Dentro y fuera de Madrid

10 07 2009

Monago se equivocó en Intereconomía TV trasladando una fotografía de Extremadura negra y tan falsa como sus estereotipos


Cinco horas después de aceptar la oferta del Presidente de la Junta para un Pacto Social y Político que reforme el modelo productivo de Extremadura, Monago se fue a Intereconomía TV y concedió una entrevista aderezada con las opiniones de una serie de tertulianos unidos por el lema “Déle un palo a un socialista”. El programa, que se ve en toda España por señal digital, se graba en el Madrid de los espías.

Dejaba atrás la estela optimista del consenso tras el debate sobre política general de la comunidad extremeña. Si Obama lo hace con Putin y en Euskadi se enciende una llama de esperanza para el PSE y el PP, apuntalar esa oferta de diálogo da réditos a la política. La oferta de Vara se anticipó en tiempo y ambición a la que el PP había preparado días antes, más limitada al empleo y las infraestructuras y sin considerar a los agentes sociales en el mismo plano que el político. Pero, tras perder el paso, Madrid sirvió como refugio, como algunos han mirado siempre hacia la capital.

El PP de Extremadura acusa a Vara de “sumiso” y “servil ante Zapatero” en materia de financiación autonómica sin números aún sobre la mesa. De hecho, han rescatado el conflicto territorial como estilete semanal: Dentro, reeditando que “los socialistas discriminan las ciudades del PP” y así visitan a sus alcaldes de Navalmoral, Don Benito y Badajoz a primera hora para el victimismo aunque, a media mañana, éstos visiten las obras del Plan ZP, firmen un pacto de empleo municipal o un convenio con la Junta para una nueva vía de circunvalación. Fuera del mapa extremeño, el diablo es Cataluña.

Pero Madrid se beneficiaría tanto de una financiación basada sólo en la población como Cataluña o Valencia, con siete millones de españoles más desde 1991 y que se concentran en esos foros urbanos. Y en Madrid, ante periodistas de Madrid, Monago se equivocó trasladando una fotografía de Extremadura negra y tan falsa como sus estereotipos: “Es una sociedad escleorotizada (sic) donde están reducidos los espacios de libertad. La capacidad de iniciativa está coartada… Extremadura tiene un 34% de funcionarios –dijo el también funcionario-. Los que no aprobaron, disfrutan de la oposición digital de su nombramiento”. Un análisis aderezado con subjetivas cifras sobre coches oficiales, número de asesores o gastos en publicidad. Sólo de la Junta, eso sí. Nunca los comparó con los de la Comunidad de Madrid.

La reacción de los tertulianos fue desastrosa para nosotros en este sprint de la negociación autonómica: “Estoy consternado con lo que usted revela” -dijo una. “Seguro que el tejido intelectual, empezando por la universidad, está al servicio del poder” -dijo otro. “Es un despilfarro tremendo. Es clientelismo. No me extraña que Cataluña no quiera financiar tal despilfarro. Habrá que darles la razón –dijo el penúltimo. Me opongo a que la financiación autonómica sirva para pagar asesores”.

Aquí publiqué mi rechazo a reportajes callejeros y sesgados sobre la marginalidad en Badajoz. Lo de ”arrimar el hombro” y “hablarles a los extremeños en extremeño” será creíble si uno no cambia jamás de acento, ni da pie a esos ataques o guarda silencio en Madrid, o en Estambul. Lo contrario es perverso: Cualquier rendimiento electoral se solapa si dañas los intereses de la región o los de tu ciudad. Ni rédito personal, ni dentro del partido… Y en Madrid es donde más habría que presumir de esa unidad política que hubiera fortalecido a Extremadura ante los ojos de los demás.


Diario HOY. 10 de julio de 2009

Libro: “Retrato de un hombre inmaduro”. Autor: Luis Landero. Tusquets, 2009. 240 pags. 16,35 €

Libro: “El sueño de la impostura”. Autor: José Antonio Ramírez Lozano. KRK Ediciones, 2009. 127 pags.12,95€

Sitio recomendado: Navalmoral de la Mata (Cáceres). Ayuntamiento






Las subcontratas

3 07 2009

Vara se ha comprometido en primar en los pliegos de contratación a las empresas dispuestas a pagar las subcontratas en un plazo de 60 días


Si pasean por unos grandes almacenes y un señor trajeado se acerca y susurra: “¿Puedo ayudarle en algo?” lo primero que les dará confianza es su placa con el logotipo de la empresa, su nombre y apellido, y responderán así a su amable ofrecimiento. Si no, esas mismas palabras podrían tener otras interpretaciones. Imaginen que, en vez de entre pasillos, se las hubieran susurrado al entrar en el vestidor o en el aseo, por muy apuesto que fuera un tipo sin placa de identificación. Es más; incluso, si ese dependiente lo contrató una marca de ropa o perfume, normalmente la lleva para que la confianza en la gran superficie se traslade al producto en promoción.


Digo esto porque funcionarios, temporales, voluntarios y asalariados de ONG,s o ayuntamientos entran diariamente en el espacio más íntimo de un individuo –su domicilio- con el fin de asistir a dependientes, entregar ayudas o alimentos, o valorar la situación social sin que se garantice siempre su vinculación pública o semipública. Hoy, más que nunca, tras detectar los primeros atisbos de picaresca contra nuestros mayores, confiados al prójimo en pueblos y barrios, se me antoja urgente identificar a cada sujeto que participa de esas políticas sociales por garantía y seguridad antes que por publicidad de unos servicios que, directamente o convenidos, son financiados con el dinero de todos. Nadie entendería a un policía o a la Cruz Roja sin placa o uniforme, ni a un doctor en un centro de salud sin bata blanca y su cruz del SES.


Muchas de las funciones públicas tienden a subcontratarse o a privatizarse. Ahí tienen a Huguet (ERC) y los ultraliberales acusando a los extremeños de disfrutar del 28% de su población funcionaria. Si sumáramos hospitales privados, centros educativos concertados, concesiones administrativas, empresas públicas o mixtas en Madrid o Valencia, algunos de esos territorios nos superarían en porcentaje de empleados que reciben un sueldo gracias al presupuesto público. Y en no pocos casos, los identifican con logotipos y competencias que confunden ese concierto con la matriz administrativa que legitima su función. Sólo cuando invaden la capacidad sancionadora en una zona azul o quieren cobrarnos impuestos o tasas nos acordamos de sus límites.


En Extremadura las contratas de lo social han recaído hasta la fecha en convenios con entidades sin ánimo de lucro u ONG,s, antes que eclosionara la Ley de la Dependencia para abrir un sector emergente y esperanzador. No es así en la obra pública donde los adjudicatarios descargan muchas funciones, específicas o no, en otras empresas más pequeñas. La medida aprobada por Vara de primar en los pliegos de contratación a las se comprometan a pagarles en 60 días desde el abono de la certificación o, incluso, que la propia Junta les pague a cuenta, materializa un compromiso político para los más débiles y los que antes sufren la picaresca, que la hay en todo sector y familia.


Ahora sólo falta que esas subcontratas las identifiquen como colaboradoras, contratadas o convenidas desde lo público, y no sólo para legitimar a quien corta el tráfico por obras en una carretera, sino para garantizarle también su seguridad laboral. En Badajoz, tras lo ocurrido en la comida del PSOE en ferias, piensan acreditar a los intrusos para que se corten de llevarse bolsos y teléfonos ajenos. Porque un(a) pícaro(a), se te cuela en cualquier ámbito de la vida.

Diario HOY. 3 de julio de 2009

Libro: “El Lazarillo de Tormes”. Anónimo. Edición prologada por Francisco Rico y Bienvenido Morros. Guida Editori, 2005. 18ª Edición. 191 páginas.

Sitios recomendados: Residencias de Mayores en Extremadura. El Encinar de las Cruces. Don Benito (Badajoz)






La suegra inoportuna

5 06 2009

Esperanza Aguirre se quejó de que Extremadura estaba muy lejos el mismo día que el paro subía en Madrid y descendía en nuestra región

Hay padres que nunca consentirán que un extraño reprenda a sus hijos. Como hijos hay que soportan de mala manera que un ajeno tome confianzas y le cosa un traje a cualquiera de los suyos. Las familias son terreno vedado para suegras y consortes, como los hijos terminan por ser tan intocables que hasta los docentes huyen atemorizados por la reacción desmedida de algún padre padrone.

Con el terruño pasa algo parecido. Cualquiera de nosotros podría criticar el barrio, la ciudad o la región donde pace… ¡Pero qué vengan de fuera a barnizarnos! En Badajoz escuece aún que los Callejeros de la TV sólo difundieran el trastero de marginalidad que esconde cualquier ciudad. Aún recuerdo el chorreo que le cayó al periodista Vicente Verdú cuando publicó en un dominical que era la ciudad más fea de España, allá por los ochenta. Monserrat Caballé pasó de galardonada a vilipendiada cuando culpó a nuestro retraso de su sobrepeso y en Cáceres aún recelan del Womad cuando su gerente antepuso Canarias a la capital cultural de Extremadura. Por eso, que Esperanza Aguirre haya reiterado -esta semana en nuestra tierra- que Extremadura está lejos y es la región peor comunicada de España, más allá de la subjetividad de su afirmación y del rifirrafe político, despierta las bilis contra el forastero, nos devuelve la chulería del emigrante que regresaba con el ‘haiga’ de veraneo y nos acordamos de los mitos acuñados por Buñuel, Pascual Duarte o los concejales con blog insultante en catalán.

La inoportunidad de la frase se añade a la ignorancia. Miles de madrileños salen cada fin de semana con destino a La Vera o el Jerte para espantar el agobio de la metrópolis. Pagan peaje para eludir atascos en la M-50 y enlazan con las dos autovías gratuitas que atraviesan Extremadura, finalizadas ambas por gobiernos distintos al que sirvió la ex ministra. La distancia es tan lejana o cercana como desde Badajoz a Madrid, todo depende desde dónde inicies la ruta; y no parece excesiva cuando decenas de encofradores o yesistas madrugaban los lunes para servir al vendaval de ladrillo urbano en esa comunidad, y regresaban los viernes para unirse a la tranquilidad de nuestros pueblos.


Algunos de ellos se afiliaron a la Seguridad Social allí y se han apuntado al paro en las oficinas del SEXPE cuando el tajo se acabó por empacho. Y la frase, más allá de la semana electoral en la que se enmarca, la soltó el mismo día en que el INE ratificaba que, pese a eso, Extremadura reducía por segundo mes consecutivo el drama del paro. Madrid, junto a Valencia y Canarias, eran las únicas zonas donde la sangría no ceja. Mal momento para dictar lecciones y comparativas.


Poco sacaremos de una campaña que ha derivado hacia el repudio ciudadano a los políticos y para que la abstención se convierta en el principal valor electoral. Me quedo sólo con ese propósito anunciado por ZP en Badajoz de extender las vacaciones a los jubilados (‘los viajes del IMSERSO’, que se inventó Felipe González) al resto de Europa. Eso multiplicaría el negocio turístico en nuestro país. Pero, mientras demos altavoz a quien nos acusa de vivir muy lejos, ese beneficio será proporcional a la fama que nos acuñen. El silencio cómplice ante esas embajadoras sí puede ser ‘pan para hoy y hambre para mañana’ en una región que se revuelve como una madre cuando desprecian a cualquiera de sus hijos.


Diario HOY. 5 de junio de 2009

Libro: “Buñuel en el laberinto de las tortugas”. Autor: Fermín Solís. Editorial Astiberri. 18 €

Sitio recomendado: Valle del Jerte. Floración de cerezos en primavera






Herederos

5 09 2008

La izquierda debe defender su herencia: la de la cobertura social, la sanidad, la educación, esa cultura que recupera identidad y pluralismo


TVE difunde su programación con nuevos capítulos de una serie con ese nombre, ambientada entre cortijos, cuernos y toreros; Miguel Murillo cierra el verano con los herederos de la vieja trova santiaguera; Cáceres recupera en su calendario su herencia sefardí y Mérida ha completado el 75 aniversario del Festival de Teatro rememorando el legado de los clásicos y de la Xirgu: ¡Cuánta herencia en la cultura y qué pocos ojos vuelven la vista atrás en la política!

Las herencias en política son más recientes. Aún así, tantas declaraciones diarias facilitan el olvido y el travestismo: ¡Quién te ha visto y quién te ve, y sombra de lo que eras! –dijo Miguel Hernández. Por eso, me agradaron las últimas declaraciones de un rejuvenecido Aznar; ésas en las que se enorgullece por habernos enviado a la guerra de Irak para combatir al infiel, justo cuando al petróleo no le baja el precio ni la crisis internacional. McCain no quiere ver en persona a Bush. Rajoy admite que Esperanza Aguirre se presente en la conferencia de los republicanos, mayoritariamente evangelistas. Y en eso llega Aznar y en tres páginas destroza al PP las ganas de pasarlas…


Durante meses, la derecha justificaba el crecimiento de la economía española por el modelo heredado de Rato y Aznar. Es decir, que la liberalización de suelo, los créditos baratos como señuelo, el disparado precio de la vivienda, la privatización de empresas públicas o la congelación salarial lograron el milagro de bajar el paro al 14,8%. Su Europa era la de Merkel y Sarkozy. Hoy, en la fase desagradable del ciclo y del atracón de ladrillo, el paro en España está cercano al 13% y para los albaceas del modelo rozamos la catástrofe. Aún crecemos lo mínimo. La Alemania y Francia conservadoras están ya en recesión: Su PIB decrece. Pero, para los testaferros, los parados son de Zapatero; en Extremadura, de Vara; y en Madrid, Murcia y Valencia, también de Zapatero. Las plusvalías del suelo durante la última década, capaces de condenar a una generación a hipotecas casi vitalicias, no tienen padre ni madre. Desde luego, sí tuvo beneficiarios. El mercado es así, como el Espíritu Santo.

Tras el dogma de la Santísima Trinidad debe estar también la respuesta al embarazo de la ministra francesa de Justicia, Rachida Dati: ¡Qué curioso! Toda una campaña electoral reclamando Rajoy su niña heredera y ahora le imputan a Aznar una paternidad, propia de esos capítulos de la serie estrella de televisión española, víctima de esa siempre condenable estrategia “ensucia que algo queda” tantas veces aplicada a otros, esos a quienes él mismo sucedió en Madrid o Valladolid.

En estos momentos que se desprecian los bagajes de cada uno, la izquierda debe defender su herencia: La de la cobertura social, la sanidad, la educación, esa cultura que recupera identidad y pluralismo, la de la intervención pública como único remedio para recoger los cristales rotos tras la borrachera… Porque hay herencias aún demasiado intangibles. Sólo ellas pueden ahora levantarnos el ánimo a una Europa desmoralizada y que traicionó durante demasiados años su herencia keynesiana y de vanguardia.


Diario HOY. 5 de septiembre de 2008

Libro: “Quien te ha visto y quien te ve y sombra de lo que eras” (auto sacramental). Autor: Miguel Hernández. Revista Cruz y Raya, 1933.

Libro: “La sombra de lo que fuimos”. Autor: Luis Sepúlveda. Editorial Espasa. 174 páginas. 17,9 €

Libro: “Mahagonny, ascenso y caida de la ciudad”. Autor: Bertolt Brecht. Editorial Teatro Español. Música: K. Weill. 385 páginas. 12 € (Contiene DVD de los ensayos).

Sitios recomendados: Teatro Romano de Mérida

Teatro López de Ayala de Badajoz


Gran Teatro de Cáceres





CongreSOS

11 07 2008

¿Alguien recuerda una sola medida emanada del Congreso Nacional celebrado por el Partido Popular, en Valencia, que afecte a la ciudadanía?


En un sistema cada día más parejo al show business norteamericano, bipartidista, presidencial, televisivo, pendiente de los debates y del color de la corbata del candidato, los congresos deberían ser el oasis de los partidos para que las ideas se impongan. Sin embargo, no sé si por la dictadura de los medios de comunicación, por la tendencia a anteponer el debate de los nombres frente al de la ideología o -sencillamente- porque tienen razón aquellos que desvirtúan a estas organizaciones y las califican como escenarios para la lucha por el poder individual, pocas serán las citas congresuales que lo logren.

¿Alguien recuerda una sola medida emanada durante el Congreso del PP que afecte a la ciudadanía? ¿Recordamos, por contra, si Aznar saludó con mayor o menor efusividad a quien él mismo designó como su sucesor? ¿Y el color de los vestidos de las dos nuevas mujeres populares en la jerarquía marianista (Soraya y De Cospedal)? ¿Sonreía más Esperanza Aguirre o Gallardón? ¿Y todo eso en qué soluciona las vidas de los demás?


Más allá de alguna declaración de intenciones definiéndose como más o menos centrista, o manifestar su intención de dialogar con los nacionalismos (motivo del cisma de María San Gil en el PP vasco), las medidas propuestas en dicho congreso no traspasaron el documento en las que estuvieran escritas. Hubo más comentarios sobre la condición de madre soltera -e inseminada artificialmente- de la nueva secretaria general del PP, que sobre su postura frente a la ampliación de los supuestos del aborto: ¡Cómo para esperar una batería de medidas frente al parón económico!

El PSOE ha tenido más suerte. Sin los conflictos internos que regalan las mayorías de gobierno, los flashes se han concentrado en el propio Zapatero y en Leire Pajín, penúltimo guiño a la renovación y a un electorado joven y femenino que parece entregado al buenismo y a la sonrisa del presidente. ZP ha conseguido que el 37 Congreso Federal del PSOE haya pasado a la opinión pública más por el intento de avanzar en el ejercicio de nuevos derechos (voto para los inmigrantes con 5 años de residencia en las municipales, laicidad y educación para la ciudadanía, nueva regulación del aborto, cuidados paliativos y testamento vital…) que por el aburrido periodismo de declaraciones. Será el amargor de la derrota pero hoy las baronías están en el PP y las mayorías casi unánimes entre los socialistas.

En Extremadura, la próxima semana el PSOE y en octubre el PP afrontarán sus citas regionales. Y en nada variarán de lo visto en Madrid y Valencia. Unos, pendientes del grado de renovación que acompañará al nuevo líder. Los otros -parafraseando a César Díez Solís- prestando atención a los problemas de las familias que se enfrentarán en el Beirut que es hoy el PP en Extremadura, donde cualquiera puede dispararte. No esperemos ideas sino vencedores y derrotados.

Los congresos de los partidos cada día son percibidos más como tablas de salvación para los que se resisten a dejar el barco y catapultas publicitarias para los nuevos, en el mejor de los casos. En el peor, un campo de batalla. Pero más allá de lo personal, estas organizaciones deben proponer certezas para los demás. Y no pocos colectivos a lanzan sus SOS mientras delegados, congresistas o compromisarios se miran el ombligo.

Diario HOY. 11 de julio de 2008

Libro: “Relato de un naúfrago”. Autor: Gabriel García Márquez. Original en 1970 .Colección Contemporánea. Random House Mondadori, 2003. 156 pags.

Sitio recomendado: Palacio Municipal de Congresos de Madrid. Recinto IFEMA. 37 Congreso Federal del PSOE. Julio 2008

Sitio recomendado: Centro de Eventos de la Feria de Valencia. Congreso Nacional del PP. Julio 2008





Ibarra

9 05 2008

Como el silencio también huele a incienso, esta semana ha lanzado una andanada contra las tesis casi forales que vienen de Cataluña, de la Valencia de Camps, y de Baleares


La muerte mejora al muerto”, repitió Rodríguez Ibarra el pasado lunes a la memoria reciente. Los óbitos publicados por el fallecimiento del ex Presidente Calvo Sotelo ratifican la certeza y la hipocresía social de tal sentencia. Jamás podrá leer ese hombre de traje gris el reconocimiento que le dispensó un país que vibra antes con el carisma efímero que con el discurso de Ortega y Gasset quien, hastiado de todo, se despidió de la actividad pública con eso de que “La razón es la principal enemiga de la política”. Ibarra se resiste a que le pongan calles y le lloren con homenajes. Es el primer aroma a incienso. Ni herido por el paquete de Ducados, su obsesión por combatir cualquier zumbido a republicanismo confederal tiene descanso. Acató con disciplina una bicefalia que no quería, con demasiados meses para como él entiende la responsabilidad política. Pero, como el silencio también huele a incienso, esta semana ha lanzado una nueva andanada contra las tesis casi forales que no vienen ya sólo de Cataluña, sino también de la Valencia de Camps y González Pons, o de Baleares: “Ni es oportuno, ni es prioritario un nuevo modelo de financiación autonómica cuando los ayuntamientos están vendiendo suelo para pagar los servicios que prestan, ahora que el suelo ni siquiera vale lo que valía”.


A Ibarra le asiste la razón. Hasta 2004, las corporaciones locales se financiaban según el modelo impuesto por Cristóbal Montoro, ministro del PP, que incrementó las desigualdades como consecuencia de la cesión de una parte de la recaudación de los principales impuestos estatales (IRPF, IVA y Especiales) a los municipios de mayor dimensión. Además, se eliminó una de las principales fuentes de ingresos tributarios de los Ayuntamientos (IAE), sin establecer la adecuada compensación a los mismos. Un fondo de compensación por esta supresión, otro especial para municipios menores de veinte mil habitantes y la subida en la participación de ingresos del Estado incrementaron casi en un 25% las aportaciones a los ayuntamientos desde 2005, cuando el aumento medio interanual de los ocho años anteriores apenas alcanzaba el 9,7%. Pero la indefinición en la legislación actual condena aún a la insuficiencia financiera que arrastran los municipios por prestar, sin contar con recursos económicos, servicios en suplencia de otras administraciones. La FEMP y la Fundación “Democracia y Gobierno Local” los cuantifica en el 26,7 % de los gastos municipales.

Antes de acomodarse con amistades que enriquezcan su futura jubilación o le inunden de esquelas el lejano funeral, vuelve Ibarra a enfundarse el puño con el guante del más débil. Así se lo han reconocido todos los alcaldes en la región. Y Extremadura se sentará en el Consejo de Política Fiscal y Financiera con cartas de póquer a pecho descubierto para el Secretario General del PSOE en Extremadura y con el juego que ya está ligando el Presidente de la Junta con la oposición, con otras Autonomías o con la propia FEMP, si, finalmente, Ortega acertó sobre la razón y la política. En el penúltimo servicio a Extremadura y a su idea de España, Rodríguez Ibarra será el jugador suicida cuyo riesgo puede arruinar algunos propósitos de los tahúres de la solidaridad. O varíe la partida.


Diario Hoy. 9 de mayo de 2008

Libro: “Meditaciones sobre Ortega y Gasset”. Llano Alonso, Fernando H. y Castro Sáenz, Alfonso. Tebar. Madrid, 2005. 48 €.


Sitio recomendado: Rodríguez Ibarra en la Sala de Banderas de la Presidencia de la Junta de Extremadura