El río crece

9 01 2010

El agua es para los seres vivos como la Real Academia para la lengua: Fija, limpia y da esplendor


El agua es para los seres vivos como la Real Academia para la lengua: Fija, limpia y da esplendor. Con estas lluvias perennes y una nueva gramática con portadas en amarillo, ahora baja turbia. Es agua que zalea secarrales y otros excesos. Depuradora. Maná renovador. Disipa virus en la atmósfera. Dispara brotes verdes en el campo y las ventas en el comercio. Es oro líquido para el devenir de las cosechas. Riega con semillas de belleza para los turistas que llegan. Ciega los ojos de los viejos puentes y vence sus barandas. Sus saltos nos regalan la energía con la que caminar. Sólo los más modernos -como el Puente Real en Badajoz- o los levantados a conciencia -como el de Alcántara- permanecen inalterables, sabedores que nunca los sobrepasarán. Agua de bautizo para cuando nazca una nueva primavera.


Guadiana siempre fue así. Antes, cada cincuenta años, se llevaba por delante, de un hostigo, lo que los hombres le querían hurtar: casas que, bien por necesidad, bien por avaricia, invadieron su cauce. Terminaron ahogadas por su fuerza desbocada. Hoy, con más heridas abiertas al clima, el periodo parece acortarse. Es llover con fuerza en Badajoz y se desatan los miedos. No sólo por la tragedia de 1997. Guadiana se encargó también de castigar al gobernador porque no atendió a las madres que clamaban contra el hambre de sus hijos, a finales del siglo XIX; y, mediados del pasado, en Las Moreras aún dormían con un pie por fuera del catre para que el agua les advirtiera cuándo salir corriendo. No sé cómo será en los canales de Amsterdam, o de Venecia. Nunca estuve allí. Ni siquiera en un concierto de los Hombres G y escuchar “Io sono il capone della mafia.., aunque siempre gusta ser uno de ellos para, al menos, investigar a quienes son chicas cocodrilo. Aquí, sólo falta por llenar la presa de Villar del Rey. Piedra Aguda debe ser como la que David lanzó a Goliath. Las calles son piscinas. Los coches, barcazas. Peña del Águila rebosa y los bomberos no dan tregua con el desatasco de tanta alcantarilla. Somos tres cuartas partes agua y también lo es el planeta.


Cumplo cien columnas con ésta, en unos días donde la lluvia borró hasta la búsqueda de los restos que avalaron artículo y conferencias del único que me sustituyó en esta cita semanal. Allá en el barranco de Víznar. De eso, hace ya casi tres meses. Y es el agua, filtrada y subterránea, la que corre por los Ojos del Guadiana en un nuevo mes, de este nuevo año. Aparece y se oculta. Esquilmado por sondeos legales y furtivos, los demás creían que era una fuente inagotable, que no necesitaba de cuidados para cumplir su función, de cariño para que no se extinguiese. Este tiempo de lluvias le secó sus lágrimas y apagó el fuego de turba que le asesinaba bajo ras, lento, en las Tablas de Daimiel. El río crece. Tenía que llover y lo ha hecho. Cualquier luz del sol sobre esa lámina de agua será azogue de mi existencia. Es el río de la vida, visto por los Ojos del Guadiana.


Diario HOY. 9 de enero de 2010

Libro: “Nueva Gramática española”: Real Academia de la Lengua. Ponente: Ignacio Bosque. Espasa, 2009. Cuestiones Generales, Manual 750 pags. Gramática básica 250 pags. Total 4032 pags. 120 €

Sitio recomendado: Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, Ojos del Guadiana

Sitio recomendado: Puente de Alcántara, sobre el río Tajo


Anuncios




Imagine

28 11 2009

Hay docentes que cooperan para que los alumnos pasen por el calvario de disipar sus castillos en el aire


Escojo esta canción del ex beatle, un himno al idealismo, para titular en una nueva etapa del diario HOY este milenio: “Imagina a la gente viviendo en otro mundo”, dice Lennon, cantante de la paz. La imaginación es el triunfo de la razón. Ilustra el progreso del mundo. La luz de la resurrección para los creyentes tras la muerte. Los avances de la humanidad nacen de ella. Es la bisectriz que une Cervantes, Saramago y el Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán. La proyecta hasta el realismo mágico latinoamericano, más allá de interpretar hechos novelados que definen a la Biblia, al Corán o “El siglo de las luces” del musicólogo cubano Alejo Carpentier.


Como el sol y el agua, da vida a la tierra. Alumbra el futuro. Ahora que copiamos modas de films o videojuegos, cobra más valor Miró, la música de los ochenta, el misterio del carnaval veneciano, chispa y fantasía en Río, Cádiz, Tenerife o Badajoz. Vive la Sevilla de Velázquez y Murillo, jarana del señorito, gitana que vende flores, ciudad donde llaman imaginería al arte religioso, que guarda sueños en el Real Archivo de Indias –muchos extremeños- hechos realidad.

No existe estrategia militar más eficaz. El caballo de Troya o fortalezas de frontera –la Vauban- son patrimonio de la humanidad. Con la ciencia, inspira la investigación: centros tecnológicos en Masachusets y Monterrey; el CTAEX transforma vegas y viñas en alimento; o en el previsto para el cerdo en Zafra. Creación, el ágora, pregón del Gabinete de Iniciativa Joven, batalla al pasado. Implantamos alimentos saludables en comedores, vacunas… y aún colegios o universidades tratan a los alumnos como pencos. Docentes que cooperan para que pasen por el calvario y disipar sus castillos en el aire. Comulgan con ruedas de molino cuando parece delito persistir con tan primitivo método. Fabrican frankensteins. Aniquilan sus almas para sumirlos en rotondas denunciables: ya los premian, como ratas de Paulov, con un quesito como aprobado; ya, como titís, excursiones o paseítos en barca. Para más inri, cien millones de niños no van a la escuela. No recogen ideas de baldes en el patio de juegos para perjuicio de la comunidad. Mantienen el “quien mucho abarca, poco aprieta” en este siglo de Internet. Para tanta memoria, Extremadura adquirió el computador Lusitania.

Imaginar no es un don, ni un lema publicitario: “Cuanto más trabajo, más inspiración tengo”, decía Picasso. Quienes recurren a botellas, porros o pastillas sólo aparentan por un instante ver la luz. Creen que borrachos y niños dicen la verdad. Terminan por pegarle patadas sin tono ni son, o abren el tiro al blanco, cuando se escapa. Otros optan por lo más cómodo y costoso: contratan a dedo creadores fuera de su ciudad. Olvidan artistas propios. Mantienen la barrera y renuncian a despeñarse, asidos a su caja de seguridad. Hubo, y hay, alcaldes sin ilusiones, presos de rutinas, calvos de ideas, antes de imaginar una ciudad más sostenible.

Ideas, poder de los hechiceros en las tribus. La magia sacó al genio de la lámpara. Hasta para la falsa denuncia de Floriano contra las escuchas del SITEL regala la mejor respuesta. La dio el ilusionista Robert Blake en el teatro López de Ayala: “No le dé más vueltas. Todo lo que usted ha visto –ha leído, en este caso- es sólo producto de su imaginación”.

Diario HOY. 28 de noviembre de 2009

Libros: “Don Quijote de la Mancha”. Autor: Miguel de Cervantes Saavedra. Varias eds.

Libro: “Vida y hechos del pícaro Guzmán de Alfarache: atalaya de la vida humana” de Mateo Alemán. Volumen 33 de la Colección de los mejores autores españoles. Bandry, 1847. 482 pags.

Libro: “El año de la muerte de Ricardo Reis”. Autor: José Saramago. Punto de Lectura, 2004. 600 pags. 10 €

Libro: “La encantadora de Florencia”. Autor: Salman Rushdie. Editorial Mondadori. 336 páginas. 23 €

Libro: “La educación de Hopey Glass”. Autor: Jaime Hernández. Editorial La Cúpula. 18 €




Sitio recomendado: Fortificaciones de frontera. Muralla Vauban. Badajoz