20 N

6 08 2011

Ocupará este año sitio en Sol y nos alejará para siempre de la plaza de Oriente

Por séptima vez en la historia de la democracia, las elecciones en España se adelantan. El anuncio realizado por el Presidente del Gobierno de fijar la cita el 20 de noviembre entierra todas las especulaciones previas. Hasta el miedo de que un hipotético pacto con el PNV para los presupuestos de 2012 nos hurtara la red transeuropea de mercancías (Eje 16) que une Sines-Algeciras con Madrid y París, se disipa como el humo de una fogata con este adelanto. Y, tal y como sucedió con Portugal -hoy intervenida por la Unión Europea pese al cambio de gobierno a favor de los conservadores del PSD- la futura decisión de los españoles no cambiará esta crisis financiera internacional ni vislumbra otro escenario de esfuerzo con que afrontar el déficit -mayor el privado que el público- si no es con rigor, reformas y decisión. Nada ayuda esas lecturas apocalípticas que horadan el prestigio del país en el exterior y ahuyentan a los inversores.

Pero el 20-N no es simplemente una cita a las urnas. Pese a que nadie desee reconocerlo, el volumen informativo que generará una campaña electoral enterrará también la asociación de estas siglas a cualquier conmemoración anticonstitucional. El 20-N será a partir de este año una fiesta democrática y nunca más un homenaje al fusilamiento de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange en 1936; ni al fallecimiento del general Franco en 1975; máxime cuando hasta historiadores nada sospechosos de “revisar la historia” como Ricardo de la Cierva sostienen que la muerte del dictador se produjo un día antes pero se hizo coincidir con el “Día del Dolor” para grabar en nuestro calendario un hito eterno. Más eficaz que cualquier ley para la memoria histórica, un nuevo tiempo superará a otro. Nostágicos del franquismo o ultraderechistas de cualquier ámbito tendrán difícil usurpar con sus fotos y parafernalias los titulares de ese día. El 20-N de hace sólo cuatro años se llevó por delante la vida de Carlos Javier Palomino en el metro de Legazpi, en Madrid; y está señalado también por la violencia de los extremistas de izquierda y derecha con las ejecuciones de los nacionalistas vascos, Brouard y Muguruza. Nada mejor que los ciudadanos acudiendo en masa a las urnas para superar el odio y el rencor.

Será la democracia el mejor enjuague para tales propósitos. Una fiesta de la participación ciudadana ocupará la plaza del sol y nos alejará de la de oriente porque el riesgo de la involución siempre amenaza a las sociedades en crisis y alienta a los salvadores de la patria. Frente a ellos, se expondrán con toda legitimidad los distintos programas y candidatos. El Rey se ha apresurado a señalar que no es tiempo “de batallitas” y que los políticos “deberían hacer piña” para sacar al país de esta situación, donde ninguno sale inocente de la deriva. De hecho, los dos grandes partidos -PSOE y PP- presentan a dos candidatos nacidos de las trastiendas del Estado que proclaman su intención de desarrollar una campaña limpia, sin gurteles ni faisanes que los enreden en el desprestigio de lo público. Sería la gran victoria del 20-N para la nueva generación de españoles que esperan ser escuchados cada día y no tener que ocupar las plazas públicas para hacerse oir.

Diario HOY, 6 de agosto de 2011

Libro: “Los hijos del 20-N: historia violenta del fascismo español”. Autor: Mariano Sánchez Soler. Ediciones Temas de Hoy, 1993. 397 pags.

Sitio recomendado: Plaza del Sol. Madrid. España

Anuncios




El lado oscuro

30 07 2011

La derecha moderada debe tomar cartas en el asunto, limitar los discursos que alimentan el odio por el distinto

Durante la transición española, 1977, el cineasta George Lucas sorprendió al mundo con la primera entrega de “La guerra de las galaxias”. El universo se dividía entre estados independientes que conformaron la Alianza, y el Imperio Galáctico que pretendía someterlos bajo un solo poder. A los primeros, los defenderon los Jedis, sabios que dominaban la fuerza para que triunfara la luz de la democracia y la libertad. Los segundos, pese a formarse como esos maestros del talento y la mente, atravesaron el río del poder con el rencor, el odio y la destrucción del enemigo. Darth Wader -el caballero de negro- fue icono de la oscuridad, la ambición a corto plazo y la destrucción contra quien osara no ser como él. Filosofía de vida que no es nueva: el cielo y el infierno; el yin y el yang… coinciden en dos mundos que rigen nuestras mentes. La perversión de esta división se concentra en los “iluminados”. Se creen tocados por cualquier dios o ideología. Derivan en un radicalismo incapaz de frenarse ante los límites éticos del Estado democrático. Es el gran riesgo que amenaza a la derecha moderada europea. Se arriesga a morir devorada por el ascenso de los discursos xenófobos, ultras y populistas. Han sustituido el antisemitismo hitleriano por odiar al islam. Esa ola de partidos, revestidos de perversiones liberales -como para que el criminal noruego Anders Breivik fusilara a Stuart Mill antes de hacerlo con 76 jóvenes noruegos por ser socialdemócratas- asola al continente: El Partido del Progreso, donde militó el asesino, con un 23% de apoyo; los Verdaderos Finlandeses con un 19%; el Partido Liberal con un 17,5% en Austria; el Jobbik húngaro con un 17%; el Partido de la Libertad en Holanda con un 15,5%; o el Partido Popular -hasta ocupan las siglas- con el 13,8% en Dinamarca. Todos apelan antes a culpar al extranjero que a preguntarse si su defensa de los valores “familiares” y del cristianismo “de boquilla” son magmas que engendran monstruos como el criminal noruego. Breivik estuvo doce años maquinando esa operación sangrienta de marketing, lo mismo que pasó sin ver a su padre, divorciado. Mientras la extrema izquierda no ha logrado atraer al centro izquierda a sus propuestas, la ultraderecha del Tea Party maniata al Partido Republicano en los EE.UU. y proclama el nacionalismo intolerante que es la antítesis a la democracia: Y eso vale para el RH que proclamaba el PNV; para los vídeos sin gracia de Bildu y para la campaña del PP en Badalona. Estos asesinatos demuestran que las ideologías perviven; y si la democracia no las tamiza en opciones legítimas, se convierten en amenazas. La derecha debe tomar cartas en el asunto, limitar los discursos que alimentan el lado oscuro: Es la democracia la que está en el origen de la paz; la que preserva, incluso, la libertad de expresión y de asociación que permite a estos partidos concurrir a elecciones. La seguridad absoluta no existe. Los terroristas -ultras vascos, islámicos, noruegos- consideran “necesaria” la sangre para alcanzar el “bien absoluto”. Y esa demagogia comienza a calar entre clases obreras, víctimas del discurso ultra liberal en la economía. Es posible, que los Jedis tengan que desenfundar su espada para defender la alianza. Pero, de momento, a los mortales aprendices sólo nos queda llorar ante la miseria que genera en la isla de Utoya la furia de un ser humano: Rubio, de ojos azules, pero militante del lado oscuro de la vida.

Diario HOY, 30 de julio de 2011

Libro: “Star Wars: Guía de la Galaxia Pop-Up”. Autor: Matthew Reinhart. Ediciones SM, 2008. 14 páginas.

 

Sitio recomendado: Isla de Utoya. Noruega





Revolución silenciosa

21 05 2011

Quien interprete la convocatoria Democracia Real como un riesgo para el sistema, está provocando el rechazo del mismo

Con cada avance tecnológico, los sistemas políticos mutaron. El comercio aupó a la burguesía, que superó a la nobleza. La revolución industrial trajo una clase obrera que desencadenó una revolución y conquistó su representación en los parlamentos. España siempre fue a contrapié: o nos pasamos de velocidad en las desventuras republicanas, o de violencia en contrarreformas. Cuarenta años sin elecciones ni libertad de opinión vomitó en una euforia a finales de los 70 que empapeló las paredes de partidos -extinguidos casi todos-, y de revistas eróticas los kioscos. En 1995 vivimos los debates televisados -sólo hay debates televisados cuando gobierna la izquierda-, como una final, con ida y vuelta, treinta años después del Kennedy vs. Nixon.

 

Siempre llegábamos tarde, excepción hecha de a la sangre. Si la guerra del 36 fue probeta del desastre que vivió Europa con la Segunda Gran Guerra, el 11-M se convirtió en otro preludio para la lucha contra el terrorismo globalizado. Los SMS y la televisión nos enseñaron que lo local es global, y al revés. Si aquella generación de los 70 luchó por votar cada cuatro años, la de las nuevas tecnologías tejió una red a partir del terminal individual que te permite opinar, emitir un mensaje, dar protagonismo al elector y al ciudadano. En definitiva, participar de lo que antes era un partido de tenis.

Ningún escalón se subió sin haber superado el anterior. Por eso, ante la acampada de miles de jóvenes en la Puerta del Sol -y en otros puntos, como Extremadura-, quien interprete esta convocatoria como un riesgo para el sistema, está provocando el rechazo del mismo, lo sitúa en el más claro conservadurismo y denota que no hemos entendido nada de este mundo nuevo. Mientras el norte de África intenta subir los escalones que ya subió la vieja Europa, los jóvenes europeos -hasta ayer criticados por pasivos y conformistas por los mismos tertulianos que hoy se asustan ante tal poder de espontánea rebelión- comienzan a reclamar que la democracia tiene que alcanzar otro piso para que no se derrumbe. El movimiento ‘Democracia Real’, nacido el 15-M, no es un canto a la abstención. La mayoría de sus portavoces -incluido el actor extremeño Alberto Amarilla– han mostrado su voluntad de ir mañana a las urnas, reniegan de que se vincule esta protesta a unas siglas concretas y reclaman el protagonismo de una sociedad que es la base de la política, antes de que se inmole en una torre de marfil. Lo reclaman y piden reformas: igualar a los políticos a la condición de ciudadano, reformar el Senado, ajustar el gasto, anteponiendo valores a cotizaciones en bolsa… Eso es querer la democracia, participar de ella, opinar y examinarla. Y no es malo. Es regenerarla. Subir más escalones, sin que los superados fueran baldíos. Sin que el aire fresco suponga dar un portazo a las conquistas con que la vieja Europa presume ante el resto del mundo. Esta vez España ha sido pionera. A partir de mañana, muchas cosas deben cambiar. Empezando por uno mismo, y en silencio. Te das cuenta de la revolución tecnológica cuando ya la tienes encima.

 

 

Diario HOY, 21 de mayo de 2011

Libro: “Indignaos”. Autor: Stephane Hessel. Prólogo de José Luis Sampedro. Editorial Destino. Madrid, 2010. 64 páginas.

 

 

Sitio: Puerta del Sol. Madrid. España

 

 

 





Diario de campaña

7 05 2011

Desglosan el programa en estos días pero la gente se queda con la esencia. La de Vara, que es “buena persona”

Llevo cuatro días durmiendo una media de cuatro horas. Y no me quejo. Guillermo -o Vara, para otros- lleva desde febrero con jornadas de dieciséis horas. Cerramos la tradicional ‘pegada’ a las dos de la mañana. A las ocho y media entraba en la radio para sostener un debate imposible. Su rival a la Presidencia de la región no acudió porque lleva como escarapela no medirse en debates públicos con él. Fue una entrevista finalmente, no como el pasado miércoles, en el dispuesto por la Fundación de CC OO. Sólo se presentaron Vara y Escobar, de IU, que no consentirá un gobierno de la derecha en Extremadura. La vorágine se repite: peticiones de los medios, primer mitin en Zafra, repercusiones a la encuesta del CIS que habla de diferencias mínimas… Con tan pocas horas de sueño me encuentro de repente con aquella cita bibliográfica de Lasswell, que afirmaba que las campañas sólo refuerzan el voto ya decidido y que su variación sólo dista el 3% como máximo de su inicio.

Las campañas electorales son necesarias. Distintas ya a la etapa de Lasswell, pero conforman la principal liturgia de la democracia. El mayor individualismo, una sociedad de la información donde cada teléfono es un terminal que recibe y que emite opiniones, dispersa el objetivo político. Entenderla sólo como una disputa electoral, como que un debate sería capaz de desnivelar la balanza, sin que los ciudadanos no se sientan protagonistas de ellas, es arriesgar el triunfo a una vieja estrategia, superada por esa tecnología. Esta campaña, como cualquier otra, sirve para reforzar las esencias que los candidatos han desplegado durante los años anteriores a la cita electoral.

Ya saben ustedes, si han seguido mis artículos, que Fernández Vara es el mío. Es el presidente de Extremadura y se sigue dejando la piel por los demás. A los otros aspirantes no los considero adversarios. Con ambos compartí experiencias en el Ayuntamiento de Badajoz. Pero en las campañas se nos olvida qué oferta cada uno, qué realidad se esconde tras tanta anécdota. Los programas electorales son la guía, pero la gente se rige por emociones. Fernández Vara se comprometido a que los proyectos de la Junta se midan por el empleo que generen. Serán prioritarios los que den más trabajo, especialmente a los jóvenes. Además, los autónomos estarán protegidos por ley y designarán a un funcionario por proyecto empresarial como tutor. Será quien se encargue de mover papeles en la administración. Oferta también a los bancos que acepten ser mediadores para que las empresas obtengan crédito, a costa del impuesto bancario, que el comercio extremeño tenga su marca de calidad. Pero son las familias, cualquier tipo de familias y, sobre todo, los hijos el objeto fundamental de su oferta: ampliar la educación infantil, la salud bucodental, la cirugía infantil… Disculpen, comienza el mitin. Espero que sirva para memorizar algunas medidas. Si no, suerte para las que no se cumplen y aval para llevarlas a cabo desde el 22 de mayo. Por lo que veo, la mayoría se queda con su principal aval: «Es buena persona», dicen. Qué fácil y que difícil es serlo.

 

 Diario HOY, 7 de mayo de 2011

Libro: “Teorías de la Comunicación”. Autor: Edison Otero. Editorial Universitaria. Santiago de Chile, 2004

Sitio recomendado: Pabellón Banesto. Zafra. Extremadura






Los gritos del silencio

10 04 2010

No voy a dañar más que lo que ya está sangrando a uno de los pilares del sistema democrático: el sistema de partidos

Sé que tengo que escribir de la Gürtel. Sería lo más lógico en esta semana de pasión para el PP. Sé que tendría que hacerlo. Tendría que recordarle a los dirigentes populares que hace unos meses salieron todos en tropel –incluido su presidente en Extremadura– para sentenciarnos que todo es ‘una conspiración del Estado’ y decirnos, esta semana, que a los extremeños no les interesa nada de la Gürtel. Sé que tendría que atacar los flancos descubiertos por tanta solución de urgencia, a corto plazo, de embestidas contra todo lo que se movía. Sé que tengo que hacerlo. Mis lectores así lo esperan… Pero no lo voy a hacer. Debería hacerlo pero sé que –en el fondo– sólo beneficiaría a los antisistemas, a las Esperanzas que ahora se deslindan con cobardía de sus responsabilidades, a los que piden sangre por el silencio, a los que esperan horadar el sistema democrático, a los que ansían una abstención que les dé alas a sus teorías. A los que esperan que esto flaquee para decirnos: «Veis como yo tenía razón».

No. No voy a dañar más que lo que ya está sangrando a uno de los pilares del sistema democrático: el sistema de partidos. Ya no podrán acusarte por la calle. Con eso, me doy por satisfecho. ¿Queréis tablas pactadas, a cambio de no cercenar el futuro? ¿Uno a uno y sin penaltis de desempate? ¿Comenzamos el juego con nuevas reglas, más transparentes, más ciudadanas, menos hipócritas, a cambio de enfundar la navaja de la venganza y aún herido por tantas bilis vomitadas contra mi condición de socialista? Vale. Me aguanto. No quiero convertir España en la prostitución política de países mediterráneos de nuestro entorno: presidentes de clubes de fútbol que comienzan asesinando la izquierda, después a la Democracia Cristiana y, bajo el lema de la selección azurra –‘Forza Italia’- terminan rodeados de bailarinas y telepredicadores del corazón gobernando –y blindándose– dentro del sistema. Sólo por eso, no lo haré. Por eso, porque la democracia ha costado demasiados silencios y demasiadas entrañas retorcidas como para que, ahora, unos cuantos se aprovechen de que los adversarios se desangren.

Me gustaría encontrar el mismo talante enfrente. Todos sabemos que campañas ‘a la americana’, sin sistemas de financiación ‘a la americana’, terminan así. Siempre hay unos listos que se benefician de esa disfunción y medios de comunicación que, primero facturan, y después critican el elevado costo de dichos eventos. Pero, sólo tengo una petición: ahora, la pelota la tiene uno de los dos grandes partidos del sistema democrático español, el que más golpes de pecho se dio en todo este trayecto. Tiene Rajoy una oportunidad histórica: cortar por lo sano y plantear una ley de punto cero que salve, no sólo a su partido, sino al propio sistema. Despéguese del pasado, deje las fotos con quien lo designó, sea líder porque, si no, nadie podrá confiarle una alternativa de liderazgo en esta España. Si no es capaz de hacerlo, no sólo el PP tiene un problema, también la democracia española. Pero la pelota está en su tejado. Juéguela, aun a costa de que le rompan las piernas. Ése es su riesgo. Usted eligió jugar, aunque sea en silencio.

Diario Hoy. 10 de abril de 2010

Libro: “Las democracias contemporáneas”. Autor: Arendt Lijphart. Ariel, 1999. 264 pags. Agotado

Sitio recomendado: Sede nacional del PP. Calle Génova. Madrid







Badajoz y el Ejército

20 02 2010

A esta sufrida plaza, destruida y reconstruida por decenas de asaltos y asedios, finalmente se le ha hecho justicia


A estas tierras fue destinado Jaime Miguel de Guzmán y Dávalos Spínola, segundo marqués de la Mina y conde de Pezuela de las Torres, al mando del regimiento de caballería Las Órdenes en plena Guerra de Sucesión. Vino para tomar Campomayor y obligar así al repliegue de las tropas portuguesas que apoyaban las pretensiones al trono de Carlos de Habsburgo. “Se distinguió en el asalto a una brecha de la muralla” pero Campomaior rechazó ese asedio. Mas el noble Jaime, aprovechando destino más venturoso, sí logró éxitos en la campaña barcelonesa y, tras su conquista, fue investido con los honores de capitán general de Cataluña. Impulsó obras públicas e instituciones de investigación científica; reparó el puerto; creó el barrio de la Barceloneta, el Colegio de Cirugía y la Academia de Ciencias Naturales; e implantó la Junta de Comercio. Mientras, esta plaza, lejana ya para el joven Spínola, mantúvose fiel frente al pretendiente extranjero, y se resignó por su más grave crisis de mortalidad durante el siglo XVIII, lo que obligó a levantar el edificio civil más importante de la ciudad y destinarlo a casa de piedad y hospicio por Gracia y Real Orden de Fernando VI: “El Rey se ha servido resolver que en esta ciudad se funde bajo su real protección casa de niños expósitos, huérfanos y desamparados, en que también se recojan con separación mujeres de mala vida y pobres de ambos sexos”, decía la carta que el Conde de Valparaíso, Secretario de Estado y del Despacho Universal de Hacienda, envió el 12 de abril de 1757 a don Ramón de Larrumbe, Intendente de la provincia de Extremadura, a quien puso al frente del gobierno y administración de la nueva institución, junto al canónigo penitenciario de la catedral de Badajoz, y que decidieran a la par.


A la sufrida Badajoz, destruida y reconstruida por decenas de asaltos, de asedios; sede de conventos reconvertidos en cuarteles; con tradición artillera desde que Carlos IV dispusiera del Campo de la Cruz como Cuartel de Palmas; de infantería para los voluntarios de Castilla, Regimiento Castilla 16 desde que se atendiera la petición del coronel Fernández Ruiz en 1833 y la asignaran como su guarnición fija, finalmente se le hizo justicia: El hospicio real ha vuelto a Hacienda. Será un parador. Despachará café campomaiorense. Hoy, se saborea el aroma de cooperación entre vecinos. Y la primera ministra de Defensa en nuestra historia -catalana, y Chacón de apellido- ha querido que esta plaza militar acoja, también por vez primera, el Día de las Fuerzas Armadas, con la presencia de S.M. el Rey. Será en mayo, cuando Badajoz presida las ciudades catedralicias, el Ejército ha devuelto honor a quienes lucharon por la libertad desde dentro y soldados de su Agrupación Extremadura cimentan la paz en Líbano y les devuelven una porción de democracia. Hasta veremos la ciudad en TVE para otros menesteres que para trapicheos en el Casco Antiguo o picaresca en Colorines, ésta última por tercera vez en pantalla.


La logística no cree en casualidades sino en memoria de vecinos y tropa que durante tantos siglos sembró sacrificios para converger en esta feliz realidad: ¡Enhorabuena!


Diario HOY. 20 de febrero de 2010

Libro: “Apuntes para la historia de la ciudad de Badajoz: Ponencias y Comunicaciones”. Real Sociedad de Amigos del País. Editora Regional de Extremadura, 1999. 227 pags.

Libro: “Historia de la ciudad de Badajoz”. Diego Suárez de Figueroa. Edit. Renacimiento, 2006. 199 pags.

Libro: “Apuntes para la historia militar de Extremadura”. Autor: Álvaro Meléndez Teodoro. Azatos, 2008. 551 pags.

Sitio recomendado: Antiguo Hospicio Real y Hospital. Badajoz









6-D

5 12 2009

Alguien debería entonar el mea culpa, pues cada año pasa más desapercibido el Día de la Constitución


Mañana se conmemora la Constitución. Si festejamos triunfos deportivos, debería entonarse el mea culpa si el 6-D pasa desapercibido. La democracia cuesta alcanzarla y se va en un brete. Decía Vara hace días: “Hay miedo en reformar la Constitución”. Añado “hipocresía”. Necesita reformarse en, al menos, dos aspectos: Introducir la igualdad de sexo en el Título de la Corona; y que el Senado sea una auténtica Cámara territorial. Se consensuan estatutos autonómicos, grupos parlamentarios y olvidan al Estado. Si la pactaran los partidos, se mantendría la esperanza en la política. La oportunidad no debe ser excusa. Nadie como un padre para saber qué le conviene a su hijo, cuándo hacerlo. Primogénito ahora el varón, una disposición transitoria indica a partir de qué sucesión entraría en vigor la igualdad de género. Se hizo en 1978 con los derechos forales, del siglo XV, y la libertad de prensa se ejerce por derogación tácita de ley.

La monarquía parlamentaria es símbolo de unidad en un Estado plurinacional. Las mayores masacres en nuestra historia se produjeron tras períodos republicanos: guerras carlistas y en la incivil de 1936. No caben comparaciones. No fue una monarquía quien creó cámaras de gas. España no se constituye en país tras revolución o escisión. Leer “Sostiene Pereira”, de Antonio Tabuchi, ilustra: España fue neutral en la primera guerra mundial. En esa imperfecta democracia alcanzó su escaño Pablo Iglesias. Reformas en constituciones presidencialistas -iniciadas por Chávez- igualan la temporalidad en los cargos, en estos casos con funciones ejecutivas. De entre las fuentes, Manuel Aragón -tutor del Príncipe- rebaja toda posible discrecionalidad. Los partidos más votados siempre formaron gobierno, tras consulta formal al Rey.


Ejercen la más alta representación del Estado en cenas y desfiles militares. Apadrinan solidaridad, patronos contra la discapacidad. Rompen estereotipos con visitas como en Hurdes. Este año los Príncipes vieron dos modernas instalaciones en Extremadura: “Estamos como en casa” -dijo SAR don Felipe en Cáceres. Recorren España, y el mundo, de norte a sur, de levante a poniente. Junto a Zapatero, el Rey nos representó en la Cumbre Iberoamericana de Estoril. En días, visitará a Obama en la Casa Blanca. Mucho antes, fue Badajoz: Pax Augusta, Basangus, taifa del Califato de Córdoba, la capital oficiosa del Reino. En ella se comprometieron reyes y reinas.

El pueblo les devuelve ese cariño. Inundaron de arroz las calles durante las bodas de Sevilla, Barcelona y Madrid. Una de sus hijas, SAR doña Leticia, subirá al trono. Unos, procesionando en Semana Santa, o yendo a los toros por media España, los acusan de antiguos; otros, lo hacen mientras un menor arriesga su vida para coronar un castellet, rapa a las bestas, o corre tras los bous embolats.

Tradición sin “d” -de diana- se convierte en traición. La más alta de ellas -contra el Estado- está recogida expresamente como delito en esa Constitución que conmemoramos los españoles mañana, día 6 de diciembre, con “d” de Dios pero -sobre todo- con “d” de democracia.

Diario HOY. 5 de diciembre de 2009

Libros: “La Constitución Española”, 1978. Norma Suprema del ordenamento jurídico español, define a España como un Estado Social y Democrático de Derecho.

Libro: “Libro-Homenaje a Manuel García Pelayo. Univ. Central de Venezuela. Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, 1980. 920 pags. LA MONARQUIA PARLAMENTARIA COMENTARIO AL ARTICULO 1-39 DE LA CONSTITUCIÓN
ESPAÑOLA. MANUEL ARAGÓN.


Libro: “La Vida y la época del fundador del PSOE y UGT Pablo Iglesias”. Gustavo Vidal Manzanares. Nowtilus, 2009. 400 pags. 18 €

Libro. “Zalacaín el aventurero”. Autor: Pío Baroja. Espasa. Colección Austral. 271 páginas. 8,75 €

Libro: “Sostiene Pereira”. Autor: Antonio Tabuchi. Editorial Anagrama, 2006. 184 páginas. 8,71 €


Sitio recomendado: Badajoz. Plaza de San Francisco.