Operaciones de Rostro

21 08 2009

El PP calificaba el lunes la ayuda de 420 € que reclamaron a finales de junio como “pan para hoy y hambre para mañana”


La política española está como la Medea que se inauguró ayer en el Festival de Mérida: Entre la mitología y el realismo. La sucesión de teorías conspirativas roza la paranoia y los oráculos. Salimos del 11-M y terminamos, hasta la fecha, con escuchas telefónicas, espías y contraespías, sin que la ciudadanía atisbe qué ganan con todo esto. Genera este ruido tanta desconfianza que, ante la potencial pandemia de gripe otoñal, proliferan en Internet elucubraciones que atribuyen a gobiernos, lobbies financieros e industrias farmaceúticas una cierta condescencia para que el contagio nos atemorice. Sólo falta James Bond para cerrar la trama.

La pérdida de credibilidad se sustenta en la crispación que triunfa a la hora de hacer política y aprovecha la memoria inmediata que limita la percepción ciudadana. Se puede decir lo mismo y lo contrario, sabedores de que en ese flujo masivo de declaraciones no retenemos ni lo publicado dos semanas antes. Para lo demás, bienvenidos sean documentalistas y bases de datos. En Extremadura estamos felizmente huyendo de la política navajera. De lo otro, contradecirse en pocos días, no somos ajenos. Y eso, finalmente, también resta credibilidad en partidos y actores públicos.

El pasado 29 de junio, víspera del debate sobre política general de Extremadura, el PP pedía la aprobación de una ayuda extraordinaria de 420 euros para desempleados que agotaron el subsidio y para un tiempo máximo de seis meses. Se había reunido con CC.OO. y conoció la propuesta sindical. Vara había defendido meses antes que la crisis económica no desembocara en crisis social y que retrasaría todo lo superfluo antes de que algunos extremeños cayeran en la exclusión. Aprobó un fondo de inversión en los ayuntamientos para generar empleo, dotado con 48 millones de euros. Pero los populares añadieron que –si el gobierno de ZP no lo hacía- se aprobara esa prórroga en Extremadura para parados con doce meses de residencia en la región.

El pasado lunes se iniciaba, con demasiada desinformación, el trámite para obtenerla, en la misma cuantía y plazo, aprobada por el Gobierno. Ese mismo día el PP calificaba la misma medida que reclamaban a finales de junio como “pan para hoy y hambre para mañana”. Durante meses exigeron, además, a la Junta que doblara sus aportaciones a la beneficiencia y visitaban comedores sociales que luchan contra los excluidos por la sociedad, seres que necesitan cada día pan para alimentarse. Era como reclamar una nueva financiación local y amenazar manifestarse contra una ley aprobada por el mismo Javier Arenas cuando fue ministro. Como reclamar una compensación para todas las CC.AA. por la supresión del impuesto de patrimonio cuando Esperanza Aguirre fue la primera en abolirlo, mientras Extremadura y Cataluña mantuvieron su corresponsabilidad fiscal y la antipatía electoral. O no hacerlo cuando el ministro Montoro abolió el IAE y sólo compensó a los municipios con más de quinientos mil habitantes. O presumir del Plan E como alcalde y no aprobarlo en el Congreso… El verdadero miedo es que, como a Medea, exilien a la política y la gente termine confiando en operaciones de cara, capaces de reconvertir a dirigentes del fútbol vinculados a la fundación Francisco Franco en embajadores de la Cataluña Libre, o a creadores de las mamma chicho en instigadores de somatenes a la caza del violador… ¡Más complicado habrá sido la cirugía en el Hospital La Fe de Valencia!


Diario HOY. 21 de agosto de 2009

Libro: “Con tal de no morir”. Autor: Vicente Molina Foix. Editorial Anagrama, 2009. 228 páginas. 17 €

Libro: “La conspiración lunar ¡Vaya timo!”. Autor: Eugenio Fernández Aguilar. Editorial Laetoli. 176 páginas. 15 €

Libro: “Pecados Griegos”. Autor: Javier Tomeo. Editorial Bruguera. 150 páginas. 16 €


Sitio: Mérida

Acueducto de Los Milagros






Anuncios




Dentro y fuera de Madrid

10 07 2009

Monago se equivocó en Intereconomía TV trasladando una fotografía de Extremadura negra y tan falsa como sus estereotipos


Cinco horas después de aceptar la oferta del Presidente de la Junta para un Pacto Social y Político que reforme el modelo productivo de Extremadura, Monago se fue a Intereconomía TV y concedió una entrevista aderezada con las opiniones de una serie de tertulianos unidos por el lema “Déle un palo a un socialista”. El programa, que se ve en toda España por señal digital, se graba en el Madrid de los espías.

Dejaba atrás la estela optimista del consenso tras el debate sobre política general de la comunidad extremeña. Si Obama lo hace con Putin y en Euskadi se enciende una llama de esperanza para el PSE y el PP, apuntalar esa oferta de diálogo da réditos a la política. La oferta de Vara se anticipó en tiempo y ambición a la que el PP había preparado días antes, más limitada al empleo y las infraestructuras y sin considerar a los agentes sociales en el mismo plano que el político. Pero, tras perder el paso, Madrid sirvió como refugio, como algunos han mirado siempre hacia la capital.

El PP de Extremadura acusa a Vara de “sumiso” y “servil ante Zapatero” en materia de financiación autonómica sin números aún sobre la mesa. De hecho, han rescatado el conflicto territorial como estilete semanal: Dentro, reeditando que “los socialistas discriminan las ciudades del PP” y así visitan a sus alcaldes de Navalmoral, Don Benito y Badajoz a primera hora para el victimismo aunque, a media mañana, éstos visiten las obras del Plan ZP, firmen un pacto de empleo municipal o un convenio con la Junta para una nueva vía de circunvalación. Fuera del mapa extremeño, el diablo es Cataluña.

Pero Madrid se beneficiaría tanto de una financiación basada sólo en la población como Cataluña o Valencia, con siete millones de españoles más desde 1991 y que se concentran en esos foros urbanos. Y en Madrid, ante periodistas de Madrid, Monago se equivocó trasladando una fotografía de Extremadura negra y tan falsa como sus estereotipos: “Es una sociedad escleorotizada (sic) donde están reducidos los espacios de libertad. La capacidad de iniciativa está coartada… Extremadura tiene un 34% de funcionarios –dijo el también funcionario-. Los que no aprobaron, disfrutan de la oposición digital de su nombramiento”. Un análisis aderezado con subjetivas cifras sobre coches oficiales, número de asesores o gastos en publicidad. Sólo de la Junta, eso sí. Nunca los comparó con los de la Comunidad de Madrid.

La reacción de los tertulianos fue desastrosa para nosotros en este sprint de la negociación autonómica: “Estoy consternado con lo que usted revela” -dijo una. “Seguro que el tejido intelectual, empezando por la universidad, está al servicio del poder” -dijo otro. “Es un despilfarro tremendo. Es clientelismo. No me extraña que Cataluña no quiera financiar tal despilfarro. Habrá que darles la razón –dijo el penúltimo. Me opongo a que la financiación autonómica sirva para pagar asesores”.

Aquí publiqué mi rechazo a reportajes callejeros y sesgados sobre la marginalidad en Badajoz. Lo de ”arrimar el hombro” y “hablarles a los extremeños en extremeño” será creíble si uno no cambia jamás de acento, ni da pie a esos ataques o guarda silencio en Madrid, o en Estambul. Lo contrario es perverso: Cualquier rendimiento electoral se solapa si dañas los intereses de la región o los de tu ciudad. Ni rédito personal, ni dentro del partido… Y en Madrid es donde más habría que presumir de esa unidad política que hubiera fortalecido a Extremadura ante los ojos de los demás.


Diario HOY. 10 de julio de 2009

Libro: “Retrato de un hombre inmaduro”. Autor: Luis Landero. Tusquets, 2009. 240 pags. 16,35 €

Libro: “El sueño de la impostura”. Autor: José Antonio Ramírez Lozano. KRK Ediciones, 2009. 127 pags.12,95€

Sitio recomendado: Navalmoral de la Mata (Cáceres). Ayuntamiento






Equilibrios

19 06 2009

La izquierda despliega grandes hitos que le permiten presumir de vanguardia pero –a veces- a costa de la redistribución y la igualdad en el acceso a esos servicios


En un país donde las piernas de un futbolista valen 96 millones de € y el brazo de un inmigrante ilegal lo que un despojo para contenedor de basuras, hablar de prioridades no resulta fácil. Todos nos convocamos a un periodo de esfuerzo y realismo, la gente de a pie saborea ya el valor de una cerveza pero esos sobresaltos contribuyen a desacreditar las arengas colectivas.

Con las infraestructuras pasa un poco de lo mismo: Ayer, la FEMP y el Gobierno de España cerraban flecos para la segunda edición del Plan E de Inversión Local que llegará a los ayuntamientos en 2010. Serán 5.000 millones de € que se suman a los ocho mil ejecutados, casi por todos, en este ejercicio. Para Extremadura han supuesto la creación o mantenimiento de 8.216 empleos, a fecha 1 de junio. Para toda España 31.000 contratos de obras y el respiro para las haciendas locales que, como en el caso de Badajoz, han limitado sus inversiones en la ciudad al dinero venido desde este Plan de ZP.

La segunda edición del Plan E pondrá énfasis en obras que ayuden a combatir la dependencia y los daños medioambientales. Sólo en Extremadura este año 24 municipios han desarrollado 34 proyectos de accesibilidad que mejorarán la movilidad de los discapacitados. Fueron 5,1 millones de € de los 193 concedidos. Han eliminado barreras, construido rampas, creado plataformas únicas donde antes había obstáculos, generando así 205 empleos de esos más de ocho mil.

Dice el sociólogo Manuel Castells que en etapas de bonanza las élites dirigentes impulsan infraestructuras que son alabadas y utilizadas por esos mismos ejecutivos y tienden a postergar las prioridades mayoritarias. Así, aeropuertos, grandes museos, puentes de diseño y firma, se comen la tarta de los presupuestos en perjuicio de los equipamientos de barrio, obras menos fastuosas y mediáticas, pero más eficaces y masivas en su disfrute. La izquierda se deja arrastrar muchas veces por ese eco y es capaz de desplegar grandes hitos culturales o arquitectónicos que le permiten presumir de vanguardia y desarrollo, pero –en muchas ocasiones- a costa de la redistribución y la igualdad en el acceso a esos servicios. Tras las tendencias electorales en los últimos comicios, la abstención en barrios y clases medias urbanas puede ser una muestra de dicha evaluación, que Extremadura vadea gracias a su apuesta por el equilibrio urbano-rural y permite a sus municipios incrementar cada década su bienestar: Planes provinciales de obras y carreteras, convenios municipales con la Junta de Extremadura y, ahora, esta inyección del Plan E posibilitan que esa ciudadanía perciba con mayor extensión la tarea transformadora de la acción pública.

La globalización de la información ofrece estos riesgos. Lo que es global para ABC es local para el New York Times. Y lo que es Local para los lectores de HOY en Badajoz o Cáceres es lejano para el resto de la región. Mantener el equilibrio es el reto. Ni caer en el populismo de la derecha portuguesa que –en boca de Manuela Ferreira Leite (PSD)- ha calificado de “gravoso” la inversión de 9.000 millones de € para el AVE portugués que llegue a Caya en 2013- ni seguir obviando a una clase media en las ciudades que no está en riesgo de exclusión, ni visitará diariamente la ampliación del Museo del Prado.



Diario HOY. 19 de junio de 2009

Libro: “La Era de la Información: Economía, Sociedad y Cultura. El poder de la identidad”. Autor: Manuel Castells, Carmen vers Martínez Gimeno. Editorial Siglo XXI. México D.F. 2000.

Sitio recomendado: Museo del Prado. “La familia de Carlos IV” de Goya. Madrid





La suegra inoportuna

5 06 2009

Esperanza Aguirre se quejó de que Extremadura estaba muy lejos el mismo día que el paro subía en Madrid y descendía en nuestra región

Hay padres que nunca consentirán que un extraño reprenda a sus hijos. Como hijos hay que soportan de mala manera que un ajeno tome confianzas y le cosa un traje a cualquiera de los suyos. Las familias son terreno vedado para suegras y consortes, como los hijos terminan por ser tan intocables que hasta los docentes huyen atemorizados por la reacción desmedida de algún padre padrone.

Con el terruño pasa algo parecido. Cualquiera de nosotros podría criticar el barrio, la ciudad o la región donde pace… ¡Pero qué vengan de fuera a barnizarnos! En Badajoz escuece aún que los Callejeros de la TV sólo difundieran el trastero de marginalidad que esconde cualquier ciudad. Aún recuerdo el chorreo que le cayó al periodista Vicente Verdú cuando publicó en un dominical que era la ciudad más fea de España, allá por los ochenta. Monserrat Caballé pasó de galardonada a vilipendiada cuando culpó a nuestro retraso de su sobrepeso y en Cáceres aún recelan del Womad cuando su gerente antepuso Canarias a la capital cultural de Extremadura. Por eso, que Esperanza Aguirre haya reiterado -esta semana en nuestra tierra- que Extremadura está lejos y es la región peor comunicada de España, más allá de la subjetividad de su afirmación y del rifirrafe político, despierta las bilis contra el forastero, nos devuelve la chulería del emigrante que regresaba con el ‘haiga’ de veraneo y nos acordamos de los mitos acuñados por Buñuel, Pascual Duarte o los concejales con blog insultante en catalán.

La inoportunidad de la frase se añade a la ignorancia. Miles de madrileños salen cada fin de semana con destino a La Vera o el Jerte para espantar el agobio de la metrópolis. Pagan peaje para eludir atascos en la M-50 y enlazan con las dos autovías gratuitas que atraviesan Extremadura, finalizadas ambas por gobiernos distintos al que sirvió la ex ministra. La distancia es tan lejana o cercana como desde Badajoz a Madrid, todo depende desde dónde inicies la ruta; y no parece excesiva cuando decenas de encofradores o yesistas madrugaban los lunes para servir al vendaval de ladrillo urbano en esa comunidad, y regresaban los viernes para unirse a la tranquilidad de nuestros pueblos.


Algunos de ellos se afiliaron a la Seguridad Social allí y se han apuntado al paro en las oficinas del SEXPE cuando el tajo se acabó por empacho. Y la frase, más allá de la semana electoral en la que se enmarca, la soltó el mismo día en que el INE ratificaba que, pese a eso, Extremadura reducía por segundo mes consecutivo el drama del paro. Madrid, junto a Valencia y Canarias, eran las únicas zonas donde la sangría no ceja. Mal momento para dictar lecciones y comparativas.


Poco sacaremos de una campaña que ha derivado hacia el repudio ciudadano a los políticos y para que la abstención se convierta en el principal valor electoral. Me quedo sólo con ese propósito anunciado por ZP en Badajoz de extender las vacaciones a los jubilados (‘los viajes del IMSERSO’, que se inventó Felipe González) al resto de Europa. Eso multiplicaría el negocio turístico en nuestro país. Pero, mientras demos altavoz a quien nos acusa de vivir muy lejos, ese beneficio será proporcional a la fama que nos acuñen. El silencio cómplice ante esas embajadoras sí puede ser ‘pan para hoy y hambre para mañana’ en una región que se revuelve como una madre cuando desprecian a cualquiera de sus hijos.


Diario HOY. 5 de junio de 2009

Libro: “Buñuel en el laberinto de las tortugas”. Autor: Fermín Solís. Editorial Astiberri. 18 €

Sitio recomendado: Valle del Jerte. Floración de cerezos en primavera