Como el pulpo Paul

5 02 2011

Si el cefalópodo disparaba la cotización de España en las apuestas, Merkel lo ha hecho tranquilizando a los mercados

El viernes, los Príncipes de Asturias presidirán la entrega del premio Carlos V a quien fue máximo responsable de la política de seguridad europea: Javier Solana. El acto ennoblece la dimensión europeísta de Extremadura, gracias a la labor que desempeña desde hace años la Fundación Academia Europea de Yuste y por el apoyo que desde sus inicios muestra la Jefatura del Estado con la presencia hasta este año de Don Juan Carlos. El rey también estará días antes en Cáceres y entregará los Premios Nacionales de Diseño.


Carlos I de España y V de Alemania, que luchó por la unificación europea, unió en su reinado la sobriedad prusiana con el arrojo y la creatividad latina. Y si cinco siglos atrás, ese periodo abrió la etapa más fecunda para la internacionalización de España, la presencia esta semana de la canciller alemana Ángela Merkel cierra las dudas sobre la economía española. Merkel cogió el testigo del ‘pulpo Paul’: si el cefalópodo se posaba en la urna de España una jornada antes de los partidos que nos llevaron a ganar el Mundial de Fútbol y disparaba la cotización de nuestra selección en las casas de apuestas, el mensaje de Merkel -«España ha hecho sus deberes y está en muy buen camino»- ha tranquilizado al ente oscuro de los ‘mercados’ que nos puso al borde de un ataque de nervios.


La democristiana Merkel destacó el pacto social para la reforma de las pensiones aprobado la víspera de su visita, con el consenso entre la nueva patronal de Joan Rosell y los sindicatos, pacto al que está llamado a sumarse el PP cuando aborde su fase política, si no quiere identificarse aún más como un partido obsesionado con el poder, y no con los problemas de los ciudadanos. Alemania viene de un gobierno de cohabitación entre SPD y CDU que le costó las elecciones a los socialdemócratas, abrir heridas ideológicas con Oskar Lafontaine y el reconocimiento a posteriori a su excanciller Schröeder. Algo impensable ya en España por la actitud obstruccionista de los populares en todo este proceso de reformas para atajar la crisis. Esta semana, Merkel se hizo la foto con Gobierno, CEOE y sindicatos. Y faltaba alguien: la oposición. Alemania demostró al mundo que sólo con esfuerzo, y con decisiones durísimas, sobre todo para los principios ideológicos de la izquierda, puede generarse empleo, el bien más social, si no se quiere distribuir deuda o migajas. Y la CDU ganó las elecciones porque supo estar entonces al lado del Gobierno y no viéndolas venir. Nada extraño para los germanos, que afrontan los partidos de fútbol como la mecánica de sus motores automovilísticos: sin parar los noventa minutos y donde cada jugador es una pieza. Sólo podría sorprenderles el arrojo o la creatividad que dibuja un cabezazo a la salida de un córner o una generación de españoles dispuesta a romper la maldición de los cuartos de final. Aún, la marca en la camiseta de La Roja es francogermana, los dos países que más recursos aportan a los fondos europeos de cohesión, aunque el diseñador nazca en Madrid o Cerdanyola del Vallés. Porque el «¡Qué inventen ellos!» es la gran maldición que no sabemos derrotar. O no queremos, que sería peor.


Diario HOY, 5 de febrero de 2011

Libro: “La redención del pueblo: la cultura progresista en la España liberal”. Autor: Manuel Suárez Cortina. Universidad de Cantabria, 2006. 451 pags.

 

Sitio recomendado: Bremen, Alemania


Anuncios




Carmen 2016

19 12 2009

La primera edil aparcó diferencias, sacó la política del subterráneo y su vela es la que hoy alumbra


Le debo una a Cáceres, a su alcaldesa y a sus gentes. Dije meses atrás que la pusieran guapa y lo conseguirán. La primera edil en su historia aparcó las diferencias, sacó la política del subterráneo y su vela es hoy la que alumbra. Recuperada en lo anímico, Cáceres camina hacia desarrollos más accesibles modernos y sostenibles gracias a un consenso -¡Qué cara vale esa palabra tras la irresponsabilidad popular en la Conferencia de Presidentes!- pilotado por ella: Plan de Urbanismo que traerá El Corte Inglés, faro del comercio local, estación del AVE, los sucesivos Plan E, Ribera del Marco… Se comerá el pavo con el mérito del deber hecho. Ciudad más castellana que la mía, poco amiga de cambios, esto reconoce también a Elena Nevado, nueva portavoz de la oposición. Querida Carmen: cinco “p” sustituídas por tu “h”, la única letra muda del abecedario, y vital para ser distinta a lo que “eras”.


Del Cáceres “de toda la vida” le pusieron más obstáculos que a Pizarro. Conseguir el Perú fue menos complicado. Ahora lo tiene a tiro con la nueva autovía A-58 hasta Trujillo. Pronto será a Badajoz y con ella Portugal, y demostrar así que los localismos sólo reportan ganancias para y de ellos. Media legislatura quitando hierro a conflictos, como herrera después forjando esos acuerdos, tiene beneficiarios: la gente.


Sigo allí en deuda con el doctor Salinas y con su equipo de cirugía plástica del Hospital Virgen de la Montaña. Sus tardes son para mejorar alumnos y ayudantes. Con Kostas Yannikelis: Trajo a Cáceres el II Congreso Mundial de Biomecánica. Aguarda a las instituciones para que su departamento diseñe muebles o espacios ergonómicos. Lo estoy con cuatro jinetes del deporte: Dómine, Jesús Luis Blanco, Daniel Timón y Carrapiso. Y colaboro para que Cáceres sea Capital Europea de la Cultura 2016.


Compite con otras nueve ciudades españolas. En el canal Youtube sus vídeos son los más vistos: 45.000 visitas, el doble que Santander, diez mil de Córdoba y Málaga. En Facebook, sólo llega a 2.549 fans. Con los tres mil universitarios que el miércoles pasado festejaron la navidad, lo doblarían. Si suman estudiantes de secundaria, los NCC y telecentros de Extremadura, junto a funcionarios o ayuntamientos que en su día lo hicieron con vecinos en OT o Gran Hermano, despegaría. Si contactan con nuestros emigrantes, llegaríamos hasta Australia. Han editado esta semana 38.000 folletos. Su difusión calaría más si alumnos de la Escuela de Teatro, allí ubicada, la acompañaran con animación de calle; si la Cámara de Badajoz se uniera a ese Consorcio; si el CEXECI aportara su nexo iberoamericano, como así lo hará Yuste con Europa; si otras ciudades de la región apoyaran en la Red su candidatura, como Irún con San Sebastián; si las diputaciones implican a municipios menores y mancomunidades. Es un proyecto de toda Extremadura y, sin Film Comission ahora creada, Cáceres es enclave cinéfilo por 1492, Santa Teresa y San Pancracio.

Plasencia, la capital del norte, está en una encrucijada parecida. Otra alcaldesa, Elia María Blanco, maniobra para estabilizar el barco. Pero allí queda menos tiempo para alcanzar la victoria.


Diario HOY. 19 de diciembre de 2009

Libro: “Historia de la Conquista del Perú”. Autor: Sebastián Lorente. Imprenta Arbieu, 1861. Lima. 507 páginas. Digitalizado en www.books.google.es

se va al Perú á ser ricos; por allá, se va á Panamá á ser pobres : escoja el que sea buen Castellano, lo que mas bien le estuviere… Di á tu Señor, que venga en hora buena como quisiere; que de la manera que viniere, le recibiré como amigo y hermano”

Sitios recomendados: Torre de Bujaco. Cáceres 2016





Antes de la final

29 05 2009

Los partidos no son ajenos a la indolencia colectiva: el PP afronta la campaña como prórroga a las últimas elecciones o alinea veteranos en retirada


Medio en broma, medio en serio, comenté durante mi último viaje a Bruselas a uno de los técnicos de la Oficina que Extremadura tiene allí abierta que “habría que proponer a la Academia de Yuste para el premio Carlos V a la UEFA por la Champions League”. Despertó risas por la frivolidad. Lo entendía por las personalidades que lo atesoran y las que aún son firmes candidatas. Pero, vista la semana, reitero que ningún evento continental ocupa más páginas en la prensa europea, ni ha uniformado tanto las costumbres desde Berlín hasta Lisboa que el fútbol del martes y el miércoles. Tanto, que hasta el PSOE ha elegido como lema de campaña al 7-J que “Este partido se juega en Europa”, coincidiendo con la semana que dirime qué club coronará la temporada

Bebe de esa sociedad que ha generado el “homo videns”, en palabras de Sartori, un hombre televisivo: España e Inglaterra se paralizan el miércoles por un partido de fútbol; los patriotismos se diuyen porque el icono de los atléticos se pasa al Liverpool; en ese club juegan más españoles que en quienes ribetean su camiseta con la rojigualda; hasta adormece las pasiones porque -como sucediera con Figo, con Etóo, Seedorf o Henry- el mercado demuestra que no hay más patria ni bandera que el dinero y sólo los pobres inmigrantes, atraídos por los africanos que triunfan y se enriquecen en nuestro fútbol, discuten a cuchilladas sólo llegar a puerto o por las calles de Mérida.

Poco nos resolverá la vida si Iniesta marca, o lo hace Rooney -escribo esta columna una hora antes de que comience la Final de la Champions- pero nadie me moverá del sofá las próximas tres horas. Ahora bien, reconocido el pecado, no acabo de entender por qué no sabemos dimensionar los que nos jugamos con las elecciones del próximo 7 de junio. Sólo en agricultura, Extremadura ha recibido en 23 años de europeísmo 9.000 millones de euros (casi 1,3 billones de pesetas para un millón de habitantes). Podíamos sumar acerados, bibliotecas, carreteras, fondos sociales para contratar desempleados en los ayuntamientos, rampas para que circulen dependientes o carritos de bebés, colegios o centros de salud… Un 75% de todo ello ha salido de la solidaridad europea y eso sí tiene trascendencia en nuestra vida cotidiana. Allí decidirán sobre las tarifas eléctricas, el tabaco, el vino, la depuración de aguas o la recogida selectiva de basuras y lo más triste ante la indolencia colectiva es que habrá Parlamento Europeo, con o sin nuestro voto.

Los partidos políticos no son ajenos. El PP afronta esta campaña como una prórroga a las últimas elecciones para gobernar España, conforma sus alineaciones con veteranos que están más para el fútbol playa que para una máxima competición y hay quien sale al campo a empatar o a la espera de que falle el contrario.


Antes que comience la final, envidio a quienes viajaron a Roma para empujar con su aliento al equipo. Han empleado dinero, tiempo e ilusión. El 7-J, domingo -día de tradición futbolística en España- muchos voluntariamente serán sólo espectadores de la contienda real que se dirime en una Europa en crisis. Como buenos futboleros, siempre les quedará a la mañana siguiente echarle las culpas al árbitro, a las lesiones (o a las comuniones) y a Zapatero, tras más de una década abusando del juego por la banda derecha.

Diario HOY. 29 de mayo de 2009

Libro: “Homo Videns: La sociedad teledirigida”. Autor: Giovanni Sartori. Taurus, 1998. 244 pags.

Sitio recomendado: Roma. Coliseo Romano






Cáceres, pónte guapa

27 02 2009

Leonor Flores y Carmen Heras valoran el aval de Carlos V, de su Fundación y de los académicos de Yuste en la aspiración de Cáceres a ser “Capital Europea de la Cultura”


Al Hilo de la Plata es una exposición que la Fundación La Caixa ha decidido acercarla a Extremadura. Desde esta semana se expone en la sala Vaquero Poblador de la Diputación de Badajoz. Recoge los documentos fotográficos en los que, desde mediados del siglo XIX, distintos reporteros captaron los tesoros arqueológicos y el folklore de Extremadura. Recorre la Vía de la Plata y se recogieron y documentaron en el Archivo Mas, perteneciente a la Fundación del Instituto Amatller de Arte Hispánico de Barcelona. Adolf Mas i Ginestà nació en Solsona y frecuentaba la tertulia en el mítico café Els Quatre Gats. Este fotógrafo, como el arquitecto Puig i Cadafalch, participó en una expedición jurídico arqueológica que desembocó en un Inventario Iconográfico de España.

En Extremadura acostumbramos a lanzar pestes contra lo que llega de fuera, incluso entre nosotros mismos. Algunas veces, no distinguimos la crítica selectiva hacia posiciones insolidarias que se cultivan en cualquier territorio por una minoría que necesita del conflicto para destacar y otras, arrastrados por los mismos mitos, cometemos irracionales injusticias y los metemos a todos en el mismo saco. Podemos alabar los estereotipos con los que Sorolla plasmó a las regiones españolas para la Sociedad Hispana en EE.UU. y hurtar, al mismo tiempo, ese reconocimiento a la memoria que Mas, Almató y Gudiol tejieron con su fotografía, no muy distinta a la que Garrorena exportó con motivo de la Exposición Universal de 1929 en Sevilla. ¿Sólo por ser catalanes?

Digo esto porque algún resquemor ha traslucido tras conocer que el Presidente de la Generalitat, José Montilla, solicitó a los emigrantes extremeños que se conviertan en los primeros embajadores de la realidad actual de Cataluña. Y esa solicitud, que seguro abundará en un mayor acercamiento entre ambos pueblos –más aún si lo hacen también a la inversa- ha suscitado más comentarios que el igualmente loable consenso alcanzado desde el Consorcio Cáceres 2016 para que el resto de ciudades extremeñas Patrimonio de la Humanidad y los ayuntamientos de la región se conviertan en embajadores de nuestra candidatura.


Los localismos, como los nacionalismos, han sido un cáncer para el desarrollo de cualquier sociedad. Y la candidatura a la que aspira Cáceres es la de Capital Europea de la Cultura. La Consejera, Leonor Flores, y la alcaldesa cacereña, Carmen Heras, reiteraron la pasada semana el valor estratégico que la figura de un europeísta como Carlos V, su Fundación y los académicos de Yuste, e incluso un museo como el de Vostell, aportan a nuestras posibilidades. Pero todo ello se viene abajo si “bloques autonomistas cacereños”, “pacenses”, “romanos”, “suñés” y “puigs” continúan descargando sus bilis de mediocre en Internet.

Cáceres ha lanzado sus primeros voluntarios, como así hizo Barcelona para conseguir sus JJ.OO. Como sucediera en Cataluña, todos los extremeños deberíamos nutrir esas redes sociales y virtuales porque alcanzar esa meta redundará en toda Extremadura, en Badajoz, en Mérida y en Plasencia. De momento, desde mi correo “badajoz.es” no sólo me sumo al propósito, sino que confío en un definitivo acuerdo político, social y territorial para que ese Proyecto Intramuros se convierta en el “Barcelona, posat guapa” que prologó al mayor éxito olímpico de nuestro país, no sólo el de Barcelona. Me agradará tanto como si fuera en mi propio barrio.

Diario HOY. 27 de febrero de 2009

Libro: “La peste”. Autor: Albert Camús. Biblioteca de Cultura Literaria. París, 1966. 332 pags.

Sitios recomendados: Barri Gótic de Barcelona y Ciudad Monumental de Cáceres






Historias de Dignidad y Muerte

1 09 2008

Artículo relacionado “Vivir Extremadura”. Año IV. Nº 19. Octubre-noviembre 2008: “Historias de Dignidad y Muerte”.

Lo único claro para cualquier ser vivo desde su nacimiento es que algún día morirá. Los creyentes, desconsolados por la pequeñez que supone nuestra propia existencia en la historia de la humanidad, guardamos la esperanza de que el alma continuará viva en otro mundo celestial. Los realistas atribuyen esa continuidad de nuestra obra en nuestros hijos y nietos, depositarios directos del legado que forjaron sus progenitores, y en la comunidad donde seguro que habrán contribuido para su progreso y bienestar: “Nada se pierde, todo se transforma”, dijo Lavoisier.


Sea cual sea la solución, lo cierto es que la muerte es el acto más importante de nuestra vida, en palabras de Ernest Renan. Hay muerte dulce, muerte negra, muerte súbita, violenta, con ella en los talones… Todo un culto desde las culturas prehistóricas que en la tradición judeocristiana tiene su máxima expresión artísitica en la etapa romántica, que coincide con la proliferación y el desarrollo de las artes plásticas en panteones y tumbas como última morada del yo individual que una nueva clase burguesa se reclamaba para sí en el siglo XIX, a imitación de la aristocracia.


A mayor imperio de la razón frente al dogma, los usos y costumbres de los humanos se han apartado de esa obsesión por el otro mundo. La tecnología y una mayor higiene sustituyen los osarios por crematorios, y las tumbas y nichos por urnas donde guardar las cenizas de un familiar, que pueden acompañarnos -y adornar al mismo tiempo- en el recibidor de palisandro de nuestra vivienda. Y hoy, en España, asistimos al inicio del debate para consolidar el derecho a una muerte digna que -como el principio bíblico del “parirás con dolor” ya felizmente superado por la epidural gratuita y universal en nuestra sanidad pública- lleva aplicándose parcialmente en las UCI,s y las UVI,s de nuestros hospitales con el consentimiento generalizado de las familias, de cualquier ser humano, que jamás defenderá alargar el dolor de un congénere de forma gratuita.


Pese a esos recientes avances, los camposantos continúan guardando la historia de cada localidad, como antes lo fueron los subsuelos de parroquias y catedrales. En Extremadura, cualquier paseo por uno de ellos nos descubre la familias que forjaron la nobleza de cada villa. También los anónimos. En Cuacos de Yuste, cerca del monasterio que acogió la muerte de Carlos I de España y V de Alemania, decenas de soldados germanos en las grandes guerras del pasado siglo encontraron su descanso al lado del emperador. En Campillo de Llerena son soldados del fascio italiano los que moran, con sus nombres y apellidos, tras una sangrienta batalla en la guerra del 36 contra las tropas republicanas de La Serena. En Pizarro, pedanía próxima a Miajadas, construida como otros 38 núcleos de población con el Plan Badajoz, había cementerio pero no difuntos: los colonos inmigrantes en las Vegas Altas morían y, antes, pedían ser enterrados en sus pueblos de origen. Es historia de la región.


Parte de la identidad y de la dignidad de los pueblos, de cada familia, está entre cruces y lápidas de granito o mármol. Recientemente, algunos diputados provinciales visitaron el cementerio parisino de Père-Lachaise para identificar y reclamar el traslado de los restos de Manuel Godoy a Badajoz. Allí descansan también Camus, Chopin, Balzac, Molière, Wilde o Jim Morrison. Espero que antes de 2012, bicentenario de la promulgación de la Constitución de Cádiz e inicio de la intermitente senda democrática en nuestro país, podamos también completar el traslado de los restos de Muñoz Torrero -uno de sus redactores- a Cabeza del Buey, ahora en el Panteón de Hombres Ilustres de Madrid.

Por eso, no acabo de entender que cualquier humano se llame así y no apoye sin ambages que otros miles de anónimos -de cualquier bando, sexo o condición- continúen silenciados y humiladas sus memorias en cualquier cuneta, en una fosa o en un páramo escondido. Ellos, para bien o para mal, también forman parte de la historia de nuestra tierra, demasiados años silenciada por la fuerza y la sinrazón. Y pasados los años, y también cualquier atisbo de venganza, muchas familias no tienen una lápida o un nicho donde rezarles, llevarles flores u honrar su memoria. Son sus hijos o nietos. La prolongación de su existencia, según los realistas. Y una parte de la historia de Extremadura demasiado anónima. Hasta que sus herederos decidieron que las heridas sólo se cierran devolviéndoles su sitio negado en el camposanto de su pueblo, o en un cementerio civil acorde a su ideología.


Para devolverles la vida el hombre sigue siendo un minúsculo ser, aún temeroso de su propia muerte. Para recuperar la dignidad, sólo hacerlos miembros de esa comunidad, de la que dejaron de formar parte demasiado jóvenes, es suficiente: Descansen algún día todos en paz para justicia con nuestra propia historia.

Artículo recomendado: “Diego Muñoz Torrero: Un liberal trágico”. Autor: Francisco Rubio Llorente. Revista Claves de la Razón Práctica. Nº 185. 2008. Pags. 46-51







Vara

20 06 2008

Guillermo Fernández Vara es la antítesis de la búsqueda del rédito por la polémica. Prefiere un mal arreglo que una victoria con víctimas

A Vara lo conocí en una barca en 1994. No fue en un paseo por el Guadiana. Nos pasaron de orilla los bomberos municipales, entre ellos hoy un teniente de alcalde en Badajoz, tirando de una soga como polea. Guillermo se volvió hacia nosotros: “Quedaos ahí. Esto es desagradable y basta con que lo pase uno sólo”. Al joven forense Guillermo Fernández Vara le tocó aquella mañana reconocer el cadáver de un operario de 36 años, natural de Coria y padre de tres hijas, que perdió su vida por colocar una de las vigas que sustenta el puente de la A5 sobre el río. Fue en el último tramo español de la autovía que hoy conecta Madrid con Lisboa, nuestra arteria de futuro paralizada durante meses por un interdicto que puso la familia propietaria contra la expropiación del Estado. Aquel pulso por orgullo y la mala suerte se llevó a un obrero de en medio: “Las prisas –maldijo. Si la gente hablara más…” Vara es la antítesis de la búsqueda del rédito por la polémica. Huye de conflictos a fuerza de abrazos en la distancia corta o con la lógica que sustenta la eficacia: Prefiere un mal arreglo que una victoria con víctimas. No ha tardado en subrayar en Yuste los esfuerzos para la reconciliación y la construcción de una nueva Europa que acumula la francesa y ex víctima del nazismo, Simone Veil, premio Carlos V de este año. Herencia, quizás, de esa cirugía post mortem, pide que los ciudadanos sean órganos dicentes -diversos y contradictorios muchas veces- antes de cerrar un diagnóstico y repite su e-mail para que envíen cualquier inquietud.

Hace dos domingos, fiesta en nuestra tradición judeocristiana pero angustiado por la hecatombe que sobrevenía, convocó a cooperativistas, fuerzas de seguridad y transportistas para salvar la salida al mercado de la fruta extremeña. Esta semana ha cerrado otros 27 acuerdos con las entidades financieras para poner en circulación 4.521 millones de euros y fomentar así la actividad económica en Extremadura, justo en plena recesión crediticia. Un día antes extendía la identidad regional a Badajoz y Cáceres con el anuncio de dos sedes complementarias a la Presidencia de la Junta y la ubicación con ellas del Consejo Consultivo y el futuro Tribunal de Cuentas de Extremadura. No quiere resquicios para el localismo racista que vomita insultos cada día en hoy.es y que tanto daño provoca a nuestro progreso.


Acaba de decir Sí para dirigir el partido que gobierna Extremadura desde su inicio autonómico. El consenso huele a unanimidad. Y, pese a la tendencia mediática que oscurece a los partidos políticos y exagera el culto al líder, lo hizo con humildad. Y sin prisas, después de que los obreros que sustentan esa estructura –ediles de pueblo, afiliados de base, simpatizantes y ciudadanos- lo alentaran desde las comarcas de la región.


Tras loas y palmadas en la espalda, tras el agradecimiento que encierra tal confianza redoblada por el pueblo y su partido, en otro contexto nada trastoca aquella frase de 1994: “Esto es desagradable y basta con que lo pase uno”. Porque, al final, cada noche estará sólo en la responsabilidad de tomar una decisión que afectará a muchos. La frase fue suya. Durante 25 años, Ibarra sufrió -y gozó por el deber cumplido- con su profundidad: ¡Suerte!

Diario HOY. 20 de junio de 2008

Libro: “Aquí”. Autora: W. Szymborska. Traducción de Gerardo Beltrán y Abel Murcia. Editorial Bartleby, 2009. 67 páginas. 15 €

Libro: “Memoria 2007 del Consejo Consultivo de Extremadura”. 126 pags.

Sitio recomendado: Real Monasterio Jerónimo de Yuste. Cuacos de Yuste (Cáceres)