costaleros en Semana Santa, o en el Rocío.

 

Mientras, el tiempo apremia para los parados, autónomos y obreros que ansiaron una casa y ahora no pueden pagar; Según el banco vale menos que lo que le dijeron y tasaron. Los ayuntamientos no tienen para emplear a nadie. Vendieron su suelo por un euro y ahora no les llega para contratar a los que están en los barrios; o a cien kilómetros, sin saber si se van a casar un día, o si se van a casar otro día. Y vuelta a empezar la rueda. Hay que nivelar la carga mi capitán si no, el Titanic se va a pique. Se abrió una vía de agua. O la reconducimos, o esto llega a las máquinas.

Diario HOY, 7 de octubre de 2011

Libro: “Titanic”. Hal Leonard Corporation. 1998. 72 páginas.

Sitio recomendado: Vistas de los barrios de Río de Janeiro. Brasil-Brazil.





Salir del pozo

16 10 2010

La mina San José es icono de la esperanza porque antepuso las personas a cualquier otro criterio

Cada minero que salía del pozo San José y se liberaba de 622 metros de arena del desierto de Atacama sobre su cabeza era recibido por banderas y gritos de Chile. Internet globalizó los 69 días de encierro involuntario y 33 biografías de los atrapados. Todos ansiaban el final feliz. No faltaron ni el presidente Piñera ni Evo Morales a la cita retrasmitida para la humanidad. Detrás del orgullo patrio, reforzados porque se produjo en la corporación pública del cobre, todo un Estado representado por ingenieros, bomberos, médicos, psicólogos, ministros y embajadores solicitó cooperación a la NASA para diseñar la cápsula salvadora, y movilizó recursos y voluntades para llegar a ese final feliz. Cánticos y banderas encierran, sobre todo, el orgullo de una comunidad que colabora para tal grado de solidaridad: desde el que paga los impuestos para sostener el tinglado público hasta quien bajó a por ellos. Eso es el Estado. La materialización en una red protectora de una nación política, de una comunidad que pacta su interés general. Meses atrás, México no pudo rescatar otros mineros sepultados, ni la administración Bush tenía un polideportivo público para albergar a los damnificados del Katryna.


“La gran riqueza de Chile no es el cobre, son los mineros”, dijo Piñera a los pies del campamento Esperanza mientras los recibía, ya a salvo. Otra Esperanza dice compartir aquí la filosofía política del Tea Party, la rama más ultraliberal del republicanismo norteamericano: “menos impuestos, menos intervención del Estado y más nación”. Es decir, que en caso similar, Dios nos coja confesados. Es la antítesis del predominio de las personas. Si se leen los presupuestos sólo como inversión de infraestructuras, y olvidamos los recursos para que las pensiones suban un 14% en los últimos seis años; se incrementen becas; veinte mil dependientes extremeños con cobertura; no paguen medicamentos los jubilados pobres ni ricos; los autónomos tengan prestación por paro y baja laboral… Incluso que, en siete años, se aporten extraordinariamente 425 millones de euros en planes de empleo para amortiguar el fin del monocultivo de la construcción, será que no anteponemos las personas al asfalto.


En el polígono sevillano de San Pablo se levantan viviendas protegidas similares a otras de Extremadura. En sus paños lisos, grises, de hormigón, 40 artistas de 20 países llevan seis días pintando un mural en cada uno de esos lienzos. Arte comprometido, en la calle, retratando valores como los objetivos del milenio (educación, igualdad, lucha contra el hambre …) que provoca una reacción de felicidad y autoestima entre los vecinos. Ninguno de los autores ha cobrado. Murales y esculturas de Claesson o Sarantitis, algunas de cuyas obras valen más de setecientos mil euros, forman parte del tesoro que incluirá a ese barrio de trabajadores en los circuitos turísticos de la ciudad. Calculan que un millón de turistas en tres años. Generará empleo. Enriquece la imagen urbana y la convierte en una ciudad más global sin tener que pasar por desgracias: “Dijimos que no nos íbamos a rendir y no nos rendiremos”, se conjuraron los mineros allá abajo, la gran riqueza de Chile. El destino de su campamento será también turístico: la esperanza de la mina San José, la que antepuso las personas a cualquier otro criterio en 69 días de verdadera crisis vital.


Diario HOY, 16 de octubre de 2010

 

Libro: “Estado, gobierno y sociedad: por una teoría general de la política”. Autor: Norberto Bobbio. Fondo de Cultura Económica, 2006. 243 pags.

 

 

 

Sitio recomendado: Sevilla. Barrio de Santa Cruz







Se armó el Belén

26 12 2009

Para el latino y el cristiano, la Navidad no sólo es blanquirroja, ni se reduce a la chispa de la vida. No necesita segársela a un árbol

No. Estén tranquilos. No escribo sobre la película de Martínez Soria; ni sobre aquella escena en “La gran familia” donde el abuelo Isbert perdía a Chencho mientras recorrían los puestos de figuritas en la Plaza Mayor de Madrid; ni de escándalo alguno que reviente durante estas fechas. Lo haré sobre Belenes. A secas. Sobre ese ingenio navideño por el que hombres y mujeres intentan aproximarse -con limitado juicio terrenal- al misterio del nacimiento creyendo que así alcanzarán a San Marcos: “No habrá verdad que no sea revelada”.


Los belenes unen hogares de cinco continentes y diecisiete CC.AA. Para el mundo latino y para el cristiano, la Navidad no es sólo blanquirroja, ni se reduce a la chispa de la vida con marca registrada. No necesita segársela a un árbol, ni invocar a un Claus orondo la noche que nace su Salvador. Las familias se reúnen en torno a esa solidaria armonía, necesitadas de tiempo y paciencia para conjuntarlas, y donde todo elemento tiene su porqué: el río para que existan lavanderas, el fuego para los herreros, las ovejas para los pastores, su lana para los tejedores… Son perspectivas de una ciudad que, a diferencia de las maquetas urbanísticas, reflejan vida. Y en el centro, el niño Dios. Lo arropan un padre trabajador y su madre, Virgen. Los animales dan calor a la estancia. Un ángel anuncia la llegada de la paz y la estrella guía a los reyes mundanos hacia su adoración: ¡Ningún tesoro preciado es más que la vida!


En la parroquia de mi cofradía, la Concepción, lo han montado como si fuera el casco antiguo pacense. En la Preciosa Sangre, los rincones de la Cáceres Monumental. De San Agustín, que es precioso. Como los dioramas del museo Luis de Morales. También, el de Olivenza. Guadalupe, el santuario dona su fervor. Un vecino de Trujillo reúne 600 figuras y otro de Alburquerque lleva 50 años cumpliendo. En el Gurugú, mi calle, lo representan viviente. En La Bazana intervienen 300 figurantes. En la Catedral de Badajoz, cuatro colegios públicos exponen creaciones con material reciclado. Recuperan la tradición belenista. Salvatierra de los Barros tomará las figuras de mesa en razón para su Centro Transfronterizo de Alfarería. San Vicente de Alcántara produciría el corcho que las soporta. El abeto seguiría en su monte. La encina, en su dehesa. Formarían a futuros decoradores de escenarios, en efectos de luces. Aprovechando la tradición, abrirían nuevos centros de ocio contemporáneo.


Pasamos de proteger y honrar al Niño en el Portal de Belén, a que una tal Belén pacte con el diablo una segunda juventud con nariz nueva y vocee por los platós “a qué vino ésa” contra la “princesa” que al padre le robó el corazón. En algunas casas, lo armaran para disfrute sólo de los nietos. Las cámaras web los conectarán con el Líbano, donde sus padres vigilan cerca para que la Luz nunca desfallezca. Las habrá donde se unan a sus hermanos, colombianos, y canten ese villancico: “Con mi burrito sabanero voy camino de Belén, el lucerito mañanero ilumina mi sendero, con mi cuatrico voy cantando, mi burrito va trotando…” cerca del Portal de Belén.


Diario HOY. 26 de diciembre de 2009

Libro: “La Catedral de Badajoz”. Autor: Francisco Tejada Vizuete. Editado por el Arzobispado de Mérida-Badajoz. 2009

Libro: “Genealogía de una bruja”. Autores: S. Pérez y B. Lacombe. Editorial Edelvives. 114 páginas. Precio 30 €.

Sitio recomendado: Parroquia de la Concepción. Casco Antiguo. Badajoz