Pacto y parto 2.0.

30 10 2010

La tecnología, cada vez más excelente, posibilitaría conquistar el infinito del conocimiento. En un territorio, también

Tenemos la permanente costumbre de hablar de política. De política y de los políticos. Se vierte tanto sobre ellos, sean del color que sean, que provoca hasta que sepan sus sueldos, casas, perros, sus simpatías futbolísticas o las mujeres u hombres que pasaron por sus vidas. Todo es política, que es relevante, pero no lo es todo. Ni siquiera, es parte de las conversaciones habituales de la gente. De este exceso se quejó Fernández Vara en los Extremeños de Hoy y pidió hablar más de la gente. Si renuncias a ser el de las loas, las cargas vendrán también repartidas.


Tal cantidad de información es posible hoy gracias a dos principios que reaccionan: libertad y tecnología. Si el conocimiento es tan vasto como el propio territorio de nuestra región, sólo la tecnología te facilita en este cambio de época no quedarte regazagado. Lo importante son las personas, en eso coinciden los presupuestos de todas las administraciones públicas que se han presentado esta semana. Muchos años inaugurando instalaciones incrementan los gastos corrientes y si queremos seguir prestando esos servicios, escaso margen de sorpresa nos queda. No muy lejos de lo que hemos hecho cada uno en nuestra casa. El autorecorte deja sin discurso a la oposición. Sólo les queda adelgazar, o talar, el mismo tronco y atenerse a las consecuencias; o a las incoherencias allí donde se gobierna. Pero sólo podremos minorar costes gracias a la técnica.


Desde iniciativas públicas, la universidad o desde fundaciones, los columnistas deberíamos atender más a lo que están haciendo ingenieros o cirujanos en centros enlazados en RETRIEX, e incluso internacionalmente. Ellos debían ocupar las portadas, analógicas o digitales. Cooperando en red, ponen a disposición del resto -emprendedores o trabajadores- la tecnología que difunde noticias en formatos multimedia o que permite enriquecerla con aportaciones de los lectores, ya actores de opinión. Los grandes diarios lo saben bien. No es posible leerlos en un día por Internet. Si quieres saber los comentarios de esas personas que Vara quiere que sean noticia, algunas con horizonte desenfocado pese al dato de ayer, tendrías para una semana. Y el mundo no para. La información puede ser tan infinita como el propio conocimiento.


Está cambiando tanto que asusta saber que China expulsa al mercado cada año dos millones de ingenieros. Sólo la creación de una inteligencia global, en forma de estrella o de red que desemboque en una tecnología cada vez más excelente, posibilitaría conquistar el infinito del conocimiento para un periódico. Para un territorio, también extenso, sólo gracias a la tecnología podría combinarse el desarrollo -a priori incompatible en todas sus variables- sin que nadie salga decepcionado de sus presupuestos: desde la tecnología para la alimentación, su distribución, las energías o el propio uso de los multimedia en el aula para educar… Sólo esconde una obligación: Todo eso, sólo en casa, no asegura un parto exitoso, como una versión nunca asegura una noticia veraz. En esta crisis no todo es negativo. Hay personas, muchas anónimas, que antes eran adversarias y ahora cooperan para llevar sus proyectos adelante. Como colaboran todos los miembros de una redacción para llegar a la síntesis en la comunicación 2.0.


Diario HOY. 30 de octubre de 2010

Libro: “Comunicación y poder”. Autor: Manuel Castells. Alianza Editorial. Madrid, 2009. 680 páginas.

 

 

 

Sitio recomendado: Parque Científico y Tecnológico de Extremadura. Semidistrito universitario de Badajoz. Universidad de Extremadura


Anuncios




Píldoras para jaquecas

15 05 2009

Antes de que lo propusiera ZP, aquí le pusieron un ordenador y pizarras digitales a los alumnos en el aula y, ahora, portátiles


En Londres ha abierto una librería sin libros ni estanterías. Se trata de un local dotado con tres o cuatro ordenadores, dos impresoras potentes y varios terminales para grabar los libros desde Internet. El emprendedor inglés paga licencias y derechos de autor para ofrecer una amplia bibliografía. Uno llega allí y puede llevarse El Quijote impreso en fotocopias, con tapas bermejas, verdes o añil, según decores el salón. Otros, ni siquiera contribuyen a la tala de árboles y se llevarán Hamlet o La Hojarasca en un lápiz USB o en esos soportes llamados E-books, como un móvil grande que permite pasar sus páginas deslizando el dedo por su pantalla.

La prensa escrita sabe de las consecuencias de este cambio de sistema. Hay más lectores en sus ediciones digitales, se han reducido las ventas en papel y la publicidad se reconduce a ese espacio electrónico que mantiene la marca del diario como valor de atracción. Ya fabrican ordenadores con materiales biodegradables, energía solar y software libre, el que no paga licencias a empresa alguna. Lo ha presentado la Fundación del Conocimiento Libre en Madrid, bajo el auspicio de Richard Stallman, el gurú de este movimiento.

En Extremadura se apostó por Linex, el software libre, desde el comienzo de la alfabetización tecnológica a finales de los noventa. Incluso, antes de que lo propusiera ZP, aquí les pusieron un ordenador y pizarras digitales a los alumnos en el aula y, ahora, portátiles. Esa apuesta, existosa según la voluntad de cada usuario, ahorró dinero a la Administración y ha provocado que alguna multinacional haya ofrecido a la Junta paquetes informáticos a precio de costo o, en algunos casos, regalados. Si la gran pregunta de esta crisis es a qué sector dirigimos la actividad económica, parece claro que la industria del conocimiento debe ser uno de esos huecos, junto a la agroindustria o las fuentes energéticas. Y en el caso de la sociedad de la información, ambos intereses habría que conciliarlos.

El consorcio IDENTIC, formado por las dos diputaciones y las universidades populares, y que gestiona 291 Telecentros en otros tantos municipios extremeños, ha creado una enciclopedia audiovisual en Internet que se nutrirá con píldoras de un minuto. Deben concentrar -como en un spot- el mensaje y las imágenes para conocer todas las materias, una a una, en ese tiempo tasado. Será libre, grauita y participativa. Pero, sin aportaciones de la gente, que comenzará en nuestra región, en Uruguay, Bolivia y Nicaragua, este proyecto nunca podrá retroalimentarse y crecer: Así nació Wikipedia, la enciclopedia textual más amplia en Red. Ahora, con Micropedia.tv, ese límite de tiempo obliga a ser más creativo, conceptual, breve e igual de generoso porque todo eso quedará exento de rendimiento comercial. Es un ejemplo de la ética Hacker, la ética de innovación iniciada por Pekka Himanen: innovar sólo por el placer de crear, no por ganar dinero… aunque todo creador sabe que, si tienes ideas, terminas por tenerlo.

Estoy deseando ver las primeras sobre la crisis. A ver si alguien ilustra cómo salir lo antes posible de ella. Por lo visto en el Debate de la Nación, sé quien no dispensará receta alguna: Si Rajoy no tuvo tiempo para enunciar o respaldar una sola medida en su intervención, tasada en 45 minutos, cómo se las arreglaría para concentrarlas en pildoritas de a minuto: ¡Menuda jaqueca!



Diario HOY. 15 de mayo de 2009

Libros: “Algunas ideas buenísimas que el mundo se va a perder”. Autor: Alberto Olmos. Editorial: Caballo de Troya. 304 páginas. España. 2008. Precio 19,40 €

Sitios recomendados: Uruguay, Bolivia y Nicaragua. En la foto, plantación de hojas de coca en los Andes






Prensa 2009

2 01 2009

Diarios como Los Angeles Times o The Chicago Tribune están en quiebra. La sombra de los EREs afecta también a este sector muy cerca de mis sentimientos


Pocas veces utilizo el terrorismo como tema de esta columna. Los temas de Estado son ajenos a la contienda política. Más inoportuno sería hacerlo hoy, primeras horas de un nuevo año que, antes de nacer, impone pánico. No lo hice cuando en Francia ejecutaron a dos jóvenes guardias, ni a Luis Conde en Santoña, ni a un empresario por abrir túneles que horadan ese soberanismo medieval, ni tan siquiera para presumir de los éxitos policiales en esta Europa sin fronteras que descabeza a la banda una y otra vez. Hoy lo hago porque –por segunda vez este año- han atacado a la libertad de prensa, a la de expresión e información, y porque esto es una columna periodística.

Lo hicieron contra el Grupo Correo y lo han repetido antes de las uvas contra la sede de la televisión vasca, de El Mundo, de Onda Cero en Bilbao, de Antena 3… Siempre he creído que más con la intención de comprar con el terror unos minutos de publicidad en los boletines informativos, máxime el día que más caro se cotizan los spots publicitarios.


Han dañado sus inmuebles y han intentado coaccionar el ejercicio de este derecho fundamental en cualquier sistema político democrático. No conozco otros regímenes más que las dictaduras religiosas, ideológicas o militares que propugnen una sóla versión de los hechos. La banda se define por sus actos y se alinea con el futuro que oferta a sus simpatizantes y conciudadanos.

Y lo hace, además, contra una serie de empresas que no se salvan de la parálisis económica internacional. Diarios como Los Angeles Times o The Chicago Tribune están en quiebra, la sombra de los EREs (expedientes de regulación de empleo) afecta también a este sector muy cerca de mis sentimientos. Mientras, Internet o decisiones como las del diario alemán Bild –que premia a sus lectores publicando sus fotografías o crónicas ciudadanas- reduce la vida del periodista y convierte calles y ciudades en un Gran Hermano peligroso. Es un cambio de ciclo para la política, para la economía pero, también, para la información.


Si en estos tiempos de incertidumbre, de crisis de lo conocido, los que dicen defender al obrero echan gasolina (o amosal) al fuego, demuestran la desesperación en la que esta crisis global está castigando a quienes no ven más allá de su caserío o su término municipal. O quizás, ante la amenaza constante de que de esta crisis se sale con proteccionismo o autarquía propio de las posguerras, nos obliga a reforzar aún más la unión de los demócratas, los optimistas, y los que defendemos que el sistema actual es “el menos malo” de los posibles… y aspiramos a hacerlo mejor.

Cuando los garrotazos no sirven para activar la vida, contemplar en el periódico al adversario político de Cipriano Tinoco (q.e.p.d.) cargar con su féretro y llorar su ausencia en la radio, te hace pensar que entre todos sí podemos vencer al pánico con el que los medios de comunicación nos presentan este año 2009. Esperemos todos estar a la altura.


Diario HOY. 2 de enero de 2009

Libro: “La paz perpetua”. Autor: Juan Mayorga. Editorial: KRK a escena. 96 páginas. 9 €. Teatro

Sitio recomendado: Bilbao. Museo Gugenheim





El cambio tranquilo

18 07 2008

Guillermo Fernández Vara emergerá como síntesis en la que prima más la defensa del territorio frente a los populismos que separan a los extremeños


Esta mañana se abre el X Congreso del PSOE de Extremadura en el Palacio de Congresos “Manuel Rojas” de Badajoz, otro espacio desgraciado para la memoria pero recuperado para el futuro democrático de Extremadura por la acción institucional. Esta mañana, como desde hace tiempo, no estará de moda hablar de política. Mucho menos sobre la vida de los partidos, pese a que el liberalismo, antes triunfante, esconde su cara porque sus recetas han generado esta crisis y, como fariseos acusando a los inocentes, exige remedios al Estado para enderezar lo que despilfarró cuando se disfrazó de joven e indocumentado. Pero un Congreso del PSOE, aunque sólo sea con la aritmética en la mano, es una cita para más de la mitad de los extremeños.

El PSOE aborda durante los próximos dos días el cerramiento del círculo que iniciara hace año y medio con el sobresaliente proceso de sustitución de Rodríguez Ibarra como candidato a la Presidencia de la Junta. No será un nuevo PSOE el que emane de este cónclave pero sí un nuevo ciclo en una Extremadura cambiante, cada día más alejada del mensaje unidireccional del líder, más proclive a la síntesis y el enriquecimiento del debate entre iguales, como primera y afortunada consecuencia de la riqueza formativa y profesional de esa nueva realidad.


El PSOE -se quiera o no- es la columna vertebral del desarrollo autonómico en nuestra región. En su vértice, la impronta de Rodríguez Ibarra durante 25 años y una generación de líderes provinciales y comarcales que le acompañaron como guardia pretoriana, fueron capaces de mutar desde el marxismo hasta el obrerismo agrario, desde el ecologismo hasta la industrialización y la sociedad del conocimiento como premisa del bienestar, desde el absoluto protagonismo hasta la conciencia de que ese excesivo liderazgo institucional lastraría al mismo desarrollo del territorio. Todo ello, en un paralelo proceso que absorbió –para unos- o integró –para los más fieles- al regionalismo progresista, a socialdemócratas y liberales con conciencia de la extinta UCD, a los intelectuales de la Fundación Europa, a los cuadros de Nueva Izquierda, hasta saber conectar con una generación que no acepta ya el discurso de las dos Españas, sino el de la esperanza por un futuro solidario y creyente en sus posibilidades.


No busquen en este partido, cuyas élites se refundarán durante estos dos días, sólo un referente utópico, proclive al aplauso o a la crítica barata en Internet. Será, sobre todo, el pilar que procure tranquilidad y normalidad en las instituciones, desde la Junta de Extremadura hasta el Ayuntamiento de Tamurejo: ¡Demasiada carga para andar con aventuritas!. Y donde Fernández Vara emergerá como síntesis en la que prima más la defensa del territorio frente a aquellos populismos que separan a los extremeños, nunca más a cacereños y pacenses, o a los propios españoles.

Se va Ibarra. Tardaremos en agradecer su generosidad. Antes, el PSOE parecía que no existía, sólo él. Ahora, en poco más de un año, existe demasiado para una oposición cuya propia retirada les enterró para la próxima década. Llega Vara, que no es Ibarra ni esperen una fotocopia de él, pese a haber aprendido en su escuela. Pero, sobre todo, se impone la responsabilidad en los 383 delegados que en este Congreso no dirimirán el futuro de una organización política, sino el de la misma Extremadura.

Diario HOY. 18 julio de 2008

Libro: “Cuando era feliz e indocumentado”. Autor: Gabriel García Márquez. Plaza y Janés. 1979. 157 pags.

Sitio recomendado: Palacio de Congresos “Manuel Rojas” de Badajoz. Sala Principal. Interior. Capacidad: 2000 personas