La estela de Cáceres-Ovando

14 08 2010

Cáceres 2016 representa el abrazo entre dos culturas, el puente entre Europa y América a través de su historia y su lealtad

La ciudad vieja de Cáceres fue declarada en 1968 por el Consejo de Europa como Tercer Conjunto Monumental del continente, después de Praga y Tallin. En 1986 no causó mucha sorpresa en Extremadura que fuera el primer enclave de la región que obtuvo de la Unesco el título de Patrimonio de la Humanidad. Cualquiera que la visite deparará que torres y nobles palacios están desmochados, que no tienen almenas. Todos, menos el “de las Cigüeñas”, la Casa de los Cáceres-Ovando, hoy sede del Gobierno Militar en la plaza de San Mateo, y origen de la dimensión iberoamericana que impregna a la firme candidatura extremeña a la Capitalidad Cultural Europea de 2016. La de Bujaco, la Albarrana, la del Aire, la del Postigo, la del Palacio Carvajal, la de Sande… están desmochadas. La Reina Isabel castigó así el apoyo de los dueños de esos palacios o casas nobles a Juana de Trastámara, “La Beltraneja”, rival al trono tras la muerte de Enrique IV. Todas menos la que cobijaba al capitán Diego de Cáceres Ovando, fiel amigo y vasallo, que ya ayudara al hermano de “La Católica” a derrotar al clavero Alonso de Monroy en sus aspiraciones para gobernar la Orden de Alcántara.


Uno de sus hijos, Fray Nicolás de Ovando, fue el primer gobernador de la isla La Española (hoy República Dominicana y Haití) “de todas las costas y Tierra Firme de las Indias Occidentales”, sustituyendo al propio Cristóbal Colón. El último de los apoyos a la candidatura lo ha mostrado el pasado 26 de julio el Secretario Iberoamericano, el uruguayo Valentín Iglesias. Tres años antes, lo hizo el embajador de Portugal en España, Alvaro Mendoça, sabedor de la relevancia que tendrá la conexión entre ambos Estados por alta velocidad en esas fechas: “Portugal es nuestro elemento diferenciador” -repitió Fernández Vara durante un curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo este verano. Si Cristóbal Colón salió de Palos de Moguer, Lisboa fue el puerto mas cercano para llegar de su primera aventura, hoy también la ruta más cercana para abrir nuevas relaciones comerciales con mercados emergentes en América como el brasileño o el mexicano.


Nicolás de Ovando exploró y reconoció las Antillas, abriendo la expansión a Cuba. Hoy, una cubana está al frente de la gestión de la candidatura y el pianista Chucho Valdés es uno de sus embajadores. Parece algo más que simbolismo, y no es común la casualidad. En días en los que el régimen castrista acepta ya licencias para pequeños comerciantes y el mundo aguarda paciente una transición hacia la democracia, la candidatura cacereña -que se dirimirá el próximo 27 de septiembre en el Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofía y sabremos tres días después si es finalista- ha encontrado en su “abrazo” desde Europa a América, desde la comunión entre la Fundación Academia Europea de Yuste, el CEXECI, Foro Sur, otros alemanes enamorados de Extremadura como Wolf Vostell o Helga de Alvear y la vinculación con América que se renueva el próximo año con el quinto centenario de Orellana, o en 2013 con Nuñez de Balboa, no sólo el puente entre dos continentes a través de la cultura, sino la mejor de las fortalezas para que se otee su bandera por el resto de ciudades candidatas. Cáceres es opción respetada, con almenas sólidas y suficientes en su proyecto. Ya nos toca a los extremeños, más ocupados durante siglos del exterior que por nuestros intereses. Y esta vez no se trata sólo de solidaridad, también sería justicia a la lealtad que durante siglos mostraron estas tierras al proyecto común de Estado, europeo, dentro de la comunidad iberoamericana, herederos colectivos del linaje de los Cáceres-Ovando.


Diario HOY, 14 de agosto de 2010

Libro: “Nicolás de Ovando y los orígenes del sistema colonial español (1502-1509)”. Autor: Esteban Mira Caballos. Autoedición, 2000. 201 páginas.

Sitio Recomendado: “Palacio de las Cigüeñas o Casa de los Cáceres-Ovando”. Plaza de San Mateo. Ciudad Monumental de Cáceres. Extremadura.


Anuncios




Como una reina

18 07 2010

El Senado aprobó el último trámite para que los autónomos puedan cobrar hasta seis meses de paro

A varias generaciones de extremeños las curtió el comercio. A las extremeñas, también. Como dependientes y modistas. Plasencia con los Fuentes, Cáceres y sus Requetés; Mérida y los almacenes Las Heras; Don Benito y las tiendas Pavo; en Almendralejo, los Díaz; en Badajoz, los Cancho, o los Hormeño y Ruiz… Antes de las grandes superficies, sus dependientes y empleadas se hicieron autónomos porque se lo veían venir. Vieron en nuevos negocios su salida como asalariados de un sistema demasiado paternalista. Querían convertir a sus mujeres, modistas cuando fueron novias, en las reinas de su casa. Se hicieron autónomos y funcionaron como representantes, distribuidores o montaron un pequeño negocio entre ambos, en el mismo barrio que les vio crecer. Los otros, engrosan hoy la columna vertebral de las cadenas comerciales y son los maestros en el arte de vender, del que la necesidad hace virtud.


El miércoles, pleno del Senado, se aprobó el último trámite para que esos autónomos puedan cobrar hasta seis meses de paro. Eran, junto a alcaldes y concejales, el único colectivo sin cobertura en esta España social y democrática. Para los económicamente dependientes y para los que desarrollen actividades con mayor riesgo de siniestralidad, esta ley les faculta hasta cobertura por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Antes, cuando el autónomo parecía no contribuir -o no necesitar ayuda- si enfermaba, paraba en su actividad y, convaleciente, seguía cotizando para no perder la atención sanitaria. Son casi ocho millones de españoles. En Extremadura, pese a la crisis, hay casi 78.000, un 0,3% menos que hace un año, aunque por debajo de la reducción en medio punto que ha sufrido España. Los que se jubilaron cotizando lo mínimo en un país que los desamparó, vadean los años de descanso con poco más de 680 euros al mes.


La aprobación de la ley pasó tan silenciosa y eficaz como la Reina en el palco del Moses Mabhida, en Durban, cuando Puyol nos metió en la final ese mismo día. Con la paciencia de quien midió gestos y palabras para conciliar simpatías entorno a ese traje rojo y el pañuelo gualda -tan distintos a los de la canciller alemana, Ángela Merkel, tres días antes- Doña Sofía sonreía porque sabía el significado de la victoria: la ‘furia’ en un catalán; el orgullo devuelto a un pueblo asaeteado por chismes interesados por el dólar y el euro; creación frente a máquina; el corazón encima de esas tallas, que reducen las razas a un simple juego… Al despedirse de los jugadores se acordó de sus nietos, de España: «Es maravilloso», dijo. En su república independiente, mi madre -la reina en los sueños para un autónomo del comercio, capaz de renunciar a sus vacaciones para que hoy escriba en este diario- vio también sonreírnos esa noche del miércoles: «Anda, tómate un cubatita, que la ocasión lo merece» -espetó. «No -dijo el jubilado. Mañana tenemos cita con el médico… A ver si me va a mandar un análisis». Ojalá hubiera estado ese miércoles marcándole un gol al destino: en el Senado, o a la salida de un córner. Aquella sonrisa era la de su misma Majestad cuando le dio la mano a todo un país que se quedó en paños menores ante la oportuna elegancia que tienen las reinas al transitar, casi sin hacer ruido.


Diario HOY, 10 de julio de 2010

Libro: “La distribución comercial”. Autor: José Mª Sainz de Vicuña Ancín. ESIC Editorial, 2001. 495 páginas.

Sitio recomendado: Senado de España. Madrid





Carmen 2016

19 12 2009

La primera edil aparcó diferencias, sacó la política del subterráneo y su vela es la que hoy alumbra


Le debo una a Cáceres, a su alcaldesa y a sus gentes. Dije meses atrás que la pusieran guapa y lo conseguirán. La primera edil en su historia aparcó las diferencias, sacó la política del subterráneo y su vela es hoy la que alumbra. Recuperada en lo anímico, Cáceres camina hacia desarrollos más accesibles modernos y sostenibles gracias a un consenso -¡Qué cara vale esa palabra tras la irresponsabilidad popular en la Conferencia de Presidentes!- pilotado por ella: Plan de Urbanismo que traerá El Corte Inglés, faro del comercio local, estación del AVE, los sucesivos Plan E, Ribera del Marco… Se comerá el pavo con el mérito del deber hecho. Ciudad más castellana que la mía, poco amiga de cambios, esto reconoce también a Elena Nevado, nueva portavoz de la oposición. Querida Carmen: cinco “p” sustituídas por tu “h”, la única letra muda del abecedario, y vital para ser distinta a lo que “eras”.


Del Cáceres “de toda la vida” le pusieron más obstáculos que a Pizarro. Conseguir el Perú fue menos complicado. Ahora lo tiene a tiro con la nueva autovía A-58 hasta Trujillo. Pronto será a Badajoz y con ella Portugal, y demostrar así que los localismos sólo reportan ganancias para y de ellos. Media legislatura quitando hierro a conflictos, como herrera después forjando esos acuerdos, tiene beneficiarios: la gente.


Sigo allí en deuda con el doctor Salinas y con su equipo de cirugía plástica del Hospital Virgen de la Montaña. Sus tardes son para mejorar alumnos y ayudantes. Con Kostas Yannikelis: Trajo a Cáceres el II Congreso Mundial de Biomecánica. Aguarda a las instituciones para que su departamento diseñe muebles o espacios ergonómicos. Lo estoy con cuatro jinetes del deporte: Dómine, Jesús Luis Blanco, Daniel Timón y Carrapiso. Y colaboro para que Cáceres sea Capital Europea de la Cultura 2016.


Compite con otras nueve ciudades españolas. En el canal Youtube sus vídeos son los más vistos: 45.000 visitas, el doble que Santander, diez mil de Córdoba y Málaga. En Facebook, sólo llega a 2.549 fans. Con los tres mil universitarios que el miércoles pasado festejaron la navidad, lo doblarían. Si suman estudiantes de secundaria, los NCC y telecentros de Extremadura, junto a funcionarios o ayuntamientos que en su día lo hicieron con vecinos en OT o Gran Hermano, despegaría. Si contactan con nuestros emigrantes, llegaríamos hasta Australia. Han editado esta semana 38.000 folletos. Su difusión calaría más si alumnos de la Escuela de Teatro, allí ubicada, la acompañaran con animación de calle; si la Cámara de Badajoz se uniera a ese Consorcio; si el CEXECI aportara su nexo iberoamericano, como así lo hará Yuste con Europa; si otras ciudades de la región apoyaran en la Red su candidatura, como Irún con San Sebastián; si las diputaciones implican a municipios menores y mancomunidades. Es un proyecto de toda Extremadura y, sin Film Comission ahora creada, Cáceres es enclave cinéfilo por 1492, Santa Teresa y San Pancracio.

Plasencia, la capital del norte, está en una encrucijada parecida. Otra alcaldesa, Elia María Blanco, maniobra para estabilizar el barco. Pero allí queda menos tiempo para alcanzar la victoria.


Diario HOY. 19 de diciembre de 2009

Libro: “Historia de la Conquista del Perú”. Autor: Sebastián Lorente. Imprenta Arbieu, 1861. Lima. 507 páginas. Digitalizado en www.books.google.es

se va al Perú á ser ricos; por allá, se va á Panamá á ser pobres : escoja el que sea buen Castellano, lo que mas bien le estuviere… Di á tu Señor, que venga en hora buena como quisiere; que de la manera que viniere, le recibiré como amigo y hermano”

Sitios recomendados: Torre de Bujaco. Cáceres 2016





Salir fuera

9 10 2009

Hay funcionarios que ahorran uno de cada cuatro euros porque se acongojan con que el paro crece y, con su temor, sólo logran incrementarlo


Sí -ya lo sé- el titular es reiterativo. ‘Salir’ no necesita el adverbio ‘afuera’ o ‘fuera’ porque nunca se podrá ‘salir adentro’. En esto del lenguaje hay mucha miga psicológica. Las madres, cuando en las ciudades podíamos jugar en los lejíos -que eran los solares baldíos que la Junta siempre quiso gravar para frenar la especulación- nos gritaban «¡Éntrate p’adentro!» cuando el cielo amenazaba lluvia o era la hora de recogerse si ya anochecía. En el fondo, esa construcción lingüística sólo desprendía protección. Si salir afuera suponía temporalidad ante el castigo silencioso de la emigración en Extremadura, regresar a casa nos protegía del miedo de la noche o de la debilidad humana ante las fuerzas de la naturaleza.

«Salir fuera» se convirtió después -en los años de la euforia- en una construcción esnobista que aplicábamos para vísperas de vacaciones. Los que siempre emplearon el mes de descanso para regresar al pueblo materno, que pasaba por aceptar que la Costa del Sol era un lujo para economías más allá de los Pirineos, pregonaban el ‘salir fuera’ como un eufemismo sardónico para anunciar a los vecinos que la familia se iba una semanita a un apartamento a La Antilla o -con mucha suerte- a un hotel de Fuengirola. Nada de emigración obligada; puro placer, tras años de austeridad y ahorro.

No es que los extremeños hayamos vivido toda su historia de fronteras hacia dentro. Sin caer en los imperialismos de nuestros conquistadores en América, existe toda una tradición comercial desde Baños de Montemayor hasta Monesterio, gente que ‘salieron a buscarse la vida’. Eran comerciantes herederos de Ruta de la Plata, capaces de comprar tripas de cerdo en Tendudía y revenderlas en Sevilla, o de cargar lana de desecho en Béjar para telares clandestinos que ocupaban a las mujeres rurales de nuestra tierra. Así, también, creció el comercio pacense para Portugal, o el contrabando en aquellos barrios de aluvión. No es extraño que la renta media de Extremadura -de poco más de 16.000 euros al año- sea de las más bajas de España cuando el 60% de las pensiones, en una región castigada por el látigo demográfico de la emigración, son mínimas, no contributivas, propias en muchas mujeres a las que nunca se les contabilizó el trabajo sumergido o como manos de obra para apañar la aceituna, o para el mismo contrabando.

En esta encrucijada pulula demasiada gente atemorizada, que ‘se entra p’adentro’. Funcionarios, y asalariados estables, que ahorran uno de cada cuatro euros porque se acongojan con que el paro crece y, con tanto temor, sólo logran incrementarlo. Pero, por el contrario, incrementa también un viaje al interior en cada persona, como dice la última campaña de promoción de Extremadura. Recuperar esencias y valores, que no por ser más baratos, satisfacen menos al ser humano. Hay amigos que se enamoran de mujeres más gordas, y menos lujosas, que sus cónyuges de toda la vida. «Son más vitales», dicen… Hay amigas que lo dejan todo por disfrutar de quien hoy es su mejor compañero. La política se reafirma firmando códigos para renovar la confianza que -en caso contrario- sería sangre para tiburones del populismo. Sólo nos falta encontrar comerciales que sepan vender en Bulgaria, Polonia o Brasil nuestro modelo de sanidad pública, de educación basada en nuevas tecnologías, o de viviendas protegidas que nos convierten en referente del bienestar en Europa, empresas que presuman de ‘salir p’afuera’. Eso lo enseña la calle, nunca de puertas para adentro… por mucho que te quiera tu madre.


Dario HOY. 9 de octubre de 2009

Libro:Hacienda, Comercio y Contrabando en la Frontera de Portugal (Siglos XV-XVIII)”. Autor: Melón Jiménez, Miguel Ángel. Colección Crónica del Occidente. Cáceres: Cicon Ediciones, 1999

Libro: “Guapos y sus isótopos”. Autor: Rafael Sánchez Ferlosio. Editorial Destino. 127 páginas. 19,5 €

Sitios recomendados: Ruta de la Plata. De Sevilla a Astorga. Calzada romana y Arco de Cáparra







La Ley del Péndulo

12 12 2008

Si la carcoma comenzara a horadar los dos grandes partidos que sostienen la columna del Estado, mal espejo para los demás

Me lo dijo el martes Pepe García Orio-Zabala, sobrino del periodista y primo del fiscal en Andalucía, y poeta, Jesús García Calderón, de quien robó la frase: “La política, como la vida, se rige por la ley del péndulo”. Por lo que percibimos en el comportamiento diario, parece tener razón. No sabemos si por el miedo multiplicado con el eco mediático -y un cierto oportunismo electoral- o porque realmente el consumo responsable ha calado, pero coincidimos en que algo habrá que poner de nuestra parte para recuperar el pulso del país. No más allá que como cualquier enfermo. Los que hemos vivido algún trance cercano en nuestra vida sabemos que, sin la voluntad del paciente, poco sanaremos.


Si nos violentamos porque, con demasiada asiduidad, un gobernante de ERC nos recuerda que el 28% de la población extremeña depende de la función pública, si los pensionistas –especialmente prestaciones no contributivas- subirán en 2009 por encima del IPC y si esa inflación parece remitir con respecto al verano, nada debería arrinconar a toda esa gente en casa. Si estos colectivos lo hacen es porque la “crisis” carcome más por hipocondríacos que por síntomas contrastados: ¿Rebajar salidas con la familia los fines de semana? ¿No se contribuirá, así, a la destrucción de empleo en los servicios o en la hostelería? ¿Asistimos a un nuevo arrebato mojigato? Los únicos que lo harán por obligación son aquellos que han perdido –o les peligra- el puesto de trabajo. Precisamente, para evitar más amputaciones, deberíamos facilitar la circulación de la sangre. Cada cual según sus posibilidades de bombeo.

Algunos bancarios coinciden en señalar –o desviar hacia- el hecho de que “no quedan cajas de seguridad en las sucursales”. Los más atrevidos recuerdan incluso la amnistía fiscal que en 1983 aprobó el Gobierno a través de una masiva emisión de Deuda Pública y Letras del Tesoro que trocó “mirar hacia otro lado” por liquidez para salir del miedo ante el precio del petróleo, las fugas de capital y las secuelas del 23-F. No calibro todavía si hemos alcanzado semejante dramatismo pero en las cajas sólo guardamos fotos y recuerdos. Y eso sólo conduce a la melancolía, y a ningún futuro.


¡Ojalá el péndulo comience a centrarse estas fiestas! Bienvenidos las ferias del regalo y las catas de queso en Villafranca de los Barros, el Miajón, Iberocio, las colas en las grandes superficies, el bullicio en Santa Eulalia, Antonio Hurtado, la calle del Sol, Menacho, Ramón y Cajal, los hoteles completos durante este último puente, y hasta Papa Noel, si esas medicinas reaniman al enfermo. No hay peor tratamiento que atajar un contagio colectivo.


Otra cosa es el péndulo en política. Si la carcoma horadara los dos grandes partidos que sostienen la columna del Estado, mal espejo para los demás. No sólo habría que centrar el consumo, también la acción política como tributo a la responsabilidad y a la confianza en un sistema democrático que no es culpable, pero sí responsable. Si viras de un extremo a otro, el paciente sufrirá violentos bamboleos. En tiempos de rabia e incertidumbres esos caldos de cultivo fecundan virus más peligrosos que el ébola. Y eso, Joan Tardá y todos nosotros, deberíamos saberlo.

Dario HOY. 12 de diciembre de 2008

Libro: “La Provincia”. Autor:Jesús García Calderón. Eds. Rialp, 1991. 50 ejemps para suscriptores de lujo de Adonais y 50 para suscriptores de honor. www.books.google.es . 35 págs.

Libro: “El péndulo de Foucault”. Autor: Umberto Eco. De Bolsillo, 2005. 820 pags.


Libro: “Mis premios”. Autor: Thomas Bernhard. Editorial Alianza. 148 pag. 16 €


Sitios: calles comerciales: Calle del Sol en Plasencia, Menacho en Badajoz, Pintores en Cáceres… Fechas navideñas






En coche a Lisboa

21 11 2008

La próxima semana, una delegación del Gobierno de Extremadura llegará a Lisboa para profundizar las relaciones transfronterizas. Lo harán en coche oficial


El 26 y 27 de este mes una delegación del Gobierno de Extremadura llegará a Lisboa para profundizar las relaciones transfronterizas. Lo harán en coche oficial, vehículos de menor coste que otras berlinas institucionales para alcaldes o consejeros en otras CC.AA. Y con la intención de que, más pronto que tarde, puedan repetir los contactos gracias a un vagón del AVE, tal y como hicieron meses atrás todas las instituciones extremeñas que de desplazaron de Madrid a Zaragoza para conmemorar el día de la región en la Expo de Zaragoza. Unos y otros.

Vara, en coche oficial -¿a alguien le interesa la marca del vehículo?- y representando a Extremadura, tiene marcada en su agenda una entrevista bilateral y un almuerzo con el primer ministro José Sócrates. Seguro que en la conversación pondrá sobre la mesa los servicios compartidos que ya se materializan en materia sanitaria, educativa, cultural y económica. Siempre habrá quien brame en la frontera -como catetos- que tienen que esperar una cita médica en su tierra, mientras una parturienta portuguesa da a luz en un hospital del SES. El domingo irán a misa, por el bien de todos los hijos de Dios. Es como cuando el comercio autóctono, nacido de la autarquía franquista, atendía a la clientela lusa en español y se comía las zapateiras y las almejas en El Cristo pidiéndolas en español. El Corte Inglés -ese demonio que nos iba a devorar a mitad de los noventa- los puso en su sitio: obligó a sus dependientes a entender el portugués, les ofreció a los vecinos un autobús gratis y ahora es la gran esperanza verde, blanca y negra para dar sentido a la futura Plataforma Ibérica del Transporte, cercana a la estación internacional de la alta velocidad.

Los viejos orgullos imperialistas difunden la prepotencia de un iberismo limitado a que los portugueses están como locos por ser españoles ¡Como con Felipe II, toma ya! Son los mismos que se escandalizan porque un socialista vaya montado en un coche oficial, aunque también haya gente que abuse de que el pueblo los haya puesto en esa oficialidad. Pero como sucediera hace siglos, si la clase política es la culpable de todos nuestros males, especuladores, prestamistas y comerciantes de nuevo pelo -que presumen de banderas de España y surten a las tiendas chinas de productos al por mayor- se irán de rositas con la que está cayendo, los del coche oficial serán los culpables de los desatinos y -como la crisis siempre castiga más al que menos tiene, que suele ser el de su electorado- lograrán apartar a los más castigados del sistema electoral y engoradrán la abstención. Así ganaron las elecciones en el año 2000 y así están acostumbrados algunos a ganar las elecciones en algunas ciudades extremeñas: Con abstenciones del 40%, aunque la credibilidad del sistema democrático -entre unos y otros- se tambalee.


Espero que tras las reuniones de Lisboa -como tras la constitución de la eurorregión Extremalentejo, al día siguiente en Fehispor- otros coches, camiones y vagones de mercancías rentabilicen la ubicación estratégica de Extremadura. Aunque sean otros coches de alto nivel quienes recojan los beneficios.


Diario HOY. 21 de noviembre de 2008

Libro: “Invierno en Lisboa”. Autor: Antonio Muñoz Molina. Biblioteca Breve. Seix Barral, 1999. Premio Nacional de Narrativa 1988. 221 pags. 21,45 €

Sitio recomendado: Lisboa. Desembocadura del río Tajo en el Atlántico