Austeridad

19 09 2009

La administración autonómica con mayor volumen de deuda es la Generalitat de Valencia: A fecha de hoy, reconoce 13.202 millones de €, un 12,5% del PIB

La administración local con mayor volúmen de endeudamiento es el ayuntamiento de Madrid, gobernado por el PP desde 1995, con 6.407 millones de €, casi la mitad de los 13.264 que deben entre todos los ayuntamientos de la provincia. Es, de largo, el consistorio español con más déficit, pese a que la reforma de la Ley de Haciendas Locales y de la participación en los ingresos del Estado acometida en 2000 por Aznar beneficiara a los municipios mayores de 500.000 habitantes, que reciben más euros por habitante, sólo parcialmente compensada en la anterior legislatura.

La administración autonómica con mayor volumen de deuda es la Generalitat de Valencia: A fecha de hoy, reconoce 13.202 millones de €, un 12,5% del PIB. El último mandato socialista con Joan Lerma como President (1995) cerró el ejercicio con una deuda del 6,5% del PIB. El primer periodo del PP, hasta que Eduardo Zaplana fue nombrado ministro (2004), llegó hasta el 10% del PIB pese a la bonanza. Cuando –según las tesis más críticas- ya se debía saber que estábamos en crisis, el endeudamiento en el gobierno Camps (2007) se elevó en tres años al 11,3% del PIB. Actualmente, es del 12,5% y, pese a ello, sus últimas decisiones han comprometido dinero público para salvar a un club profesional de fútbol, con 75 millones de €, y ampliando la aportación pública para el gran premio de Fórmula 1 en 90 millones más. La deuda de Extremadura, según el Banco de España, era del 4,7% del PIB en 2009, aunque llegó a estar en el 6,5% en 2001, cuando el Gobierno invertía en nuestra región por debajo de la media nacional.

Un informe del Ministerio de Trabajo revela que la comunidad valenciana incrementó el número de desempleados desde el 2º trimestre de 2007 hasta el 2º trimestre de 2009 en 176.600 trabajadores, un 7,98% más de destrucción de empleo en ese periodo. Durante ese tiempo, Extremadura incrementó esa ratio en 22.900 trabajadores, un 5,5%. Valencia, como la costa catalana, Andalucía, Canarias y la comunidad de Madrid lideran el aumento del paro, vinculado al pinchazo de la burbuja inmobiliaria. En 2006, presentaba una tasa inferior a la media nacional. Era “el milagro valenciano”. La última EPA eleva la tasa de desempleo al 21,22%, sólo superada por Andalucía y Canarias.


Analizando las administraciones autonómicas, sólo la demagogia explica que un mismo partido exija austeridad para algunas latitudes, proponga la reducción de altos cargos para aligerar déficit, recurra a Cataluña como único argumento de los males, pero olviden extender esa fórmula a otras regiones. Se gobierna con más consejerías que aquí; han creado secretarías autonómicas; direcciones de área; gabinetes técnicos; direcciones territoriales por sector, departamentos todos ellos que no existen en Extremadura. Además, disponen de cuatro canales autonómicos de televisión y otros dos de radio como mínimo, más organismos, empresas públicas u oficinas en el extranjero.

La austeridad no es una virtud, es hoy una necesidad”, dijo Vara el Día de Extremadura. Pero esa cualidad, si tiene que acentuarse, no debería exigirse sólo a unos. Los ayuntamientos de EE.UU. prescindieron de los fuegos artificiales el 4 de julio, fiesta nacional. Aquí, hay empresas que sobreviven gracias a congresos o a festejos patronales. Y persistir con la demagogia sólo ahonda aún más en el desprestigio de la actividad política, a dudar del sistema autonómico o, sencillamente, desvía la atención.


Diario HOY. 19 de septiembre de 2009

Libro: “Homenaje a los malditos, Los que ríen…”. Autor: Eusebio Calonge y Teatro La Zaranda. Editorial IRU, 2009. 186 pags. 16€

Sitio recomendado: Comunidad Valenciana. Ciudad de las Ciencias y las Artes

Anuncios




Operaciones de Rostro

21 08 2009

El PP calificaba el lunes la ayuda de 420 € que reclamaron a finales de junio como “pan para hoy y hambre para mañana”


La política española está como la Medea que se inauguró ayer en el Festival de Mérida: Entre la mitología y el realismo. La sucesión de teorías conspirativas roza la paranoia y los oráculos. Salimos del 11-M y terminamos, hasta la fecha, con escuchas telefónicas, espías y contraespías, sin que la ciudadanía atisbe qué ganan con todo esto. Genera este ruido tanta desconfianza que, ante la potencial pandemia de gripe otoñal, proliferan en Internet elucubraciones que atribuyen a gobiernos, lobbies financieros e industrias farmaceúticas una cierta condescencia para que el contagio nos atemorice. Sólo falta James Bond para cerrar la trama.

La pérdida de credibilidad se sustenta en la crispación que triunfa a la hora de hacer política y aprovecha la memoria inmediata que limita la percepción ciudadana. Se puede decir lo mismo y lo contrario, sabedores de que en ese flujo masivo de declaraciones no retenemos ni lo publicado dos semanas antes. Para lo demás, bienvenidos sean documentalistas y bases de datos. En Extremadura estamos felizmente huyendo de la política navajera. De lo otro, contradecirse en pocos días, no somos ajenos. Y eso, finalmente, también resta credibilidad en partidos y actores públicos.

El pasado 29 de junio, víspera del debate sobre política general de Extremadura, el PP pedía la aprobación de una ayuda extraordinaria de 420 euros para desempleados que agotaron el subsidio y para un tiempo máximo de seis meses. Se había reunido con CC.OO. y conoció la propuesta sindical. Vara había defendido meses antes que la crisis económica no desembocara en crisis social y que retrasaría todo lo superfluo antes de que algunos extremeños cayeran en la exclusión. Aprobó un fondo de inversión en los ayuntamientos para generar empleo, dotado con 48 millones de euros. Pero los populares añadieron que –si el gobierno de ZP no lo hacía- se aprobara esa prórroga en Extremadura para parados con doce meses de residencia en la región.

El pasado lunes se iniciaba, con demasiada desinformación, el trámite para obtenerla, en la misma cuantía y plazo, aprobada por el Gobierno. Ese mismo día el PP calificaba la misma medida que reclamaban a finales de junio como “pan para hoy y hambre para mañana”. Durante meses exigeron, además, a la Junta que doblara sus aportaciones a la beneficiencia y visitaban comedores sociales que luchan contra los excluidos por la sociedad, seres que necesitan cada día pan para alimentarse. Era como reclamar una nueva financiación local y amenazar manifestarse contra una ley aprobada por el mismo Javier Arenas cuando fue ministro. Como reclamar una compensación para todas las CC.AA. por la supresión del impuesto de patrimonio cuando Esperanza Aguirre fue la primera en abolirlo, mientras Extremadura y Cataluña mantuvieron su corresponsabilidad fiscal y la antipatía electoral. O no hacerlo cuando el ministro Montoro abolió el IAE y sólo compensó a los municipios con más de quinientos mil habitantes. O presumir del Plan E como alcalde y no aprobarlo en el Congreso… El verdadero miedo es que, como a Medea, exilien a la política y la gente termine confiando en operaciones de cara, capaces de reconvertir a dirigentes del fútbol vinculados a la fundación Francisco Franco en embajadores de la Cataluña Libre, o a creadores de las mamma chicho en instigadores de somatenes a la caza del violador… ¡Más complicado habrá sido la cirugía en el Hospital La Fe de Valencia!


Diario HOY. 21 de agosto de 2009

Libro: “Con tal de no morir”. Autor: Vicente Molina Foix. Editorial Anagrama, 2009. 228 páginas. 17 €

Libro: “La conspiración lunar ¡Vaya timo!”. Autor: Eugenio Fernández Aguilar. Editorial Laetoli. 176 páginas. 15 €

Libro: “Pecados Griegos”. Autor: Javier Tomeo. Editorial Bruguera. 150 páginas. 16 €


Sitio: Mérida

Acueducto de Los Milagros










Derechos intelectuales

14 08 2009

Sólo el artista, como cualquier propietario, puede autorizar por escrito la difusión gratuita de su obra


La Sociedad General de Autores de España quiere cobrar al ayuntamiento de Zalamea de la Serena por una adaptación de la obra de Calderón de la Barca, que constituye su seña de identidad, es fiesta regional y moviliza cada verano a seiscientos vecinos. Su actual alcalde, Javier Paredes, ha denunciado esta actitud: “Es como si quisieran cobrar por contar historias de tu abuelo”, ironizó. No es la primera vez que la SGAE se embadurna de impopularidad. Hace unos meses quisieron cobrar derechos del cantante David Bisbal por un concierto en el que participó de forma altruista, a beneficio de una ONG. Llegaron a reclamar los de otro cantante tras una gala de alto caché, sin que lo solicitara, y siendo autor único de letras y música. Siempre que en el contrato no contemple que él, o su representante, abonarán las tasas por la propiedad intelectual, abogados de la SGAE acudirán al consistorio y lo responsabilizarán de la minuta como sustituto natural. Y sólo el artista podrá autorizar la difusión gratuita de su obra, por escrito.


La Ley de Propiedad Intelectual de 1996, remodelada el 7 de julio de 2006, tras ocho directivas europeas y el Tratado OMPI sobre Derechos de Autor, armonizó la reproducción, distribución y comunicación pública. Sus beneficiarios son los autores, artistas intérpretes o ejecutantes, los productores y las entidades de radiodifusión. Incluso, regula que la tutela de estos derechos post mortem no estarán limitados en el tiempo. Para los productores se limita a cincuenta años.

Al alcalde de Zalamea le piden 94 € por función y otros 24.000 más por otros conceptos y atrasos. Lo primero se ciñe a las tarifas como espectáculo sin taquilla, al aire libre y en el que los actuantes no perciben prestación económica. Los ayuntamientos pueden beneficiarse de una bonificación si se acogen al convenio entre la SGAE y la FEMP de 2007. En él se regulan actividades con taquilla (hasta diferencian el circo o la magia, de los bailes en fiestas patronales) y las gratuitas, que tienen distintas tasas según los habitantes, si son bandas de música, o si llevan soporte de vídeo o de televisión.

Pero la deuda que reclaman engordó durante once años. Entonces, operaba un convenio, firmado por la entonces presidenta de FEMP, Rita Barberá, y el Presidente durante todos estos años de la SGAE, Teddy Bautista. Ofrecía la misma bonificación para los ayuntamientos. Fijaba un canon por usos del repertorio de pequeño derecho: emisiones en radios, Tvs y salas de cine municipales, bailes públicos, verbenas, pasacalles. A quienes hoy califican como “titiriteros de la ceja” les encomendaron asesorar jurídicamente a los ayuntamientos, organizaban seminarios sobre propiedad intelectual, un máster en la Complutense de Madrid e, incluso, aportaban seis millones de pesetas, ocho en 2001, para compensar la difusión de sus actividades.

A nadie le gusta pagar. Ni una cerveza en un bar, ni un solar para viviendas. Cualquier joven se negaría hasta que se convirtiera en escritor, periodista, músico o empresario, y quiera vivir de ello. Otro asunto es si realmente estos derechos llegan al autor, si la SGAE actúa con la misma diligencia en Euskadi y cuántos “artistas” viven del cuento, que ha escrito otro. Pero ése es otro capítulo, que también requiere su esfuerzo, como ser alcalde hoy en Zalamea para pagar a fin de mes y ahorrarte esta publicidad nacional, sin cobrar derechos de autor.

Diario HOY. 14 de agosto de 2009

Libro: “Media docena de robos y un par de mentiras”. Autora: Mercedes Abad. Editorial Alfaguara, 2009. 204 pags. 17,5 €

Sitios recomendados: Zalamea de la Serena. Capilla Real. Ntra. Sra. de los Milagros







Paquirrín vota al PP

7 08 2009

Preocupa que un chico, que sólo necesita dos exclusivas al año para vivir, lo justifique con los mismos argumentos que Rajoy

El día que enterraron a Vituto, conocimos que el desempleo se redujo en Extremadura por cuarto mes consecutivo. La Encuesta de Población Activa nos sitúa segundos en reducción de parados y en incremento de afiliaciones a la Seguridad Social; es decir, la primera si enlazáramos ambos campos. Hemos dejado el pelotón del descenso para superar incluso a Valencia o Murcia, regiones que cambiaron huertas por adosados y a las que, como Andalucía, el parón del ladrillo en la costa les está dejando groguis. No es para tirar cohetes –la misma Consejera de Empleo advierte que el otoño será duro- pero nadie duda que las medidas fueron oportunas y eficaces durante estos meses.

Se esmeran en despreciarlas: la derecha pasó de sumarse a la paternidad proclamando que ellos votaron a favor del Plan L (el que pusieron en marcha Junta, diputaciones y cajas extremeñas) a olvidarse que sus senadores votaron contra el Plan E en Cortes, único que licita hoy obra pública en sus ayuntamientos; otra izquierda afirmó que reflejan el mal momento de la región y olvidan que dos legislaturas atrás reclamaban como única solución más contratos públicos en los ayuntamientos. Pero, en el fondo, todo contribuye a no darles valor. La FEMP reclama ahora que las CC.AA. coordinen planes de empleo con los entes locales y alaba el aprobado hace una semana en La Mancha; ni ellos ni el resto de España saben que nueve meses antes se decidió el primero en Extremadura, y que ayuntamientos de Badajoz (207) o Cáceres (93) contratan personal gracias a este fondo autonómico extraodrinario.

En verano hay menos noticias. Venga a darle vueltas en Internet a la degeneración de la política con refriegas en Valencia o en Mallorca y queremos encontrarla hasta en la basura mediática que inunda la prensa del corazón. Deberían abrir espacios para conocer quién fue Víctor Pérez Palomo, Vituto, en Mérida o para difundir que pueblos, como Tamurejo, esta semana pasan de 200 a 1.500 habitantes coincidiendo con sus fiestas patronales. Es la quintaesencia de lo que pudimos ser y no fuimos por la emigración y la humildad. Pero no; volvemos a ser noticia para los incendios y para encabezar las máximas de calor. También en términos de audiencia sólo somos un millón.

El verano da para escuchar que Paquirrín –el hermano calvo y feote “que está todo el día tocándose los huevos y le gustan las tías con las tetas grandes”, según sus propias palabras- vota al PP. Seguro que simpatizantes de este partido no se identifican con él pero preocupa que un chico, que no necesita planes de empleo sino dos exclusivas al año para vivir, justifique su voto con los argumentos con los que Rajoy aterrorizó al personal: “Estos socialistas nos llevarán al corralito”. No es original. Lo escuché a un argentino que jugaba un torneo en Badajoz: “De la Rúa sería muy puro pero nos trajo el corralito; Menem era sucio, pero la plata corría”. Estoy deseando que acaben los veranos frikis. Cuando todo se confunde, terminan afrontando la política internacional como Palito Ortega. Cantaba aquella arenga “Gibraltar español” y llegó a gobernador en La Pampa. Al menos, Paquirrín nunca supo cantar, ni Rajoy jugar al fútbol… ni Vituto quiso fama. Eso lo dominan los argentinos. Estoy deseando que vuelva el noble arte de la política a España y el fútbol de Messi para la tarde de los domingos; poco importará a quién vota o si tiene una novia bien dotada.


Diario HOY. 7 de agosto de 2009.

Libro: “El discurso de la prensa del corazón”. Autora: Mar de Fontcuberta. Artículo en la Revista Análisis. 1990

Sitio recomendado: Tamurejo. Ermita de Ntra. Sra. del Rosario. Provincia de Badajoz









Equilibrios

19 06 2009

La izquierda despliega grandes hitos que le permiten presumir de vanguardia pero –a veces- a costa de la redistribución y la igualdad en el acceso a esos servicios


En un país donde las piernas de un futbolista valen 96 millones de € y el brazo de un inmigrante ilegal lo que un despojo para contenedor de basuras, hablar de prioridades no resulta fácil. Todos nos convocamos a un periodo de esfuerzo y realismo, la gente de a pie saborea ya el valor de una cerveza pero esos sobresaltos contribuyen a desacreditar las arengas colectivas.

Con las infraestructuras pasa un poco de lo mismo: Ayer, la FEMP y el Gobierno de España cerraban flecos para la segunda edición del Plan E de Inversión Local que llegará a los ayuntamientos en 2010. Serán 5.000 millones de € que se suman a los ocho mil ejecutados, casi por todos, en este ejercicio. Para Extremadura han supuesto la creación o mantenimiento de 8.216 empleos, a fecha 1 de junio. Para toda España 31.000 contratos de obras y el respiro para las haciendas locales que, como en el caso de Badajoz, han limitado sus inversiones en la ciudad al dinero venido desde este Plan de ZP.

La segunda edición del Plan E pondrá énfasis en obras que ayuden a combatir la dependencia y los daños medioambientales. Sólo en Extremadura este año 24 municipios han desarrollado 34 proyectos de accesibilidad que mejorarán la movilidad de los discapacitados. Fueron 5,1 millones de € de los 193 concedidos. Han eliminado barreras, construido rampas, creado plataformas únicas donde antes había obstáculos, generando así 205 empleos de esos más de ocho mil.

Dice el sociólogo Manuel Castells que en etapas de bonanza las élites dirigentes impulsan infraestructuras que son alabadas y utilizadas por esos mismos ejecutivos y tienden a postergar las prioridades mayoritarias. Así, aeropuertos, grandes museos, puentes de diseño y firma, se comen la tarta de los presupuestos en perjuicio de los equipamientos de barrio, obras menos fastuosas y mediáticas, pero más eficaces y masivas en su disfrute. La izquierda se deja arrastrar muchas veces por ese eco y es capaz de desplegar grandes hitos culturales o arquitectónicos que le permiten presumir de vanguardia y desarrollo, pero –en muchas ocasiones- a costa de la redistribución y la igualdad en el acceso a esos servicios. Tras las tendencias electorales en los últimos comicios, la abstención en barrios y clases medias urbanas puede ser una muestra de dicha evaluación, que Extremadura vadea gracias a su apuesta por el equilibrio urbano-rural y permite a sus municipios incrementar cada década su bienestar: Planes provinciales de obras y carreteras, convenios municipales con la Junta de Extremadura y, ahora, esta inyección del Plan E posibilitan que esa ciudadanía perciba con mayor extensión la tarea transformadora de la acción pública.

La globalización de la información ofrece estos riesgos. Lo que es global para ABC es local para el New York Times. Y lo que es Local para los lectores de HOY en Badajoz o Cáceres es lejano para el resto de la región. Mantener el equilibrio es el reto. Ni caer en el populismo de la derecha portuguesa que –en boca de Manuela Ferreira Leite (PSD)- ha calificado de “gravoso” la inversión de 9.000 millones de € para el AVE portugués que llegue a Caya en 2013- ni seguir obviando a una clase media en las ciudades que no está en riesgo de exclusión, ni visitará diariamente la ampliación del Museo del Prado.



Diario HOY. 19 de junio de 2009

Libro: “La Era de la Información: Economía, Sociedad y Cultura. El poder de la identidad”. Autor: Manuel Castells, Carmen vers Martínez Gimeno. Editorial Siglo XXI. México D.F. 2000.

Sitio recomendado: Museo del Prado. “La familia de Carlos IV” de Goya. Madrid





Otra foto de Aznar

24 04 2009

Aznar situó a Rajoy, a la diestra de su centralidad, al mismo nivel que Cascos, Rato, que un renovado Mayor Oreja y en el mismo grupo que Esperanza Aguirre


Cada foto suya son votos para la izquierda. Tendrían que agradecérselo. Si algún día se constipara y no pudiera asistir a otra sesión fotográfica, habría que llevarle aspirinas. Desde el respeto y el honor que debemos, y que debe guardar siempre, a cualquier ex presidente, alcalde o diputado -legitimados por la voluntad mayoritaria de un pueblo hasta que pierden esa confianza en las urnas, o por voluntad propia- el caso de Aznar es para estudio. Si votos dio la desgraciada foto de las Azores, su decisión esta semana de rememorar la imagen del gobierno de 1996 ha movilizado el electorado, pero a la contra.

Primero, por situar al actual líder del PP, Rajoy, a la diestra de su centralidad, al mismo nivel que Cascos, Rato, que un ‘renovado’ Mayor Oreja -quien hasta ayer quitaba hierro al franquismo- y en el mismo grupo que Esperanza Aguirre. Si alguien dudó alguna vez dónde residía el epicentro del poder -no sé si aún- y quién eligió al sucesor personalmente, esa foto antes de una campaña electoral disiparía cualquier duda.

Segundo, porque la fotografía se realiza un día después de que Aznar reclamara en público «menos Estado» mientras Obama lo construye a golpe de erario público en EE. UU. y se convierte en la esperanza del mundo blanco. Lo proclama cuando los autónomos piden una renta de subsistencia, sus propios correligionarios que incremente la financiación y se abonen los compromisos de unos ayuntamientos que han salvado sus programas electorales gracias a los 8.000 millones de euros para obra pública en los municipios, y los proveedores de esas haciendas locales esperan, como agua de mayo, otros tres mil millones para poder cobrar parte de sus facturas en esas Administraciones. Menos Estado sería caer sin red, el golpe se convierte en impacto y, pese a que el dinero cotiza de nuevo a la baja y siguen liberalizados suelo y combustibles, las familias tardarían aún más en levantar cabeza. Algunas, nunca. Además, en España continuarían sobrando casi dos millones de viviendas y los promotores se olvidarían de pedir la compra de stock alguno. Defendió «menos Estado», aderezado con dosis de terror sobre el sistema público de pensiones, pese a que las pérdidas más alarmantes se han producido -precisamente- sobre las cotizaciones bursátiles en planes privados. Mal momento para criticar el gasto público.

Y tercero porque un joven Aznar escribió en ‘La Nueva Rioja’ a mediados de los setenta sobre la insensatez de una Constitución que consagraba en su Título VIII el Estado de las Autonomías. Años más tarde fue presidente de una de ellas, Castilla y León. Después, de esa España constitucional. Y como por aquí rebautizan al mismo tiempo las calles de algunos generales golpistas y de alguna diputada, legitimada esta última por la misma democracia que invistió a Suárez y a Aznar, aunque también escribiera artículos de dudoso acierto, tendrá finalmente razón Berlusconi y habrá que buscar los candidatos a las Europeas entre modelos y gogós: dan mejor en cámara, no han escrito nada comprometido en el pasado y les pondríamos calles a su muerte. Otra cosa es que los ciudadanos se harten, pidan nombrar esos viales con letras asépticas y tengamos que tirar de fotos y de nuevos cronistas para saber que vivíamos en democracia gracias a unos representantes del pueblo a quienes llamaban ‘políticos’ y se enzarzaban por sus cosas.


Diario HOY. 24 de abril de 2009

Libro: “La conspiración de las lectoras”. Autor: José Antonio Marina y Mª Teresa Rodríguez de Castro. Editorial Anagrama. 276 páginas. 18 €

Sitio recomendado: La Rioja. Zona vitivinícola





El Salón de Plenos

15 02 2009

Artículo relacionado: “El Salón de Plenos”. Revista de Carnaval 2007 de COPE Badajoz. Grafiprim.

El Palacio Provincial de la Diputación de Badajoz se asienta sobre el viejo edificio del Casino, rehabilitado para uso público y administrativo en 1998. De niño, subía la calle del Obispo en busca de mi padre, dependiente entonces en Almacenes “Los Ángeles” de Hormeño y Ruiz, y siempre fijaba la vista en un señor mayor que mataba el tiempo construyendo unas palomitas de papel que depositaba sobre la misma mesa tras las cristaleras.


De joven, allí comencé a conocer al otro sexo en aquellos bailes adolescentes y en la terraza donde nos ocultábamos del portero y de sus amigas. En el sitio que hoy trabajo pasé mi primer carnaval con licencia para llegar de madrugada. Fue una fiesta como las que organizaban para despedir el año y a la que entré acompañando a una prima hermana, quien verdaderamente tenía carné de socia. Me obligó a disfrazarme de “partenaire” caribeño, anteponiendo la estética del traje y el maquillaje, a la lealtad con mi pandilla. Ellos se habían uniformado imitando al guardián de la Torre de Londres de la etiqueta de ginebra Beefeater. Nada más entrar, nos despedimos. Aquella noche de Carnaval adolescente perseguía a ese primer amor que nunca se olvida, y no estaba para hacer el primo durante la fiesta.

El Salón de Plenos del Palacio Provincial fue el antiguo salón de bailes del Casino y la pasarela del concurso se ha sustituido por la tarima que hoy acoge los escaños de la Corporación. Las pinturas de Covarsí y los palcos lucen con todo su esplendor, y la escalera que nos llevaba a la terraza se ha convertido en las seña más relevante desde su rehabilitación. Bajo aquellos balcones, los besos que se hurtaron a los ojos de las madres vigilantes en los bailes de máscaras antes de la guerra, se escucha hoy el eco de la representatividad democrática. Tras los ventanales de la calle del Obispo no hay ya pajaritas de papel, sino papeles que se convierten en arte pictórico, con más color y luminosidad hasta para su nuevo nombre: la Sala Vaquero Poblador.


Me fui a casa con el maquillaje corrido y los volantes de la camisa llenos del de ella, y mis amigos con el segundo premio de aquel concurso que les sirvió para alargar la juerga hasta el amanecer. Sólo con la constancia logré robarle el primer beso. Un silencio demasiado caro para la siguientes semanas en las que ellos me abrumaban detallando sus aventuras por las calles tomadas por el Carnaval.


Tras el último Pleno, la cara de una de las periodistas recién llegadas, me la devolvió al recuerdo por su enorme parecido. De súbito, una llamada al teléfono me recordó que el niño salía de judo a las seis y que tenía que cortarse el pelo. Entonces entendí por qué mis amigos se disfrazaron aquella noche adolescente de guardianes de una prisión inglesa y por qué el carnaval en el calendario es casi una obligación terapeútica… aunque uno no aguante ya ni un par de gin-tonics, y desmaquillarse en público sea un riesgo que hace años que no corro, y mucho menos en el lugar de trabajo.