Usar/recargar/redactar

18 11 2011

La navegación no solo se rige ya por vientos y velas. A la gasolina que llena el motor, le unimos la electricidad, capaz de encenderlo. El barco de hoy tiene todos esos elementos y un patrón comandando el timón, que usa radar como brújula principal. La naútica española dispone de cuatro escuelas oficiales: Bilbao, Cádiz, Santa Cruz de Tenerife y Barcelona. La aeronaútica, la más moderna de todas, incorpora instrumentos tan vanguardistas como el radiogoniómetro, también conocido como loran.

Usar y tirar se ha convertido en la moneda que mueve el mundo. Pocos piensan en reutilizar. Para los vehículos y motocicletas, se mantienen los establecimientos de autocasión, una vieja generación de comerciantes, que contemplan como los coches híbridos, hoy, y los eléctricos, quizás mañana, comienzan a abrirse hueco en el mercado. Ahora, que comienza el frío, sabedores que para los niños, ni las bicicletas, ni las piraguas, ni son solo para el verano, ni solo para las distancias cortas, no estaría mal poner de moda el verbo “recargar”, algo común en la escritura cuando se redactaba a pluma, verbo que ya no se aplica con tanta ortodoxia.

Imaginemos la lista de elementos que necesitan recargarse: baterías para cualquier tipo de vehículos, de coches, camiones, autobuses, tractores agrícolas… para gálibos de las emergencias o policías… para ordenadores, móviles, tabletas, MP4, cámaras grabadoras… que necesitan casi todos los días conectarse a una red eléctrica que facilite su recarga. La vida de la mayoría de electrodomésticos, y hasta de la medicina moderna, también. A pedales, ese sistema tan antiguo, tan carca, que ya solo pasea el afilador, o bebe de allí la dinamo para una tenue luz, no es suficiente. Hasta te obligan ya en la carretera a llevar chaleco reflectante.

Si pensáramos más en reciclar, en reparar, en reformar, antes que tirarlo por la borda, no solo ganaríamos en solidaridad con el otro, con el medio ambiente, con otros mundos… sino que daríamos aire a quien no disfruta de nuestro standing, aunque en algunos casos fuera de segunda mano.

Yo seguiré reclamándolo. Aquí estaré, en la ciudad, tomando agua, cerveza o un café con leche, vigilando coches por las ventanas o viendo llover, atado a una columna, sin que eso signifique para mí una cadena perpetua, consumiendo información para recargarla, para que Uds. me lean en vertical u horizontal, al frente de un nuevo sentido de escritura, hasta que salga el tren.

Ah, amig@s! Si no lo entienden, no pierdan el tiempo en llamar: O estoy conduciendo; o alimentándome, leyendo-escribiendo; o con el mando de la TDT; o conversando con mi familia; o haciendo deporte… O estoy con mi hijo, como este fin de semana.

Badajoz, 28 de octubre de 2010.

Anuncios




Co-generación y Co/generación

4 11 2011

De vez en cuando la vida te regala la piedra filosofal de las existencias. Las variaciones del clima, sobre el agua, permiten obtener más energía. A la ya sabida red hidroeléctrica, se añade el proceso de condensación del vapor de agua; el calor abre las nuevas vías para la cogeneración. En principio, sirvió para autoabastecer de luz a las industrias pesadas. No se puede almacenar. Si entra en la red un exceso, el resto del sector en esa producción energética tiende a acusarles de intrusismo en el mercado. Si esa co/generación se usa como fin para obtener beneficios, esas industrias corren riesgos de ahogarse en su exceso productivo. El remanente obligaría a conquistar nuevo mercado con toda la agresividad. En el fragor de las máquinas, además, consumirían más petróleo, más gas… para subir la producción, los beneficios. Supone, al final, un encarecimiento del barril que pagamos todos los consumidores… Y se contamina más a nuestros hijos.

Oro parece, plátano es…”, decía la adivinanza. En Extremadura, no conozco grandes industrias. Menos aún, que se hayan estrenado en el mercado de la cogeneración. Sólo conozco, por testimonios, algunos mataderos industriales por la provincia de Cáceres, en Almaraz y Miajadas. Lo que sí conozco es la amenaza de la co-generación en la producción alimentaria, conocidos como los “transgénicos”. Los/as paelleros/as corren riesgos de llernarse de granos artificiales; las gallinas (Pita, pita…” en boca de Esperanza Aguirre) de cebar el buche con ese maiz; las ovejas darían leche y quesos más parecidos a los de Burgos que a las tortas de Castuera o del Casar… Extremadura no puede permitir que nuestra “flor de jara”, los alimentos que emanan del secano, del regadío y la dehesa, caigan en manos de nuevos especuladores, capaces de jugar con nuestra salud: “En casa del herrero, cuchillo de palo”, dice el refrán.

Supongo que coincidimos en que los seres humanos no somos ovejas, toros, caballos o ratones de laboratorios, capaces de ser inseminados para crear lo que Gaetano Mosca & Wilfredo Pareto denominaron élite/masa; en Federico Nietzsche “el Suprhombre”. Eso es delito de lesa humanidad, máxime si esa superproducción tiene siempre como salida la solidaridad: otros países en el mundo necesitan alimentos para tantas personas. Dan en conserva aquella solución capaz de limitar una nueva, y criminal, especulación. Por fortuna, la ley regula ya los límites y garantías en la reproducción asistida, la dota de la seguridad jurídica. Tan penado debería estar la violación como engañar para concebir un hijo sin el acuerdo con la otra parte; ora por dinero; ora perduren apellidos pro condes/as, marqués/as, duques/as; ora porque quieren guardar en un bol años y años de tradición familiar. Perderíamos a pequeños grandes hombres y mujeres buscando esos robots, como aquel Torrebruno de nuestra infancia, que cantaba: “Tigres, leones, todos quieren ser los campeones…”; a Blas que freía a preguntas a Epi en Barrio Sésamo; o “divinos” Morales, que pinten sobre una tabla.

La ley es la solución. Regula el concierto en las parejas con o sin matrimonio, civil o eclesiástico; incluso, la adopción de hijos no planificados que cortan el vuelo de una mujer. Solo hay que procurar, apelando a la solidaridad, que las mismas estructuras normativas (“la pirámide” en boca de Kelsen) se extienda por el mundo.

 

 

Extremadura, 4 de noviembre de 2011.

Libro: Teoría general del derecho y del Estado. Autor: Hans Kelsen. 1995. 478 páginas.

 

Sitio recomendado: Villa Rosa. Ctra. Badajoz-Olivenza.

 

 





La paguita del jubilado

15 01 2011

Los abuelos disponen de esos 131 euros extras entre los nietos como si de una liturgia de comunión se tratara

Esta semana los jubilados han recibido una carta del Gobierno anunciándoles que, pese a la crisis sus pensiones subirán este año casi lo que marca el índice de la vida (IPC) y dispondrán de esa ‘paguita’, una actualización para paliar la inflación real. Las pensiones subirán una media del 1,3%. Las mínimas, o no contributivas, hasta un 2,3%. En España son casi tres millones y medio y en Extremadura, el 65% de las que se abonan porque -cuando no había democracia ni un socialista a quien culpar de nuestros excesos- quienes trabajaban en el campo no cotizaban la Seguridad Social. A alguien se le olvidó. Fue de las primeras señas que marcó aquel primer gobierno socialista del tándem Felipe-Guerra. Este año, el aumento se consolida para toda la vida y suponen 2.659 millones de euros.


Los abuelos suelen repartir la ‘paguita’ entre los nietos. Mi padre ya ha dispuesto de esos 131 euros extras como si de una liturgia de comunión se tratara. Y me duele más la decepción que se fijó en su cara -por la mentira amplificada desde los bucaneros de la política antes de la carta- antes que por sus nietos, que, por fortuna, nada necesitan. La familia pirata es muy hábil removiendo estados de ánimo en la población. Para sacarse el parche de antisociales, hace años, gastaron más en difundirla que en subir la ‘paguita’. España tiene ocho millones y medio de pensionistas. A todos, la bandera pirata les atemorizó: «Van a bajar o a congelar las pensiones». Mentir para navegar en aguas revueltas. Es cierto que no se revalorizarán en 2011, pero también que subirán. Las viudas con cargas han pasado de 383 euros, cuando lo del milagro español, a 695, acercándose a la pensión mínima que es de 742. Se han revalorizado desde 2004 un 81%, las primeras, y un 53%, las segundas.


Aún es poco. Todo lo que necesita un abuelo subió por encima del IPC al comenzar el año. Pero, por lo visto, la bandera pirata del populismo nunca debería ondear. Sólo por respeto a los palos mayores. Esos que serán casi el 30% en 2040 de toda la población; en ese año habrá 25 millones de españoles cotizando y 15 de ellos cobrando pensiones, pocos con planes privados y espero que aún menos ocupando el puesto de trabajo de algún joven para aguantar el tirón. Por todo eso hay que llegar a un acuerdo para garantizar las pensiones del futuro, para que podamos repartir esas ‘paguitas’ de enero entre nuestros nietos. Del descenso demográfico no tiene la culpa ZP. Y por el honor, hasta los piratas se baten en duelo. Elevar la edad de jubilación para los que cotizaron menos de 35 años castiga la economía sumergida. Imita lo que aprobó Alemania y Dinamarca en 2006, Francia, y lo primero que adoptó la coalición liberal-conservadora. Reino Unido, donde premiaban a los piratas con títulos nobiliarios. Pero allí, a los que brindan sus conquistas con ron ni siquiera les aguarda una sanidad gratuita. Terminar con eso, sería más sangrante que abordar las reformas y más caro que la ‘paguita’. Los sindicatos tienen que decidir ahora qué bandera izan para que el barco no se vaya a pique. Y estamos ya en una edad para no pocos sustos.


Diario HOY, 17 de enero de 2011

Libro: “La isla del tesoro”. Autor: Robert L. Stevenson. Editorial Anaya. Madrid, 1987. 122 páginas

Sitio recomendado: Hospital de Londres. Reino Unido






Pacto y parto 2.0.

30 10 2010

La tecnología, cada vez más excelente, posibilitaría conquistar el infinito del conocimiento. En un territorio, también

Tenemos la permanente costumbre de hablar de política. De política y de los políticos. Se vierte tanto sobre ellos, sean del color que sean, que provoca hasta que sepan sus sueldos, casas, perros, sus simpatías futbolísticas o las mujeres u hombres que pasaron por sus vidas. Todo es política, que es relevante, pero no lo es todo. Ni siquiera, es parte de las conversaciones habituales de la gente. De este exceso se quejó Fernández Vara en los Extremeños de Hoy y pidió hablar más de la gente. Si renuncias a ser el de las loas, las cargas vendrán también repartidas.


Tal cantidad de información es posible hoy gracias a dos principios que reaccionan: libertad y tecnología. Si el conocimiento es tan vasto como el propio territorio de nuestra región, sólo la tecnología te facilita en este cambio de época no quedarte regazagado. Lo importante son las personas, en eso coinciden los presupuestos de todas las administraciones públicas que se han presentado esta semana. Muchos años inaugurando instalaciones incrementan los gastos corrientes y si queremos seguir prestando esos servicios, escaso margen de sorpresa nos queda. No muy lejos de lo que hemos hecho cada uno en nuestra casa. El autorecorte deja sin discurso a la oposición. Sólo les queda adelgazar, o talar, el mismo tronco y atenerse a las consecuencias; o a las incoherencias allí donde se gobierna. Pero sólo podremos minorar costes gracias a la técnica.


Desde iniciativas públicas, la universidad o desde fundaciones, los columnistas deberíamos atender más a lo que están haciendo ingenieros o cirujanos en centros enlazados en RETRIEX, e incluso internacionalmente. Ellos debían ocupar las portadas, analógicas o digitales. Cooperando en red, ponen a disposición del resto -emprendedores o trabajadores- la tecnología que difunde noticias en formatos multimedia o que permite enriquecerla con aportaciones de los lectores, ya actores de opinión. Los grandes diarios lo saben bien. No es posible leerlos en un día por Internet. Si quieres saber los comentarios de esas personas que Vara quiere que sean noticia, algunas con horizonte desenfocado pese al dato de ayer, tendrías para una semana. Y el mundo no para. La información puede ser tan infinita como el propio conocimiento.


Está cambiando tanto que asusta saber que China expulsa al mercado cada año dos millones de ingenieros. Sólo la creación de una inteligencia global, en forma de estrella o de red que desemboque en una tecnología cada vez más excelente, posibilitaría conquistar el infinito del conocimiento para un periódico. Para un territorio, también extenso, sólo gracias a la tecnología podría combinarse el desarrollo -a priori incompatible en todas sus variables- sin que nadie salga decepcionado de sus presupuestos: desde la tecnología para la alimentación, su distribución, las energías o el propio uso de los multimedia en el aula para educar… Sólo esconde una obligación: Todo eso, sólo en casa, no asegura un parto exitoso, como una versión nunca asegura una noticia veraz. En esta crisis no todo es negativo. Hay personas, muchas anónimas, que antes eran adversarias y ahora cooperan para llevar sus proyectos adelante. Como colaboran todos los miembros de una redacción para llegar a la síntesis en la comunicación 2.0.


Diario HOY. 30 de octubre de 2010

Libro: “Comunicación y poder”. Autor: Manuel Castells. Alianza Editorial. Madrid, 2009. 680 páginas.

 

 

 

Sitio recomendado: Parque Científico y Tecnológico de Extremadura. Semidistrito universitario de Badajoz. Universidad de Extremadura






Perder para ganar

2 10 2010

Los que se jueguen ya no serán nunca locales, sino de toda Extremadura. Ése es el gran abrazo de Cáceres

A nadie le gusta perder. Los focos sólo se fijan en los líderes cuando están en lo más alto del podium, nunca cuando durante meses, durante decenas de partidos, de puntos jugados por otros, ni ganaban ni eran protagonistas. Sólo ellos saben lo que se sufre, la decepción que implica el silencio de los demás y mortificarse por lo que opinarán los más cercanos, los que más te importan, y que están impacientes porque ese momento llegue. Nos pasó con la candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos, como españoles; y nos ha pasado esta semana con la de Cáceres a capital europea de la cultura, como extremeños. Es tan difícil ganar la primera vez que disputas un partido como disfrutar el día que te estrenas te en el amor.


Lo más importante que nos lega este primer esfuerzo por la capitalidad cultural es la unión de toda la sociedad extremeña en torno a Cáceres. Ese cimiento a la extremeñidad como un sentimiento común no lo consiguieron ni los equipos de fútbol o baloncesto que alcanzaron la primera división y que normalizaron la imagen de Extremadura en los noventa. Lo segundo que ha regalado Cáceres al resto de la región es la profundidad de su abrazo. En términos microeconómicos, se traduce en la participación ciudadana para que esa unidad se palpara; quedan para siempre obras y eventos que ha disfrutado y que aún tiene pendientes la ciudad. En términos macroeconómicos, la identidad cultural por la que apostó Cáceres -como puente entre Europa y América- ha descubierto un oceáno, el Atlántico, que está tan cerca como nuestro futuro común con Portugal; que estará aún más cerca tras escuchar del ministro de Fomento que se licitarán todos los tramos españoles del AVE el próximo año, y que Portugal mantiene 2013 para llegar a Caya. Aunque se retrase la conexión entre Poceirao y Lisboa, el castellano y el portugués son idiomas mayoritarios en el continente, incluso en parte de la costa africana, para una sociedad del conocimiento que ya está ahí.


Horas antes, la Asociación Extremeña de Cooperación Este-Oeste (AECEO) presentaba un Grupo de Interés donde están representados todas las influencias que posibilitarán un flujo comercial entre centroeuropa y esa salida al Atlántico. No sólo Vara repite en la épica, también las diputaciones, las cajas extremeñas y una Fundación Europea de Yuste que hace muchos años ya descubrió en el humanismo de Carlos V la seña de identidad que simboliza nuestra senda autonómica: un monarca de origen centroeuropeo que alcanzó a ver más allá del Atlántico. Nos quedan más partidos por jugar. Cáceres lo hará otra vez. Cualquiera de los que jueguen otras ciudades o estrategias ya no serán nunca locales, sino de toda Extremadura. Ése es el gran abrazo que nos hemos regalado tras el debut. Y es el que habrá que reconocer cuando los focos se enciendan. El día que debutó Messi -el maestro de la diagonal, con permiso de Franz Hals- metió un gol de vaselina. No volvió a jugar con asiduidad el resto de temporada. El miedo es ajeno cuando descubren que hay madera de media punta campeón. Messi ya es el mejor del mundo sin dar una patada al contrario. Sólo él sabe qué sintió cuando, pese a hacerlo todo bien durante aquellos pocos minutos, no jugó el siguiente partido. Hasta que consiguió la titularidad: ¡Gracias, Cáceres!


Diario HOY. 2 de octubre de 2010

Libro: “Carlos V, el César y el Hombre”. Autor: Manuel Fernández Alvárez. Espasa Calpe. Madrid, 1999. 887 pags.

 

 

Sitio recomendado: Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofía. Madrid






Zapatero en sus zapatos

24 09 2010

Hoy el PSOE de Extremadura celebra una conferencia política, antesala de lo que será su programa electoral


 

 

La política vive tan pendiente de lo que digan los medios de comunicación que da pudor defender la normalidad: partidos políticos haciendo política; sindicatos reclamando derechos de los que trabajan y –si lo consideran- huelgas con todo su envite; empresarios produciendo; los bancos siempre quieren más dinero; y los periodistas publicando noticias. La realidad no puede ser más divergente. Hay partidos y políticos que sólo piensan en cómo crear titulares de impacto, a costa de coherencia; empresarios que piensan en hacer dinero, produciendo poco o nada; sindicatos haciendo política; los bancos prestan escaso dinero para producir pero te venden una batería de cocina en el club del cliente; y una recua de opinadores –compitiendo por exhibir quién brama más- se desperdigan por tanta tertulia que llenan minutos a bajo coste en las TDT. Y para más pobreza se hacen llamar periodistas, o comunicadores.


Se rellenan minutos y páginas sobre las bonanzas y peligros de las primarias, se alinean con uno u otro candidato, pero nadie compara lo que ofrecen uno y otro: las simpatías se asocian con ver quién da mejor en televisión; peligrosamente, los ciudadanos identifican la política con funciones de bancos y empresarios antes que con el interés general; y como última pirueta en esta espiral de anormalidad noticiosa, hay políticos mediocres que abrazan el populismo de tertulianos barriobajeros para poder destacar: El paseo de Alicia Sánchez Camacho por Badalona instando a perseguir al gitano o al rumano es, aparte de un indicio de prefascismo, motivo para ser conocida antes de una cita electoral.


Hoy el PSOE de Extremadura celebra una conferencia política, la primera que realiza una federación regional de los socialistas. Si ya es difícil que un joven acuda a charlas, imaginen el fervor colectivo que despierta este evento, cuando Belén Esteban se erige en portavoz de barrio y cobra por ello diez veces más que el mismísimo presidente del Gobierno. Pero los partidos tienen que hacer política, exhibir sus valores que los distingan del otro. Antes de saber qué se aprobará, el estilo también cuenta para diferenciarse, no sólo en televisión: Varias fundaciones y organizaciones no gubernamentales participan en la redacción de esta ponencia ideológica que inspirará el programa electoral, cooperando de igual a igual con los afiliados del Partido Socialista en Extremadura. Ayer, José Antonio Monago le pidió a Guillermo Fernández Vara que ordene a los diputados y senadores del PSOE rechazar la carrera de competencias, por el mismo decreto con que su amiga Esperanza Aguirre regulará los servicios mínimos del 29-S y el Partido Popular en Badalona echaría a los gitanos. El presidente Guillermo Fernández Vara, antes de tomar una decisión, convocará a empresarios y a los líderes de los sindicatos firmantes del Pacto Social y Político, y optará por consultarles si ofrece algo para la región. Y para que todos encuentren el sitio que representan antes que un efímero titular. Y algunos partidos, y políticos, regresen a la Política.


Diario HOY. 24 de septiembre de 2010

 

Libro: “Romancero Gitano”. Autor: Federico García Lorca. EDAF, 2002. Madrid. 159 pags.

Sitio recomendado: Palacio de Congresos y Exposiciones. Mérida. Extremadura






La estela de Cáceres-Ovando

14 08 2010

Cáceres 2016 representa el abrazo entre dos culturas, el puente entre Europa y América a través de su historia y su lealtad

La ciudad vieja de Cáceres fue declarada en 1968 por el Consejo de Europa como Tercer Conjunto Monumental del continente, después de Praga y Tallin. En 1986 no causó mucha sorpresa en Extremadura que fuera el primer enclave de la región que obtuvo de la Unesco el título de Patrimonio de la Humanidad. Cualquiera que la visite deparará que torres y nobles palacios están desmochados, que no tienen almenas. Todos, menos el “de las Cigüeñas”, la Casa de los Cáceres-Ovando, hoy sede del Gobierno Militar en la plaza de San Mateo, y origen de la dimensión iberoamericana que impregna a la firme candidatura extremeña a la Capitalidad Cultural Europea de 2016. La de Bujaco, la Albarrana, la del Aire, la del Postigo, la del Palacio Carvajal, la de Sande… están desmochadas. La Reina Isabel castigó así el apoyo de los dueños de esos palacios o casas nobles a Juana de Trastámara, “La Beltraneja”, rival al trono tras la muerte de Enrique IV. Todas menos la que cobijaba al capitán Diego de Cáceres Ovando, fiel amigo y vasallo, que ya ayudara al hermano de “La Católica” a derrotar al clavero Alonso de Monroy en sus aspiraciones para gobernar la Orden de Alcántara.


Uno de sus hijos, Fray Nicolás de Ovando, fue el primer gobernador de la isla La Española (hoy República Dominicana y Haití) “de todas las costas y Tierra Firme de las Indias Occidentales”, sustituyendo al propio Cristóbal Colón. El último de los apoyos a la candidatura lo ha mostrado el pasado 26 de julio el Secretario Iberoamericano, el uruguayo Valentín Iglesias. Tres años antes, lo hizo el embajador de Portugal en España, Alvaro Mendoça, sabedor de la relevancia que tendrá la conexión entre ambos Estados por alta velocidad en esas fechas: “Portugal es nuestro elemento diferenciador” -repitió Fernández Vara durante un curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo este verano. Si Cristóbal Colón salió de Palos de Moguer, Lisboa fue el puerto mas cercano para llegar de su primera aventura, hoy también la ruta más cercana para abrir nuevas relaciones comerciales con mercados emergentes en América como el brasileño o el mexicano.


Nicolás de Ovando exploró y reconoció las Antillas, abriendo la expansión a Cuba. Hoy, una cubana está al frente de la gestión de la candidatura y el pianista Chucho Valdés es uno de sus embajadores. Parece algo más que simbolismo, y no es común la casualidad. En días en los que el régimen castrista acepta ya licencias para pequeños comerciantes y el mundo aguarda paciente una transición hacia la democracia, la candidatura cacereña -que se dirimirá el próximo 27 de septiembre en el Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofía y sabremos tres días después si es finalista- ha encontrado en su “abrazo” desde Europa a América, desde la comunión entre la Fundación Academia Europea de Yuste, el CEXECI, Foro Sur, otros alemanes enamorados de Extremadura como Wolf Vostell o Helga de Alvear y la vinculación con América que se renueva el próximo año con el quinto centenario de Orellana, o en 2013 con Nuñez de Balboa, no sólo el puente entre dos continentes a través de la cultura, sino la mejor de las fortalezas para que se otee su bandera por el resto de ciudades candidatas. Cáceres es opción respetada, con almenas sólidas y suficientes en su proyecto. Ya nos toca a los extremeños, más ocupados durante siglos del exterior que por nuestros intereses. Y esta vez no se trata sólo de solidaridad, también sería justicia a la lealtad que durante siglos mostraron estas tierras al proyecto común de Estado, europeo, dentro de la comunidad iberoamericana, herederos colectivos del linaje de los Cáceres-Ovando.


Diario HOY, 14 de agosto de 2010

Libro: “Nicolás de Ovando y los orígenes del sistema colonial español (1502-1509)”. Autor: Esteban Mira Caballos. Autoedición, 2000. 201 páginas.

Sitio Recomendado: “Palacio de las Cigüeñas o Casa de los Cáceres-Ovando”. Plaza de San Mateo. Ciudad Monumental de Cáceres. Extremadura.