El amor es ciego

16 09 2011

El Ministerio de Economía certificó que el déficit anual de la Junta era del 2,7 a 30 de junio, muy lejos del 6,8 que lanzó el ejecutivo regional. Su presidente se subió a la ola de recortes por fascículos: un 10% del presupuesto y horas más tarde lo elevó al 20%. Abrazan la doctrina y no aumentarán los ingresos: los impuestos de solares, sucesiones y donaciones se eliminan; descartan vender a los inquilinos el parque de viviendas sociales como en Castilla-La Mancha, algo que dejó muy avanzado el anterior gobierno. Cien millones de euros menos. Un recorte así tocaría sanidad, la educación o los servicios sociales. Serían más de mil millones. 75 profesores asociados de la UEX y 610 laborales de GPEX sólo son el prólogo. Analistas internacionales cifran que un 20% menos en las cuentas regionales acarrearía entre ocho y trece mil desempleados. A eso, habría que añadir la paralización de la obra pública -ya anunciada- que rematará a las empresas del sector ante sus bancos; el final de los créditos ICO; la ausencia del plan local de choque, consensuado con las cajas y las diputaciones; el de empleo-experiencia, que -en Badajoz- no rebajará ni un desempleado porque de ahí sale la ayuda a domicilio… Los ayuntamientos, que no pueden perder tiempo, han subido las tasas del agua, el autobús o las instalaciones deportivas por encima del IPC, el déficit anual que incorpora cada año una familia. Con el PP, en Cáceres pueden llegar al 50% de subida.

Siempre queda el marketing. En Madrid, Monago se enfundó la máscara del barón rojo para pilotar su caravana del amor. Defendió el impuesto de patrimonio, que no figuraba en su programa electoral. Ese guiño a IU tenía trampa: que lo recauden otros. Se permitió hasta un looping: que el Estado lo reparta, dando más a quienes menos ricos tienen. Ya lo avanzó el 8 de Septiembre, tras premiar a un exitoso empresario luso. En Extremadura, sin ser desdeñable, afecta a menos de mil rentas frente a 150.000 en el resto de España. Desde que fue concejal, sabe lo cómodo que es traspasar el coste electoral de recaudar, sea a otro gobierno o una concesionaria. Si su partido gobernara en Moncloa, las piruetas reportarán más titulares en su campaña personal y nulos efectos reales en las cuentas regionales.

En Badajoz, que saben de guiños, IU ya ha denunciado la paralización de las ayudas por emergencia social al municipio. El paro en la ciudad es del 26%. La EPA de septiembre a diciembre puede dejar ciegos a tanto enamorado a primera vista. “Tendría que caer una especie de desastre, un tsunami en la economía, para que nos planteáramos una moción de censura -dijo Pedro Escobar. No está en el horizonte ni a corto, ni a medio plazo”. Hay quien ya los prevee el 20-N y en Andalucía meses después. Juega con esos cálculos. Entonces, hasta la oposición a una refinería dejaría de servir como un guiño. El desastre en Fukushima puede ilustrar el tsunami de paro que se avecina. Por eso, ya han dejado caer un poco el otro párpado. No revocan el interés social de ese proyecto industrial que aliviaría el desempleo. El desamor con IU forzaría hasta elecciones anticipadas. Pero guiñar los dos ojos al mismo tiempo termina dejándote ciego por un instante, o dando palos de ciego hasta entonces.

Diario HOY, 16 de septiembre de 2011

Libro: “El Lazarillo de Tormes”. Anónimo. Editorial Lectorum. México, 2000. 90 pags.

Sitio recomendado: Fukushima. Japón

Anuncios




Pobre de mí

16 04 2011

La próxima campaña debería discurrir por imperativos de realismo si no queremos caer en la decepción, primer paso para la desesperación

No les llego ni a la suela de los zapatos. ¿Qué hago yo escribiendo esta columna si no alcanzo su sapiencia? Seguro que cometí el irreparable pecado de dictar doctrina cuando ellos, desconocidos, más jóvenes en un caso, o supervivientes de todos los ciclos políticos en otro, están ahí. Se presentan ante los demás como ángeles de Charlie; todo lo saben y para todo tienen solución. Son como esos productos de teletienda, eficaz si das el número de tu tarjeta de crédito. El voto. El último, el candidato del PP en Herrera del Duque. Lamento no saber su nombre. «Los 500 desempleados de su pueblo encontrarán un puesto de trabajo», asegura, cuando él «sea alcalde». Y no sé su nombre, como el de otro centenar de candidatos del PP aún no designados; no sé si porque no los encuentran de tal nivel, o porque no aceptan ceder su clarividencia al resto de los mortales.

El alcalde de Badajoz, con tantos años de gobierno, seguro que no dudará en llamar por teléfono a tan divino fichaje. En su ciudad son 18.000 los parados; en Don Benito, casi 5.000. Valencia supera los 530.000 parados. El PP debería clonar a candidatos así y proteger su Twitter, su Facebook con las armas legales y legítimas que no reconoce para los mortales. Hombres así, sin mochila al hombro de privilegios, que nunca viajan en clase preferente pese a disponer de la piedra filosofal que difuminará la crisis internacional, no deberían vestir con zapatillas. Incluso, si así los hubiera, si declararan a los demás que «un cambio de políticas, llevaría un cambio en el nivel de empleo», como se ha atrevido a dictar el aspirante regional, la quintaesencia del liderazgo no debería ser placer sólo de los extremeños. Que se aparten Celdrán, Mariano Gallego, Esperanza Aguirre, Valcárcel o Camps, porque aquí hemos topado con el Mago de Oz. Y yo sin saberlo.

Corremos el riesgo en esta campaña electoral de caer rendidos a los pies de los iluminados, vendedores de mantas, capaces de culpar de todos los males al político de enfrente. Se olvidan de que ellos también gestionaron en años de bonanza cuando todos arrinconaron el valor del trabajo como única herramienta de futuro. Hoy, más que nunca, debemos huir de quienes -con ramalazos de clase preferente cuando aún no han aclarado ni una sola medida- no reconocen que en esto hemos entrado por culpa de todos y sólo saldremos con la ayuda de todos. Y poco a poco. La carrera corta atrae al cabreado, que termina convirtiendo su enojo en conflicto cuando recortan derechos en la educación, la sanidad o prestaciones sociales. Miren Cataluña, con una primera manifestación de protesta. Miren Madrid, con un alcalde a quien le sobran indigentes en la calle. Miren la decepción de los jóvenes ingleses, tras la victoria de Cameron. La próxima campaña electoral debería discurrir por imperativos de realismo si no queremos caer mañana en la decepción, primer paso para la desesperación. A los alemanes en 1933 les prometieron todo y terminaron derrotados tres legislaturas después. Los pobres mortales, tan incrédulos, ya sólo pedimos que todo esto -si cuaja- nos coja confesados. O en zapatillas, para salir corriendo.

Diario HOY, 16 de abril de 2011.

Libro: “La hegemonía menenista: el neoconservadurismo en Argentina. 1989-2001”. Autor: Alberto Bonnet. Prometeo Libros. Buenos Aires, 2007. 440 pags.

Sitio recomendado: Herrera del Duque. Extremadura





Otro error

31 07 2010

Pocos hablan de los tenderos, guías, barmans o taxistas que se apuntarán al INEM por esa fiebre al dolor de los toros


No contribuiré desde estas líneas a plantear la abolición de las corridas de toros en Cataluña como un conflicto territorial, ni como una ofensa a la cultura patria. Es un error. Lo tengo claro. Empiezan con el burka y han terminado con los toros. Con algunos, porque Iniciativa per Catalunya tendría que explicar por qué el toro sufre en una corrida y no cuando le prenden las astas en un “bou embolat”, o lo amarran como un Cristo hasta el estrés cardiaco en un “correbou” durante cualquier fiesta patronal en las Tierras del Ebro, esa zona de Tarragona donde aún repta un tal Suñé que –bajo esas siglas- clamaba como un almuecín que adoptaran niños extremeños. Tan sensibles para prohibir espectáculos como en una dictadura y tan egoístas para burlar a la solidaridad. Tan tolerantes para justificar una quema de fotos como tradicionales para que un menor corone un “castellet”.


No eres más español por ir -o no- a los toros. Es otro error. Uno entendería que se apele a la conciencia del sufrimiento animal si también se aplicase a los “cargols” cocidos que convocan a miles de personas o a la matanza del cerdo que no sólo es atávica en Extremadura. Tampoco es una deslealtad del PSC contra España. Más demagogia. Montilla votó en contra de la abolición y su portavoz, David Pérez, defendió esa postura por coherencia con la tradición liberal de prohibir lo mínimo, la cual inspiró la constitución de ese soberano Parlament y de los partidos que lo conforman, cuya mayoría aprobó esta censura. Tampoco es patrimonio del PP esa españolidad de ruedas de prensa. Uno de sus militantes, José Manuel Soria, gobierna con Coalición Canaria y mantiene la misma abolición en las islas desde hace veinte años. Miran para otro lado cuando redoblan apuestas en las peleas de gallos o en la lucha canaria. Si el dinero aflora, la sensibilidad y la bandera se guardan en el cajón.


España no se rompe con la abolición de los toros en Cataluña, como tampoco se ha roto con un nuevo –y ya constitucional- Estatut de Autonomía ni con un Plan Ibarretxe que hace cinco años en Euskadi terminó en la ilegalidad. Es un error, eso sí. Algunos necesitan enemigos para que les reconozcan su rostro ante el espejo. CiU también. Usan los toros para distanciarse del PP, la otra derecha. Pero, sobre todo, para que tachen a Cataluña como víctima, para que las televisiones extranjeras especulen sobre su nunca consumada trama de que el resto de España no les quiere. Es otro error. Porque allí pocos, con miles de parados, hablan de cuántas tiendas y bares cerrarán en las Ramblas, y guías turísticos o taxistas se apuntarán al INEM por esa fiebre de sensibilidad al dolor de los toros. De momento, no entran en la Encuesta de Población Activa pero mantienen en política activa a nacionalistas de una y otra orilla. El sufrimiento humano es, tan universal como una fiesta que se define, ante todo, como un medio de vida para demasiados anónimos en Barcelona, Extremadura, Perú, Nimes, Portugal o Méjico… Poco tiene de interés nacional y mucho de interés vital para esos humanos: ¡Ahora vais, y les pedís el voto! ¡Por sensibilidad al dolor ajeno!


Diario HOY. 31 de julio de 2010

Libro: “Cuatro Historias de la República”. Autores: Josep Pla, Julio Camba y Manuel Chaves Nogales. Editorial Destino. Barcelona, 2003. 1.140 pags. 33,5 €

Sitio recomendado: Museo Picasso. Barcelona. Colección de Tauromaquia






El recorte

26 07 2010

Lo relevante es que, pese a los recortes, el AVE que conectará Madrid con Lisboa por Extremadura es tan estratégico como inamovible

Desde hace tres meses, distintos portavoces del PP extremeño advierten y condenan a Vara a priori: «Tendrá que responder por el futuro de los 7.000 nuevos desempleados que generará el fin del Plan L», aquel Plan de Empleo Local que pusieron en marcha Junta, diputaciones y cajas de ahorro hace dos años. En los tres últimos meses, el paro no ha crecido en Extremadura. La sociedad extremeña ha sabido absorber los potenciales desempleados -que el PP contabilizaba como votos en un absurdo axioma- y ya ha comenzado la renovación de un plan que, sólo para la provincia de Badajoz, supondrá más de 6.700 empleos, casi 800 en su capital, gobernada por el PP. En Badajoz, fueron capaces de ahorrar 15 millones de euros para un plan de empleo, tan electoralista como su última hora, gracias a que las inversiones comprometidas por ese programa electoral las asumían los ‘planes ZP’.


El PP tiene 7.000 votantes menos, según sus cuitas, y un dilema que resolver: si la reconversión de la carretera nacional entre Navaconcejo y Tornavacas se ha retirado de las inversiones del Ministerio de Fomento, alguien podrá reclamar el porqué no se adjudicó en 2002. A Extremadura le ha tocado lo mínimo: una de 32. La carretera del Jerte, como las líneas del AVE que dibujó el Gobierno de Aznar en 2003 en la cumbre de Figueira da Foz, se presentaron en ruedas de prensa -como hoy presentan a los candidatos del PP, diez meses antes de la cita electoral y diez meses antes de contribuir a más soluciones para los problemas ciudadanos- sin encargar informes de impacto ambiental, ni la opinión de las bases, que es esencial en cualquier partido que cumple con la democracia interna. Lo primero, elevó un 20% el precio de licitación de esa carretera y forzó reconstruir la alta velocidad en Extremadura, incluido su presupuesto total. Quizás, lo más relevante es que, pese a los recortes, la alta velocidad que conectará Madrid con Lisboa por Extremadura es tan estratégica que -aun con tanto agorero negativo, los mismos que contabilizaban parados como votos- se mantiene como inversión inamovible para el Gobierno de España. Lo segundo, sólo el propio PP sabrá cómo tapar esa hemorragia y sus infecciones de futuro.


Alguien podrá usar el recorte como estrategia a corto plazo pero -como cantó mi admirado Serrat- «no es triste la verdad, lo que no tiene es remedio». Si el AVE es, finalmente, una realidad en Extremadura antes que en Portugal; si los 7.000 ‘deseados’ desempleados son 7.000 tragedias menos para esta región, si a Extremadura le han retrasado una inversión frente a una decena en Cataluña o Castilla y León, los recortes dialécticos que sostienen la demagogia caen al suelo como forçados cuando el toro embiste de frente. Tan noble y leal que olvida tanto recorte, tanto engaño en el noble arte torero de la política. Si no fuera así, antes que exigir dimisiones a un concejal por exceso de celo judicial, el toro se llevaría por delante a la misma Dolores de Cospedal, quien con once cadáveres aún dolientes y pedía la cárcel y la culpa, hasta por crear el fuego, para medio Gobierno de Castilla-La Mancha. Y ella, desde luego, en otro recorte, no le pasa por la cabeza dimitir, sino convocar una nueva rueda de prensa. Hasta llegar a la próxima cita electoral.


Diario HOY, 24 de julio de 2010

Libro: “Las tauromaquias europeas: la forma y la historia, un enfoque antropológico”. Autor: Fredéric Saumade. Universidad de Sevilla, 2006. 284 páginas.

Sitio recomendado: Cascada en Valle del Jerte. Extremadura





Atardecer en Lisboa

30 01 2010

Hemos degustado la excelencia en el trabajo, en la Oficina y el Centro de Negocios que Extremadura tiene en la capital portuguesa


Dice Javier Gomá en su impecable ensayo “Ejemplaridad Pública” que la vulgaridad se ha apoderado de nuestra sociedad post ideológica, precisamente cuando el hombre civilizado ha llegado al cenit de la liberalización subjetiva frente a la opresión institucional y política de otras épocas. Es el cáncer para el legado grecolatino que Occidente debe combatir. Años de “belenesteban”, “berlusconis”, “laportas” y “chiquilicuatres” alimentan al monstruo.


La vulgaridad en su máxima expresión nos infecta a todos. Hemos perdido la conciencia de que nuestro comportamiento individual es, sobre todo, la milésima aportación a una comunidad, pero tan vital como la de al lado. Cuanto más excelente, más cimiento. Vence más la subjetividad, el individualismo y el ego que nuestra aportación al colectivo. ¡Viva el urbanismo, muera la urbanidad! Desde ese enfoque, todos nos vanagloriamos con adelantos médicos que aproximan la esperanza de vida a los ochenta años: Por lo que nos toca, principalmente. Sólo cuando aparece el reverso de la moneda, cuando las cuentas no soportan jóvenes que se incorporan tarde al mercado laboral, ese mayor ciclo vital y la retahíla de prejubilaciones y reservas activas, pero que no les impiden activar la economía sumergida, nos damos de bruces con esa realidad colectiva. Nos tocará trabajar más años. Menos que la generación de nuestros padres -es cierto- con casi cincuenta años de cotización y posguerra. Hemos disfrutado de becas, sanidad, prestación por desempleo… Y de servicios e infraestructuras que adquieren hoy el enorme valor de las pequeñas cosas. Pero hay que ajustar cuentas con el destino.


Esta semana he vuelto a Lisboa para tomar café con Pessoa y unos amigos en A Brasilera. Allí hemos degustado la excelencia en el trabajo, en la Oficina y el Centro de Negocios que Extremadura tiene en la capital lusa: su ubicación, al lado de embajadas; su disposición, con salas para reuniones, oficinas de Fomento de Mercados y SOFIEX; su ejecución, liderada por una excelente directora, Teresa Rainha; puntualidad en los actos; estética sobria; hasta preside ese tono tenue de voz que doma las conversaciones, primer pilar para la cooperación. Hemos vuelto a Lisboa para reconocer que hay autovías con o sin peajes, puentes con o sin tasas, circunvalaciones –el día que la Junta de Extremadura anunciaba el inicio de la Ronda Sur en Cáceres y Badajoz- y atascos. Hemos tenido que volver allí -mis amigos y yo- para saborear toda la inmensidad de un atardecer desde el mirador de Graça, con el sol tocando el Tajo cuando ya es océano. Es gratis. Y es la quintaesencia de la excelencia en una naturaleza que cumple cada tarde con nosotros y que, por el contrario, miles de egos depredadores olvidan en su rutina diaria del valor de su perfección. Es lo que tienen los reversos de las monedas, cuando no todo viene de cara, que -quieras, o no- te obliga a ajustar cuentas con el destino.


Nos tocará trabajar más años. Menos que la generación de nuestros padres.

Diario HOY. 30 de enero de 2010

Libro: “Poesías ocultistas”. Autor: Fernando Pessoa. Org.y selec. Joao Alves das Neves. Aquariana. Lisboa, 1996

Libro: “Poemas”. Autor: Fernando Pessoa. Editorial Losada, 1997. 14 €

Tengo el deber de encerrarme en la casa de mi espíritu y trabajar cuanto pueda y en todo cuanto pueda para el progreso de la civilización y el ensanchamiento de la conciencia de la humanidad.

Sitio recomendado: Oficina de Extremadura en Lisboa







Ojos para el Guadiana y el Tajo

14 01 2010

Artículo relacionado: “Ojos para el Guadiana y el Tajo”. Revista Vivir Extremadura. Año V. Nº 21. Febrero-marzo 2009

Uno de los últimos informes del Banco Mundial sobre la crisis internacional certifica alguno de los items que recoge el libro “El futuro económico de Extremadura: Por un desarrollo innovador” que presentaron el pasado 12 de enero en Mérida sus autores, Ramón Tamames, Ricardo Hernández Mogollón y José Fonseca. Dice el BM que el agua y la agroindustria definirán las áreas geográficas con ventaja para soportar la parálisis económica mundial.


Los recursos hídricos que aportan las cuencas del Tajo y el Guadiana hoy se han convertido en seña de identidad para nuestra región, certificado –como aquí avanzamos hace un año- en la Exposición Mundial de Zaragoza bajo el lema “Somos Agua Dulce”, rompiendo estereotipos desde dentro, y exponiendo nuevos espacios donde reivindicar y ofertar ese patrimonio natural, monumental, cinegético, gastronómico y de ocio activo, tesoros desconocidos por demasiados ciegos a las verdaderas variables que miden la calidad de vida. Pero, sin voluntad siquiera de participar en la trama, otros territorios ya reconocen desde fuera este potencial. Regiones que optaron por otro modelo de desarrollo –más cortoplacista- necesitan ahora trasvases desde alguna de esas cuencas para asegurarse, incluso, su supervivencia.


Las vegas del Segura o del Júcar decidieron reconvertir sus usos agrarios por los urbanísticos y, tras un crecimiento desmedido a sus propios recursos naturales, esperan –para su desarrollo y aún no sabemos si para el mismo consumo- que la “desértica” Extremadura, en la ignorancia o el interés de algunos comerciantes que recolectaron plusvalías en los regadíos del Guadiana durante lustros, sea solidaria. Dos modelos contrapuestos que, pese al parón generalizado, está arrojando tasas de desempleo durante 2008 respecto al año anterior bien distintas: en Murcia o Valencia entre el 66 y el 75%, mientras Extremadura cerró el año con un incremento anual del 28,2%, que tampoco es para ir de fiesta aunque con sensibles conclusiones, comparando uno y otro.


El filón energético

Agua y sol están asociados a energía. Lo sabemos en una Extremadura que debate ahora si prolongar la vida a la central nuclear de Almaraz a partir de 2010 y a qué precio evaluar el riesgo más próximo al 20% de la producción nacional en esta energía. Lo sabemos por el excedente energético que aporta a balanzas -que nunca se publican- porque todas esas presas y embalses que domesticaron ambos ríos producen el mayor volumen de recursos hidroeléctricos de la península (13% del total español). Y lo comprobamos ya esta generación de ciudadanos por el interés desmedido que las alternativas fotovoltaica, térmica, biomasa y renovables mixtas están despertando en capital ajeno y en términos municipales propios. Un potencial que se ratificará en la próxima cumbre hispano-lusa de Zamora con la futura construcción de un Centro de I+D+i para estas fuentes en las proximidades de la frontera en Badajoz, como primera locomotora al parque científico y tecnológico de la UEX. Sólo los primeros cálculos avanzan una creación de empleo en este sector próximo a los diez mil puestos de trabajo durante los próximos tres años para toda la región. El cluster energético que ha consolidado el gobierno regional debe catalizar esas expectativas.


La dispersión poblacional en un terreno tan extenso y la voluntad política de invertir fondos europeos agrarios y de infraestructuras en la modernización ha provocado un menor peso poblacional en el campo pero, sobre todo, una mayor racionalidad en el tamaño de las explotaciones, lo que incrementa el desarrollo económico: Del tomate para uso industrial (83% del total español) en el Guadiana y el tabaco (93% de España) en el norte extremeño, hemos pasado a protagonizar también excelentes revoluciones en la innovación, muy ligados a la eficiencia en las cooperativas. 12 de ellas facturan casi 500 millones de euros al año (un 6% del total del sector) y han elevado la cereza del Jerte, el alperujo de la oliva, la torta del Casar o La Serena, el merino, el vacuno, pero también el arroz o las frutas de regadío a mercados europeos. La puesta en marcha de Centros Tecnológicos del Cerdo Ibérico, de la Agricultura Ecológica o la labor investigadora agraria desde la Finca La Orden-Valdesequera incrementarán la excelencia en la producción y en nuevas variables para su comercialización, opción siempre segura en etapas de redefinición para los patrones de consumo.


Sólo la unificación en precios y el amparo de una marca capaz de competir en los vaivenes publicitarios de los mercados mayoristas son los dos escalones que completarían esa carrera por la excelencia alejan hoy esa posibilidad. La iniciativa en torno a la marca “Deguste Extremadura” y la promoción de “Alimentos de Extremadura”, como extensión a la difusión de la Marca de la región asociada a ese desarrollo sostenido como un valor de lujo en el siglo XXI donde todo está en duda, debería ser el comienzo en dicha escalada y que pasa por su presencia física en las capitales más exigentes de Europa.


Aquella Extremadura que se revolvió en los ochenta, no contra la energía nuclear sino contra la ubicación de una segunda central en la cabecera de los regadíos del Guadiana, contempla también que la apuesta por llevar agua hasta el más recóndito municipio iguala las oportunidades para acoger cualquier iniciativa emprendedora: Desde el turismo, aprovechando una Riviera Extremeña de cien kilómetros que conforman los cinco grandes embalses de Siberia y La Serena, el Tajo Transfronterizo o la presa lusa de Alqueva; hasta ese núcleo agroindustrial que produce el triángulo Miajadas-Don Benito-Villanueva, o el siderúrgico Zafra-Jerez de los Caballeros-Villafranca, que esperemos se completen con el cárnico en Tentudía-Fregenal, el vitivinícola en Tierra de Barros, el refinero en Los Santos de Maimona-Río Bodión, el cultural en Cáceres y el logístico en Badajoz-Mérida, con el apoyo del aeropuerto privado cacereño.


Los ojos del Guadiana –como el gran angular de Buñuel para las cercanías del Tajo- fueron construcciones conceptuales que difundieron una Extremadura seca, un río que se agotaba en casi un desierto. Ese interesado sanbenito facilitó, incluso, que la gente creyera la falacia de que su nombre se debía a un clima “extremo” y “duro”. Nunca sabremos si para que agradeciéramos eternamente las faraónicas obras hidraúlicas que llevaron regadío al secano, aunque esas élites -a quienes agradecer- explotaran sus mejores rendimientos, comerciando materias primas o la energía.


Ahogando el rencor en el subsuelo de la historia por los que discurre este río, en cuya orilla el gran imperio levantó la capital de Lusitania, Emérita Augusta, los ojos con los que, de nuevo, miramos hoy al Guadiana y al Tajo no son muy distintos a los de Virgilio… Sus cursos dibujan el internacionalismo ibérico que hoy es la esencia del valor estratégico de la región; y Virgilio es hoy una Universidad de Extremadura que es una de las tres hélices (Gobierno-Universidad-Empresa) con las que el profesor Hernández Mogollón define el motor del desarrollo. Sólo la capacidad emprendedora e imaginativa de los que deseen residir en una tierra, que se ha sacudido ya la condena de la periferia, marcará la velocidad de un cambio imparable.


De momento, al río Guadiana le han puesto faro. Capital holandés, líder en superficies comerciales, ha presentado este mes un gran complejo de 150 millones de €, vinculado a esa dimensión estratégica y transfronteriza. Pronostican alrededor de otros tres mil empleos que, en tiempos de sombras, no es poca luz para los ojos: Siga la cuenta.






Austeridad

19 09 2009

La administración autonómica con mayor volumen de deuda es la Generalitat de Valencia: A fecha de hoy, reconoce 13.202 millones de €, un 12,5% del PIB

La administración local con mayor volúmen de endeudamiento es el ayuntamiento de Madrid, gobernado por el PP desde 1995, con 6.407 millones de €, casi la mitad de los 13.264 que deben entre todos los ayuntamientos de la provincia. Es, de largo, el consistorio español con más déficit, pese a que la reforma de la Ley de Haciendas Locales y de la participación en los ingresos del Estado acometida en 2000 por Aznar beneficiara a los municipios mayores de 500.000 habitantes, que reciben más euros por habitante, sólo parcialmente compensada en la anterior legislatura.

La administración autonómica con mayor volumen de deuda es la Generalitat de Valencia: A fecha de hoy, reconoce 13.202 millones de €, un 12,5% del PIB. El último mandato socialista con Joan Lerma como President (1995) cerró el ejercicio con una deuda del 6,5% del PIB. El primer periodo del PP, hasta que Eduardo Zaplana fue nombrado ministro (2004), llegó hasta el 10% del PIB pese a la bonanza. Cuando –según las tesis más críticas- ya se debía saber que estábamos en crisis, el endeudamiento en el gobierno Camps (2007) se elevó en tres años al 11,3% del PIB. Actualmente, es del 12,5% y, pese a ello, sus últimas decisiones han comprometido dinero público para salvar a un club profesional de fútbol, con 75 millones de €, y ampliando la aportación pública para el gran premio de Fórmula 1 en 90 millones más. La deuda de Extremadura, según el Banco de España, era del 4,7% del PIB en 2009, aunque llegó a estar en el 6,5% en 2001, cuando el Gobierno invertía en nuestra región por debajo de la media nacional.

Un informe del Ministerio de Trabajo revela que la comunidad valenciana incrementó el número de desempleados desde el 2º trimestre de 2007 hasta el 2º trimestre de 2009 en 176.600 trabajadores, un 7,98% más de destrucción de empleo en ese periodo. Durante ese tiempo, Extremadura incrementó esa ratio en 22.900 trabajadores, un 5,5%. Valencia, como la costa catalana, Andalucía, Canarias y la comunidad de Madrid lideran el aumento del paro, vinculado al pinchazo de la burbuja inmobiliaria. En 2006, presentaba una tasa inferior a la media nacional. Era “el milagro valenciano”. La última EPA eleva la tasa de desempleo al 21,22%, sólo superada por Andalucía y Canarias.


Analizando las administraciones autonómicas, sólo la demagogia explica que un mismo partido exija austeridad para algunas latitudes, proponga la reducción de altos cargos para aligerar déficit, recurra a Cataluña como único argumento de los males, pero olviden extender esa fórmula a otras regiones. Se gobierna con más consejerías que aquí; han creado secretarías autonómicas; direcciones de área; gabinetes técnicos; direcciones territoriales por sector, departamentos todos ellos que no existen en Extremadura. Además, disponen de cuatro canales autonómicos de televisión y otros dos de radio como mínimo, más organismos, empresas públicas u oficinas en el extranjero.

La austeridad no es una virtud, es hoy una necesidad”, dijo Vara el Día de Extremadura. Pero esa cualidad, si tiene que acentuarse, no debería exigirse sólo a unos. Los ayuntamientos de EE.UU. prescindieron de los fuegos artificiales el 4 de julio, fiesta nacional. Aquí, hay empresas que sobreviven gracias a congresos o a festejos patronales. Y persistir con la demagogia sólo ahonda aún más en el desprestigio de la actividad política, a dudar del sistema autonómico o, sencillamente, desvía la atención.


Diario HOY. 19 de septiembre de 2009

Libro: “Homenaje a los malditos, Los que ríen…”. Autor: Eusebio Calonge y Teatro La Zaranda. Editorial IRU, 2009. 186 pags. 16€

Sitio recomendado: Comunidad Valenciana. Ciudad de las Ciencias y las Artes