Portugal

26 03 2011

El PSD luso y el PP español comparten hoy su obsesión por adelantar elecciones antes que las reformas que necesitan sus economías

El dirigente conservador del PSD, Pedro Passos Coelho, decidió esta semana no respaldar el plan de ajuste del Gobierno de Portugal. Sorprendió porque allí, a diferencia del PP en España, los dos grandes partidos aprobaron los primeros recortes y reformas. Y rompió toda coherencia cuando el PSD es también el partido del presidente de la Comisión Europea, Durão Barroso. La Unión Europea es quien está obligando a sus socios a ejecutarlas. Hasta Merkel y el luxemburgués Juncker reconocen que Durão no ejerció influencia alguna para que Portugal no esté abocado al rescate, cifrado ya en 75.000 millones de euros. Pero el PSD -la derecha portuguesa que se opone a que se construya el AVE o TGV Lisboa-Caia y que jalea el enfrentamiento territorial por las inversiones públicas entre Oporto y la capital para justificarlo- ha preferido las encuestas antes que no hipotecar su país, pese a tanto devaneo nacionalista con el que Ferreira Leite miraba a Europa para encubrir aquel antiespañolismo. El PSD luso y el PP español comparten hoy su obsesión por adelantar elecciones antes que las reformas que necesitan sus economías.


Ahora, el también militante del PSD y presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, tiene que decidir, tras la dimisión del primer ministro, el socialista José Sócrates, como primera consecuencia del rechazo, si convocar elecciones o facilitar un gobierno de consenso. Los demócrata-cristianos de Paulo Portas miran a la canciller y podrían ser la llave del desbloqueo, pero son insuficientes para dar estabilidad al Plan de Ajuste. Jugarían como CiU y el PNV en España para aplicar sentido de estado, dentro de un país que huyó de la regionalización en los noventa como gato escaldado precisamente por ese nacionalismo que hoy carece de sentido de estado. Si comienza una nueva campaña electoral en Portugal, recién terminadas las presidenciales hace unas semanas, la intervención de su economía por la UE parece inmediata y la losa para nuestros socios y hermanos casi lapidaria.


Por ello, más allá de exigir que sigan en ejecución los tramos del AVE español hasta Badajoz -en lo que todos coincidimos- Europa se juega su futuro y la internacionalización de personas y mercancías con este envite, cara al Atlántico. Mirar tan corto es mirar sólo las encuestas de mañana y nunca el porvenir de empresarios jóvenes a un lado y otro de la raya que, como en el XVI Congreso Nacional de AJE, los reunirá en Badajoz el próximo viernes, 1 de abril, presidido por Ss.Aa.Rr. los príncipes de Asturias. Los puertos de Sines y Lisboa aguardan la eficacia que la alta velocidad para pasajeros y mercancías supondría para conectar Europa con América y el canal de Panamá. Aunque, visto que la empresa Alter Enersum -participada por Cristian Lay y la Corporación Empresarial Extremeña- es capaz de obtener 100 kw. ya de los nichos del cementerio de Montjuich, la muerte en primera instancia podría ser el inicio de la energía para el futuro. Y creo que Sócrates tenía algo de eso en su cabeza cuando los de siempre forzaron su dimisión. Hay muertos que aún irradian luz.


Diario HOY, 26 de marzo de 2011

Libro: “Nueva Lisboa”. Autor: José Antonio Millán. Editorial Alfaguara. Madrid, 1995. 352 pgs.

 

 

 

Sitio recomendado: Cementerio de Montjuic. Barcelona

 






Como el pulpo Paul

5 02 2011

Si el cefalópodo disparaba la cotización de España en las apuestas, Merkel lo ha hecho tranquilizando a los mercados

El viernes, los Príncipes de Asturias presidirán la entrega del premio Carlos V a quien fue máximo responsable de la política de seguridad europea: Javier Solana. El acto ennoblece la dimensión europeísta de Extremadura, gracias a la labor que desempeña desde hace años la Fundación Academia Europea de Yuste y por el apoyo que desde sus inicios muestra la Jefatura del Estado con la presencia hasta este año de Don Juan Carlos. El rey también estará días antes en Cáceres y entregará los Premios Nacionales de Diseño.


Carlos I de España y V de Alemania, que luchó por la unificación europea, unió en su reinado la sobriedad prusiana con el arrojo y la creatividad latina. Y si cinco siglos atrás, ese periodo abrió la etapa más fecunda para la internacionalización de España, la presencia esta semana de la canciller alemana Ángela Merkel cierra las dudas sobre la economía española. Merkel cogió el testigo del ‘pulpo Paul’: si el cefalópodo se posaba en la urna de España una jornada antes de los partidos que nos llevaron a ganar el Mundial de Fútbol y disparaba la cotización de nuestra selección en las casas de apuestas, el mensaje de Merkel -«España ha hecho sus deberes y está en muy buen camino»- ha tranquilizado al ente oscuro de los ‘mercados’ que nos puso al borde de un ataque de nervios.


La democristiana Merkel destacó el pacto social para la reforma de las pensiones aprobado la víspera de su visita, con el consenso entre la nueva patronal de Joan Rosell y los sindicatos, pacto al que está llamado a sumarse el PP cuando aborde su fase política, si no quiere identificarse aún más como un partido obsesionado con el poder, y no con los problemas de los ciudadanos. Alemania viene de un gobierno de cohabitación entre SPD y CDU que le costó las elecciones a los socialdemócratas, abrir heridas ideológicas con Oskar Lafontaine y el reconocimiento a posteriori a su excanciller Schröeder. Algo impensable ya en España por la actitud obstruccionista de los populares en todo este proceso de reformas para atajar la crisis. Esta semana, Merkel se hizo la foto con Gobierno, CEOE y sindicatos. Y faltaba alguien: la oposición. Alemania demostró al mundo que sólo con esfuerzo, y con decisiones durísimas, sobre todo para los principios ideológicos de la izquierda, puede generarse empleo, el bien más social, si no se quiere distribuir deuda o migajas. Y la CDU ganó las elecciones porque supo estar entonces al lado del Gobierno y no viéndolas venir. Nada extraño para los germanos, que afrontan los partidos de fútbol como la mecánica de sus motores automovilísticos: sin parar los noventa minutos y donde cada jugador es una pieza. Sólo podría sorprenderles el arrojo o la creatividad que dibuja un cabezazo a la salida de un córner o una generación de españoles dispuesta a romper la maldición de los cuartos de final. Aún, la marca en la camiseta de La Roja es francogermana, los dos países que más recursos aportan a los fondos europeos de cohesión, aunque el diseñador nazca en Madrid o Cerdanyola del Vallés. Porque el «¡Qué inventen ellos!» es la gran maldición que no sabemos derrotar. O no queremos, que sería peor.


Diario HOY, 5 de febrero de 2011

Libro: “La redención del pueblo: la cultura progresista en la España liberal”. Autor: Manuel Suárez Cortina. Universidad de Cantabria, 2006. 451 pags.

 

Sitio recomendado: Bremen, Alemania






6-D

5 12 2009

Alguien debería entonar el mea culpa, pues cada año pasa más desapercibido el Día de la Constitución


Mañana se conmemora la Constitución. Si festejamos triunfos deportivos, debería entonarse el mea culpa si el 6-D pasa desapercibido. La democracia cuesta alcanzarla y se va en un brete. Decía Vara hace días: “Hay miedo en reformar la Constitución”. Añado “hipocresía”. Necesita reformarse en, al menos, dos aspectos: Introducir la igualdad de sexo en el Título de la Corona; y que el Senado sea una auténtica Cámara territorial. Se consensuan estatutos autonómicos, grupos parlamentarios y olvidan al Estado. Si la pactaran los partidos, se mantendría la esperanza en la política. La oportunidad no debe ser excusa. Nadie como un padre para saber qué le conviene a su hijo, cuándo hacerlo. Primogénito ahora el varón, una disposición transitoria indica a partir de qué sucesión entraría en vigor la igualdad de género. Se hizo en 1978 con los derechos forales, del siglo XV, y la libertad de prensa se ejerce por derogación tácita de ley.

La monarquía parlamentaria es símbolo de unidad en un Estado plurinacional. Las mayores masacres en nuestra historia se produjeron tras períodos republicanos: guerras carlistas y en la incivil de 1936. No caben comparaciones. No fue una monarquía quien creó cámaras de gas. España no se constituye en país tras revolución o escisión. Leer “Sostiene Pereira”, de Antonio Tabuchi, ilustra: España fue neutral en la primera guerra mundial. En esa imperfecta democracia alcanzó su escaño Pablo Iglesias. Reformas en constituciones presidencialistas -iniciadas por Chávez- igualan la temporalidad en los cargos, en estos casos con funciones ejecutivas. De entre las fuentes, Manuel Aragón -tutor del Príncipe- rebaja toda posible discrecionalidad. Los partidos más votados siempre formaron gobierno, tras consulta formal al Rey.


Ejercen la más alta representación del Estado en cenas y desfiles militares. Apadrinan solidaridad, patronos contra la discapacidad. Rompen estereotipos con visitas como en Hurdes. Este año los Príncipes vieron dos modernas instalaciones en Extremadura: “Estamos como en casa” -dijo SAR don Felipe en Cáceres. Recorren España, y el mundo, de norte a sur, de levante a poniente. Junto a Zapatero, el Rey nos representó en la Cumbre Iberoamericana de Estoril. En días, visitará a Obama en la Casa Blanca. Mucho antes, fue Badajoz: Pax Augusta, Basangus, taifa del Califato de Córdoba, la capital oficiosa del Reino. En ella se comprometieron reyes y reinas.

El pueblo les devuelve ese cariño. Inundaron de arroz las calles durante las bodas de Sevilla, Barcelona y Madrid. Una de sus hijas, SAR doña Leticia, subirá al trono. Unos, procesionando en Semana Santa, o yendo a los toros por media España, los acusan de antiguos; otros, lo hacen mientras un menor arriesga su vida para coronar un castellet, rapa a las bestas, o corre tras los bous embolats.

Tradición sin “d” -de diana- se convierte en traición. La más alta de ellas -contra el Estado- está recogida expresamente como delito en esa Constitución que conmemoramos los españoles mañana, día 6 de diciembre, con “d” de Dios pero -sobre todo- con “d” de democracia.

Diario HOY. 5 de diciembre de 2009

Libros: “La Constitución Española”, 1978. Norma Suprema del ordenamento jurídico español, define a España como un Estado Social y Democrático de Derecho.

Libro: “Libro-Homenaje a Manuel García Pelayo. Univ. Central de Venezuela. Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, 1980. 920 pags. LA MONARQUIA PARLAMENTARIA COMENTARIO AL ARTICULO 1-39 DE LA CONSTITUCIÓN
ESPAÑOLA. MANUEL ARAGÓN.


Libro: “La Vida y la época del fundador del PSOE y UGT Pablo Iglesias”. Gustavo Vidal Manzanares. Nowtilus, 2009. 400 pags. 18 €

Libro. “Zalacaín el aventurero”. Autor: Pío Baroja. Espasa. Colección Austral. 271 páginas. 8,75 €

Libro: “Sostiene Pereira”. Autor: Antonio Tabuchi. Editorial Anagrama, 2006. 184 páginas. 8,71 €


Sitio recomendado: Badajoz. Plaza de San Francisco.






¡Matad, quemad, malditos!

31 07 2009

No hay diferencias entre la mafia napolitana, el pirómano que prende un pinar y la banda de asesinos que intenta segar la vida de niños durmiendo


No hay diferencias entre la mafia napolitana que paraliza la recogida de basuras para quedarse con la contrata, el pirómano que prende un pinar en Las Hurdes, y la banda de asesinos que intenta segar la vida de niños durmiendo o la de dos jóvenes porque lleven uniforme: Ninguno crea, los tres destruyen. De la destrucción obtienen réditos; normalmente, sólo beneficios económicos. Con ellos, imponen el odio del lobo, la sangre o el fuego para marcar territorio, la venganza escondida bajo falsos idealismos. Revisten su único fin con ropajes raídos por acciones irracionales, vistas en el tiempo. Sobreviven a costa del miedo ajeno. Coaccionan hasta que dobleguen. Inventan necesidades gracias a aniquilarla previamente, nunca porque supieron cómo cultivar una moda, una ideología o porque inventen algo provechoso que los sitúe en la historia de la humanidad. Ésa, y no otra, es la causa común que divide a unos humanos de los otros; ni izquierdas, ni derechas; ni blancos, ni negros; ni varones, ni hembras… Todo se limita a quien contribuye al progreso y quien retrasa el reloj para convertirse en compás a partir del desastre.

En la sociedad mediática que sufrimos, y gozamos al mismo tiempo, ese daño no cesa tan siquiera si, derrotado, le concedieras la presa que persiguen: la concesión administrativa, licencias para vender madera u otros usos en zona forestal, o la misma soberanía. Si no hablas de ellos, parece que te contagia la cobardía. Si lo haces, porque conviertes su estrategia en protagonista y dañas la imagen de un país, de una comarca en plena campaña estival ante esa sociedad global que mañana puede identificarte como la ciudad de los contagios, la región de los incendios o el Estado de los conflictos territoriales. Más allá de los muertos –casi siempre funcionarios, denostados por demasiados discursos, cimientos sin necesidad de dogmas vocacionales pero leales a lo que les encomendó la comunidad- pretenden que las señas de identidad salten en mil pedazos: Que el resto del mundo dude que el idioma sea el mejor potencial de España cuando hay quien dice matar porque no quieren hablarlo o ser educados en él; con menos sangre pero el mismo fuego, que Extremadura sea un paraíso natural cuando cada verano los informativos difunden un nuevo atentado contra esa certeza.


La esperanza radica en que somos más, que seguiremos caminando. Cincuenta años para quien desemboca en una nueva mafia no es nada en un Estado con quinientos años más de vida y miles de “gudaris” más a los que homenajear. Siempre habrá desde la política, la judicatura o el anonimato ciudadano quienes imponen finalmente el Estado de Derecho. Más tarde o más temprano. Ésa es nuestra seguridad. Detrás de un Rey hay un Príncipe; detrás de una casa cuartel reventada, voluntad para reconstruirla y más familias que la habitarán; detrás de un pinar asolado, voluntarios como brotes verdes que lo resucitarán de sus cenizas; detrás del miedo, alguien a tu lado que ayuda a vencerlo… ¡Danzad, danzad, malditos! Siempre habrá uno de los nuestros que pare esa música fúnebre o cerque el baile entre tres paredes y una reja. Y ésa es la imagen que permanece durante siglos. Cincuenta años para una serpiente es toda una vida. Para un pinar, no significa nada, ni siquiera su muerte definitiva. Ésa es nuestra seguridad, nuestra garantía y su miedo.


Diario HOY. 31 de julio de 2009

Libro: “Demasiados héroes”. Autora: Laura Restrepo. Editorial Alfagüara. 260 páginas. 18,5€

Libro: Colección Txo (Aharrausi printzesa basoak dabu sekretu bat y kokorico). VV.AA. Editorial Txalaparta. 13 € cada uno.

Sitio recomendado: Las Hurdes, comarca de Cáceres. Extremadura