“Es el campo, idiota”

29 04 2011

El PP de Extremadura defendía ya en mayo del pasado año que se recortara el salario de los trabajadores agrarios

Pasó por Extremadura el embajador de los EE UU, Alan Solomont. Le regaló una biografía de Obama al presidente de la Junta, Fernández Vara, y se llevó otros dos libros: sobre Extremadura y sobre los 25 años de la cooperativa alimentaria Acorex. Solomont se comprometió a colaborar para introducir en Norteamérica el jamón ibérico, y otros productos, por su calidad y seguridad alimentaria.


«Es el campo, idiota, es el campo», parafraseando a Bill Clinton, cuando afirmaba que la economía no conoce más que de rendimiento. Es el campo la mejor manta para abrigar una crisis. El informe GEM retrata a las Vegas del Guadiana y a Jerte como las zonas más emprendedoras de la región y la industria agroalimentaria como el sector con mayores cuotas de internacionalización. Brasil, Angola, Portugal, Alemania e Italia saben de nuestras nectarinas, cerezas o aceite. Y la oferta de Solomont, con las expectativas logísticas que aún mantiene el socialista Sócrates en Portugal y la licitación del Ministerio de Fomento de varios tramos del AVE por valor de 3.700 millones de euros esta semana, abre este potencial al Atlántico. No parece casual que sean 13 empresas de capital riesgo ubicadas en EE UU las que han mostrado interés en financiar la alta velocidad española que convierte el eje Madrid-Lisboa -pero a toda la península ibérica- en la gran plataforma de mercancías entre bloques continentales. Y Extremadura, más allá de su ubicación tiene en la producción agroalimentaria su específico valor de producción, nunca rentabilizada al máximo porque las burguesías periféricas le hurtaron sus canales de comercialización.


La crisis es menos cuando se mantiene la paz social, cuando el sistema protege a los castigados por este cambio de modelo con educación, sanidad y prestaciones sociales que dulcifican la cuesta. En Extremadura, la extensión de esos servicios públicos a todo el territorio facilita que lo rural se ponga de moda. Lo hicieron los americanos tras la crisis alimentaria en los 80 con films como ‘Footloose’ y quieren apuntarse a ellas los chicos de La Siberia con el reciente Rural Parade. Y esa paz social se completa cuando los sindicatos (UGT y CC OO) y las organizaciones agrarias que ven más allá de su ombligo (UPA-UCE y COAG) acuerdan el convenio del campo para que 65.000 trabajadores cobren casi 37 euros al día en la presente campaña, un 1,5% más pese al mayor incremento del IPC. Se niegan los de siempre, los mismos que ocultan que ayer el Gobierno incluyó a los 865.000 trabajadores del campo en el Régimen General de la Seguridad Social como en 2008 permitió que otros 13.000 por cuenta propia se integraran en el régimen autónomo. El PP de Extremadura, hasta Monago en su blog, defendía hace un año que se recortara el salario de esos trabajadores. Lo que en esta campaña mantenían ASAJA y APAG. Precisamente, lo contrario para que lo rural sea atractivo a los más jóvenes. «Es el campo, idiota, es el campo». Podríamos tener por vez primera vías e industrias pero, si no acuñamos un orgullo por lo rural, que comienza por la igualdad, de nuevo comerciaríamos con burbujas y cuentos de la lechera.

Diario HOY, 29 de abril de 2011

Libro: “De lo rural a lo urbano”. Autor: Henri Lefrebvre. Editorial Península. Madrid, 1971. 268 pags.

Sitio recomendado: Puebla de Alcocer. La Siberia. Extremadura


Anuncios




La selva esmeralda

16 01 2010

El trujillano Francisco de Orellana marchó en busca de El Dorado y murió sin saber que lo había tenido en sus manos al descubrir la cuenca del Río Amazonas


La asociación Trujillo 2011 conmemorará el V Centenario del nacimiento de Francisco de Orellana, paisano y descubridor del Río Grande del Amazonas. Pretenden consolidar su figura y organizar actos que sirvan para impulsar la ciudad y su entorno. Si Río es sede de unos JJ.OO. y Madrid acoge músicas del Rock in Río, este propósito podría apoyarse en otras instituciones con tal fin. España y Extremadura las tienen, para las relaciones con Iberoamérica. Sería un gran escenario donde reivindicar la Carta de la Tierra: “salvaguardar reservas viables para la naturaleza y la biosfera, incluyendo tierras silvestres y áreas marinas para mantener la biodiversidad y preservar nuestra herencia natural”. Si Telefónica se hace con la operadora brasileña GTV, hasta habría un buen patrocinador.


De niño, Orellana fue mi conquistador favorito. A mi generación aún le inculcaron sus biografías. Hoy, mi ciudad festeja su invasión almorávide pero ésas las evita. El trujillano rompía con estelas sanguinarias de otras hazañas. Era un naúfrago de mar dulce. Un Robinson de balsa y navíos como en Viaje al centro de la Tierra, de Verne. Su gesta se asemeja más a La Isla de Coral que a la crueldad de films como Apocalypto donde, por cierto, Mel Gibson sitúa a las culturas indígenas en su justa lectura. Fue cuando la Semana de Extremadura en la Escuela los reivindicaba. Se echó a la calle para paralizar una celulosa y una central en Valdecaballeros; no por antinuclear, sino por estar en la cabecera del Guadiana. En esta crisis, transición de lo analógico a lo digital, José Mª Díez, director de Onda Cero en Extremadura, llevará ordenadores y red a las tribus que allí viven. Estas Navidades organizó una exposición de Aexcram. Como aquel descubridor, espero que se salve de las flechas de la SGAE.

Orellana fundó Guayaquil. Estuvo en Nicaragua. En Cuzco, Perú. Gobernó Culata, Ecuador. Abandonó tales comodidades para, fiel a los Pizarro, lanzarse desde Quito a la búsqueda de El Dorado y Canela. Siguió el curso del río Coca con el San Pedro, y del Napo con el Victoria. Eludió ataques de jíbaros, aucas, omaguas y de unas guerreras con trenzas rubias, organizadas en un gran matriarcado, por quienes bautizó Amazonas al río Marañón. No sirvieron armaduras oxidadas, ni la pólvora humedecida por el clima. Sólo su buen tino lo sacó del entuerto. Orellana corrió desde el golfo de Paria para anunciarle a la Corona que había descubierto un río y tierras salvajes. Las llamó Nueva Andalucía. Murió en una segunda expedición sin saber que tuvo en sus manos El Dorado: la selva del Amazonas; siete millones de kilómetros de tierra verde; el mejor pulmón del planeta; su río, el más largo y caudaloso de la Tierra; con tramos, de orilla a orilla, de 300 kms. Tuvo que ser Indiana Jones quien situara en sus restos la calavera de cristal, la suma sabiduría, para que también nosotros, sus paisanos, reparáramos. Trujillo 2011 no le exigirá a Spielberg derechos de autor. Tampoco Mérida lo hizo por Gladiator. Que esa luz universal abra horizontes, parece suficiente beneficio.


Diario HOY. 16 de enero de 2010

Libro: “La isla de Coral”. Autor: Robert M. Ballantyne. Traducción de Miguel Medina. Espasa Calpe, 1967. 211 pags.

Libro: “Robinson Crusoe”. Autor: Daniel Defoe. Newells Convers Wyeth, 1983. 398 pags.

Libro: “Viaje al Centro de la Tierra”. Autor: Julio Verne. Traducción de Beatriz Mira Andreu. Ilustraciones de Claudia Ramos. Larousse, 2004. 48 pags.

Libro: “Francisco de Orellana”. Autor: Rafael Díaz Maderuelo. Protagonistas de América. Historia 16, 1987. 157 pags

Sitio recomendado: Selva y río del Amazonas. Tramo brasileño







Ojos para el Guadiana y el Tajo

14 01 2010

Artículo relacionado: “Ojos para el Guadiana y el Tajo”. Revista Vivir Extremadura. Año V. Nº 21. Febrero-marzo 2009

Uno de los últimos informes del Banco Mundial sobre la crisis internacional certifica alguno de los items que recoge el libro “El futuro económico de Extremadura: Por un desarrollo innovador” que presentaron el pasado 12 de enero en Mérida sus autores, Ramón Tamames, Ricardo Hernández Mogollón y José Fonseca. Dice el BM que el agua y la agroindustria definirán las áreas geográficas con ventaja para soportar la parálisis económica mundial.


Los recursos hídricos que aportan las cuencas del Tajo y el Guadiana hoy se han convertido en seña de identidad para nuestra región, certificado –como aquí avanzamos hace un año- en la Exposición Mundial de Zaragoza bajo el lema “Somos Agua Dulce”, rompiendo estereotipos desde dentro, y exponiendo nuevos espacios donde reivindicar y ofertar ese patrimonio natural, monumental, cinegético, gastronómico y de ocio activo, tesoros desconocidos por demasiados ciegos a las verdaderas variables que miden la calidad de vida. Pero, sin voluntad siquiera de participar en la trama, otros territorios ya reconocen desde fuera este potencial. Regiones que optaron por otro modelo de desarrollo –más cortoplacista- necesitan ahora trasvases desde alguna de esas cuencas para asegurarse, incluso, su supervivencia.


Las vegas del Segura o del Júcar decidieron reconvertir sus usos agrarios por los urbanísticos y, tras un crecimiento desmedido a sus propios recursos naturales, esperan –para su desarrollo y aún no sabemos si para el mismo consumo- que la “desértica” Extremadura, en la ignorancia o el interés de algunos comerciantes que recolectaron plusvalías en los regadíos del Guadiana durante lustros, sea solidaria. Dos modelos contrapuestos que, pese al parón generalizado, está arrojando tasas de desempleo durante 2008 respecto al año anterior bien distintas: en Murcia o Valencia entre el 66 y el 75%, mientras Extremadura cerró el año con un incremento anual del 28,2%, que tampoco es para ir de fiesta aunque con sensibles conclusiones, comparando uno y otro.


El filón energético

Agua y sol están asociados a energía. Lo sabemos en una Extremadura que debate ahora si prolongar la vida a la central nuclear de Almaraz a partir de 2010 y a qué precio evaluar el riesgo más próximo al 20% de la producción nacional en esta energía. Lo sabemos por el excedente energético que aporta a balanzas -que nunca se publican- porque todas esas presas y embalses que domesticaron ambos ríos producen el mayor volumen de recursos hidroeléctricos de la península (13% del total español). Y lo comprobamos ya esta generación de ciudadanos por el interés desmedido que las alternativas fotovoltaica, térmica, biomasa y renovables mixtas están despertando en capital ajeno y en términos municipales propios. Un potencial que se ratificará en la próxima cumbre hispano-lusa de Zamora con la futura construcción de un Centro de I+D+i para estas fuentes en las proximidades de la frontera en Badajoz, como primera locomotora al parque científico y tecnológico de la UEX. Sólo los primeros cálculos avanzan una creación de empleo en este sector próximo a los diez mil puestos de trabajo durante los próximos tres años para toda la región. El cluster energético que ha consolidado el gobierno regional debe catalizar esas expectativas.


La dispersión poblacional en un terreno tan extenso y la voluntad política de invertir fondos europeos agrarios y de infraestructuras en la modernización ha provocado un menor peso poblacional en el campo pero, sobre todo, una mayor racionalidad en el tamaño de las explotaciones, lo que incrementa el desarrollo económico: Del tomate para uso industrial (83% del total español) en el Guadiana y el tabaco (93% de España) en el norte extremeño, hemos pasado a protagonizar también excelentes revoluciones en la innovación, muy ligados a la eficiencia en las cooperativas. 12 de ellas facturan casi 500 millones de euros al año (un 6% del total del sector) y han elevado la cereza del Jerte, el alperujo de la oliva, la torta del Casar o La Serena, el merino, el vacuno, pero también el arroz o las frutas de regadío a mercados europeos. La puesta en marcha de Centros Tecnológicos del Cerdo Ibérico, de la Agricultura Ecológica o la labor investigadora agraria desde la Finca La Orden-Valdesequera incrementarán la excelencia en la producción y en nuevas variables para su comercialización, opción siempre segura en etapas de redefinición para los patrones de consumo.


Sólo la unificación en precios y el amparo de una marca capaz de competir en los vaivenes publicitarios de los mercados mayoristas son los dos escalones que completarían esa carrera por la excelencia alejan hoy esa posibilidad. La iniciativa en torno a la marca “Deguste Extremadura” y la promoción de “Alimentos de Extremadura”, como extensión a la difusión de la Marca de la región asociada a ese desarrollo sostenido como un valor de lujo en el siglo XXI donde todo está en duda, debería ser el comienzo en dicha escalada y que pasa por su presencia física en las capitales más exigentes de Europa.


Aquella Extremadura que se revolvió en los ochenta, no contra la energía nuclear sino contra la ubicación de una segunda central en la cabecera de los regadíos del Guadiana, contempla también que la apuesta por llevar agua hasta el más recóndito municipio iguala las oportunidades para acoger cualquier iniciativa emprendedora: Desde el turismo, aprovechando una Riviera Extremeña de cien kilómetros que conforman los cinco grandes embalses de Siberia y La Serena, el Tajo Transfronterizo o la presa lusa de Alqueva; hasta ese núcleo agroindustrial que produce el triángulo Miajadas-Don Benito-Villanueva, o el siderúrgico Zafra-Jerez de los Caballeros-Villafranca, que esperemos se completen con el cárnico en Tentudía-Fregenal, el vitivinícola en Tierra de Barros, el refinero en Los Santos de Maimona-Río Bodión, el cultural en Cáceres y el logístico en Badajoz-Mérida, con el apoyo del aeropuerto privado cacereño.


Los ojos del Guadiana –como el gran angular de Buñuel para las cercanías del Tajo- fueron construcciones conceptuales que difundieron una Extremadura seca, un río que se agotaba en casi un desierto. Ese interesado sanbenito facilitó, incluso, que la gente creyera la falacia de que su nombre se debía a un clima “extremo” y “duro”. Nunca sabremos si para que agradeciéramos eternamente las faraónicas obras hidraúlicas que llevaron regadío al secano, aunque esas élites -a quienes agradecer- explotaran sus mejores rendimientos, comerciando materias primas o la energía.


Ahogando el rencor en el subsuelo de la historia por los que discurre este río, en cuya orilla el gran imperio levantó la capital de Lusitania, Emérita Augusta, los ojos con los que, de nuevo, miramos hoy al Guadiana y al Tajo no son muy distintos a los de Virgilio… Sus cursos dibujan el internacionalismo ibérico que hoy es la esencia del valor estratégico de la región; y Virgilio es hoy una Universidad de Extremadura que es una de las tres hélices (Gobierno-Universidad-Empresa) con las que el profesor Hernández Mogollón define el motor del desarrollo. Sólo la capacidad emprendedora e imaginativa de los que deseen residir en una tierra, que se ha sacudido ya la condena de la periferia, marcará la velocidad de un cambio imparable.


De momento, al río Guadiana le han puesto faro. Capital holandés, líder en superficies comerciales, ha presentado este mes un gran complejo de 150 millones de €, vinculado a esa dimensión estratégica y transfronteriza. Pronostican alrededor de otros tres mil empleos que, en tiempos de sombras, no es poca luz para los ojos: Siga la cuenta.






El río crece

9 01 2010

El agua es para los seres vivos como la Real Academia para la lengua: Fija, limpia y da esplendor


El agua es para los seres vivos como la Real Academia para la lengua: Fija, limpia y da esplendor. Con estas lluvias perennes y una nueva gramática con portadas en amarillo, ahora baja turbia. Es agua que zalea secarrales y otros excesos. Depuradora. Maná renovador. Disipa virus en la atmósfera. Dispara brotes verdes en el campo y las ventas en el comercio. Es oro líquido para el devenir de las cosechas. Riega con semillas de belleza para los turistas que llegan. Ciega los ojos de los viejos puentes y vence sus barandas. Sus saltos nos regalan la energía con la que caminar. Sólo los más modernos -como el Puente Real en Badajoz- o los levantados a conciencia -como el de Alcántara- permanecen inalterables, sabedores que nunca los sobrepasarán. Agua de bautizo para cuando nazca una nueva primavera.


Guadiana siempre fue así. Antes, cada cincuenta años, se llevaba por delante, de un hostigo, lo que los hombres le querían hurtar: casas que, bien por necesidad, bien por avaricia, invadieron su cauce. Terminaron ahogadas por su fuerza desbocada. Hoy, con más heridas abiertas al clima, el periodo parece acortarse. Es llover con fuerza en Badajoz y se desatan los miedos. No sólo por la tragedia de 1997. Guadiana se encargó también de castigar al gobernador porque no atendió a las madres que clamaban contra el hambre de sus hijos, a finales del siglo XIX; y, mediados del pasado, en Las Moreras aún dormían con un pie por fuera del catre para que el agua les advirtiera cuándo salir corriendo. No sé cómo será en los canales de Amsterdam, o de Venecia. Nunca estuve allí. Ni siquiera en un concierto de los Hombres G y escuchar “Io sono il capone della mafia.., aunque siempre gusta ser uno de ellos para, al menos, investigar a quienes son chicas cocodrilo. Aquí, sólo falta por llenar la presa de Villar del Rey. Piedra Aguda debe ser como la que David lanzó a Goliath. Las calles son piscinas. Los coches, barcazas. Peña del Águila rebosa y los bomberos no dan tregua con el desatasco de tanta alcantarilla. Somos tres cuartas partes agua y también lo es el planeta.


Cumplo cien columnas con ésta, en unos días donde la lluvia borró hasta la búsqueda de los restos que avalaron artículo y conferencias del único que me sustituyó en esta cita semanal. Allá en el barranco de Víznar. De eso, hace ya casi tres meses. Y es el agua, filtrada y subterránea, la que corre por los Ojos del Guadiana en un nuevo mes, de este nuevo año. Aparece y se oculta. Esquilmado por sondeos legales y furtivos, los demás creían que era una fuente inagotable, que no necesitaba de cuidados para cumplir su función, de cariño para que no se extinguiese. Este tiempo de lluvias le secó sus lágrimas y apagó el fuego de turba que le asesinaba bajo ras, lento, en las Tablas de Daimiel. El río crece. Tenía que llover y lo ha hecho. Cualquier luz del sol sobre esa lámina de agua será azogue de mi existencia. Es el río de la vida, visto por los Ojos del Guadiana.


Diario HOY. 9 de enero de 2010

Libro: “Nueva Gramática española”: Real Academia de la Lengua. Ponente: Ignacio Bosque. Espasa, 2009. Cuestiones Generales, Manual 750 pags. Gramática básica 250 pags. Total 4032 pags. 120 €

Sitio recomendado: Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, Ojos del Guadiana

Sitio recomendado: Puente de Alcántara, sobre el río Tajo






Los Manneken Pis

17 04 2009

Desde hace una década, sólo nos representa el socialista Cercas, que ha destacado como parapeto a la ofensiva neocon que quería ampliar la jornada laboral a 65 horas semanales


Quien no chilla, no mama” casa con la dependencia materna del bebé antes de ser infante. Y no hay mayor subordinación hacia el adulto que llorar para que te hagan caso. Al final, alguien, a ti ajeno, posee el calostro que te amamanta y de su voluntad pendes para saciar tu hambre. Según comienzas a ser mayor, menor es la dependencia para que otros te auxilien. Funcionan entonces claves de persuasión, de influencia o el poder carismático para que te consideren, siempre de que sea de igual a igual, aunque para ello tardes varios años.

Cuando haces tus cositas por ti mismo esa dependencia hacia la madre comienza a diluirse. Es el primer síntoma. La primera señal la marca el niño cuando decide ir al baño a expulsar los restos que le suministraron sus tutores unas horas antes. Por eso Bruselas decidió que su icono fuera el Manneken Pis (“El niño que orina”). Representa una vieja leyenda del infante que salvó a esa ciudad del fuego apagándola con su líquido amarillo y está situado en el cruce principal de caminos de Europa. Más allá de las estrellitas que adornan la bandera azul o la Champions League, el Manneken Pis es el símbolo de la decisión por sí mismo de un federalismo que se tambalea si Europa no comienza a creer en sus posibilidades dentro del mundo y a construir un discurso más social que economicista.

Bruselas es fea, triste, gris y burócrata. Sólo su plaza principal y sus bombones endulzan una estancia constreñida por el horario de los miles de funcionarios que allí residen. Es difícil que nos entiendan a los mediterráneos, y mucho más a los extremeños, si no contamos con niños maduros que ejerzan como embajadores de nuestra realidad, distinta, pero que conforma esa Europa plural.

Desde que España en 1986, con el gobierno de González, es miembro de pleno derecho de la Unión Europea, muchos fueron los anhelos mediáticos para hacernos creer que éramos europeos: desde el turismo, en manos del ministro Fraga, hasta las películas donde Tony Leblanc o Gómez Bur presumían de una normalización imposible porque, entonces, ni siquiera ofrecíamos una democracia. Desde esas primeras elecciones al Parlamento Europeo siempre hubo, al menos, un extremeño sentado como representante de nuestra identidad. Al principio, uno del PSOE y otro del PP (Felipe Camisón). Desde hace una década, sólo representados por el socialista Alejandro Cercas, nativo de Ibahernando, que ha destacado como parapeto a la ofensiva neocon que quería ampliar la jornada laboral a 65 horas semanales o diluir el vínculo de los convenios laborales colectivos. Una maniobra más de aprovechamiento del individualismo y de la avaricia.

Volverá a representarnos. Esta vez entre los diez primeros. Se lo ha ganado. Como notorios serían los méritos de Sánchez Amor, artífice de la conexión hispano-lusa, o de Martín Guillermo, secretario de la ARFE (Asociación de Regiones Fronterizas de Europa) y asesor de Eurorregiones que se expanden desde el Guadiana Central a la Eurociudad Badajoz-Elvas. Son nuestros Manneken Pis extremeños, ejemplos de madurez como territorio europeo que agradece las casas de cultura, los planes Urban o las autovías. El problema es que desde hace más de una década sólo meamos con un chorro. Y los mismos que reclaman llorar para mamar, aún no sabemos por donde correrá su meada en Bruselas.


Diario HOY. 17 de abril de 2009

Libro: “Soldados de Salamina”. Autor: Javier Cercas. Editorial Maxi Tusquets.

Sitio recomendado: Bruselas





Un café en Europa

13 03 2009

En Badajoz ya no se juega a la ronda. Ya ligamos la Ronda Sur en mesas de despacho. A pachas. Todo viene de Europa y desde que somos Autonomía

Cuando en Badajoz no había piscinas públicas, pasábamos el verano en la playa fluvial Amigos del Guadiana. Los niños nos entreteníamos con un redejón escudriñando las orillas para diezmarlas de carpines y jaramagos. Los enclaustrábamos en un cubo medio lleno de agua del río, que se convertía después en pecera hasta que la casa se apestaba de una hedentina a estanque y había que arrojar el caldo al sumidero.

Veníamos de Cuatro Caminos, de las Moreras, de la carretera de San Vicente, de las Lavanderas, del Gurugú y La Luneta por Marchivirito, al Pico, al canal de los Ayala… barrios con viviendas bajas, blancas; unas de autoconstrucción, otras adjudicadas en arriendo por la beneficencia; barrios siempre desmantelados por las crecidas del Guadiana, y siempre lejanos y ajenos a intramuros; barrios que aguantaron los años del hambre criando gallinas en los corrales, escondiendo trigo en los doblados, vendiendo peces o sorteando la carga cuando la autoridad les perseguía.


El Consejo de Ministros autorizó el pasado viernes la licitación para las obras de rehabilitación del Guadiana a su paso por Badajoz. Serán 30,4 millones de euros y albergará parques, caminos peatonales y ciclistas, recuperación forestal y del azud de la Pesquera. Ya tenemos piscina municipal desde hace décadas, un Puente Real que es símbolo del Badajoz moderno y los barrios ribereños realojados en viviendas y a salvo de desastres como la riada del 97. Ya no suena “Melina”, de Camilo Sesto, en la caseta que montaba Fernando, el del Chicago. Hoy los chicos se descargan en sus MP3 una oferta multicultural que la trasciende. Todo eso ha salido de Europa y desde que Extremadura es autonomía.


Este verano, cuando Badajoz redite el flamenco y el fado a la par, y al compás, en el López de Ayala, en memoria de Domingo Vargas, alguien sonreirá por esa comunión cultural: Manuel Rui Nabeiro. Él podría contar más cosas. Sabe qué es construir Europa a partir de su empresa cafetera cuando no existía la responsabilidad social corporativa. Y cómo tejer una eurorregión de facto a la que se han sumado el Alentejo y la Región Centro por protocolo oficial estos mismos días. Nabeiro emplea aquí a dos mil europeos, cien de ellos extremeños y sirve a otros tres mil clientes en Extremadura. Patrocina el Carnaval y la Semana Santa, el Museo de Arte Romano y el MEIAC, el padel y el Salón del Jamón de Jerez, Cáceres 2016 en los azucarillos… La Guardia Civil lo distinguió con la Gran Cruz de la Orden con distintivo blanco, que suma al título de Comendador y de la Gran Cruz del Infante D. Enrique que le impusieran en Portugal, Mario Soares y Jorge Sampaio.

En Badajoz ya no se juega a la ronda, esa suerte de naipes en la que entretenían los domingos en la playa de Guadiana. Ya ligamos la ronda sur en mesas de despacho. A pachas. Todo viene de Europa y desde que somos Autonomía. Hasta los concursos de baristas -¿o de varistas?- que tan bien conocen el café, la relevancia de esos fondos para Extremadura y los riesgos de la abstención y del discurso despectivo: eso de que las autonomías es un invento costoso, obligado por el “café para todos” durante la transición y que cuesta más caro el café desde que lo pagamos en euros: Todo un peligro.

Diario HOY. 13 de marzo de 2009

Libro: “Poesía Completa”. Autor: Manuel Pacheco. Editora Regional de Extremadura, . Introducción de Antonio Viudas Camarasa. 1606 páginas.

Sitio recomendado: Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo. Badajoz





23-F

20 02 2009

TVE emitió una comedia en la que los actores disparaban sus arcabuces y del cañón salía un “¡Bang!”, escrito en una banderola, para desdramatizar las ráfagas de metralleta


Si el general Pedro Merry Gordon hubiera sacado los tanques a las calles de Badajoz no me hubiera acongojado. De eso, estoy seguro: Primero, porque éramos aún tan niños que hoy sólo recuerdo de aquella noche los dibujos animados con que rellenaron la programación en la única tele que sintonizábamos. De hecho, antes y después de la capital alocución del Rey, TVE emitió una comedia de Bob Hope, “El pirata y la princesa” donde los actores disparaban sus arcabuces y del cañón salía una banderola con el mensaje “¡Bang!” para desdramatizar las ráfagas de metralleta que atronaron de verdad durante la investidura del fallecido Calvo Sotelo.

Segundo, porque a esos niños, que nos criamos en el entonces extrarradio, entre la carretera de Valverde y la antigua N-V, nos inmunizaron cada semana contra el estruendo de los carros de combate y los anfibios que partían desde Sancha Brava hasta el Guadiana para hacer maniobras, como sintonía cotidiana del desayuno o la merienda.

Y tercero, porque –para esa inocencia que sólo estaba en si habría colegio, o no, como cuando murió Franco- el que salía en los sellos se vistió del que más manda en los ejércitos y con voz solemne dijo “aquí estoy Yo, y la Constitución”. Eso me dijo mi padre, entonces, y me obligó a ir a clase con normalidad.


Cuentan que Merry Gordon, entonces al mando de la II Región Militar, con sede en Sevilla, llegó aquella mañana de febrero a Capitanía vestido de legionario: “Este uniforme impone más que cualquier otro” –le confesó a un subordinado. Lo alertó el día antes Jaime Milans del Bosch: “Prepárate que mañana se va a montar una gorda”, dicen que dijo. Merry se pasó el día esperando alguna orden que le ayudara interpretar lo que escuchaba en la radio. Ya anochecido, S.M. don Juan Carlos –a quien impartió clases durante su formación militar en la Academia de Zaragoza- fue quien lo llamó: “A sus órdenes, Su Majestad”, contestó Pedro Merry. “Eso es lo que yo quería escuchar –dicen que le dijo. Estáte tranquilo, mi general, que si hay algo ya te llamo yo –dicen que así se despidió”.


No debe ser muy lejano a la realidad. Meses después, el gobernador de la I Región Militar, sede de la Acorazada y de las unidades que tomaron TVE, General Quintana Lacaci –cruelmente asesinado después- le confesó a un extremeño ejemplar y ministro de Defensa en aquella selva de sables, Alberto Oliart Saussol, que él juró lealtad al Generalísimo y después le renovó su juramento al Rey como Jefe de las Fuerzas Armadas: “Cumplimos sus órdenes. Si hubiesen sido otras, también las hubiéramos cumplido”.

Aquella tarde del 23-F de 1981 salimos del funeral de la abuela Natalia y el tío Miguel encendió la radio del coche: “Un golpe de Estado”, dijo mirando a los familiares policías y temiendo lo peor por la otra parte, la del sindicato. Las viejas redoblaron los llantos y se acordaron de la sangre que corría en el 36 calles abajo desde la Plaza de España. Mi hermano jugueteaba, ausente, con unas pesetas: “¡Mira –gritó mostrando una de ellas- yo me llamo Juan Carlos por este señor”. Ayer –yo, preocupado- comentaba que los partidos ultras crecen en simpatía entre los más jóvenes y –él, que parecía sólo atender a la sección de Deportes- levantó la vista y replicó: “Casi ocho millones de españoles vieron la serie del Rey y el 23-F en La Primera. La gente sigue confiando en la democracia”.


Diario HOY. 20 de febrero de 2009

Libro: “Anatomía de un Instante”. Autor: Javier Cercas. Editorial Mondadori, 2009. 462 págs. Novela. 21,90 €

Sitio recomendado: Barriada de Mª Auxiliadora. Badajoz

Sitio: Palacio de La Zarzuela. Residencia de S.A.R. Don Felipe de Borbón, Príncipe de Asturias