El lado oscuro

30 07 2011

La derecha moderada debe tomar cartas en el asunto, limitar los discursos que alimentan el odio por el distinto

Durante la transición española, 1977, el cineasta George Lucas sorprendió al mundo con la primera entrega de “La guerra de las galaxias”. El universo se dividía entre estados independientes que conformaron la Alianza, y el Imperio Galáctico que pretendía someterlos bajo un solo poder. A los primeros, los defenderon los Jedis, sabios que dominaban la fuerza para que triunfara la luz de la democracia y la libertad. Los segundos, pese a formarse como esos maestros del talento y la mente, atravesaron el río del poder con el rencor, el odio y la destrucción del enemigo. Darth Wader -el caballero de negro- fue icono de la oscuridad, la ambición a corto plazo y la destrucción contra quien osara no ser como él. Filosofía de vida que no es nueva: el cielo y el infierno; el yin y el yang… coinciden en dos mundos que rigen nuestras mentes. La perversión de esta división se concentra en los “iluminados”. Se creen tocados por cualquier dios o ideología. Derivan en un radicalismo incapaz de frenarse ante los límites éticos del Estado democrático. Es el gran riesgo que amenaza a la derecha moderada europea. Se arriesga a morir devorada por el ascenso de los discursos xenófobos, ultras y populistas. Han sustituido el antisemitismo hitleriano por odiar al islam. Esa ola de partidos, revestidos de perversiones liberales -como para que el criminal noruego Anders Breivik fusilara a Stuart Mill antes de hacerlo con 76 jóvenes noruegos por ser socialdemócratas- asola al continente: El Partido del Progreso, donde militó el asesino, con un 23% de apoyo; los Verdaderos Finlandeses con un 19%; el Partido Liberal con un 17,5% en Austria; el Jobbik húngaro con un 17%; el Partido de la Libertad en Holanda con un 15,5%; o el Partido Popular -hasta ocupan las siglas- con el 13,8% en Dinamarca. Todos apelan antes a culpar al extranjero que a preguntarse si su defensa de los valores “familiares” y del cristianismo “de boquilla” son magmas que engendran monstruos como el criminal noruego. Breivik estuvo doce años maquinando esa operación sangrienta de marketing, lo mismo que pasó sin ver a su padre, divorciado. Mientras la extrema izquierda no ha logrado atraer al centro izquierda a sus propuestas, la ultraderecha del Tea Party maniata al Partido Republicano en los EE.UU. y proclama el nacionalismo intolerante que es la antítesis a la democracia: Y eso vale para el RH que proclamaba el PNV; para los vídeos sin gracia de Bildu y para la campaña del PP en Badalona. Estos asesinatos demuestran que las ideologías perviven; y si la democracia no las tamiza en opciones legítimas, se convierten en amenazas. La derecha debe tomar cartas en el asunto, limitar los discursos que alimentan el lado oscuro: Es la democracia la que está en el origen de la paz; la que preserva, incluso, la libertad de expresión y de asociación que permite a estos partidos concurrir a elecciones. La seguridad absoluta no existe. Los terroristas -ultras vascos, islámicos, noruegos- consideran “necesaria” la sangre para alcanzar el “bien absoluto”. Y esa demagogia comienza a calar entre clases obreras, víctimas del discurso ultra liberal en la economía. Es posible, que los Jedis tengan que desenfundar su espada para defender la alianza. Pero, de momento, a los mortales aprendices sólo nos queda llorar ante la miseria que genera en la isla de Utoya la furia de un ser humano: Rubio, de ojos azules, pero militante del lado oscuro de la vida.

Diario HOY, 30 de julio de 2011

Libro: “Star Wars: Guía de la Galaxia Pop-Up”. Autor: Matthew Reinhart. Ediciones SM, 2008. 14 páginas.

 

Sitio recomendado: Isla de Utoya. Noruega

Anuncios




La ruleta rusa

25 06 2011

Vara ya lo dijo: ”Esto no es un juego de niños; con Extremadura, no se juega”

Si IU tiene una bala y el PSOE es el revólver, será para jugar a la ruleta rusa. La negativa de Vara, avalada por PSOE, de aceptar una estrategia que perjudique la estabilidad institucional ha puesto el cañón en la sien de los jugadores. En este circo de tres pistas, Vara ha logrado convertir a los tres diputados de IU en hombres bala de su formación para las generales. No sólo en Extremadura, sino en España. Ni siquiera, los indignados del 15-M respaldan la pinza PP-IU. Recurrir a las bases para escenificar la alianza antisocialista no es creíble. Antes de que eclosionara el 15-M, IU sometió a sus afiliados la aprobación de su programa electoral. Y como organización federal (no confederal), compartía en toda España unas máximas comunes y se adaptaba a la realidad de cada CC AA con otras. En un debate a tres -despreciado por el futuro y legítimo presidente de la Junta, pieza de pinza, y sentado en la mesa de juego- su líder regional, Pedro Escobar, afirmó ante 300 militantes de CC OO que no consentirían un gobierno de derechas en la región. Está grabado y difundido.

La pinza no es nueva. Se gestó entre Aznar y Anguita en 1991. Ese año, en Don Benito, los concejales comunistas votaron con el PP. Cuatro años más tarde, cuando el PSOE perdió la mayoría absoluta en la Asamblea, Teresa Rejas fue presidenta de la Cámara con votos del PP y ambos aprobaron leyes. Sólo la sangría permanente en IU durante esta aventura con la derecha explica los rencores que atribuyen a terceros: la Fundación Europa o el PDNI no fueron fenómeno exclusivo en Extremadura. Enrique Curiel, López Garrido o Cristina Almeida no hacían política aquí. El argumento de que IU es una coalición independiente, no se pliega a nadie y no debe salvar al PSOE de sus errores, se fundamenta en el «programa, programa, programa». Tomándolo al pie, IU envió ‘Doce Mandamientos’ al PP y al PSOE: congelar conciertos en la enseñanza, cierre de Almaraz, oponerse a la refinería, fiscalidad progresiva, recuperar impuestos al patrimonio y a rentas del capital. El PP contestó que sí a todo: «Gobernaré bajo cimientos ideológicos de IU», afirmó Monago, antes de calibrar que hasta reclaman una III República. El PSOE confirmó ocho y les retó a discutir otros cuatro.

El tambor de un revolver tiene capacidad para seis disparos. Dos de ellos los han rotado: abstención para la investidura de Monago como presidente; y, un puesto en la Mesa de la Asamblea, cedido por el PP. Cuatro años y cuatro puntos programáticos de esos ‘doce mandamientos’ distancian a uno y otro partido con opciones de gobierno. La ruleta rusa se juega generalmente entre dos personas. Su objetivo es sobrevivir y quedase con las apuestas. Quedan partidas. Vara ya lo dijo: «Esto no es un juego de niños; con Extremadura no se juega». Se ha limitado a rechazar una moción de censura o impedir la ingobernabilidad de una tierra que tiene que tomar decisiones ya en un escenario internacional de crisis. Ha soltado el revólver encima de la mesa. Y, como Robert de Niro en ‘El Cazador’, espera que no muera un compañero de celda, cuando cada prisionero resuelva su propio dilema.

Diario HOY, 25 de junio de 2011

Libro: “Aznarmanía: Crónica de un país que dicen que va bien”. Autores: Fernando Jaúregui y Pilar Cernuda. Temas de Hoy, 1997. 511 páginas

Sitio recomendado: Asamblea de Extremadura. Mérida





Adversarios, no enemigos

2 04 2011

Extremadura tiene el derecho a hablar de sus problemas, alternativas y soluciones; y no del candidato a la Presidencia del Gobierno

El lunes, el presidente Guillermo Fernández Vara firmó el decreto que disolvía la Asamblea de Extremadura. Habrá elecciones autonómicas y municipales el 22 de mayo y 904.000 extremeños estamos llamados a las urnas. Si le dejamos las llaves a Fernández Vara, que gana menos en política que si ejerciera su carrera de médico; o a Monago, el aspirante que viene de la política municipal en Badajoz desde 1991 y que promete publicar los sueldos de los directivos de empresas públicas pese a que aún no conozcamos el suyo. Ese día, González Pons, del PP, afirmaba en Zafra, y después lo repitió Rajoy en Almendralejo, que votar a Fernández Vara es votar a Zapatero, frase tan inconsistente y frívola como sería asegurar que votar a Monago es votar a Camps.


Durante años, Rodríguez Ibarra se desgañitaba cuando a las CC AA denominadas ‘de vía lenta’ les alteraban su agenda política, su legítimo derecho a contraponer las opciones electorales, con alguna nueva reclamación financiera desde Cataluña, un plan Ibarretxe o, lo que era desgraciadamente aún peor, algún asesinado por ETA sobre la mesa. Tras las últimas visitas de dirigentes políticos a la región, tras las portadas en algunos medios de comunicación, no será necesario reprender a las CC AA que no se juegan su futuro, sólo en sus municipios. El PP -en su estrategia de acoso, caza, y miedo añadido por su potencial contra Rubalcaba- ha decidido utilizar de nuevo la política de Estado contra los etarras para afrontar esta campaña autonómica. Hasta Aznar -quien trasladó a 130 presos a las prisiones vascas y excarceló a 126 durante aquella tregua de 1998 del «movimiento vasco de liberación nacional», según sus palabras- aparece para girar esta campaña en clave de unas elecciones generales que se dirimen el próximo año. Y antes de saber quiénes serán sus presidentes autonómicos, está más interesado en quién será el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, para apalearlo.


Extremadura tiene derecho a hablar de sus problemas, de sus alternativas y soluciones. PSOE y PP pueden presumir de acuerdos de legislatura que no se han alcanzado ni para la educación estatal. Mejoran así frente al espectáculo permanente en comunidades como la valenciana, por encima en índices de deuda y crecimiento de paro que Extremadura, y capaz de reventar hasta la SIP que nos ligaba con una de sus cajas de ahorro por falta de lealtad. Los dos principales partidos extremeños se han comprometido para que este mes se desarrolle con guante blanco, entre adversarios y nunca entre enemigos. El nacionalismo cainita marcó el paso durante demasiados años. Hoy, otro falso españolismo del embudo desea hurtarnos el legítimo derecho a que los extremeños diriman sus opciones. Y mientras, al ciudadano se le intenta despistar alejándolo de la base para cualquier oferta: qué me ofrece usted y quiénes lo ejecutarán. Aceptar debates con la sociedad como protagonista es cooperar para que no se les siga tratando como a niños. Si no, el día menos pensado, darán una contestación que pondrá a más de un ‘padre de la patria’ entre la espada y la pared.


Diario HOY, 2 de abril de 2011

Libro: “La iglesia frente al terrorismo de ETA”. Autor: José Francisco Serrano Ocejas. Biblioteca de autores cristianos. Madrid, 2003. 823 pags.

 

 

Sitio recomendado: Extremadura






Vara en el Gurugú

29 01 2011

En el Centro Social aún cuelga un cartel que prohíbe entrar a las actividades en pijama

Llegó el presidente Guillermo Fernández Vara al polígono industrial El Nevero, en la ciudad de Badajoz, conduciendo su Seat rojo y con una bufanda azul que le protegía del frío y las muecas. Llegó a las tres y media para comerse un cocido extremeño con los periodistas en un bar que ya se vaciaba de transportistas vestidos con chalecos pluma, foros polares y botas con suela de goma. El menú diario que sirve este establecimiento pacense es de nueve euros. Visitó Fernández Vara cuatro naves industriales, dos peluquerías, una frutería, una farmacia, un mercado, un par de bares y sacó dinero del cajero en la oficina de una caja de ahorros extremeña: «La gente no quiere tantas subvenciones, porque terminan cobrándolas a los dos años, y piden que bajen las cotizaciones para generar empleo o para no cerrar sus negocios», aseguró el presidente de la Junta de Extremadura.


Durmió en la margen derecha del Guadiana. Se puso de nuevo el traje de presidente extremeño y estuvo en las localidades de Barbaño y Pueblonuevo del Guadiana y en las instalaciones de IFEBA, la institución ferial pacense, ahí con más empresarios de España y de Portugal. A las cinco de la tarde, se quitó la corbata, rescató la bufanda azul y subió desde la calle Cardenal Cisneros hasta el Gurugú. Algunos le llaman ‘Guillermo’; sobre todo las mujeres madres, no sé si porque parece el yerno que la mayoría de ellas querrían para sus hijas, o porque no era la primera vez que lo veían por allí. Siendo consejero de Sanidad, Vara reabrió el centro de salud ‘Padre Tacoronte’ e inauguró, junto a Ibarra, el de la plaza de San Fernando, donde, ahora, la estatua del desaparecido Manolo Rojas, que fuera alcalde de Badajoz, huele a flores y a chillos de niños correteando por la tarde.


En la barriada pacense del Gurugú faltaba el cura Eugenio, otro oblato que se dejó la vida por los que llegaban de aluvión, también desde España y desde Portugal. Pero ahí siguen leales al Gurugú los Cabezas o los Cabanillas. El bar Chaparro sigue encerrando las leyendas de los contrabandistas del café, que se la jugaron por dar de comer a sus hijos, y de los policías que amagaban en levantar la porra mientras les gritaban: «Corre, Juan, corre para las canteras». A Guillermo Fernández Vara, decenas de madres le entregaron un documento con catorce peticiones, incluida una comisaría de policía que aparte a sus hijos del peligro. En el centro social del barrio cuelga un cartel: «Prohibido entrar a las actividades en pijama». Extremadura es una tierra de colores, todavía con contrastes, aunque en el Gurugú no entiendan de la moto que venden los políticos: «Quieren participar, están deseando hacerse oír y que hablemos de sus problemas», dijo Vara. Mientras, unos chavalillos en chándal asentían: «Queremos salir en televisión -le dijeron al presidente de la Junta de Extremadura-, como Cristiano Ronaldo». Uno de sus monitores, que es voluntario, nos miró.


Diario HOY, 29 de enero de 2011

Libro: “Historia del Reino de Badajoz durante la dominación musulmana”. Autor: Matías Ramón Martínez. Diputación de Badajoz, 2005 (edic. Fernando Valdés)

Sitio recomendado: Barriada del Gurugú-Progreso. Margen derecha del Guadiana. Badajoz






Estatuto Nuevo

31 12 2010

Pasó por alto el voto negativo en el Congreso de dos formaciones que aspiran a tener representación parlamentaria: IU, y UPyD

El próximo 19 de enero el Senado dará luz verde al nuevo Estatuto de Autonomía de Extremadura. Se cierra este año político con su aprobación en el Congreso y abriremos 2011 con la sanción por parte de S.M el Rey de España de la segunda ley más importante para Extremadura, después de la Constitución. El nuevo Estatuto está pasando, de momento, sin pena ni gloria informativa, recuperando épocas como 1983 donde la entonces publicación de esta Ley Orgánica, que rige el camino más fecundo en la historia de nuestra región hasta que éste lo sustituya, ni siquiera despertó una línea en las portadas de los dos diarios regionales.


Posiblemente, si se hubiera armado el belén con su tramitación, sería más conocido. Es una máxima del periodismo: el conflicto se exprime más que el consenso. Pero extraña que en estas dos semanas haya pasado por alto el voto mayoritario en el Congreso de los Diputados y el negativo a este Estatuto de Autonomía de Extremadura por parte de dos formaciones que aspiran a tener representación parlamentaria en los próximos comicios de mayo: Izquierda Unida; y UpyD. El caso de IU responde al guirigay territorial con la que esta coalición federal concurre a las elecciones españolas. Lo que aprobaba Ezker Batua, se criticaba en Extremadura. Lo que defiende Joan Herrera, choca con el polo industrial de sus afiiados. Pero aún sorprende más la posición del partido amalgama de Rosa Díez que ha pasado de ser conocida y remunerada por Consejera de Turismo en Euskadi a negar el Estado de las Autonomías. De esta otrora candidata a dirigir el PSOE llegó a decir Ibarra en el último Congreso socialista en Extremadura que “fue la única en oponerse a la ruptura de la coalición de gobierno con el PNV después de que Arzalluz firmara el Pacto de Lizarra”. Hoy, se presenta como defensora del DNI y la bandera, cabalgando entre una orilla y otra que -para el caso que nos ocupa- ha dañado con su voto negativo y su oratoria la hoja de servicios impecable con la que Extremadura se presenta para España.


Y la derecha, cuyo portavoz en Extremadura lleva desde los 19 años en política -según él mismo reconoce- se obsesiona tanto con su visión demagógica de su cambio que, antes de esa aprobación definitiva, propone ya reformarlo, saliendo así del entuerto ante una pregunta periodística sobre una propuesta de reducir, precisamente, el número de diputados liberados: Y dos huevos duros. “Pues se reforma”. Y se reduce el número de diputados a casi el de concejales en Badajoz, con diez veces más población en la región. Así, no vamos a darle seriedad a una norma que debe convertirse en seña de identidad de los extremeños. Antes de reformarla, presentémosla en sociedad. Para reformas, ya podríamos consensuar la conexión a Badajoz desde Olivenza. Aunque ése sea el pueblo de Vara, lo que deben liberarse ahí son créditos para más seguridad. Sin desmerecer la labor de los políticos que, como Manuel Veiga, se dedicaron en cuerpo y alma a las reformas y al cambio en silencio, justo lo que derrocha en exceso este nuevo Estatuto de Extremadura.

Diario HOY, 31 de diciembre de 2010

Libro: “Constitución y reforma de los Estatutos de Autonomía”. Autor: Roberto Viciano Pastor. Tirant lo Blanch, 2005. 213 pags.

Sitio recomendado: Olivenza (Extremadura)






Salir del pozo

16 10 2010

La mina San José es icono de la esperanza porque antepuso las personas a cualquier otro criterio

Cada minero que salía del pozo San José y se liberaba de 622 metros de arena del desierto de Atacama sobre su cabeza era recibido por banderas y gritos de Chile. Internet globalizó los 69 días de encierro involuntario y 33 biografías de los atrapados. Todos ansiaban el final feliz. No faltaron ni el presidente Piñera ni Evo Morales a la cita retrasmitida para la humanidad. Detrás del orgullo patrio, reforzados porque se produjo en la corporación pública del cobre, todo un Estado representado por ingenieros, bomberos, médicos, psicólogos, ministros y embajadores solicitó cooperación a la NASA para diseñar la cápsula salvadora, y movilizó recursos y voluntades para llegar a ese final feliz. Cánticos y banderas encierran, sobre todo, el orgullo de una comunidad que colabora para tal grado de solidaridad: desde el que paga los impuestos para sostener el tinglado público hasta quien bajó a por ellos. Eso es el Estado. La materialización en una red protectora de una nación política, de una comunidad que pacta su interés general. Meses atrás, México no pudo rescatar otros mineros sepultados, ni la administración Bush tenía un polideportivo público para albergar a los damnificados del Katryna.


“La gran riqueza de Chile no es el cobre, son los mineros”, dijo Piñera a los pies del campamento Esperanza mientras los recibía, ya a salvo. Otra Esperanza dice compartir aquí la filosofía política del Tea Party, la rama más ultraliberal del republicanismo norteamericano: “menos impuestos, menos intervención del Estado y más nación”. Es decir, que en caso similar, Dios nos coja confesados. Es la antítesis del predominio de las personas. Si se leen los presupuestos sólo como inversión de infraestructuras, y olvidamos los recursos para que las pensiones suban un 14% en los últimos seis años; se incrementen becas; veinte mil dependientes extremeños con cobertura; no paguen medicamentos los jubilados pobres ni ricos; los autónomos tengan prestación por paro y baja laboral… Incluso que, en siete años, se aporten extraordinariamente 425 millones de euros en planes de empleo para amortiguar el fin del monocultivo de la construcción, será que no anteponemos las personas al asfalto.


En el polígono sevillano de San Pablo se levantan viviendas protegidas similares a otras de Extremadura. En sus paños lisos, grises, de hormigón, 40 artistas de 20 países llevan seis días pintando un mural en cada uno de esos lienzos. Arte comprometido, en la calle, retratando valores como los objetivos del milenio (educación, igualdad, lucha contra el hambre …) que provoca una reacción de felicidad y autoestima entre los vecinos. Ninguno de los autores ha cobrado. Murales y esculturas de Claesson o Sarantitis, algunas de cuyas obras valen más de setecientos mil euros, forman parte del tesoro que incluirá a ese barrio de trabajadores en los circuitos turísticos de la ciudad. Calculan que un millón de turistas en tres años. Generará empleo. Enriquece la imagen urbana y la convierte en una ciudad más global sin tener que pasar por desgracias: “Dijimos que no nos íbamos a rendir y no nos rendiremos”, se conjuraron los mineros allá abajo, la gran riqueza de Chile. El destino de su campamento será también turístico: la esperanza de la mina San José, la que antepuso las personas a cualquier otro criterio en 69 días de verdadera crisis vital.


Diario HOY, 16 de octubre de 2010

 

Libro: “Estado, gobierno y sociedad: por una teoría general de la política”. Autor: Norberto Bobbio. Fondo de Cultura Económica, 2006. 243 pags.

 

 

 

Sitio recomendado: Sevilla. Barrio de Santa Cruz







Hambre de identidad

4 09 2010

Sólo los localismos ponen en riesgo la identidad extremeña cuando se asientan en compararse con los de al lado

El coste de las celebraciones del Día de Extremadura se ha limitado. No llegará a sesenta mil euros. Son tiempos de ajustes para funcionarios, para que empresas y autónomos resistan, y para anteponer cualquier recurso público a la cobertura de los que no tienen nada, parados y pensiones no contributivas: “Tened presente el hambre: recordad su pasado”, cantaba Serrat el jueves en Mérida. Y hay gente que, si no hambre, desde hace meses desciende escalones de espumosa realidad. Y no están para fuegos fatuos ni focos grandilocuentes. Para ahorrar, la Junta de Extremadura ha decidido reforzar su campaña permanente “Somos Extremadura” y no variará el lema para este 8 de septiembre. Refuerza el orgullo por una identidad regional que es el motivo principal para esta celebración, tan simbólicos y necesarios para una región como su himno, su bandera o sus conciudadanos galardonados. De ahí que, en sus comienzos, todo esfuerzo fuera poco para cimentar el sentimiento.


Pero este austero comienzo del curso político rechina y sorprende, precisamente, antes de las próximas elecciones autonómicas y municipales. Cantinelas como “la Junta gasta no sé cuántos euros al día en propaganda”, se desmienten y se agradece, aunque los medios de comunicación sufran los recortes hasta para aceptarla del mismo partido político que la critica. Para la oposición hace meses que la campaña electoral ha comenzado: anuncios -nunca fotografiados- de visitas a los pueblos de estos nuevos -pero viejos- dirigentes; la presentación de candidatos en plazas y parques; contar parados como votos; el lodazal mediático de las últimas semanas… Todos aplauden que se recorten gastos en tiempos que llueve realidad, en especial los que gobiernan, pero también que la confrontación se circunscriba a su tiempo. Una permanente campaña electoral agota; aún más cuando la gente busca respuestas en la política, nunca que les vendan lo de antes por algo nuevo cada día, pese a que necesiten que les conozcan.


La identidad de Extremadura está consolidada. Las últimas encuestas del CIS reflejan que más del 75% de la población se siente tan extremeño como español, o viceversa. Incluso un alto porcentaje se muestra a favor de más autonomía, quizás porque nunca se revistió de ruptura con España y porque los extremeños saben que sus instituciones defienden mejor sus intereses. Sólo los localismos ponen en riesgo esa identidad conciliadora cuando se asientan en comaparaciones con los de al lado. Los nuevos -pero viejos- dirigentes populares lo saben bien: fueron concejales. En esta semana, una más de campaña, visitaron la capital de Extremadura para presentar al nuevo -pero viejo- candidato municipal. Uno, al lado del otro, pidió el traslado de la Jefatura Provincial de Tráfico a esa ciudad, como ya hiciera años atrás con la Delegación del Gobierno, o reclamando un Estatuto de Capitalidad..: ”Nosotros no podemos ser ellos, los de enfrente” cantaba Serrat en la noche de Mérida. Aunque vigente aún en otras partes del mundo, el hambre no es ya seña de esta nueva Extremadura como lo fue en el pasado. No tengo tan claro si aún sería válido para la política. Por lo menos, para una parte de ella, “Por hambre vuelve el hombre sobre los laberintos” musicó el catalán los versos de Miguel Hernández, mientras algunos, aquella noche, se revolvían en sus asientos.


Diario HOY. 4 de septiembre de 2010

Libro: “El hombre acecha. Cancionero y romancero de ausencias”. Autor: Miguel Hernández. Cátedra, 1988. 254 pags.

Sitio recomendado: Mérida. Capital de Extremadura