El amor es ciego

16 09 2011

El Ministerio de Economía certificó que el déficit anual de la Junta era del 2,7 a 30 de junio, muy lejos del 6,8 que lanzó el ejecutivo regional. Su presidente se subió a la ola de recortes por fascículos: un 10% del presupuesto y horas más tarde lo elevó al 20%. Abrazan la doctrina y no aumentarán los ingresos: los impuestos de solares, sucesiones y donaciones se eliminan; descartan vender a los inquilinos el parque de viviendas sociales como en Castilla-La Mancha, algo que dejó muy avanzado el anterior gobierno. Cien millones de euros menos. Un recorte así tocaría sanidad, la educación o los servicios sociales. Serían más de mil millones. 75 profesores asociados de la UEX y 610 laborales de GPEX sólo son el prólogo. Analistas internacionales cifran que un 20% menos en las cuentas regionales acarrearía entre ocho y trece mil desempleados. A eso, habría que añadir la paralización de la obra pública -ya anunciada- que rematará a las empresas del sector ante sus bancos; el final de los créditos ICO; la ausencia del plan local de choque, consensuado con las cajas y las diputaciones; el de empleo-experiencia, que -en Badajoz- no rebajará ni un desempleado porque de ahí sale la ayuda a domicilio… Los ayuntamientos, que no pueden perder tiempo, han subido las tasas del agua, el autobús o las instalaciones deportivas por encima del IPC, el déficit anual que incorpora cada año una familia. Con el PP, en Cáceres pueden llegar al 50% de subida.

Siempre queda el marketing. En Madrid, Monago se enfundó la máscara del barón rojo para pilotar su caravana del amor. Defendió el impuesto de patrimonio, que no figuraba en su programa electoral. Ese guiño a IU tenía trampa: que lo recauden otros. Se permitió hasta un looping: que el Estado lo reparta, dando más a quienes menos ricos tienen. Ya lo avanzó el 8 de Septiembre, tras premiar a un exitoso empresario luso. En Extremadura, sin ser desdeñable, afecta a menos de mil rentas frente a 150.000 en el resto de España. Desde que fue concejal, sabe lo cómodo que es traspasar el coste electoral de recaudar, sea a otro gobierno o una concesionaria. Si su partido gobernara en Moncloa, las piruetas reportarán más titulares en su campaña personal y nulos efectos reales en las cuentas regionales.

En Badajoz, que saben de guiños, IU ya ha denunciado la paralización de las ayudas por emergencia social al municipio. El paro en la ciudad es del 26%. La EPA de septiembre a diciembre puede dejar ciegos a tanto enamorado a primera vista. “Tendría que caer una especie de desastre, un tsunami en la economía, para que nos planteáramos una moción de censura -dijo Pedro Escobar. No está en el horizonte ni a corto, ni a medio plazo”. Hay quien ya los prevee el 20-N y en Andalucía meses después. Juega con esos cálculos. Entonces, hasta la oposición a una refinería dejaría de servir como un guiño. El desastre en Fukushima puede ilustrar el tsunami de paro que se avecina. Por eso, ya han dejado caer un poco el otro párpado. No revocan el interés social de ese proyecto industrial que aliviaría el desempleo. El desamor con IU forzaría hasta elecciones anticipadas. Pero guiñar los dos ojos al mismo tiempo termina dejándote ciego por un instante, o dando palos de ciego hasta entonces.

Diario HOY, 16 de septiembre de 2011

Libro: “El Lazarillo de Tormes”. Anónimo. Editorial Lectorum. México, 2000. 90 pags.

Sitio recomendado: Fukushima. Japón

Anuncios




Impuestos en España

26 06 2010

En Portugal el IVA es el 20%, Francia el 19,6%, Italia el 20%, Suecia el 25%. España ocupa el puesto 23 de 27

Si existe un campo en la política que se presta a demagogias es el de los impuestos. Todos tenemos una parte egoísta. Esta muy extendido el “yo a lo mío”, el “ande yo caliente y ríase la gente”. De entrada, lo relacionado con impuestos suscita rechazo. Hay fuerzas políticas y ciudadanos que, legítimamente, sostienen que los impuestos son un expolio del Estado sobre los bienes particulares, una usurpación de los poderes públicos sobre sus ingresos. Otros, defendemos que, más allá del egoísmo individual, los impuestos son instrumentos para mantener derechos sociales básicos como la sanidad y la educación. La carga fiscal de un país es un medio por el que se crea un patrimonio común que vuelve a la sociedad a través de la sanidad y educación publicas, o de las infraestructuras.


El debate actual sobre los impuestos puede llevar a muchos ciudadanos a creer que la presión fiscal en España llegó al límite. Como el mayor antídoto contra la demagogia son los datos, ahí van unos cuantos y que cada uno saque sus conclusiones: La presión fiscal media de los países de la Unión Europea es de 40,2. La presión fiscal en España es del 34,2: Es decir, seis puntos. La quinta economía de la UE, España, ocupa el puesto 19 de los 27 en fiscalidad. La presión fiscal es en Francia el 44,5, en Italia el 42, en Alemania el 40, en Portugal el 37, en Suecia el 47. En España -repito- el 34,2. La próxima subida del IVA abre debates sobre sus consecuencias. Una vez más vayamos a los datos: En Portugal el IVA es el 20%, en Francia el 19,6%, en Italia el 20%, en Suecia el 25%. En la lista de países europeos según el porcentaje del IVA, España ocupa el puesto 23 de un total de 27.


España, quinta economía de la Unión Europea, está a la cola de Europa en presión fiscal y en porcentaje del IVA. Viajemos y veremos esta realidad: Pidamos una cerveza en Noruega o en Londres y sabremos de lo que hablamos. Estos son los datos, frente a tanta declaración indecente y falaz sobre los impuestos que pagamos los españoles. Alguien podría argumentar que casi todos los países europeos pagan más impuestos pero tienen más servicios. No es verdad. El nivel de la sanidad y educación publicas españolas, nuestra red de alta velocidad y autovías están en la media de Europa o muy por encima de ella. Ningún derecho social es gratis. Si todos los españoles estamos cubiertos por una sanidad y educación publicas; si los españoles disfrutan de autovías por las que no se paga peaje como en otros países, no son gratis. Cuestan dinero; se pagan. No en el momento de ir al medico o a la escuela; no se paga en el momento de ir por autovia de Hervás a Monesterio, de Nalvalmoral a Badajoz, de Trujillo a Cáceres. Se pagan con los impuestos de los españoles. Mejor dicho de los españoles que declaramos a Hacienda y pagamos nuestras facturas con IVA. Ahora, sólo falta que esa conciencia de comunidad, de país, trascienda más allá de las banderas o de la pasión por ganar un mundial de fútbol. Que todos sepamos, también, que tras esos 6.000 millones de euros españoles depositados en bancos suizos se esconden los mayores traidores a la patria… Aunque -si algún día lo supiéramos- nos llevaríamos poderosas sorpresas: Sorpresas, que da la vida…


Diario HOY, 26 de junio de 2010

Libro: “Normas Tributarias”. Autor: CISS. 2008

Sitio recomendado: Suiza






Llegar todos juntos

2 10 2009

Alguien discute los 15.000 millones de euros que necesita el país para garantizar prestaciones a los nuevos desempleados?


Según a la hora que lean estas líneas, la euforia o la decepción inundarán a la delegación de Madrid 2016. Si es elegida para organizar los JJ.OO, cobrarán tanto sentido como si el olimpismo y el mercado se abren a Latinoamérica o refuerzan a Obama. Aparte de lo que acuerden los informes del Comité, o del éxito alcanzado por las prácticas lobbistas, la candidatura madrileña ha devuelto la ilusión del “Juntos podemos” para un país necesitado de ello. A Copenhague llegaron juntos el Rey y la Reina, Gobierno y Comunidad de Madrid, alcalde y CSD, Raúl y el barcelonista Angel Calle… Sí, porque por primera vez hasta Extremadura dejó de ser espectadora para convertirse en leal colaboradora de un proyecto de Estado. Juntos llegaron y juntos trabajaron para alcanzar la meta o, al menos, para disputar el partido.

Por el contrario, durante la semana asisitimos al enésimo encontronazo tras la aprobación del proyecto de presupuestos del Estado, en un escenario parlamentario sin mayorías absolutas y en lo económico, necesitado de más arengas colectivas y menos apoyos territoriales. Con números en la mano y a la espera de que se ejecuten, Extremadura sería la segunda región en incremento inversor y una de las cuatro con saldo positivo respecto al pasado año. Sobre el papel, salimos mejor que el resto, acostumbrados siempre a medirnos con los demás. Es cierto que la inversión para el AVE se alarga hasta 2013 y coincidirá con el plazo que, desde la Cumbre de Zamora (2009), se adoptaron para los tramos portugueses, una vez certificada la derrota del antiespañolismo en las elecciones del pasado domingo. Y suenan artificiales las quejas en municipios donde todo lo licitado se financia mayoritariamente por otras administraciones, gracias a los compromisos políticos que imaginó un pasajero del asiento trasero cuando conducía el autobús. Retrasos, que también afectan a las iniciativas privadas previstas aquí y en el resto de Europa: ¡Es qué estamos en crisis!

Las grandes infraestructuras ni ganan, ni pierden elecciones. Ejercen de faro permanente sobre proyectos estratégicos que irradian ilusión en la comunidad y dinamizan la economía. A un vecino de Hoyos o de Quintana, esto del AVE le sirve como orgullo y confianza en el futuro, pero le resuelve más saber que subirán un 3,6% a los 105.000 extremeños que cobran pensiones mínimas; que habrá jornales porque hay Plan E o Plan Infoex; que tres mil jóvenes dispondrán de ayudas para el alquiler; que otros noventa mil disfrutarán de becas; o que a doce mil familias extremeñas les ayudarán con 2.500 euros por su hijo. Siempre la realidad urbana se impone a la rural, en esta tierra de continuos equilibrios, y nos olvidamos que al 97% de las empresas extremeñas, con menos de 25 trabajadores, les bajarán cinco puntos el impuesto de sociedades, o que el IVA no sube para alimentos de primera necesidad, medicinas, periódicos, prótesis o sillas de ruedas.

Si llegamos juntos, todos tendríamos que salir juntos: ¿Alguien discute los 15.000 millones de euros que necesita el país para garantizar prestaciones a los nuevos desempleados? Cuando las salidas son individuales, oscilamos entre indemnizaciones millonarias y los mil autónomos que echan el cierre a sus ilusiones personales. Y ante eso, tan injusto para el resto como legal, quieres salir corriendo hasta Copenhague. Porque en Alemania, también la conservadora Merkel, ha retrasado su promesa electoral de bajar los impuestos.

Diario HOY. 2 de octubre de 2009

Libro: “Los vencedores olímpicos”. Autor: Conrado Durantez. ESM Librería Deportiva, 2004. 1250 pgs. 90 €

Sitio recomendado: Copenhaguen (Dinamarca)






Alfileres como puyas

17 07 2009

Es pulsar la financiación autonómica y representamos todos un paripé en el que –no sé por qué- debe haber vencedores y vencidos


Cronos, dios del tiempo, ha querido que la desgracia convierta en alfileres unas palabras de la Presidenta de Madrid que se clavaron en nuestros corazoncitos: “No podemos coger cinco mil millones de los impuestos que han pagado los madrileños y dárselos a los extremeños o los andaluces”, dijo mientras en hospitales de Cáceres y Badajoz atendían por igual a una decena de jóvenes madrileños y extremeños, contagiados de gripe en el mismo campamento y por un miedo colectivo a entrar en cualquier coso sanitario tras los sucesos que ha sufrido aquella sanidad pública.

Las declaraciones las hubiera firmado el mismísimo Pujol en los ochenta, un catalanista que nunca se preocupó de conmemorar la Guerra de la Independencia, ni de las películas de Garci, ni se manifestó para gritar “España se rompe” aunque coincidiera con el fin último del mensaje. Mientras, por aquí apremian para rehabilitar la alcazaba, derruida por salvar la plaza del enemigo o imaginamos otra tierra si sus hijos no hubieran emigrado también a ese Madrid que crece sin playa ni puerto pero que es –a mucha honra- la capital de España. El mundo al revés, para desprecio al mismo General Menacho: En la capital del Reino militando en el nacionalismo de Los Nikis o de Séptimo Sello -“Todos los paletos fuera de Madrid”..¿se acuerdan?- y el PP en Cataluña, coincide con el sucesor de Pujol, Artur Mas, en que la financiación que llega a Cataluña es aún “insuficiente”. Para quien lo entienda.

Es pulsar la financiación autonómica y representamos todos un paripé en el que –no sé por qué- debe haber vencedores y vencidos. Como en una corrida de toros, los hay que hasta brindan y dicen haber triunfado -¿Ante quién, ante España, ante Zapatero?-. Los hay que se presentan como salvadores de la patria cuando dicen no creer en España ni en los toros. Y los que más se gustan envueltos en la bandera, clavan alfileres como puyas o amagan, asustan y no golpean: Canarias y Ceuta apoyan la reforma. A Murcia, Madrid, Valencia, Castilla y León, Galicia o La Rioja no les gusta pero agarran su parte del pastel. “España se rompe”, pero yo me abstengo. “Crecerá el déficit público para atender las exigencias de Cataluña…” pero todos queremos más.

Lo más brillante en este pulso cíclico lo dijo Ibarra hace años: “Éstos se creen que porque tengan dos lenguas tienen dos bocas”. Los que nos iniciamos en esto ensayamos hipérboles que igualen aquella síntesis de ingenio. Es difícil. También porque esta vez, numéricamente, había bocas que atender: Seis millones más desde 2001 obliga al gobierno a poner 11.000 millones de € más en la mesa, un 10% adicional a lo que había. Extremadura, que creció 16.400 habitantes en estos años, ha conseguido en silencio 12.300 € por cada nuevo extremeño de esa subida. Cataluña, con todo su ruido, 3.800 € para cada uno del millón de nuevos catalanes… Ahora, a remendar descosidos: Si vienen a cazar a Extremadura que nuestros servicios públicos los sientan como suyos. No pinchemos más porque en esta España del toro cotizan ciudadanos y empresas, no los territorios. Desde otro tercio, casi un centenar de ganaderías bravas pastan en nuestra dehesa y aún no han fijado su sede fiscal en Extremadura. Y eso sí es un puyazo al presupuesto que cada año se desangra más.


Diario HOY. 17 de julio de 2009

Libro: “Proyecto Cronos : Ciencias sociales. 2º ciclo Ed. Secundaria. VI, Revoluciones del mundo contemporaneo”. Autores: Grupo Cronos, Guillermo Castán, Manuel Fernández Cuadrado y Raimundo Cuesta Fernández. Eds. de la Torre, 1996. 80 pags.

Sitio recomendado: Festejos taurinos populares. Recortadores taurinos en la Comunidad de Madrid.





Las subcontratas

3 07 2009

Vara se ha comprometido en primar en los pliegos de contratación a las empresas dispuestas a pagar las subcontratas en un plazo de 60 días


Si pasean por unos grandes almacenes y un señor trajeado se acerca y susurra: “¿Puedo ayudarle en algo?” lo primero que les dará confianza es su placa con el logotipo de la empresa, su nombre y apellido, y responderán así a su amable ofrecimiento. Si no, esas mismas palabras podrían tener otras interpretaciones. Imaginen que, en vez de entre pasillos, se las hubieran susurrado al entrar en el vestidor o en el aseo, por muy apuesto que fuera un tipo sin placa de identificación. Es más; incluso, si ese dependiente lo contrató una marca de ropa o perfume, normalmente la lleva para que la confianza en la gran superficie se traslade al producto en promoción.


Digo esto porque funcionarios, temporales, voluntarios y asalariados de ONG,s o ayuntamientos entran diariamente en el espacio más íntimo de un individuo –su domicilio- con el fin de asistir a dependientes, entregar ayudas o alimentos, o valorar la situación social sin que se garantice siempre su vinculación pública o semipública. Hoy, más que nunca, tras detectar los primeros atisbos de picaresca contra nuestros mayores, confiados al prójimo en pueblos y barrios, se me antoja urgente identificar a cada sujeto que participa de esas políticas sociales por garantía y seguridad antes que por publicidad de unos servicios que, directamente o convenidos, son financiados con el dinero de todos. Nadie entendería a un policía o a la Cruz Roja sin placa o uniforme, ni a un doctor en un centro de salud sin bata blanca y su cruz del SES.


Muchas de las funciones públicas tienden a subcontratarse o a privatizarse. Ahí tienen a Huguet (ERC) y los ultraliberales acusando a los extremeños de disfrutar del 28% de su población funcionaria. Si sumáramos hospitales privados, centros educativos concertados, concesiones administrativas, empresas públicas o mixtas en Madrid o Valencia, algunos de esos territorios nos superarían en porcentaje de empleados que reciben un sueldo gracias al presupuesto público. Y en no pocos casos, los identifican con logotipos y competencias que confunden ese concierto con la matriz administrativa que legitima su función. Sólo cuando invaden la capacidad sancionadora en una zona azul o quieren cobrarnos impuestos o tasas nos acordamos de sus límites.


En Extremadura las contratas de lo social han recaído hasta la fecha en convenios con entidades sin ánimo de lucro u ONG,s, antes que eclosionara la Ley de la Dependencia para abrir un sector emergente y esperanzador. No es así en la obra pública donde los adjudicatarios descargan muchas funciones, específicas o no, en otras empresas más pequeñas. La medida aprobada por Vara de primar en los pliegos de contratación a las se comprometan a pagarles en 60 días desde el abono de la certificación o, incluso, que la propia Junta les pague a cuenta, materializa un compromiso político para los más débiles y los que antes sufren la picaresca, que la hay en todo sector y familia.


Ahora sólo falta que esas subcontratas las identifiquen como colaboradoras, contratadas o convenidas desde lo público, y no sólo para legitimar a quien corta el tráfico por obras en una carretera, sino para garantizarle también su seguridad laboral. En Badajoz, tras lo ocurrido en la comida del PSOE en ferias, piensan acreditar a los intrusos para que se corten de llevarse bolsos y teléfonos ajenos. Porque un(a) pícaro(a), se te cuela en cualquier ámbito de la vida.

Diario HOY. 3 de julio de 2009

Libro: “El Lazarillo de Tormes”. Anónimo. Edición prologada por Francisco Rico y Bienvenido Morros. Guida Editori, 2005. 18ª Edición. 191 páginas.

Sitios recomendados: Residencias de Mayores en Extremadura. El Encinar de las Cruces. Don Benito (Badajoz)






Estoy en crisis pero aún creo

15 06 2008

El eje Washington-Londres-Madrid nos llevó a Irak. Decían que bajaría el petróleo. Hoy el eje Roma-Berlín-París quiere que trabajemos 65 horas a la semana para pagar la fiesta


Un informe del Congreso de los Estados Unidos de Norteamérica ha revelado que las dos bajadas de impuestos acometidas por la administración Bush, en 2001 y en 2003, beneficiaron, sobre todo, a los ciudadanos que ganan más de un millón de dólares al año, reduciendo sus obligaciones en casi un 20% anual. El candidato republicano que lo intentará suplir, el senador McCain, ha prometido en campaña rebajas por valor de otros 2.000 millones de dólares para las grandes empresas. Sólo a la petrolera Exxon le quiere bajar los impuestos en 1.200 millones. El petróleo ha doblado su precio en ese país. En España, Portugal y Francia la subida de los carburantes –hay quien pronostica que no parará hasta llegar a los dos euros el litro- ha provocado los primeros cierres patronales –no una huelga- de los autónomos, esos pequeños empresarios que no saben cómo amortizar los camiones comprados durante aquellos años. Quieren toda Europa para sus mercancías pero son incapaces de denunciar y paralizar a los piratas que trabajan por debajo del coste de los portes: ¿Quién tira la primera piedra? Se han quedado con la escoba tras el encantamiento que el precio del dinero (Euribor al 1,9% en el mismo 2003 y hoy un 5,5%) les lanzó a dejar de ser asalariados y hacerse jefes. Como algunos capataces de obras que compraron suelo y hoy ni con nuevos planes urbanísticos mantienen su valor de compra. Transportistas, pescadores, taxistas –¿Y por qué no líneas de autobuses, representantes de comercio, ambulancias…?- dicen que el Gobierno -¿Cuál de ellos en Europa?- imponga tarifas mínimas: ¿Y la libertad de mercado y de fronteras?. Si no, aquí no se mueve ni dios. En 2003, el año de las rebajas, el Eje Washington-Londres-Madrid nos metió en una guerra en Irak. Ana de Palacio dijo que bajaría el precio del petróleo. Sería la más inmediata consecuencia. Mentira. Tras la Primera Guerra Mundial se fundó la Organización Internacional del Trabajo. Limitó la jornada laboral a 48 horas semanales. Hoy el eje Roma-Berlín-París apoya ampliar la jornada de trabajo hasta las 65 para pagar la fiesta. ¿Sigue siendo Rajoy el amigo de Merkel y Sarkozy? Es imposible defender rebajas de impuestos y encomendarse al dinero de todos para que palie estas consecuencias. Es como Esperanza Aguirre, que pide más para Madrid pero rebajó todos los impuestos cedidos y recurrió con los que Extremadura pretendía gravar la caza, la producción de energía o los solares inactivos. ¿Y nosotros somos los subsidiados? Los conflictos que genera su modelo no nos dejan ni vender la fruta de las cooperativas, que pagan sus impuestos aquí porque se crearon con nuestro autogobierno. Y la banca ha cerrado el primer trimestre de 2008 con un 10% más de beneficios que el pasado año: ¡Menos mal! Caso de pérdidas también lo repercutirían en Juan Español. Estamos todos pillados. No acepto lo de siempre: la izquierda para las crisis, la derecha para la bonanza. Como cuando la reconversión industrial de los 80. Me he hecho un altar. En un lado, velas a David Villa; en el otro, a Barack Obama, que tiene carita de San Martín de Porres. Necesito rezar. Pero hacerlo en silencio. Desde luego, los que menos derecho tienen a hablar, que se callen. Y arrimen el hombro. Aún creo en otro mundo.

Diario HOY. 15 de junio de 2008

Libro: “San Martín de Porres. Biografía del siglo XVII”. Autor: Bernardo de Medina. Editorial Jus, 1964. Digitalizado el 29 de enero de 2008 en google books. 247 pags.

Sitio recomendado: Capitolio, sede del Congreso de los EE.UU. Whasington.