Zapatero en sus zapatos

24 09 2010

Hoy el PSOE de Extremadura celebra una conferencia política, antesala de lo que será su programa electoral


 

 

La política vive tan pendiente de lo que digan los medios de comunicación que da pudor defender la normalidad: partidos políticos haciendo política; sindicatos reclamando derechos de los que trabajan y –si lo consideran- huelgas con todo su envite; empresarios produciendo; los bancos siempre quieren más dinero; y los periodistas publicando noticias. La realidad no puede ser más divergente. Hay partidos y políticos que sólo piensan en cómo crear titulares de impacto, a costa de coherencia; empresarios que piensan en hacer dinero, produciendo poco o nada; sindicatos haciendo política; los bancos prestan escaso dinero para producir pero te venden una batería de cocina en el club del cliente; y una recua de opinadores –compitiendo por exhibir quién brama más- se desperdigan por tanta tertulia que llenan minutos a bajo coste en las TDT. Y para más pobreza se hacen llamar periodistas, o comunicadores.


Se rellenan minutos y páginas sobre las bonanzas y peligros de las primarias, se alinean con uno u otro candidato, pero nadie compara lo que ofrecen uno y otro: las simpatías se asocian con ver quién da mejor en televisión; peligrosamente, los ciudadanos identifican la política con funciones de bancos y empresarios antes que con el interés general; y como última pirueta en esta espiral de anormalidad noticiosa, hay políticos mediocres que abrazan el populismo de tertulianos barriobajeros para poder destacar: El paseo de Alicia Sánchez Camacho por Badalona instando a perseguir al gitano o al rumano es, aparte de un indicio de prefascismo, motivo para ser conocida antes de una cita electoral.


Hoy el PSOE de Extremadura celebra una conferencia política, la primera que realiza una federación regional de los socialistas. Si ya es difícil que un joven acuda a charlas, imaginen el fervor colectivo que despierta este evento, cuando Belén Esteban se erige en portavoz de barrio y cobra por ello diez veces más que el mismísimo presidente del Gobierno. Pero los partidos tienen que hacer política, exhibir sus valores que los distingan del otro. Antes de saber qué se aprobará, el estilo también cuenta para diferenciarse, no sólo en televisión: Varias fundaciones y organizaciones no gubernamentales participan en la redacción de esta ponencia ideológica que inspirará el programa electoral, cooperando de igual a igual con los afiliados del Partido Socialista en Extremadura. Ayer, José Antonio Monago le pidió a Guillermo Fernández Vara que ordene a los diputados y senadores del PSOE rechazar la carrera de competencias, por el mismo decreto con que su amiga Esperanza Aguirre regulará los servicios mínimos del 29-S y el Partido Popular en Badalona echaría a los gitanos. El presidente Guillermo Fernández Vara, antes de tomar una decisión, convocará a empresarios y a los líderes de los sindicatos firmantes del Pacto Social y Político, y optará por consultarles si ofrece algo para la región. Y para que todos encuentren el sitio que representan antes que un efímero titular. Y algunos partidos, y políticos, regresen a la Política.


Diario HOY. 24 de septiembre de 2010

 

Libro: “Romancero Gitano”. Autor: Federico García Lorca. EDAF, 2002. Madrid. 159 pags.

Sitio recomendado: Palacio de Congresos y Exposiciones. Mérida. Extremadura






Pacto de supervivencia

13 02 2010

¿Cómo exigimos a la patronal y a los sindicatos avalar una reforma laboral mientras los partidos no la acuerdan entre ellos?


Estamos en transición del sistema económico. No deberíamos dudar y alinearnos con la defensa de la necesidad de acuerdos; sumar esfuerzos para iniciar el cambio de modelo desde la acción política. Hay motivos: reforma laboral, pensiones, educación, investigación, ley de la economía sostenible, lucha contra el déficit… Y en el fondo, lo que necesita el país es un marco de consensos que comience por anteponer el interés general antes que ningún beneficio electoral a dos años vista. Como eso no varíe, nos encontraremos un vencedor electoral con la mitad de los españoles sin haber votado. Y aún peor, sea cual sea el resultado: En la misma casilla del tablero, necesitando el nuevo gobierno del acuerdo político para afrontar las reformas, pendientes para un sistema acomodado a fondos europeos, la especulación financiera, el turismo o el ladrillo: ¿El PP construirá otra vez seis millones de viviendas en dos legislaturas si hoy la mitad de ellas no tienen comprador?


Y deben ser los dos grandes partidos quienes tomen la iniciativa. Uno, porque tras presumir de haber reducido en los últimos comicios la bisagra de los nacionalismos, no debería consentir que CiU ocupe una centralidad tan electoralista como el actual desencuentro con el PP; el otro, porque ese españolismo lo demuestra aportando soluciones; nunca alarmismos, el mejor ejemplo del “cuanto peor, mejor” y del daño que su actitud le está deparando a la España con la que tanto se les llena la boca. No está de más la iniciativa que desde el jueves ha tomado el Rey para -como hiciera en la Transición política de 1977- sentar a agentes sociales y políticos, y reblandecer así sus meninges. Tras Cayo Lara, el “líder” republicano de IU, quien solicitara su mediación para que una activista saharaui depusiera su huelga de hambre, escuchar a Carod Rovira alabar la decisión de la Casa Real con esta crisis, no sólo desmantela ambos principios ideológicos, sino que revela profundos desconciertos entre los políticos ¿A nadie le remuerde la conciencia cuando exigen a patronal y sindicatos avalar la reforma laboral, mientras los partidos no la acuerdan entre ellos? Consejos doy, para mí no tengo.


Podemos, desde Extremadura, exigirlo. Tenemos la legitimidad. Ayer se firmó el Pacto Local. El Estatuto está en el Congreso por unanimidad. Igual ocurrió con la renovación de las Cajas de Ahorro. Pronto, vendrá una ley como resultado del pacto educativo; y el Pacto Social y Político cosecha adeptos de abajo a arriba. Si ambos partidos apartan lobbies, asociaciones, amigos o enemigos, que enredan para abortar un acuerdo, se reconciliarían con la calle, que los ve un problema tan grave como el terrorismo según la última encuesta del CIS. De momento, quien parece tener mejor oído es el Rey… al republicano lo deja cada día más sordo. Pero si el silencio de su influencia no se impone al ruido inútil de esta política cainita, tendríamos un problema hasta para la propia democracia. Demasiado envite para seguir echándose culpas mientras la razón de ser de la política agoniza en España.


Diario HOY. 13 de febrero de 2010

Libro: “La política de la transición”. Autor: José María Maravall. Taurus, 1984. 303 páginas

Libro: “La transición democrática española”. Autores: Tezanos, Cotarelo y De Blas. Editorial Sistema, 1989. 954 pags.

Sitio recomendado: Palacio de la Zarzuela. Madrid








Mensaje en una botella

1 05 2009

Empujan para que la incertidumbre se convierta en caos, y no hay mayor temor humano que la anarquía para reclamar mano dura y medidas ejemplares


Gracias a unas obras próximas, han descubierto un mensaje de cinco presos en el campo de exterminio de Auschwitz dentro de una botella y fechado el 9 de septiembre de 1944. Lanzarían ese papel al mar del tiempo con el fin de que alguien diera fe de sus identidades, asesinadas por la dictadura del terror, y como vago gesto de rebeldía ante el destino que les deparaba, quizás lo único que estaba ya en sus manos.

El miedo venció aún más al resto, a las miles de almas que, anuladas en lo más básico, ni siquiera se atrevieron a tal riesgo: esconder sus nombres y apellidos en una botella dentro del muro del barracón. El miedo les anuló, les condenó a una espera tan cruel y silente como la agonía, y sólo con la esperanza de que la divina suerte quisiera que ellos no fueran los siguientes, día tras día, hasta que –finalmente- el turno de aquella ruleta infernal parara en su número de identificación.

El miedo es el pivote sobre el que se construye el poder autoritario: a quemarse en el infierno, a que te fusilen, te gaseen, a que te quiten la custodia de tus hijos, a una pandemia de gripe, a perder tu puesto de trabajo… El miedo se construye hoy con mayor sutileza pero sigue siendo el miedo a perder lo que tenemos el primer freno para iniciar cambios que nos harán más felices a la larga.

Hay quienes empujan hoy para que la incertidumbre se convierta en caos, y no hay mayor temor humano que la anarquía para reclamar mano dura y medidas ejemplares. Por eso Arenas se pasa todos los fines de semana encabezando manifestaciones por las capitales andaluzas: “Por el empleo”, dicen sus pancartas. Se pregunta por qué los sindicatos no se unen a su romería y convocan una huelga general. Tendrían que apuntarse a su fórmula: “Con flexibilidad laboral y despido libre, alcanzaremos el pleno empleo”. Sería la muerte de los sindicatos de clase pero a él le contribuiría a elevar la percepción de desastre. Algunos gobernadores y dirigentes financieros también contribuyen a ello cada semana. En Europa llegaron a plantear la jornada laboral de 65 horas para “mejorar la competitividad” pero ninguno reclamó el ajuste o los topes salariales para esos directivos, algo que está regulado hasta entre las estrellas de la NBA.

El miedo es un estado psicológico, que puede –o no- ajustarse a la realidad. Algunos aprovechan estos momentos para exigir más incentivos si siguen fabricando aquí sus coches o persisten en ese pesimismo para ejecutar reformas que en etapas de bonanza serían inaceptables. Es curioso que juntos hayamos vencido al miedo en Euskadi, pero el Partido Popular se una a quienes nos intentan acojonar con tal de incrementar la sensación de caos en Madrid. Más aún, que quienes se dicen de izquierdas no se resistan a contribuir con sus votos a ese mismo deseo de caos y voten junto a quienes proponen despido libre. Alguien debería escribir sus nombres, meterlos en una botella, y esperarnos unos años más tarde… o la próxima semana si, como parece, los datos de este mes cambian la tendencia destructiva de empleo. Dicen que están mutando como esas gripes de origen animal que cada década nos inoculan más pavor.


Diario HOY. 1 de mayo de 2009

Libro: “Leviatán o la materia, la forma y el poder de un Estado eclesiástico y civil.. Del Estado”. Autor Thomas Hobbes. http://www.books.google.es

Libro: “El país del miedo”. Autor: Isaac Rosa. Seix Barral, 2009. 320 pags. 8 €

Sitio: Capitales andaluzas. Sevilla. Reales Alcázares.






El espíritu del 2 de mayo

2 05 2008

Cuando algún diputado, hasta ayer salvador de la patria, abandona el escaño para engordar su cuenta, hablar de compromiso público suena a coro fariseo


En una sociedad individualista donde tu vecino puede secuestrar a su hija, embarazarla en repetidas ocasiones y acoger a tres hijos-nietos sin que nadie repare en más detalles, hablar de proyectos colectivos es difícil. Cuando el diputado Zaplana, hasta ayer ministro salvador de la patria, abandona el escaño para engordar su cuenta como alto delegado de la empresa azul en el extranjero, también antes patrimonio de todos, hablar de compromiso público suena para la gente llana a coro fariseo. Pero aún creo en ello.

No sé si fue la foto de Felipe entrando en la Universidad de Extremadura -Felipe regalando una clase a los alumnos de Educación de la mano del profesor Ibarra, mientras Aznar las cobra en dólares de la elitista Georgetown y con inglés limitadito- o, quizás, todo un país en zozobra por el devenir del Playa de Bakio sin debatir si eran vascos separatistas, soberanistas o conciliadores, pero hoy, secuela del día de los trabajadores, todavía veo signos de solidaridad en la “voluntad general”, la que Rousseau estableció como base de la soberanía. El que fuera ministro de Trabajo crucificó a los sindicatos con demasiada ligereza. Y ellos dedican su esfuerzo, generalmente, a la mejoría de los demás. En una situación de globalización y movilidad de capital, las empresas pueden desplazar su producción a otros lugares buscando menor fiscalidad y menos cotizaciones sociales: el capital es global, el trabajador local. El poder no reside necesariamente en los Estados y ningún organismo ha conseguido implantar un contrato social, global y paralelo, que permita unos mínimos salariales en todo el mundo o que los procesos productivos respeten el medio ambiente. En ese marasmo se mueven los sindicatos.


Hay quien, añorando el pasado, pide un proteccionismo que ya resulta imposible. Si Rodamco no se ubica en la ciudad de Badajoz, tres kilómetros más allá dispone de suelo portugués. Como en su día amenazaron otras superficies comerciales. Y los sindicatos sólo pueden exigir que las inversiones sean productivas y no escondan otra temida operación especulativa.


La voluntad general nace del consenso, nunca de la violencia de unos sobre otros. En Extremadura, patronal y sindicatos la plasman avalando un Plan de Fomento y Calidad en el Empleo. Sólo mayor productividad, infraestructuras públicas, investigación y nuevas tecnologías nos harán más competitivos e imprescindibles que el comercio chino de la esquina. Sin que ello impida a los sindicatos exigir a cada ayuntamiento, o a la inspección de trabajo, igualdad en el cumplimiento de horarios y derechos laborales. Pero por iguales, no por chinos. La voluntad de un pueblo no se mide rememorando levantamientos épicos contra el invasor hace doscientos años. Algún cantante, compadre del diputado marchito, llena su voz de España y fija su domicilio fiscal en Miami o en Punta Cana. Y los nietos de los que salieron a la calle para liberarnos del invasor, un 2 de mayo, volveremos a hacerlo esta mañana. Esta vez para pasar por la Agencia Tributaria y cumplir con nuestro IRPF, primer deber para construir la voluntad general de un país… desde dentro.

Diario Hoy. 2 de mayo de 2008

Libro: “El 19 de marzo y el 2 de mayo”. Autor: Benito Pérez Galdós. www.cervantesvirtual.com Tercera de las 46 novelas de los Episodios Nacionales. Redactadas desde 1872 hasta 1912.

Libro: “El Contrato Social” de Jean Jacques Rousseau. París, 1762. Editorial Porrilla 2006. 7€.


Sitio recomendado: Campus universitario de Badajoz: recuperación ecosistema, instalaciones deportivas, antiguo mercado de Plaza Alta, facultades o biblioteca, rectorado, bicis de alquiler…