Ad líbitum

23 09 2011

La derecha portuguesa se pronuncia sobre el AVE como la española con el impuesto de patrimonio: cada día se abstiene en una cosa distinta. Dependiendo del sitio y el momento, decide y se desdice. Ahora, Passos Coelho ha cambiado la “alta velocidad” por la “velocidad elevada”, inferior a 250 km/h, y se propone ahorrar el coste construyendo una sola vía electrificada de ancho europeo. No será un AVE, sino lo que temía la derecha extremeña para el tramo español de la línea Madrid-Lisboa. En esta Europa del capital y las mercancías, antes que las personas, el gobierno luso al menos decidió no enterrar del todo su conexión con el continente para dar viabilidad a su plan “Portugal Logístico”, que preveía once plataformas estratégicas y siete puertos marítimos en plena actividad. Sólo la línea de mercancías que una Setúbal con Badajoz pasaría por el Logz-Atlantic Hub de Poceirao; Auto-Europa Volkswagen de Palmela; el Sapec-Bay de Arrábida; la terminal multiusos de Setúbal y su parque empresarial; el de Vendas Novas y el Quimiparque. El puerto comercial de Sines, dentro de ese distrito, es desde junio puerto preferente para la plataforma del suroeste de Badajoz, plazas de entrada y salida mercantil para ambos Estados de la UE.

El alcalde de Badajoz, Miguel Celdrán, se conforma: “en dos horas, o dos horas y diez, pero que conecte a Lisboa con Madrid”, ha dicho con resignación cristiana. Sabe que cabría otra solución, peor: su suspensión, también como línea de mercancías, sepultaría la expectativas comerciales generadas en Badajoz y para el resto de Extremadura. “Más despacio, pero todos juntos”, repetían Ibarra y Vara para definir el modelo de desarrollo de la región. Ahora, la derecha, de un lado y otro de la frontera, comienza a percibir que los límites de velocidad no son lemas para el deporte especial; o un “capricho” de Rubalcaba -ave de presa antes que resolviera unánime la Audiencia Nacional- para reducir el consumo de energía y, de paso, salvar vidas, o viceversa; el movimiento tan prestíssimo que solicitaban cuando la culpa de todo era de la “otra” Junta, se acepta ya como lento moderato, aunque el marketing lo revista de adagio hasta que se presenten los presupuestos en Mérida y en Madrid: ¿A quién culpar entonces? ¿Al director de la orquesta de Extremadura; esa entidad que llena el palacio de congresos de Badajoz; la que completa el atractivo de una plaza que en el Eje 16 dispondría de AVE con estación de pasajeros, aeropuerto y una oferta cultural que no se dirige –precisamente- a los que ansían que esto cambie para encontrar empleo sino a directivos que residirían ahí con tal enclave? Cada día queda menos tempo para culpar a los demás, para apropiarse de las ideas o rescribir la historia: el intérprete o el músico podrán variarlo como lo deseen, pero nunca alterar las notas. El pueblo nos cede interpretar la pieza según su estado de ánimo, con o sin el instrumento que se indique en la partitura. Pero, sólo con resignación cristiana, sostenuta en el discurso y en la práctica, esta liturgia no invita a celebrar fiesta alguna. A este paso, no habrá ni orquesta detrás que acompañe al santo, que transmite morendo a sus músicos. Si no lo ha ordenado ya… que es lo que temo.

Diario HOY, 23 de septiembre de 2011.

Libro: “Las bodas de Fígaro: ópera en tres actos”. Lorenzo da Ponte / Wolfgang Amadeus Mozart. 1989. 108 pags.

Sitio recomendado: Puerto comercial de Sines. Distrito de Setúbal. Portugal.

Anuncios




Rubalcaba

16 07 2011

Ni siquiera, el terrorismo se convertirá en una pesadilla superada si el Estado no interviene en la caza

HOY y los demás diarios de Vocento obligarán a que se identifiquen quienes hagan comentarios en sus ediciones digitales. Me hubiera gustado que se hiciese antes, pero quedan elecciones y defraudados que le piden a Monago un puestito por los servicios prestados en la red. Si Berlusconi copó el oligopolio de las televisiones para blindar sus vicios y su patrimonio, desaparece como programa sin audiencia, cuando los italianos tienen que pagar 10 euros por ir al médico y 25 a urgencias. Si se demuestra que Murdoch es el aspirante a Gran Hermano que ponía a bailar a los políticos al son de su interés, comienzo a tener respuestas a la incertidumbre: agencias privadas calificando la solvencia de los países para repartirse el pastel; tasadoras de vivienda que inflan y desinflan burbujas si eres parte de su consejo de administración; la SGAE u otra de las siete sociedades privadas de gestión a las que -cuando era ministra de Educación Esperanza Aguirre- se les adjudicaron funciones públicas…

Estos ejemplos demuestran el fracaso de la autorregulación, del liberalismo. Aunque intenten resucitar el ‘pensamiento único’ de Karl Popper y esto se confunda con la ausencia de ideologías que propugnaran los partidos únicos -tradición española desde el Movimiento Nacional-, la población pide a gritos la intervención política en la economía. ¿Desde el socialismo utópico tras la caída del muro de Berlín? Por supuesto que no; desde una opción socialdemócrata que sustentó al SPD alemán en plena reconstrucción de posguerra. Desde la inspección, si quieren, para preservarlo. Elimina ‘nuevas vías’ nacidas desde la influencia de Murdoch en el laborismo inglés, capaz de conciliar a Bush, Blair y Aznar en aquella foto que disparó muertos y déficit público para ejércitos privados. Si algo faculta esta invasión a la competencia del Estado, ajustémonos los machos porque hoy no espía la policía por orden del Estado de Derecho sino por los derechos que el dinero hurtó al propio Estado.

En este escenario, Rubalcaba resurge en el socialismo español como quien recupera la autoridad del interés general. Su primera medida, imponer un impuesto a los bancos que devuelva a la creación de empleo. El esfuerzo que hicimos para recuperar solvencia financiera procura generar riqueza; su hipoteca será esa compensación para, después, redistribuirlo y corregir así desigualdades. Estas medidas ponen en su sitio al socialismo democrático en Europa. Del resto, se encargarán los jueces: Berlusconi pagará 500 millones de euros por la compra fraudulenta de Mondadori; Murdoch y News Corps -Aznar responderán del espionaje interesado… Ése es el verdadero valor del Faisán como pieza de caza. Saber que -siguiendo las tesis infecciosas del ‘laissez faire, laissez passer’- ni la crisis se soluciona por sí misma, ni la sanidad se paga con magia, ni Fátima es sitio para reclamar inversiones pendientes en una ciudad. Ni siquiera, el terrorismo se convertirá en pesadilla superada si el Estado no interviene en la caza. Y eso también lo revaloriza. La mafia también lo sabe. Y prepara las armas, bajo los trajes.

Diario HOY, 16 de julio de 2011

Libro: “La lógica de la investigación científica”. Autor: Karl R. Popper. Editorial Tecnos. Madrid, 2008. 570 pags.

Sitio recomendado: Antiguo Muro de Berlín. Dividía en dos a la hoy única Alemania.






“Más” líneas rojas

18 06 2011

Contribuir a la gobernabilidad desde la izquierda pasa por convertir movimientos ciudadanos en procesos con más participación

Según el conservador Artur Mas, en el sistema democrático sirven para delimitar hasta dónde se puede llegar. Es cierto. La violencia deslegitima cualquier deseo de cambio. También, el lenguaje violento que atribuye a Rubalcaba una competencia que es de Mas y de sus Mossos. Culpan a los indignados hasta de una cacerolada que los hosteleros de Chueca, a quienes Gallardón no les deja abrir de madrugada, le dieron junto a su familia con injusticia bestial. Es el alcalde de la ciudad más endeudada de España y la Policía Local debe protegerlo. El TDT Party se encarga cada noche de violar el verso y los pendulazos tienen consecuencias: si la derecha cede al populismo y al nacionalismo, la izquierda, o una parte, puede ceder a la formación de movimientos radicales. Si la derecha exalta la globalización del mercado y no de los derechos, parte de la izquierda se desliza hacia el rechazo, aun violento, de la globalización. Sólo si la derecha y la izquierda tienen perspectivas de gobierno o temores de perderlo tratarán de conducir estos procesos. Es el equilibrio necesario que sustenta al sistema menos malo de los conocidos.

Trasladar a las palabras de Ortega y Gasset pronunciadas en 1937, cuando España se mataba -«Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil»-, podría abonar aún más el campo para que tecnócratas o populistas tomen las riendas. Los primeros no podrán presumir más de tener respuestas para la crisis que generó la política financiera y de suelo desde 1997; los segundos atacan con listas abiertas. No hablan de listas ‘cerradas y no bloqueadas’ para que el ciudadano elija dentro de unas siglas, más democráticas incluso que para el Senado. Dibujan con trazo negro la puerta para que algunos tertulianos, o financieros de esas tertulias, se cuelen de rondón sin más control que el de su ego. Luego, cubiertas sus ‘expectativas’ individuales, culparán a los demás del hundimiento de ‘la patria’ para que, ante el caos, otros defensores de esa unidad nacional solucionen por la tremenda el desaguisado. Los populistas, lejos, más ricos; y los demás, aquí, llorando más tragedias. En Italia, intentan interrumpir el proceso. Berlusconi abraza ahora la xenofobia como huida desesperada a su inminente derrota tras la unión de ‘las izquierdas’, hoy tan diversas como heterogéneas.

Ser de izquierdas para mantener el estado del bienestar puede parecer heroico, ante la avalancha neoliberal, pero no se aleja de otra posición conservadora. La solución no es eliminar los movimientos ciudadanos o encerrarse en los efectos perversos de la globalización. Contribuir a la gobernabilidad desde la izquierda pasa por convertirlos en procesos comunitarios con más participación ciudadana y la globalización en energía positiva que vivifique la democracia y los sistemas económico-sociales en el mundo. En definitiva, trazar más líneas rojas que nos salvaguarden de una amenaza que siempre estuvo y aflora cada noche en el televisor para salvaguardar todavía más a un sistema que necesita de la convivencia entre izquierdas y derechas. El tablero de la democracia.

Diario HOY, 18 de junio de 2011.

Libro: “Derecha e izquierda: Razones y significados de una distinción política”. Autor: Norberto Bobbio. Taurus. Madrid, 1995. 187 pags. 

Sitio recomendado: España









La caZería

19 02 2011

PereZ Rubalcaba es la presa más preciada de la crispación que han dispuesto. No es nuevo para él. Ya lo vivió en 1995

Mañana presentan en Mérida a Guillermo FernándeZ Vara como candidato a la Presidencia de la Junta. Será Alfredo PéreZ Rubalcaba quien haga de telonero. Se mantiene como uno de los activos del socialismo más sólidos y correosos, salido de una generación de políticos que acompañaron a Felipe GonzáleZ en el gobierno. Sentaron los pilares del estado del bienestar que hoy otros quieren trocear para venderlo por fascículos. Iniciaron la educación y la sanidad universal y gratuita; la entrada de España en Europa. Se forjaron en la ilusión de un país nuevo, democrático, moderno. Crecieron frente a Adolfo SuáreZ, no en su contra, como ahora aparece la oposición. Quien apadrinó al mañana renovado candidato, RodrígueZ Ibarra, forma parte de esa generación que hoy ve al vicepresidente y ministro del Interior como correa de transmisión entre los valores que inspiraron al socialismo que también gestionó una reconversión en la industria, reformas en las pensiones, en el Ejército… Aporta autoridad con argumentos en el gobierno de RodrígueZ Zapatero, que está digiriendo recortes en los mismos derechos que extendieron cuando todo era ZP.


Rubalcaba es la presa más preciada de la caZería que han dispuesto desde hace meses. No es nuevo para él. Ya lo vivió en 1995, como portavoZ del Gobierno. Para desactivar el poder de la ‘zeta’, la rehala se remite a las siglas malditas que heredó del franquismo esa generación de políticos bragados, al ungüento capaz de dividir al país en un guerracivilismo donde utilizan a policías, jueces, fiscales o Guardia Civil con la frivolidad con la que dan crédito al testimonio del mismo asesino a quien dicen combatir. Apelaron a esas tres letras en 1995 y un 11-M de 2004 cuando a Aznar se le cayó su zeta porque a su amigo de rancho y guerra le dio por llamarle ‘Ánsar’. Todavía claman «que se sepa toda la verdad», para que todo se confunda e impregne de crispación, único arma de destrucción masiva que una parte de la derecha ha descubierto para matar la ilusión por la política, la participación ciudadana y obtener la victoria electoral con la mitad aislándose del sistema, que es lo peor.


Dicen los monteros que el aguardo es la mejor técnica para cobrar pieza. Incluso, los furtivos más hábiles han vuelto al arco o la ballesta porque, sin el estruendo del arma de fuego, hay quien dice haber cobrado un faisán, la zorra y luego el jabalí sin moverse del puesto. A Rubalcaba lo llamaron ‘liebre eléctrica’ y revivals de esa España de rojos y azules, de dos varas de medir, del populismo que daña a unos y otros, no paran y corren tras él. No consienten que un ministro socialista cierre el kiosco terrorista; que llevemos meses sin muertos sino con detenidos es para ellos mérito del Ministerio pero nunca del ministro. Pero desprecian el valor de la Z, la marca con que marcaba El Zorro para devolver dignidad al pueblo; la que une a los Fernández, Suárez, González, Rodríguez, Pérez, españoles normales que pedimos que ‘todos’ entreguen las armas para que sigamos sin muertos, y con más gente así apellidadas votando, progresando, y menos soliviantadas con la X, la Y y la Z.


Diario HOY, 19 de febrero de 2011

Libro: “X Men 2”. Autores: Chris Claremont, Zak Penn y David Hayter. Ballantine Books, 2003. 416 pags.

Sitio recomendado: Palacio de Congresos y Exposiciones de Mérida. Extremadura





Cascos sin retorno

8 01 2011

¿Se imaginan la situación inversa: que las diferencias entre Guerra y su partido se liquidaran con una escisión andalucista?

Mientras enfilaba ayer hacia el trabajo, me asusté. Decenas de personas se arremolinaban frente a las tiendas de la calle Menacho, en Badajoz: «Ya está. No hay marcha atrás. Son los cuatro millones de parados que prenderán fuego al país. El apocalipsis que pronostican ha comenzado», me dije. Según atravesé aquellas filas, me tranquilicé. Cuando salí del trabajo, cinco horas más tarde, me relajé: el desorden se limitaba a las tiendas. Había quien presumía de haber conseguido una cazadora 40 euros más barata que el día anterior. Eran las rebajas, antítesis de la crisis que nos fustiga como recurso de tertulias. El único caos, aparte del tráfico en la cabalgata de Reyes con trajes para nunca visitar los comedores de beneficencia, con el que me he topado durante los últimos meses.


Si algo se está llevando por delante esta etapa de incertidumbres es la credibilidad. Más de dos años especulando sobre el PSOE y ahora es ‘el Alfonso Guerra’ de Aznar el que rompe la baraja, echa un pulso y termina por amenazar a la dirección del PP en reabrir el fantasma de la segregación. Álvarez Cascos, que disolvió la desmembración de la derecha en siglas regionalistas a puño de hierro, reabre ahora el fantasma con el que finiquitó la UCD. ¿Se imaginan la situación inversa, que las diferencias entre Guerra y su partido se liquidaran con una escisión andalucista? Estas navidades, por sorpresa, hasta TVE se impuso al resto de cadenas con ‘El tío de la Vara’ imitando a Rubalcaba: ‘Tie q’habé. Si escudriñas, tie q’habé’ -decía la parodia. Ni crisis, por lo visto en la calle; ni se rompe el PSOE, por lo sentido a Cascos en Intereconomía o en boca de Jiménez Losantos, que también entrevistó en su debut en Extremadura al que dicen que empatará; ni las ofertas de las privadas son necesariamente mejores que lo público cuando el verdadero ‘tío de la vara’ pone la cuenta de resultados encima de la mesa.


Esta tarde se ha convocado una manifestación contra la Ley Sinde que pretende cerrar las webs que facilitan la descarga, antes de comprobar su culpabilidad. Es la nueva vía para cargar contra la propiedad, en este caso, la intelectual. No creemos a unos ni a otros. Reconozco que el mundo debe proteger la creación porque nadie se toma una cerveza y se pira sin pagar. Pero también, que los jóvenes están hartos de tanto intermediario que se forra gracias a los creadores. La solución puede estar en Sportify, portal que te cobra por consumir una canción o un film, o en la Deutsche Grammophon, que te sopla un euro para que, en una semana, decidas si adquieres para siempre una ópera o una sinfonía de Bach. Porque hace tiempo que otros sectores, como el de la cerveza, se dieron cuenta que uno paga por el placer del consumo y que poco, o nada, vale poseer lo que ya se ha gozado. Ya no reembolsan el valor de los cascos, otro objeto de cristal, como cuando me las tomaba en el Juan Sebastián Bar, un nombre que sí era arte gratuito. De eso tendría que aprender la política, y que está en el trasfondo de las rebajas: ¿Si quitamos el placer de devolverlo, pero tenerlo por unos días, qué nos queda?


Diario HOY, 8 de enero de 2011

Libro: “Auto de los Reyes Magos”. Anónimo, siglo XII. Códice del Cabildo de Toledo. Primera obra teatral castellana y española.

Sitio recomendado: Calle Menacho. Centro Comercial Abierto. Badajoz






Romper el calendario

23 10 2010

Esta semana se puso fin a la amenaza de otros dos años de encuestas y petición de adelanto electoral sin saber la alternativa

El cambio de gobierno no fue posible. No surtió efecto. Hubo cambios… pero dentro del mismo gobierno. Y eso no estaba en la hoja de ruta. Si se hubieran cumplido las cábalas unificadas por el “Zapatero, dimisión”, que no guardó respeto ni por los caídos el día de las Fuerzas Armadas ante el Rey y el Príncipe, todo hubiera salido a pedir de boca… para los intereses electorales de un partido. Rota la estrategia, tendrán que decidir si impera en sus filas la visión de estado, esa responsabilidad para sacar entre todos esta situación, o se impondrá otra huida hacia los extremos que buscan ahora otro cuento de la lechera porque el adelanto es ya de un final imposible. En esta semana de Ágora, con ricos debates, mirar a Portugal te enseña que allí la opción conservadora ofrece dos listas, una más extrema. A Badajoz acudió Manuela Ferreira Leite, erre que erre con el AVE o TGV, un ejemplo de fracaso electoral cuando el PSD abrazó ese espacio que linda con el sistema como oferta electoral.


Analizar la política a través de rostros, de personas, como si equipos y proyectos no fueran lo relevante, y creer que el silencio y la pasividad sería el único esfuerzo para alcanzar la tan usada España, esta reforma del gobierno obliga a romper calendarios trazados con la misma especulación que cohabita en los tuétanos de nuestra economía: Guillermo Fernández Vara, elegido por unanimidad candidato a la Presidencia de la Junta de Extremadura, jamás podría irse a Madrid porque nunca fue sólo su decisión, sino una decisión firme por colectiva. Ni él, con menos publicidad, ni otros se posicionaron contra alguien, tras oir sus reflexiones sobre estos cambios, sino sobre la deriva que tomaba el proyecto. Y el PSOE no debe estar tan solo porque salvó las primeras reformas con votos de CiU en el Congreso y ha asegurado ya el final de esta legislatura con los del PNV y la misma Coalición Canaria que hasta el día antes era socia de gobierno en Canarias, donde tampoco hay toros.


Al buen aficionado al fútbol, madridista, y también taurino Alfredo Pérez Rubalcaba le toca lidiar más en la segunda parte de esta legislatura, como el peón de confianza que se encarga del toro en los cambios de tercio. Se incorpora a la cuadrilla un vasco con tantos valores en su biografía como añorado. También, desde la izquierda, desde la coherencia, desde la leal juventud aceptan bajar, subir o cambiar de escaleras porque es el compromiso en un proyecto, esa decisión colectiva, la que diferencia un partido político de una opción personalista, de los “artistas” que nunca se quejan dentro y siempre buscan otros culpables cuando se marchan. Los españoles no aguantaríamos otros dos años de encuestas y petición de adelanto electoral sin saber cuál es la alternativa. Tampoco reeditar conflictos entre territorios, unidos todos por los mismos problemas de desempleo. Y en esta aventura no sobra nadie. Aún hay tiempo para rectificar, como lo tuvo que hacer Javier León de la Riva, ginecólogo y alcalde de Valladolid, del Partido Popular, cuando se enteró que tenía que romper su calendario… esos calendarios antiguos que los “hombres” llevaban en sus carteras.


Diario HOY, 23 de octubre de 2010

Libro: “El cuento de la lechera”. Cuento clásico ilustrado por Margarita Ruiz. Combel Editorial, 2003. 16 pags.

 

 

 

Sitio recomendado: Plaza de toros de Villanueva del Fresno. Badajoz. Reinaugurada en agosto de 2010





Las mañanas del sábado

9 10 2010

El velocista Rubalcaba corre hoy la única carrera que esta democracia no supo completar y que regalaría la vida en paz

Las mañanas del sábado había “Sabadabadá”, programa infantil con el que José Antonio Plaza revolucionó la parrilla de la única cadena televisiva que se sintonizaba en Badajoz. O eso, o las ligas de futbito en las pocas pistas polideportivas de la ciudad donde piscinas, canchas de tenis, atletismo o gimnasia rítmica sabíamos que existían por “Torneo” programa que Daniel Vindel presentaba como extensión del “Cesta y Punto” y que siempre ganaba el colegio Tajomar de Madrid. Años más tarde, un diario nacional me sorprendió al descubrir que uno de los velocistas en aquellas competiciones en blanco y negro era Alfredo Pérez Rubalcaba.


A mitad de esos sábados sin clases, José Ramón Sánchez, nos entretenenía en el programa dibujando personajes de circo, animales, atracciones y niños jugando al aire libre. Era una televisión austera, monopolio, pero que no necesitaba polemistas para azuzar tertulias y remover bilis. Años después, estudiando el cartelismo electoral en democracia, descubrí que José Ramón dibujó uno célebre del PSOE para las municipales que elevaron a Tierno Galván como “el mejor alcalde de Madrid”, sin contar a Carlos III. Plasmaba un parque verde, donde los niños jugaban, los padres sonreían, las cometas volaban y los caballitos de un carrusel o unos títeres eran las veleidades que se permitía una sociedad oxigenada, que respiraba libertad. Filmó una de las primeras películas de animación: “El desván de la fantasía”, todo un canto a la imaginación entre un abuelo y sus nietos, José, Lola y Patata. Por aquellos años, Rubalcaba ya estaba con Maravall en la reforma de la educación y concertando con los que sí tenían instalaciones deportivas.


Los presupuestos del Estado disminuirán su inversión un 38% porque hay parados que atender y un déficit que reducir. Ahora, los sábados son impredecibles: pádel, natación en invierno, ensayo en el conservatorio, Wii, Play Station, X Box, 32 canales de TDT, club privado, barrios sin plazas, parques y colegios sin niños, dibujos animados en 3D por ordenador… No hay cometas, ni circos en las ferias; los JUDEX necesitan dinamizadores porque los profesores no viven donde imparten la educación física; la fantasía es un lujo que se guarda en un desván y nuestros hijos consumen lo que otros -en India o en China- imaginan a bajo coste; no hay colegios privados, todos son concertados; y los padres Sabadabadá queremos que nuestro nene vaya con el del jefe, aunque lo empadronemos con los abuelos, que no juegan con ellos en un desván sino que los llevan a clase a diario; eso sí, el agua, los parques, la limpieza y los ciudadanos estamos en manos privadas. Han pasado treinta años y Rubalcaba sigue corriendo, ahora detrás de los malos, aquellos cacos de cómic con antifaz y traje a rayas. Ya no vale hacer política sólo con inversiones. El Plan E ha puesto fin a una dinámica que se disparó con los JJ.OO de Barcelona y la Expo sevillana. Rubalcaba estaba en deportes. Sobran viviendas aún y el PP no tiene otra solución. Gobierne quien gobierne, deberán rescatar la fantasía del desván y prometer poco más que un sábado en un parque con tus hijos antes que otro híper donde ir. Rubalcaba le ha dado tantas vueltas a la pista que -a sabiendas, o no- hizo candidato de Madrid al mejor de sus alcaldes. Está en la última vuelta de la única carrera que esta democracia aún no supo completar. Si llega a la meta, nos regalaría -con menos cemento- el oxígeno de una vida en paz. Como en el parque de Sabadabadá.


Diario HOY, 9 de octubre de 2010

Libro: “La transición democrática española”. Autores: José Félix Tezanos, Ramón Cotarelo y Andrés de Blas. Editorial Sistema. Madrid, 1989. 954 pgs.

 

 

 

Sitio recomendado: Parque Tierno Galván. Madrid.