El dedo en el ojo

20 08 2011

Benedicto XVI ya afirmó que el neoliberalismo le hace más daño al cristianismo que el propio marxismo

Mourinho se despidió de la Supercopa metiendo el dedo en el ojo a Tito Vilanova: el índice derecho de quien logró su gloria en el Oporto en el ojo diestro de quien fuera medio centro del mejor Badajoz. Mou quiso ser Ulises pero el papel de mito griego lo acaparaba Cesc, el héroe que volvía de Ítaca, donde llegó a ser rey en el Ársenal. Mou se confundió porque Tito -a quien despreció llamándolo “Pito”- nunca vio por un ojo, como el cíclope Polifemo, sino por los dos, arma indispensable para defenderse en el centro del campo o para diseñar una estrategia desde el banquillo. Horas después de que el ministro portugués Álvaro Pereira ratificara que hasta septiembre no decidirían si el AVE luso se suspenderá, Mourinho creyó cegar así al cíclope, Vilanova le dio un sopapo y la tangana terminó en escándalo bestial.

 

Es lo que tiene meter los dedos en los ojos. Si fuera en la garganta, vomitas. Ese mismo día, laicos y radicales católicos se pasaron la tarde en Sol con el dedo en el ojo del otro. Parecían el loco de Cinema Paradiso gritando a los cuatro vientos: “La plaza es mía, la plaza es mía…” cuando las plazas son de todos, y de nadie. Ni siquiera del toro Ratón que, como siga alimentándose de carne humana, terminará en un laberinto. Cuando el minotauro se convierte en becerro de oro coincide en levantar las bilis a los ojos izquierdos y los derechos. Ya lo ha dicho Benedicto XVI: “El hombre debe estar en el centro de la economía y éste no es el beneficio, sino la solidaridad. Se confirma en la crisis actual. La economía no puede medirse por el máximo beneficio. Hay que ponerse al servicio de la protección del trabajo para todos”. Aprisa, con el dedo en su Blackberry, Esperanza Aguirre lanzó a las redes que “la igualdad, diginidad, libertad… los ha traído el cristianismo. Que no se crean que los ha traído Karl Marx”. A la presidenta de Madrid -antes de que Mou setenciara que “el fútbol es cosa de hombres”- se le olvidó la primera reflexión del pontífice: “La economía no puede funcionar como una economía autorregulada”, que es meterle los dedos al neoliberalismo y con reiteración. Desde el balcón de la plaza de San Pedro o en encíclicas como “Caritas in veritae”, Benedicto XVI -el antiguo asesor del obispo alemán Josef Frings en el Concilio Vaticano II y encargado de compatibilizar la teología de la liberación con la doctrina- ya afirmó que el neoliberalismo le hace más daño al cristianismo que el propio marxismo.

Nada se puede distribuir si antes no se genera riqueza. Pero es el hombre y la mujer los que deberían recibirla. Y como sólo los cíclopes de la mitología griega asustaban con su ojo hasta quedar cegados por la astucia de otros, deberían ser hombres y mujeres -en plural-, con sus ojos izquierdos y derechos, los que contemplaran ese progreso. La igualdad pasa también por ahí. Si Mou sigue empeñándose en que su fútbol “es cosa de hombres” terminaremos por tener las misas llenas de mujeres y el fútbol suspendido este fin de semana porque los -o las- futbolistas nunca estuvieron en el centro del mercado que genera el balonpié. Y no está el fútbol y sus mitos, la Fe, ni la economía para tomarlos a broma o “meter los dedos”.

Diario HOY, 20 de agosto de 2011

Libro: “La Odisea”. Autor: Homero. Editorial Cátedra. Madrid, 2000. 400 pags.

Sitio recomendado: Plaza de San Pedro. Roma. Estado del Vaticano.

Anuncios




El lado oscuro

30 07 2011

La derecha moderada debe tomar cartas en el asunto, limitar los discursos que alimentan el odio por el distinto

Durante la transición española, 1977, el cineasta George Lucas sorprendió al mundo con la primera entrega de “La guerra de las galaxias”. El universo se dividía entre estados independientes que conformaron la Alianza, y el Imperio Galáctico que pretendía someterlos bajo un solo poder. A los primeros, los defenderon los Jedis, sabios que dominaban la fuerza para que triunfara la luz de la democracia y la libertad. Los segundos, pese a formarse como esos maestros del talento y la mente, atravesaron el río del poder con el rencor, el odio y la destrucción del enemigo. Darth Wader -el caballero de negro- fue icono de la oscuridad, la ambición a corto plazo y la destrucción contra quien osara no ser como él. Filosofía de vida que no es nueva: el cielo y el infierno; el yin y el yang… coinciden en dos mundos que rigen nuestras mentes. La perversión de esta división se concentra en los “iluminados”. Se creen tocados por cualquier dios o ideología. Derivan en un radicalismo incapaz de frenarse ante los límites éticos del Estado democrático. Es el gran riesgo que amenaza a la derecha moderada europea. Se arriesga a morir devorada por el ascenso de los discursos xenófobos, ultras y populistas. Han sustituido el antisemitismo hitleriano por odiar al islam. Esa ola de partidos, revestidos de perversiones liberales -como para que el criminal noruego Anders Breivik fusilara a Stuart Mill antes de hacerlo con 76 jóvenes noruegos por ser socialdemócratas- asola al continente: El Partido del Progreso, donde militó el asesino, con un 23% de apoyo; los Verdaderos Finlandeses con un 19%; el Partido Liberal con un 17,5% en Austria; el Jobbik húngaro con un 17%; el Partido de la Libertad en Holanda con un 15,5%; o el Partido Popular -hasta ocupan las siglas- con el 13,8% en Dinamarca. Todos apelan antes a culpar al extranjero que a preguntarse si su defensa de los valores “familiares” y del cristianismo “de boquilla” son magmas que engendran monstruos como el criminal noruego. Breivik estuvo doce años maquinando esa operación sangrienta de marketing, lo mismo que pasó sin ver a su padre, divorciado. Mientras la extrema izquierda no ha logrado atraer al centro izquierda a sus propuestas, la ultraderecha del Tea Party maniata al Partido Republicano en los EE.UU. y proclama el nacionalismo intolerante que es la antítesis a la democracia: Y eso vale para el RH que proclamaba el PNV; para los vídeos sin gracia de Bildu y para la campaña del PP en Badalona. Estos asesinatos demuestran que las ideologías perviven; y si la democracia no las tamiza en opciones legítimas, se convierten en amenazas. La derecha debe tomar cartas en el asunto, limitar los discursos que alimentan el lado oscuro: Es la democracia la que está en el origen de la paz; la que preserva, incluso, la libertad de expresión y de asociación que permite a estos partidos concurrir a elecciones. La seguridad absoluta no existe. Los terroristas -ultras vascos, islámicos, noruegos- consideran “necesaria” la sangre para alcanzar el “bien absoluto”. Y esa demagogia comienza a calar entre clases obreras, víctimas del discurso ultra liberal en la economía. Es posible, que los Jedis tengan que desenfundar su espada para defender la alianza. Pero, de momento, a los mortales aprendices sólo nos queda llorar ante la miseria que genera en la isla de Utoya la furia de un ser humano: Rubio, de ojos azules, pero militante del lado oscuro de la vida.

Diario HOY, 30 de julio de 2011

Libro: “Star Wars: Guía de la Galaxia Pop-Up”. Autor: Matthew Reinhart. Ediciones SM, 2008. 14 páginas.

 

Sitio recomendado: Isla de Utoya. Noruega





La ruleta rusa

25 06 2011

Vara ya lo dijo: ”Esto no es un juego de niños; con Extremadura, no se juega”

Si IU tiene una bala y el PSOE es el revólver, será para jugar a la ruleta rusa. La negativa de Vara, avalada por PSOE, de aceptar una estrategia que perjudique la estabilidad institucional ha puesto el cañón en la sien de los jugadores. En este circo de tres pistas, Vara ha logrado convertir a los tres diputados de IU en hombres bala de su formación para las generales. No sólo en Extremadura, sino en España. Ni siquiera, los indignados del 15-M respaldan la pinza PP-IU. Recurrir a las bases para escenificar la alianza antisocialista no es creíble. Antes de que eclosionara el 15-M, IU sometió a sus afiliados la aprobación de su programa electoral. Y como organización federal (no confederal), compartía en toda España unas máximas comunes y se adaptaba a la realidad de cada CC AA con otras. En un debate a tres -despreciado por el futuro y legítimo presidente de la Junta, pieza de pinza, y sentado en la mesa de juego- su líder regional, Pedro Escobar, afirmó ante 300 militantes de CC OO que no consentirían un gobierno de derechas en la región. Está grabado y difundido.

La pinza no es nueva. Se gestó entre Aznar y Anguita en 1991. Ese año, en Don Benito, los concejales comunistas votaron con el PP. Cuatro años más tarde, cuando el PSOE perdió la mayoría absoluta en la Asamblea, Teresa Rejas fue presidenta de la Cámara con votos del PP y ambos aprobaron leyes. Sólo la sangría permanente en IU durante esta aventura con la derecha explica los rencores que atribuyen a terceros: la Fundación Europa o el PDNI no fueron fenómeno exclusivo en Extremadura. Enrique Curiel, López Garrido o Cristina Almeida no hacían política aquí. El argumento de que IU es una coalición independiente, no se pliega a nadie y no debe salvar al PSOE de sus errores, se fundamenta en el «programa, programa, programa». Tomándolo al pie, IU envió ‘Doce Mandamientos’ al PP y al PSOE: congelar conciertos en la enseñanza, cierre de Almaraz, oponerse a la refinería, fiscalidad progresiva, recuperar impuestos al patrimonio y a rentas del capital. El PP contestó que sí a todo: «Gobernaré bajo cimientos ideológicos de IU», afirmó Monago, antes de calibrar que hasta reclaman una III República. El PSOE confirmó ocho y les retó a discutir otros cuatro.

El tambor de un revolver tiene capacidad para seis disparos. Dos de ellos los han rotado: abstención para la investidura de Monago como presidente; y, un puesto en la Mesa de la Asamblea, cedido por el PP. Cuatro años y cuatro puntos programáticos de esos ‘doce mandamientos’ distancian a uno y otro partido con opciones de gobierno. La ruleta rusa se juega generalmente entre dos personas. Su objetivo es sobrevivir y quedase con las apuestas. Quedan partidas. Vara ya lo dijo: «Esto no es un juego de niños; con Extremadura no se juega». Se ha limitado a rechazar una moción de censura o impedir la ingobernabilidad de una tierra que tiene que tomar decisiones ya en un escenario internacional de crisis. Ha soltado el revólver encima de la mesa. Y, como Robert de Niro en ‘El Cazador’, espera que no muera un compañero de celda, cuando cada prisionero resuelva su propio dilema.

Diario HOY, 25 de junio de 2011

Libro: “Aznarmanía: Crónica de un país que dicen que va bien”. Autores: Fernando Jaúregui y Pilar Cernuda. Temas de Hoy, 1997. 511 páginas

Sitio recomendado: Asamblea de Extremadura. Mérida





Hambre de identidad

4 09 2010

Sólo los localismos ponen en riesgo la identidad extremeña cuando se asientan en compararse con los de al lado

El coste de las celebraciones del Día de Extremadura se ha limitado. No llegará a sesenta mil euros. Son tiempos de ajustes para funcionarios, para que empresas y autónomos resistan, y para anteponer cualquier recurso público a la cobertura de los que no tienen nada, parados y pensiones no contributivas: “Tened presente el hambre: recordad su pasado”, cantaba Serrat el jueves en Mérida. Y hay gente que, si no hambre, desde hace meses desciende escalones de espumosa realidad. Y no están para fuegos fatuos ni focos grandilocuentes. Para ahorrar, la Junta de Extremadura ha decidido reforzar su campaña permanente “Somos Extremadura” y no variará el lema para este 8 de septiembre. Refuerza el orgullo por una identidad regional que es el motivo principal para esta celebración, tan simbólicos y necesarios para una región como su himno, su bandera o sus conciudadanos galardonados. De ahí que, en sus comienzos, todo esfuerzo fuera poco para cimentar el sentimiento.


Pero este austero comienzo del curso político rechina y sorprende, precisamente, antes de las próximas elecciones autonómicas y municipales. Cantinelas como “la Junta gasta no sé cuántos euros al día en propaganda”, se desmienten y se agradece, aunque los medios de comunicación sufran los recortes hasta para aceptarla del mismo partido político que la critica. Para la oposición hace meses que la campaña electoral ha comenzado: anuncios -nunca fotografiados- de visitas a los pueblos de estos nuevos -pero viejos- dirigentes; la presentación de candidatos en plazas y parques; contar parados como votos; el lodazal mediático de las últimas semanas… Todos aplauden que se recorten gastos en tiempos que llueve realidad, en especial los que gobiernan, pero también que la confrontación se circunscriba a su tiempo. Una permanente campaña electoral agota; aún más cuando la gente busca respuestas en la política, nunca que les vendan lo de antes por algo nuevo cada día, pese a que necesiten que les conozcan.


La identidad de Extremadura está consolidada. Las últimas encuestas del CIS reflejan que más del 75% de la población se siente tan extremeño como español, o viceversa. Incluso un alto porcentaje se muestra a favor de más autonomía, quizás porque nunca se revistió de ruptura con España y porque los extremeños saben que sus instituciones defienden mejor sus intereses. Sólo los localismos ponen en riesgo esa identidad conciliadora cuando se asientan en comaparaciones con los de al lado. Los nuevos -pero viejos- dirigentes populares lo saben bien: fueron concejales. En esta semana, una más de campaña, visitaron la capital de Extremadura para presentar al nuevo -pero viejo- candidato municipal. Uno, al lado del otro, pidió el traslado de la Jefatura Provincial de Tráfico a esa ciudad, como ya hiciera años atrás con la Delegación del Gobierno, o reclamando un Estatuto de Capitalidad..: ”Nosotros no podemos ser ellos, los de enfrente” cantaba Serrat en la noche de Mérida. Aunque vigente aún en otras partes del mundo, el hambre no es ya seña de esta nueva Extremadura como lo fue en el pasado. No tengo tan claro si aún sería válido para la política. Por lo menos, para una parte de ella, “Por hambre vuelve el hombre sobre los laberintos” musicó el catalán los versos de Miguel Hernández, mientras algunos, aquella noche, se revolvían en sus asientos.


Diario HOY. 4 de septiembre de 2010

Libro: “El hombre acecha. Cancionero y romancero de ausencias”. Autor: Miguel Hernández. Cátedra, 1988. 254 pags.

Sitio recomendado: Mérida. Capital de Extremadura





Colores

5 07 2010

Si alguien intenta atrapar la luz desde un solo color, cegaría el futuro de un país como España tan diverso, rico y plural

El martes izarán la bandera azul en la Costa Dulce de Orellana, primera playa interior que puede hacerlo. Lo otorga cada año la Fundación Europea de Educación Ambiental. La bandera es azul porque, hasta ahora, distinguía a a playas y puertos marítimos que cumplen con la calidad del agua, la seguridad, los servicios y el cuidado del medio ambiente. Los socialistas gobiernan las tres instituciones (Junta, Diputación y Ministerio de Turismo) que gestionan el Plan del producto turístico Los Lagos, artífice de tal distinción. La bandera es azul porque es el color del mar. El alcalde de la localidad, independiente con apoyo del PP, no reparó en otro significado del color, pese a conocer -como todos- que el agua limpia del Guadiana es verde esmeralda, el color de la esperanza y de la corbata de Fernández Vara cuando lo citan en alguna televisión, y que también ilumina nuestra bandera extremeña.


La de España es roja y amarilla. Por eso, la selección de fútbol viste de rojo y le llaman “la roja”. Antonio Basagoiti, líder vasco del PP, hábil y constructivo, no ha reparado en dobleces del color: “Lo que quiero es que La Roja juegue en Euskadi un partido oficial, como en cualquier otra parte de España” -dijo antes de quebrarse el peroné mientras echaba una pachanguita con las NN.GG. de aquella comunidad. Su pareja de baile, el mejor vals que se ejecuta hoy en España, el socialista Patxi López, “lehendakari”, ha decidido que en el maillot naranja (color que podría vincular al partido político de Basagoiti) del equipo ciclista Euskaltel-Euskadi muestren la promoción “Visit Spain” durante el próximo Tour de Francia. El símbolo de Turespaña es el rojo, y el amarillo del mismo sol que sale en Orellana y Hondarribia; ése que diseñara Joan Miró, cuyo museo -repleto de colores- está en Barcelona, aunque él naciera en Baleares, destino turístico para toda Europa.


El violeta es símbolo de la igualdad y de la mujer, y el tono de los terciopelos nazarenos de Semana Santa que acompañan al Crucificado. Los bomberos se visten de añil pero logran apagar los fuegos gracias a esos camiones rojos que todos coleccionábamos de chico. En definitiva, los tres colores primarios y los cuatros secundarios que conforman el arco iris -la bandera de la tolerancia sexual y afectiva, otra extensión de la libertad- no es más que un fenómeno óptico que produce la luz en el cielo cuando los rayos del sol atraviesan pequeñas partículas de humedad en la atmósfera. Si alguien es tan corto que intenta atrapar la luz -el símbolo de la verdad- sólo desde un color, cometería el terrible daño de limitar, de uniformar la vida y el paisaje que enriquece a esa España, que también se muestran en un Mundial de fútbol. Como el fuego, cegaría el patrimonio natural y cultural que supone vivir en un país tan diverso y plural. Y pondría en riesgo a tantos bomberos que -de añil, amarillo o desde camiones rojos- humedecen el ambiente: Se preocupan de que ondee una bandera en una costa interior, que disfrutemos esta tarde con “la roja”, que un vasco corone el Tourmalet, o que los nazarenos acompañen al Cristo, sin que nadie se santigüe porque el prójimo profese una opción sexual distinta a la tuya. Los que miran el mundo sólo desde un color, no sólo se pierden el paisaje de Orellana -que es la propia vida- sino que ansían un mundo donde, sólo sacándonos los ojos, los tuertos llegarían algún día a reinar.


Diario HOY, 3 de julio de 2010

Libro: “Los secretos de la Roja”. Autor: Miguel Ángel Díaz. Prólogo: Iker Casillas. Cúpula Libros. 320 páginas. Madrid, 2010. 15,95 €

Sitio recomendado: Playa del embalse de Orellana. Extremadura







El estado de la región

14 06 2010

Debatir sobre Extremadura en el parlamento, debería estar plagado de medidas y alternativas, si así lo hubiera enfocado la oposición

Para hablar “en extremeño” -frase recurrida por este Partido, más Populista que Popular, en Extremadura- hay que conjugar verbos que entiendan e interesen a los extremeños: ¿Es relevante para un autónomo que el abuelo de un diputado fuera agricultor? No lo parece; tanto como saber cómo obtuvo su título universitario, de qué equipo es, cuántos hijos tiene o si tiene “callos en las manos” que más parece un devaneo megalómano -entre Alejandro Lerroux y Mel Brooks imitando a Hitler- que un ejercicio de realismo ante la coyuntura que atraviesa Europa. Ya ni siquiera cuela decir que “España está intervenida por el FMI o el Banco Mundial” cuando gobiernos conservadores en Alemania, Reino Unido o Italia planean una cirugía más incisiva aún que la nuestra y llegan a proponer la desaparición de 15.000 funcionarios.


Debatir sobre Extremadura, en sede parlamentaria, debería estar plagado de medidas y alternativas, si así lo hubiera enfocado la oposición con el fin de confrontar y enriquecer a la acción política. Vara introdujo su plan con una declaración de intenciones que tiene reverso y trascendencia: “Hay que vencer el problema, tenga el coste político y personal que tenga” y apeló al compromiso de todos: “Cuando termine esta crisis habrá que echar cuentas y saber los sacrificios de cada uno”, afirmó. Y en una Comunidad Autónoma donde, pese al incremento del desempleo, éste ha sido menor que en el resto de España, junto a Baleares, y es de las pocas donde aún crece el PIB, desgranó 50 medidas organizadas en siete bloques: eliminación de la burocracia para crear empresas; reducción del gasto público a excepción del gasto educativo o sanitario; incentivos al empleo y contrataciones; impulso al sector de la construcción, tanto para la rehabilitación de viviendas como de suelo; límite del gasto para los presupuestos de 2011; reforma fiscal; y la posición de Extremadura ante la Política Agraria Comunitaria para 2013.


En síntesis, la desaparición de las ayudas como un derecho universal y la introducción de deducciones o de un mayor esfuerzo fiscal según niveles de renta de cada ciudadano. Parece lógico que se consideren como “rentas altas” los ingresos superiores a 60.000 euros al año, prácticamente lo que cuesta una vivienda de protección oficial en Extremadura. Y que graven aún más a los depósitos bancarios, a las hidroeléctricas se las igualen con la energía nuclear, al bingo, los coches más contaminantes o los vehículos de alta gama que no se dediquen ni al transporte ni a la agricultura. Y aún parece más acertado rebajar casi a la nada el impuesto de sucesiones y donaciones entre padres e hijos, entre cónyuges, porque nuestra región ya estaba sufriendo fugas fiscales por la deslocalización que ha provocado que quien más chillaba envuelta en una bandera de España, menos solidaria y menos coordinaba su libertad impositiva con el resto del país.


Los dos diarios regionales parecían reflejar una sesión distinta a la que se vio. Se centraron en las medidas, en los consensos ocultos para ese discurso populista que sufrió hasta el revolcón de la incoherencia, de no aplicárselo en carne propia. Lo mejor de esta actitud editorial fue decirle al populismo que su fuego fatuo no cabe entre los titulares de la prensa extremeña, que le habla todos los días “en extremeño” a su audiencia. Desde hace decenas de años. Y por eso, quizás, renunciaron hasta a zaherir a tanta megalomanía. No hay mayor desprecio que la propia ignorancia. Y en política, eso es una sentencia.


Diario HOY. 12 de junio de 2010

Libro: “El extraño caso del Doctor Jeckyll y Mr. Hyde, y otros cuentos”. Autor: Robert L. Stevenson. Longseller, 2002. 179 pags.

Sitio recomendado: Fachada de la Asamblea de Extremadura, antiguo Hospital de San Juan de Dios. Mérida.





La bandera en la rotonda

5 06 2010

Esta vez, hasta delante del Rey, el objetivo era Vara, meterle en el ajo de las iras promovidas

Ondea la bandera de España que Defensa ha regalado a Badajoz tras la celebración del Día de las Fuerzas Armadas. Está en la rotonda del doctor Herrera Pombo. Su escudo constitucional lava, como el agua del Guadiana que simboliza la estatua que Ávalos -autor del conjunto escultórico del Valle de los Caídos que hoy se cae por el mal de la piedra y la conciencia- le vendió a la ciudad por decisión del gobierno municipal. A mi no me disgusta que estos gestos cooperen para enterrar las dos Españas, justo en una avenida en honor a un alcalde asesinado, Sinforiano Madroñero, la única con tres carriles por cada sentido y que ejecutara el alcalde socialista Manuel Rojas, ése a quien no querían ponerle el nombre del Palacio de Congresos y sobre quien quisieron descargar el cambio de nombre de esa vía hace unos meses. Todo borrado por el mejor símbolo, el que solapa aguiluchos y la tricolor, para que nos sintamos tan cómodos como en las orillas del Guadiana se vio al Ejército.


Las conversaciones entre el Presidente de la Junta de Extremadura, Fernández Vara, y la Ministra de Defensa, Carme Chacón, hicieron que se eligiera Badajoz. Hoteles a rebosar, calles atestadas de gente, buena convivencia, horas en TVE y -para más honra- el Rey de España volvía a su actividad pública. Todo a pedir de boca, con el protagonismo centrado en los militares y la Jefatura del Estado hasta que -como sucedió con la inauguración del Puente Real, la margen izquierda, el estadio Nuevo Vivero donde la Junta cofinanció la obra, Palacio de Congresos, Cumbre Hispano-Lusa…- se activó la estrategia de los silbidos y los teléfonos para coordinar la crispación. No se trata de “la Junta no quiere a Badajoz” porque en esta legislatura edificios, accesos o los proyectos de futuro fueron, están o estarán financiados por el gobierno regional o por el Plan E. En Mérida, algunos nunca se enteran que jaramagos y basura creciendo en viales recién terminados forman parte de esa táctica para ensuciar cualquier actuación en la ciudad. Pero esta vez, hasta delante del Rey, el objetivo era Vara, meterle en el ajo de las iras promovidas, porque para la ambición no hay mayor freno que en todas las encuestas -incluso las más favorables- continúe superando en simpatía y apoyo a cualquier otro candidato: ¿Y ahora qué le decimos a Callejeros, que nos dañan la imagen de la ciudad? ¿Los abucheos son libertad de expresión? ¿Y las quejas televisadas en Colorines?…


No estuve en la tribuna porque no tuve el honor de estar invitado. Sé que algunos allí presentes se indignaron por los silbidos planificados. Sólo fui uno de los que recibí una llamada la tarde del 13-M de 2004 para impedir que nadie se agolpara frente a la sede del PP. Me siento orgulloso. En Badajoz, no hubo incidentes. El pasado sábado, en la recepción en el MEIAC, un alto cargo popular dijo: “Nosotros aguantamos más con la guerra de Irak. Es la vida”. No es verdad. Los que aguantaron en Irak fueron los que allí se la jugaron, los que festejaban su Día ese fin de semana, a quienes esa ambición estratégica les intentó hurtar protagonismo y ensuciarles su memoria. La bandera ondea en una rotonda, en ese círculo de la historia que se repite. Fundamentalmente por ellos, a quienes se homenajeaba. Porque siguen defendiéndola en favor de la paz. Afortundamente, en otras latitudes.


Diario HOY, Badajoz 5 de junio de 2010

Libro: “La estrategia de la crispación”. Informe sobre la democracia en España. Autor: Fernando Pedrós. Fundación Alternativas, 2007. 266 pags.

Sitio: Avenida Sinforiano Madroñero. Badajoz