El futuro a buen cobijo

30 10 2009

Las guarderías serían exportables a cooperativas, centros sanitarios privados y públicos, centros industriales, de transporte, o de investigación


El sistema público de salud y el ejército fueron durante siglos anverso y reverso de una misma moneda; el yin y el yang para la mitología y filosofía china, la luz y la oscuridad, el bien y el mal… Tuvimos que abordar con normalidad que la mujer se equipare al hombre en tareas de responsabilidad sobre cualquier ámbito de la vida para reconocer que esas dualidades, impregnadas injustamente de rancio aroma maniqueo, se nos deshagan ante la persistencia de la realidad y el progreso. Sin duda, porque todas esas teorías se construyeron bajo el prisma del hombre, arrinconando a la mujer a las catacumbas de la intrahistoria, la historia de puertas adentro que tan bien reflejara Ettore Scola en su film “La familia”.

Esta semana el Servicio Extremeño de Salud ha iniciado la obra de la guardería en el hospital Perpetuo Socorro de Badajoz y ha licitado ya la del Hospital Regional Universitario Infanta Crisitina. Comenzará, la primera, a funcionar el próximo año, fecha en la que se iniciarán también las obras del Infanta. Se trata de la segunda sede desde lo público que ejecuta una medida certera para la conciliación de la vida laboral y familiar de sus empleados. Inició esta senda de progreso en Extremadura, sorprendentemente para los clásicos, la Base General Menacho donde el ejército aglutina a cinco mil militares cerca de la ermita de Bótoa.

En ambos casos, son las mujeres quienes han diluído los estereotipos. Unas, porque se han capilarizado en toda la estructura militar hasta el punto de que su oficio a nadie sorprende; incluso, para ser reconocidas como mejor piloto de combate en una promoción o, en la política, gobernar las fuerzas de seguridad del Estado o la propia Defensa. Otras, personalizadas en la figura de la consejera extremeña de sanidad y dependencia, en la propia ministra del ramo o en la directora de la OMS, trasladando su visión femenina al progreso que supone ofertar una guardería en centros de trabajo alejados del núcleo urbano o, siendo más globales, coordinando y aplacando la histeria que envuelve a cualquier pandemia. En el horizonte, hasta tendremos una Reina en la más alta Jefatura del Estado.

El globo parece girar hacia la luz. La prevención no se construye sobre lo bélico, sino sobre la paz. Así, habrá que analizar la decisión de otorgar a Barack Obama el Premio Nobel antes de enjuiciarle cualquier logro. Afganistán parece ser el primer examen. Nuestra asignatura pendiente, ceder para que esa igualdad de género se cumpla en casa y fuera.

Las mujeres están sufriendo más que nadie las consecuencias de esta crisis pero nos enseñan a abrir nuevas posibilidades. Podremos ahora debatir si construir esas guarderías en los centros de trabajo –públicos o privados- o concertar el servicio con guarderías próximas. No cabe duda que este modelo sería exportable a las sedes de cooperativas agroalimentarias, centros sanitarios privados y públicos previstos en la región, centros industriales, de transporte, energéticos, de investigación y desarrollo… No sólo porque contribuiremos a la integración laboral de la mujer, que es quien más bajas solicita cuando un hijo enferma, sino la de hombres que disfrutan hoy de custodias compartidas; de visitantes y pacientes llegados de otros municipios o de Portugal como complemento a la residencia para familiares, abierta hace años de forma pionera; y de los abuelos para su ocio activo, más digno y justo dentro de sus merecidas jubilaciones, tras demasiados años dependientes de una segunda y obligada crianza de los nietos, para ayudar a sus hijos.


Diario HOY. 30 de octubre de 2009.

Libro: “La reina en el palacio de las corrientes de aire”. Autor: Stieg Larsson (3ª entrega de la trilogía Millenium). Destino, 2009. 22,50 €

Sitios recomendados: Hospital Regional Infanta Cristina y Base General Menacho. Badajoz


Anuncios




Llegar todos juntos

2 10 2009

Alguien discute los 15.000 millones de euros que necesita el país para garantizar prestaciones a los nuevos desempleados?


Según a la hora que lean estas líneas, la euforia o la decepción inundarán a la delegación de Madrid 2016. Si es elegida para organizar los JJ.OO, cobrarán tanto sentido como si el olimpismo y el mercado se abren a Latinoamérica o refuerzan a Obama. Aparte de lo que acuerden los informes del Comité, o del éxito alcanzado por las prácticas lobbistas, la candidatura madrileña ha devuelto la ilusión del “Juntos podemos” para un país necesitado de ello. A Copenhague llegaron juntos el Rey y la Reina, Gobierno y Comunidad de Madrid, alcalde y CSD, Raúl y el barcelonista Angel Calle… Sí, porque por primera vez hasta Extremadura dejó de ser espectadora para convertirse en leal colaboradora de un proyecto de Estado. Juntos llegaron y juntos trabajaron para alcanzar la meta o, al menos, para disputar el partido.

Por el contrario, durante la semana asisitimos al enésimo encontronazo tras la aprobación del proyecto de presupuestos del Estado, en un escenario parlamentario sin mayorías absolutas y en lo económico, necesitado de más arengas colectivas y menos apoyos territoriales. Con números en la mano y a la espera de que se ejecuten, Extremadura sería la segunda región en incremento inversor y una de las cuatro con saldo positivo respecto al pasado año. Sobre el papel, salimos mejor que el resto, acostumbrados siempre a medirnos con los demás. Es cierto que la inversión para el AVE se alarga hasta 2013 y coincidirá con el plazo que, desde la Cumbre de Zamora (2009), se adoptaron para los tramos portugueses, una vez certificada la derrota del antiespañolismo en las elecciones del pasado domingo. Y suenan artificiales las quejas en municipios donde todo lo licitado se financia mayoritariamente por otras administraciones, gracias a los compromisos políticos que imaginó un pasajero del asiento trasero cuando conducía el autobús. Retrasos, que también afectan a las iniciativas privadas previstas aquí y en el resto de Europa: ¡Es qué estamos en crisis!

Las grandes infraestructuras ni ganan, ni pierden elecciones. Ejercen de faro permanente sobre proyectos estratégicos que irradian ilusión en la comunidad y dinamizan la economía. A un vecino de Hoyos o de Quintana, esto del AVE le sirve como orgullo y confianza en el futuro, pero le resuelve más saber que subirán un 3,6% a los 105.000 extremeños que cobran pensiones mínimas; que habrá jornales porque hay Plan E o Plan Infoex; que tres mil jóvenes dispondrán de ayudas para el alquiler; que otros noventa mil disfrutarán de becas; o que a doce mil familias extremeñas les ayudarán con 2.500 euros por su hijo. Siempre la realidad urbana se impone a la rural, en esta tierra de continuos equilibrios, y nos olvidamos que al 97% de las empresas extremeñas, con menos de 25 trabajadores, les bajarán cinco puntos el impuesto de sociedades, o que el IVA no sube para alimentos de primera necesidad, medicinas, periódicos, prótesis o sillas de ruedas.

Si llegamos juntos, todos tendríamos que salir juntos: ¿Alguien discute los 15.000 millones de euros que necesita el país para garantizar prestaciones a los nuevos desempleados? Cuando las salidas son individuales, oscilamos entre indemnizaciones millonarias y los mil autónomos que echan el cierre a sus ilusiones personales. Y ante eso, tan injusto para el resto como legal, quieres salir corriendo hasta Copenhague. Porque en Alemania, también la conservadora Merkel, ha retrasado su promesa electoral de bajar los impuestos.

Diario HOY. 2 de octubre de 2009

Libro: “Los vencedores olímpicos”. Autor: Conrado Durantez. ESM Librería Deportiva, 2004. 1250 pgs. 90 €

Sitio recomendado: Copenhaguen (Dinamarca)






Austeridad

19 09 2009

La administración autonómica con mayor volumen de deuda es la Generalitat de Valencia: A fecha de hoy, reconoce 13.202 millones de €, un 12,5% del PIB

La administración local con mayor volúmen de endeudamiento es el ayuntamiento de Madrid, gobernado por el PP desde 1995, con 6.407 millones de €, casi la mitad de los 13.264 que deben entre todos los ayuntamientos de la provincia. Es, de largo, el consistorio español con más déficit, pese a que la reforma de la Ley de Haciendas Locales y de la participación en los ingresos del Estado acometida en 2000 por Aznar beneficiara a los municipios mayores de 500.000 habitantes, que reciben más euros por habitante, sólo parcialmente compensada en la anterior legislatura.

La administración autonómica con mayor volumen de deuda es la Generalitat de Valencia: A fecha de hoy, reconoce 13.202 millones de €, un 12,5% del PIB. El último mandato socialista con Joan Lerma como President (1995) cerró el ejercicio con una deuda del 6,5% del PIB. El primer periodo del PP, hasta que Eduardo Zaplana fue nombrado ministro (2004), llegó hasta el 10% del PIB pese a la bonanza. Cuando –según las tesis más críticas- ya se debía saber que estábamos en crisis, el endeudamiento en el gobierno Camps (2007) se elevó en tres años al 11,3% del PIB. Actualmente, es del 12,5% y, pese a ello, sus últimas decisiones han comprometido dinero público para salvar a un club profesional de fútbol, con 75 millones de €, y ampliando la aportación pública para el gran premio de Fórmula 1 en 90 millones más. La deuda de Extremadura, según el Banco de España, era del 4,7% del PIB en 2009, aunque llegó a estar en el 6,5% en 2001, cuando el Gobierno invertía en nuestra región por debajo de la media nacional.

Un informe del Ministerio de Trabajo revela que la comunidad valenciana incrementó el número de desempleados desde el 2º trimestre de 2007 hasta el 2º trimestre de 2009 en 176.600 trabajadores, un 7,98% más de destrucción de empleo en ese periodo. Durante ese tiempo, Extremadura incrementó esa ratio en 22.900 trabajadores, un 5,5%. Valencia, como la costa catalana, Andalucía, Canarias y la comunidad de Madrid lideran el aumento del paro, vinculado al pinchazo de la burbuja inmobiliaria. En 2006, presentaba una tasa inferior a la media nacional. Era “el milagro valenciano”. La última EPA eleva la tasa de desempleo al 21,22%, sólo superada por Andalucía y Canarias.


Analizando las administraciones autonómicas, sólo la demagogia explica que un mismo partido exija austeridad para algunas latitudes, proponga la reducción de altos cargos para aligerar déficit, recurra a Cataluña como único argumento de los males, pero olviden extender esa fórmula a otras regiones. Se gobierna con más consejerías que aquí; han creado secretarías autonómicas; direcciones de área; gabinetes técnicos; direcciones territoriales por sector, departamentos todos ellos que no existen en Extremadura. Además, disponen de cuatro canales autonómicos de televisión y otros dos de radio como mínimo, más organismos, empresas públicas u oficinas en el extranjero.

La austeridad no es una virtud, es hoy una necesidad”, dijo Vara el Día de Extremadura. Pero esa cualidad, si tiene que acentuarse, no debería exigirse sólo a unos. Los ayuntamientos de EE.UU. prescindieron de los fuegos artificiales el 4 de julio, fiesta nacional. Aquí, hay empresas que sobreviven gracias a congresos o a festejos patronales. Y persistir con la demagogia sólo ahonda aún más en el desprestigio de la actividad política, a dudar del sistema autonómico o, sencillamente, desvía la atención.


Diario HOY. 19 de septiembre de 2009

Libro: “Homenaje a los malditos, Los que ríen…”. Autor: Eusebio Calonge y Teatro La Zaranda. Editorial IRU, 2009. 186 pags. 16€

Sitio recomendado: Comunidad Valenciana. Ciudad de las Ciencias y las Artes





Alcaldes de pueblo

24 10 2008

Se han hartado de comer tantas competencias impropias por aumentar servicios a sus ciudadanos que la deuda municipal está fuera de peso


Los alcaldes –y alcaldesas- de pueblos chicos son como los huevos de campo o los pollos de corral. Haberlos, los hay también en las grandes ciudades pero nunca saben igual. Será por vivir en un ecosistema distinto, la influencia de la naturaleza… No sé; pero, un edil de municipio pequeño –como los pollos en libertad- se lo come todo: las ayudas a domicilio, la pelea por la cuatrola en un hogar del pensionista, que te levanten de madrugada por una avería de agua, el permiso que se retrasa para abrir una peluquería y –cada día más, y con más pesar e impotencia- recibir a los desempleados que emigraron al calor del ladrillo y vuelven engañados, y destellados por las luces de neón, de la gran ciudad. No hay mejor consuelo que volver al calor de la familia y del pueblo para que te arropen durante el duro invierno que se vislumbra.


Estos pollos no se venden tan caro como en la ciudad, ni salen tanto en los medios de comunicación, ni los culpan a ellos de sus males. Ninguno se subirá el sueldo un 12% como ya ha presupuestado Gallardón en Madrid. Todo lo contrario: en Extremadura opera desde el año 2007 – primera región que lo ha consensuado- un convenio entre el PSOE y el PP que fija y limita la asignación mensual para cada concejal según la población del municipio; tanto el sueldo, como asistencias a plenos y comisiones. Hasta hace dos años no tenían ni derecho a paro. Y además, han aceptado sin rechistar su congelación para 2009 como ejemplo al esfuerzo que solicitan a los ciudadanos para salvar la situación. Estos políticos –a los que hoy todos demandamos que saquen varitas mágicas- se aprietan y los directivos comisionistas, o los especuladores –muchos de ellos auténticos escapistas al control fiscal- se irán de rositas. Incluso -y si no, al tiempo- atribuirán a la política la culpa de todos los males cuando el único error fue no ponerles límites que arrastran, después, a la extensión de la limpieza, del autobús o del alumbrado, imposibles que se financien con las tasas municipales actuales. La solución -lo sufren ustedes cada día- no será otra que la privatización de servicios, aún no sabemos a qué precio.

Los alcaldes se han hartado de comer competencias impropias por aumentar el bienestar a sus vecinos y la deuda municipal está fuera de peso. Limitados otros laxantes financieros, volverán a tragarse de primer plato el incremento del desempleo. Como esos huevos de dos yemas, los ayuntamientos serán otra vez la despensa para que en esas zonas rurales el empleo público amortigüe la desesperanza de los más débiles cuando terminen las prestaciones sociales. En ello están Junta, Gobierno, Diputaciones y entidades financieras, diseñando un plan para su fomento que será tan imprescindible como coyuntural para el próximo año, aunque el objetivo estructural pase por cambiar la cualificación de los trabajadores y la competitividad de nuestra industria.

Uno de sus mejores ejemplares, Pedro Vega, alcalde de Casas del Castañar y hacedor de la Mancomunidad y de las cooperativas en el Jerte de cereza y flor, nos ha dejado; como Bernardino, el de Hornachos; como Lemus, el de La Torre; como tantos gallos de la verdadera política, tan difíciles de pelar, tan desconocidos en la gran ciudad como admirados en sus pueblos.


Diario HOY. 24 de octubre de 2008

Libro: “El disputado voto del señor Cayo”. Autor: Miguel Delibes. Editorial Destino. 1978. 12,75 €

Sitios recomendados: Pueblos de Extremadura. Casas del Castañar. Cáceres

Sitios recomendados: Pueblos de Extremadura. Hornachos. Badajoz

Sitios recomendados: Pueblos de Extremadura.Planta solar en Torre de Miguel Sesmero. Badajoz.