20 N

6 08 2011

Ocupará este año sitio en Sol y nos alejará para siempre de la plaza de Oriente

Por séptima vez en la historia de la democracia, las elecciones en España se adelantan. El anuncio realizado por el Presidente del Gobierno de fijar la cita el 20 de noviembre entierra todas las especulaciones previas. Hasta el miedo de que un hipotético pacto con el PNV para los presupuestos de 2012 nos hurtara la red transeuropea de mercancías (Eje 16) que une Sines-Algeciras con Madrid y París, se disipa como el humo de una fogata con este adelanto. Y, tal y como sucedió con Portugal -hoy intervenida por la Unión Europea pese al cambio de gobierno a favor de los conservadores del PSD- la futura decisión de los españoles no cambiará esta crisis financiera internacional ni vislumbra otro escenario de esfuerzo con que afrontar el déficit -mayor el privado que el público- si no es con rigor, reformas y decisión. Nada ayuda esas lecturas apocalípticas que horadan el prestigio del país en el exterior y ahuyentan a los inversores.

Pero el 20-N no es simplemente una cita a las urnas. Pese a que nadie desee reconocerlo, el volumen informativo que generará una campaña electoral enterrará también la asociación de estas siglas a cualquier conmemoración anticonstitucional. El 20-N será a partir de este año una fiesta democrática y nunca más un homenaje al fusilamiento de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange en 1936; ni al fallecimiento del general Franco en 1975; máxime cuando hasta historiadores nada sospechosos de “revisar la historia” como Ricardo de la Cierva sostienen que la muerte del dictador se produjo un día antes pero se hizo coincidir con el “Día del Dolor” para grabar en nuestro calendario un hito eterno. Más eficaz que cualquier ley para la memoria histórica, un nuevo tiempo superará a otro. Nostágicos del franquismo o ultraderechistas de cualquier ámbito tendrán difícil usurpar con sus fotos y parafernalias los titulares de ese día. El 20-N de hace sólo cuatro años se llevó por delante la vida de Carlos Javier Palomino en el metro de Legazpi, en Madrid; y está señalado también por la violencia de los extremistas de izquierda y derecha con las ejecuciones de los nacionalistas vascos, Brouard y Muguruza. Nada mejor que los ciudadanos acudiendo en masa a las urnas para superar el odio y el rencor.

Será la democracia el mejor enjuague para tales propósitos. Una fiesta de la participación ciudadana ocupará la plaza del sol y nos alejará de la de oriente porque el riesgo de la involución siempre amenaza a las sociedades en crisis y alienta a los salvadores de la patria. Frente a ellos, se expondrán con toda legitimidad los distintos programas y candidatos. El Rey se ha apresurado a señalar que no es tiempo “de batallitas” y que los políticos “deberían hacer piña” para sacar al país de esta situación, donde ninguno sale inocente de la deriva. De hecho, los dos grandes partidos -PSOE y PP- presentan a dos candidatos nacidos de las trastiendas del Estado que proclaman su intención de desarrollar una campaña limpia, sin gurteles ni faisanes que los enreden en el desprestigio de lo público. Sería la gran victoria del 20-N para la nueva generación de españoles que esperan ser escuchados cada día y no tener que ocupar las plazas públicas para hacerse oir.

Diario HOY, 6 de agosto de 2011

Libro: “Los hijos del 20-N: historia violenta del fascismo español”. Autor: Mariano Sánchez Soler. Ediciones Temas de Hoy, 1993. 397 pags.

Sitio recomendado: Plaza del Sol. Madrid. España

Anuncios




Spanier 44.904

11 06 2011

Me quedo con Semprún, intelectual que vio en Europa el antídoto a los egoísmos, quien nos trajo un museo para Dalí y otro para los Thyssen

Dos judíos americanos de filiación germánica entraron el 11 de abril de 1945 para liberar el campo de concentración de Buchenwald. Allí estaba Jorge Semprún. Deseado o no, la vida de Semprún fue para Europa como la de Forrest Gump en los EE.UU: siempre estuvo allí. En su caso, nunca por casualidad sino por compromiso ideológico pero la historia del siglo XX pasó por sus ojos y su pluma hasta en guiones de cine con Alain Resnais o Costa Gavras. Nieto de Antonio Maura e hijo de un gobernador civil y diplomático republicano; exiliado y resistente al nazismo, deportado por la Gestapo; militante del PCE y expulsado después por sus críticas, luchó contra el totalitarismo que reconocía desde que Hitler y Stalin sellaron el Pacto de Munich; afrancesado en España y “rojo” en París; aceptó el ministerio de Cultura en 1988, sucediendo a Javier Solana, y contribuyó así a enterrar el rencor entre las dos Españas. Recuerda Felipe González, entonces Presidente del Gobierno, que, pese a esa tradición republicana, fue el único ministro que solicitó audiencia con S.M. el Rey D. Juan Carlos para comunicarle antes que a nadie su cese, tres años después: “Llevaría en el ADN ser nieto de Maura, primer ministro con Alfonso XIII”, ironizó Felipe.

Es lo que tiene el ADN, que siempre revela información. Para el aspirante impaciente de la derecha en Extremadura, algunos llevan en el suyo “ocultar facturas”. Desde Arzallus no se habían retratado mejor. Y eso que -pese a que sus pactos locales con unos y otros dejarán en agua de borrajas esa cantinela de que gobierne la lista más votada- esta derecha ridiculiza que algunas familias cotejen sus señas genéticas para poder enterrar a sus muertos: “Se tiran todo el verano desenterrando huesecitos con dinero público” llegó a afirmar un dirigente del PP extremeño el pasado verano. Hoy, apelan al ADN como el determinismo que combatió Semprún en Buchenwald y enmascaran los “huesecitos” con las bilis que sólo el rencor puede activar.

Me quedo con Semprún. Con el intelectual que siempre vio en Europa el antídoto a los egoísmos. Con quien trajo a España un Museo para Dalí y otro para la colección Thyssen, ese prusiano casado con Carmen Cervera y heredero del otro pasado. Quien nos encargó mantener la memoria europea de la resistencia y el sufrimiento, comenzando por la judía, y ese olor a carne quemada que se impregnó para siempre en su memoria. Quien, esquilmado por unos y otros, regresó un día al campo de exterminio, convertido en museo del país de nunca jamás, y exclamó sin rencor alguno: “Estos alemanes son increíbles”. Me quedo con el relato sobre sus días del preso español 44.904 en Buchewald porque con aquella cifra grabaron en su ADN que sólo en el heroísmo de la razón una persona salva su alma y, de paso, la de la misma Europa. Descanse en paz y nos invite hoy su testimonio de vida a reflexionar. Si estos son tiempos revueltos, imaginen estar marcado de por vida con el Spanier 44.904 en tu piel impregnada con el veneno del rencor. Y llegar a morir en paz, empezando por uno mismo.

Diario HOY, 11 de junio de 2011

Libro: “La escritura o la vida”. Autor: Jorge Semprún. Editorial Tusquets. Barcelona, 1997. 330 pags.


Sitio recomendado: París. Francia





Como el pulpo Paul

5 02 2011

Si el cefalópodo disparaba la cotización de España en las apuestas, Merkel lo ha hecho tranquilizando a los mercados

El viernes, los Príncipes de Asturias presidirán la entrega del premio Carlos V a quien fue máximo responsable de la política de seguridad europea: Javier Solana. El acto ennoblece la dimensión europeísta de Extremadura, gracias a la labor que desempeña desde hace años la Fundación Academia Europea de Yuste y por el apoyo que desde sus inicios muestra la Jefatura del Estado con la presencia hasta este año de Don Juan Carlos. El rey también estará días antes en Cáceres y entregará los Premios Nacionales de Diseño.


Carlos I de España y V de Alemania, que luchó por la unificación europea, unió en su reinado la sobriedad prusiana con el arrojo y la creatividad latina. Y si cinco siglos atrás, ese periodo abrió la etapa más fecunda para la internacionalización de España, la presencia esta semana de la canciller alemana Ángela Merkel cierra las dudas sobre la economía española. Merkel cogió el testigo del ‘pulpo Paul’: si el cefalópodo se posaba en la urna de España una jornada antes de los partidos que nos llevaron a ganar el Mundial de Fútbol y disparaba la cotización de nuestra selección en las casas de apuestas, el mensaje de Merkel -«España ha hecho sus deberes y está en muy buen camino»- ha tranquilizado al ente oscuro de los ‘mercados’ que nos puso al borde de un ataque de nervios.


La democristiana Merkel destacó el pacto social para la reforma de las pensiones aprobado la víspera de su visita, con el consenso entre la nueva patronal de Joan Rosell y los sindicatos, pacto al que está llamado a sumarse el PP cuando aborde su fase política, si no quiere identificarse aún más como un partido obsesionado con el poder, y no con los problemas de los ciudadanos. Alemania viene de un gobierno de cohabitación entre SPD y CDU que le costó las elecciones a los socialdemócratas, abrir heridas ideológicas con Oskar Lafontaine y el reconocimiento a posteriori a su excanciller Schröeder. Algo impensable ya en España por la actitud obstruccionista de los populares en todo este proceso de reformas para atajar la crisis. Esta semana, Merkel se hizo la foto con Gobierno, CEOE y sindicatos. Y faltaba alguien: la oposición. Alemania demostró al mundo que sólo con esfuerzo, y con decisiones durísimas, sobre todo para los principios ideológicos de la izquierda, puede generarse empleo, el bien más social, si no se quiere distribuir deuda o migajas. Y la CDU ganó las elecciones porque supo estar entonces al lado del Gobierno y no viéndolas venir. Nada extraño para los germanos, que afrontan los partidos de fútbol como la mecánica de sus motores automovilísticos: sin parar los noventa minutos y donde cada jugador es una pieza. Sólo podría sorprenderles el arrojo o la creatividad que dibuja un cabezazo a la salida de un córner o una generación de españoles dispuesta a romper la maldición de los cuartos de final. Aún, la marca en la camiseta de La Roja es francogermana, los dos países que más recursos aportan a los fondos europeos de cohesión, aunque el diseñador nazca en Madrid o Cerdanyola del Vallés. Porque el «¡Qué inventen ellos!» es la gran maldición que no sabemos derrotar. O no queremos, que sería peor.


Diario HOY, 5 de febrero de 2011

Libro: “La redención del pueblo: la cultura progresista en la España liberal”. Autor: Manuel Suárez Cortina. Universidad de Cantabria, 2006. 451 pags.

 

Sitio recomendado: Bremen, Alemania






Los “gorrillas” del aire

11 12 2010

 

El Estado de Alarma nos devuelve el orgullo por lo público y por funcionarios en su defensa de los derechos constitucionales

Los ‘gorrillas’ son un producto típico del sur, de las calles extremeñas y andaluzas. En Madrid no hay. Aquí estamos acostumbrados a su presencia. Hace años, los de la hermandad de ex combatientes te ponían un cartón azul en el parabrisas; ahora son otros derrotados los que hacen notar su presencia. Para existir deben aparentar que la calle es suya, con aspavientos de autoridad. Casi como una extensión de la beneficiencia le ‘cedemos’ un espacio público y autoridades civiles y militares, guardias urbanos incluidos, les soltamos medio euro, antes que pasar por taquillas más exigentes.


Cuando alguno amenaza con rayar tu coche si no pasas por ‘taquilla’, el vecino reclama su derecho a aparcar y la Policía aparece con otra intención, más expeditiva y coherente con el interés general. Es como un pequeño Estado de Alarma. Lo que aplicó el Gobierno el puente de la Constitución y de la patrona de la Infantería para doblegar a esos ‘gorrillas’ del aire que exigieron más dinero por aparcar los aviones de nuestro espacio aéreo, propiedad nacional. Su militarización, por conculcar un derecho tan fundamental como la movilidad, ha devuelto a los españoles el orgullo por la defensa de lo común, de los derechos inalienables y de un Ejército que -desde la lealtad mayoritaria al Rey demostrada el 23-F- ha ratificado su defensa de los valores constitucionales, a la orden del Consejo de Ministros, de la democracia, cerrándole el paso a estos pícaros, enfermos por la nómina y traidores a la vocación de servicio público que debe guiar a cualquiera cuando oposita o contrata con una empresa pública. No extraña que, con esos comportamientos, no se movilicen los ciudadanos contra las privatizaciones.


Cuando el CIS refleja escasa confianza en los políticos, este puente de la Constitución, mientras otros aguardaban en Fuerteventura, el Gobierno quebró el chantaje de los ‘gorrillas del aire’ y el presidente de la Junta y la delegada del Gobierno vigilaron la alerta por el vendaval que amenazó a Extremadura. Son políticos que ganan menos que los controladores aunque deban vigilar todo tipo de tráficos, con más presión y peor prensa. Esta semana, José Luis Quintana se despega de una cómoda posición frente al Fomento regional y desea brindar su agenda y gestión al juicio de los vecinos de Don Benito. Otra muestra de compromiso. Pero, como ocurre entre ‘gorrillas’, aparecen oportunistas que jamás ayudaron a buscar plazas donde aparcar el vehículo pero reclaman limosna apareciendo por allí a última hora, cuando todo está decidido. Apelan a que no pueden trabajar porque están enfermos, de ansiedad. Envían desde la distancia solidaridad de veraneo con traje y corbata; te quieren agarrar de la solapa, o visitan los daños de la reyerta tres días después de que todo estuviera controlado. Contra eso también habría que estar en alarma, porque los datos del CIS no benefician a nadie sino que alertan al propio Estado. Y esta vez, así lo renovaron esta semana, no podemos culpar a los militares, los que se marchan de nuevo al Líbano, a una torre de control, para defendernos de gorrones y gorrillas.


Diario HOY, 11 de diciembre de 2010

Libro: “El modelo constitucional de las Fuerzas Armadas”. Autor: Lorenzo Cotino Hueso. INAP. Madrid, 2002. 747 pags.

 

 

Sitio recomendado: Don Benito, provincia de Badajoz. Extremadura.







Cruce de caminos

6 11 2010

Este fin de semana, cerca de la Sagrada Familia que diseñó matemáticamente Gaudí, la Iglesia se topa con una encrucijada

Fue mi profesor de lengua castellana quien me enseñó a analizar el lenguaje bajo la estructura de árbol. Sujeto, verbo y predicado albergan complementos que se asemejan a ese ser vivo: Bajo tierra, los primeros son embrión de la raíz. Sobre ella, el tronco desde donde las ramas generan la copa que abriga el sentido definitivo. Los profesores son claves para el destino de un joven, quienes orientan a los niños. De este a oeste, y de norte a sur, cualquiera coincidiría con aquella máxima de Max Aub -”uno es de donde estudia el bachillerato”- si no existiera la familia, el árbol más fecundo, diverso, extenso y ramificado, en la que uno nace y genera tantos vínculos como destino. Es un privilegio que coincidan en la misma ciudad. No siempre es así. Tampoco, tenerla junta. Saber de dónde es uno, adónde va, es esencia del humanismo, ese punto en el que coinciden los valores del creyente con los principios del laico, lo común en un cruce de caminos.


SAR doña Letizia, Princesa de Asturias tras su matimonio con el futuro Rey de España, inauguró ayer el primer congreso internacional de medios de comunicación en el aula. Encima de la mesa, la trinidad que hoy socializa a nuestros hijos: educación, comunicación (la televisión e Internet, en especial) y familia. Este siglo XXI ha trastocado todo: Socialdemocracia y cristianismo coinciden y critican al neoliberalismo como el satán que tambalea nuestro bienestar, para lo que sólo hace falta unas tacitas de té. Hombres y mujeres trabajan. Los abuelos invierten su jubilación criando nietos tras sacrificarse con los hijos. Los videojuegos ocupan más tiempo que los padres en sus vidas. Y para colmo, en demasiadas familias monoparentales, la pareja usa al menor como arma arrojadiza y la patria potestad de los padres se diluye entre conflictos: “¿Quién decide el odontólogo? ¿Por qué un teléfono móvil a su edad? ¿Fútbol o judo? ¿La comunión?…” En esta transición hacia otra época, consensuar sobre los menores será tan relevante como mantener un bienestar con el que se construyó la riqueza de unos pocos, o aproximar la igualdad entre el derecho civil y el ecliesiástico.


Nadie duda de que D. Felipe y Dña. Letizia se casaron por amor, como se casan las parejas, acercando la Corona al pueblo, al concepto de familia moderna y diluyendo sospechas sobre su libertad. Tampoco que el Cristianismo se distingue por su atención al prójimo, al otro: la ilustrada fraternidad. Es necesario que coincidan los dos caminos, acercar la igualdad de género a la Iglesia Católica del celibato y el dogma de la Santísima Trinidad (ya saben: padre, hijo y Espíritu Santo). Los alemanes dieron una solución hace siglos: que la monarquía fuera también representación de la Iglesia en el Estado. Así, hasta Andorra se sentiría cómoda y se recaudaría más IVA. Unido el cristianismo en un mundo de bloques, España sería más país y en paz. Pero dejaría de ser aconfesional, un precio demasiado alto. Afirmé hace un año que es necesario reformar la Constitución para alcanzar la paridad de sexos en la sucesión, como lo es para el Senado y ser una verdadera cámara territorial de entes locales y CC.AA. La Monarquía Constitucional se presenta hoy más moderna que la Iglesia. Este fin de semana, cerca de la Sagrada Familia que diseñó matemáticamente Gaudí pero no completó, nos topamos con esa encrucijada. La reciente visita de Benedicto XVI al Reino Unido es síntoma para creer en la esperanza. Que la Razón o la paloma blanca, con la que se representa desde niños al Espíritu Santo, les ilumine. A ambos.


Diario HOY, 6 de noviembre de 2010

Libro: “El árbol de la Ciencia”. Autor: Pío Baroja. Cátedra. Madrid, 1985. 303 pags.

 

Sitio: Sagrada Familia. Barcelona. España




 








Con Michelle en la costa

7 08 2010

Siempre líderes del Partido Demócrata norteamericano restañan las heridas que causaron los imperialismos republicanos

El día que Michelle Obama y su hija Sasha llegaron a Marbella ya llevábamos un par de noches por aquí. No es un resort de la cadena Ritz pero Fuengirola desde hace años apaña a cordobeses y extremeños que pasamos una semanita de sol y playa. Pese a la crisis, cada año son más los veraneantes nacionales, y menos los ingleses y alemanes, aunque los hoteles -más modestos y masivos que el de la “primera dama”- se empeñen en disciplinarnos con horarios continentales que obligan cenar antes de las diez o a renunciar al buffet si apuras la cerveza y el espeto de mediodía.


La visita de las Obama supone un aldabonazo para España, se mire por donde sea. Incluso, ese sentimiento antiyanqui, que creció en nuestro país desde el desastre de 1898 y se realimentó con la guerra de Irak, quiso ridiculizarla con el “Bienvenido Mr. Marshall” por el despliegue mediático y la expectación que ha despertado. Pero nadie negará que el turismo, tan castigado por los escándalos urbanísticos y los gobiernos “independientes” que los amparaban en esta Costa del Sol, encuentra con la visita una campaña de promoción que jamás podría financiar el “Visit Spain” con el que el Gobierno ha llenado estadios y pabellones durante los últimos meses. Y Michelle Obama, y su hija, eligieron, además, un municipio que ya goza de la normalidad institucional que años atrás se violentara con los Gil y Gil, los Cachulis, los “dientes, dientes” y la mafia del Este campando a sus anchas. En Marbella, como en el resto de la costa española, arraiga ya una tenebrosa percepción de la politica que me anunciara hace una década un tenista argentino: “Sí, con De la Rúa recuperamos la dignidad pero él nos trajo el corralito; Menem sería un ladrón pero corría la plata”. Hay sociólogos que interpretan encuestas en Andalucía con intención de voto a los dos grandes partidos y un tercer grupo ubicado en el litoral que les culpan del desempleo por igual, y -lo más preocupante- que disculpan ese atentado urbanístico si esa falsa riqueza se mantiene. Algo no muy lejano a la doctrina Camps que sigue arrasando la comunidad valenciana. Y una desafección hacia la política que recuerda a la Euskadi de los ochenta cuando allí señalaban a los partidos estatales por el cierre de Altos Hornos. Michelle se acercó a la Alhambra de Washington Irving, algo ya iniciado por los Clinton -siempre líderes del Partido Demócrata restañan las heridas que provocaron los imperialismos republicanos de los Bush- y al sacromonte lorquiano. Una ciudad que no disputa candidatura alguna para capitalidad cultural pero que encierra simbolismos de convivencia religiosa en su patrimonio. Michelle visitó la Capilla Real que guarda los restos de los Reyes Católicos y descansó en el parador de San Francisco antes de visitar a los actuales monarcas en la residencia de Marivent.


Esta joven democracia española fue tutelada por los EE.UU. Siempre está ahí para tendernos una mano en periodos de debilidad. Lo hizo durante la transición y lo hace ahora con este impulso a un turismo necesitado de confianza, modernidad y mayor excelencia en el servicio. Y de una estrategia de sostenibilidad que evite que llevemos dos días sin bañarnos porque el Levante arrastre a mi playa la porquería que no depura Benalmádena. Casi como una metáfora. Y ha tenido que ser la primera Primera Dama de raza negra quien limpie con su visita la imagen internacional de este estratégico sector para España. Como un símil en tiempos de estancamiento.


Diario HOY. 7 de agosto de 2010

Libro: “Las relaciones entre Estados Unidos y España durante la guerra civil y el primer franquismo (1936-1945)”. Autor: Misael Arturo López Zapico. Ediciones Trea S.L. Gijón, 2008. 384 pags. 30 €

Sitio recomendado: Costa del Sol. Andalucía. Hotel Puente Romano. Marbella.







La bandera en la rotonda

5 06 2010

Esta vez, hasta delante del Rey, el objetivo era Vara, meterle en el ajo de las iras promovidas

Ondea la bandera de España que Defensa ha regalado a Badajoz tras la celebración del Día de las Fuerzas Armadas. Está en la rotonda del doctor Herrera Pombo. Su escudo constitucional lava, como el agua del Guadiana que simboliza la estatua que Ávalos -autor del conjunto escultórico del Valle de los Caídos que hoy se cae por el mal de la piedra y la conciencia- le vendió a la ciudad por decisión del gobierno municipal. A mi no me disgusta que estos gestos cooperen para enterrar las dos Españas, justo en una avenida en honor a un alcalde asesinado, Sinforiano Madroñero, la única con tres carriles por cada sentido y que ejecutara el alcalde socialista Manuel Rojas, ése a quien no querían ponerle el nombre del Palacio de Congresos y sobre quien quisieron descargar el cambio de nombre de esa vía hace unos meses. Todo borrado por el mejor símbolo, el que solapa aguiluchos y la tricolor, para que nos sintamos tan cómodos como en las orillas del Guadiana se vio al Ejército.


Las conversaciones entre el Presidente de la Junta de Extremadura, Fernández Vara, y la Ministra de Defensa, Carme Chacón, hicieron que se eligiera Badajoz. Hoteles a rebosar, calles atestadas de gente, buena convivencia, horas en TVE y -para más honra- el Rey de España volvía a su actividad pública. Todo a pedir de boca, con el protagonismo centrado en los militares y la Jefatura del Estado hasta que -como sucedió con la inauguración del Puente Real, la margen izquierda, el estadio Nuevo Vivero donde la Junta cofinanció la obra, Palacio de Congresos, Cumbre Hispano-Lusa…- se activó la estrategia de los silbidos y los teléfonos para coordinar la crispación. No se trata de “la Junta no quiere a Badajoz” porque en esta legislatura edificios, accesos o los proyectos de futuro fueron, están o estarán financiados por el gobierno regional o por el Plan E. En Mérida, algunos nunca se enteran que jaramagos y basura creciendo en viales recién terminados forman parte de esa táctica para ensuciar cualquier actuación en la ciudad. Pero esta vez, hasta delante del Rey, el objetivo era Vara, meterle en el ajo de las iras promovidas, porque para la ambición no hay mayor freno que en todas las encuestas -incluso las más favorables- continúe superando en simpatía y apoyo a cualquier otro candidato: ¿Y ahora qué le decimos a Callejeros, que nos dañan la imagen de la ciudad? ¿Los abucheos son libertad de expresión? ¿Y las quejas televisadas en Colorines?…


No estuve en la tribuna porque no tuve el honor de estar invitado. Sé que algunos allí presentes se indignaron por los silbidos planificados. Sólo fui uno de los que recibí una llamada la tarde del 13-M de 2004 para impedir que nadie se agolpara frente a la sede del PP. Me siento orgulloso. En Badajoz, no hubo incidentes. El pasado sábado, en la recepción en el MEIAC, un alto cargo popular dijo: “Nosotros aguantamos más con la guerra de Irak. Es la vida”. No es verdad. Los que aguantaron en Irak fueron los que allí se la jugaron, los que festejaban su Día ese fin de semana, a quienes esa ambición estratégica les intentó hurtar protagonismo y ensuciarles su memoria. La bandera ondea en una rotonda, en ese círculo de la historia que se repite. Fundamentalmente por ellos, a quienes se homenajeaba. Porque siguen defendiéndola en favor de la paz. Afortundamente, en otras latitudes.


Diario HOY, Badajoz 5 de junio de 2010

Libro: “La estrategia de la crispación”. Informe sobre la democracia en España. Autor: Fernando Pedrós. Fundación Alternativas, 2007. 266 pags.

Sitio: Avenida Sinforiano Madroñero. Badajoz