Trans-Iberianos

13 03 2010

Quieren encerrar al toro, símbolo del iberismo, como bien de interés cultural autonómico, para confrontarnos a unos contra otros


Los que nacimos en barrios de aluvión como el Gurugú, en ciudades de frontera, siempre supimos que tras los desencuentros de España y Portugal sobrevivía una coexistencia subterránea al discurso oficial. Los que crecimos con el contrabando del pan -primero- del café y del tabaco -después- hijos y nietos de España y Portugal -Almeida es mi octavo apellido- por triunfo de la primavera, sabíamos que la realidad rechinaba para quienes se encargaban de enfrentarnos los unos con los otros. De ahí los noviazgos entre oliveros y las de Barrancos, como sucedió en Alburquerque, Cilleros o San Martín de Trevejo, pese a los que oprimían al jornalero y les engañaban culpando al “esquirol” portugués de su propia inhumanidad. Como ahora sucede con los inmigrantes. La historia es cíclica.


Con la exposición inaugurada esta semana en el MEIAC –Suroeste: Relaciones literarias y artísticas entre Portugal y España (1890-1936)– hemos descubierto que estos flujos también contagiaron a la élite intelectual. Trabajo de cuatro años, primer plato internacional para Extremadura, que tendrá su secuela en la Asamblea de la República portuguesa, nos descubre que Pessoa tradujo a Espronceda, que la Generación del 98 y del 27 se cartearon con el “saudismo” luso: Eugenio de Castro con Unamuno y Texeira de Pascoaes con Lorca. A los nietos de los barrios fronterizos algo de todo esto nos llegaba al olfato sin saberlo: desde chico, recuerdo tarareando los tangos portugueses del Porrina. Después, con el tiempo, cuando el dramaturgo Miguel Murillo me presentó al difunto Carlos Lencero, y éste nos reveló las cartas apasionadas que el gitano “y de Badajoz” le dictaba para Amalia Rodrigues -fadista que también cantó en español- supe de la trascendencia de esa intrahistoria, simiente hoy para los “Trans-Iberianos”, ese concepto simbólico de Antonio Cervera y que transpira en lo ferroviario una dimensión de futuro tan certera como su creatividad.


La soberbia muestra del MEIAC encumbra al Modernismo como vanguardia universal y disolvente de fronteras. Y coincide con el deseo de la caspa ante-diluviana de encerrar al toro -símbolo del iberismo para Osborne y para Bigas Luna- bajo el concepto de Bien de Interés Cultural en varias autonomías, para confrontarlas unas contra otras. No sólo limita a esta seña de identidad ibérica, sino que daña las relaciones económicas que fluye entre ganaderías y ciudades toroturísticas: Olivenza, Évora, Badajoz, Barrancos, Mérida… Miedo me da que triunfe semejante estupidez. No faltarán “amigos del toro” que frenen ese desarrollo económico de la dehesa porque las pezuñas sean cúbicas, rebusquen el impacto visual de la muerte o… ¡Vaya usted a saber! Extremadura alberga a 77 ganaderos y casi 200 hierros. Muchos jornales. Por mucho que brame la caspa y quieran encerrar al toro como patrimonio regional “tras la alambrada” -título de la próxima muestra transfronteriza en el MEIAC sobre los creadores prisioneros por las guerras- cuando dañan al dinero, hasta sus votantes le darán la espalda; lo que ya es un gesto de valentía, en un ruedo y ante unas iniciativas torpes que contribuyen a que sea cada día menos ibérico.


Diario HOY. 13 de marzo de 2010

Libro: “Suroeste: Relaciones literarias y artísticas entre Portugal y España (1890-1936)”. MEIAC y Ministerio de Cultura. Catálogo Trilingüe. Dos tomos. 406 y 450 pags. Imprenta Indugrafic. Badajoz, 2010.

Sitio recomendado: Feria Ibérica del Toro en Olivenza. Primeros días de marzo, comienzo de la temporada taurina en España.



Anuncios




Despegamos

12 12 2009

La ampliación de su terminal civil convierte a Talavera la Real en el remedio inmediato, no definitivo


El 10 de diciembre de 1953 se inauguró la base aérea T-33 de Talavera la Real. Los acuerdos España-EE.UU. alumbraron una escuela de reactores F-5, cooperación industrial entre CASA y Northop. Tres años después, un F-86 Sabre rompía la barrera del sonido. Venía de Manises. Hoy, una línea comercial comparte pistas y controladores aéreos. Nos acerca a Madrid, Barcelona cada semana, las islas en verano, y amagó los caramelos Valencia, Bilbao o París.


La crisis aparcó, entre iniciativas privadas, la construcción de un aeropuerto en Cáceres y hay dudas con Alcochete, cerca de Lisboa. Extremadura no puede prescindir de vías de progreso. La ampliación del parking y su terminal civil la convierte en remedio inmediato, no definitivo. Los accesos pueden desdoblarse si Junta y diputación lo acuerdan. Carece de vuelos charter o low cost para hermanar el santuario de Guadalupe con su homónima mexicana, enviar medicinas al tercer mundo, asistir al carnaval en Brasil, jugar al golf en Talayuela, o visitar el Magreb o La Meca. Ahora, con planes de retorno para emigrantes, nada más rápido para comunicarlos desde Suiza o Alemania. La conexión con Europa es imprescindible, comenzando por Bruselas. Incrementarían visitas al MEIAC, al Massa Solís de Cáceres, o al Carrascal de Elvas para comer unos pollos. No hay mejor dinamización del turismo rural, de embalses, caza o termal, ahora que Zapatero impulsará vacaciones Inserso para toda Europa. Con una plataforma de mercancías cerca, autovías y AVE, enviaría paquetes diminutos de bisutería, vino, quesos, jamones, artesanía o marisco el mismo día que se adquieren en Internet. Ahora, que comienza la navidad, serviría como auxilio a Madrid, Lisboa y Sevilla.


El primer espectáculo aéreo de Badajoz fue en la primavera de 1911. Un biplano aterrizaba en el Real de la Feria, un campo de fútbol adquirido por un joyero requeté -Medina- como club de tenis en la actual avenida de Huelva, entre la Delegación del Gobierno y los servicios territoriales de la Junta, antigua Casa de Falange. Una década después, tras el desastre de El Annual, ayuntamiento y diputación adquirieron por pública suscripción el aeroplano “Badajoz”: función patriótica en el López de Ayala, Covarsí pintó el plus ultra en el escudo… Acudieron a Cuatro Vientos el entonces alcalde Trujillo y el concejal Luis Plá. El acto lo presidió la Reina Victoria Eugenia. En el horizonte, se otea otro hito: la Escuela Europea de Pilotos de Caza, complemento a San Javier en Murcia. Con ella, empresas de diseño, software, saneamiento de motores, piezas, tubos, calderas… También la ciudad destacó en aviadores: el laureado Leocadio Mendiola se negó a bombardearla para vengar la matanza del 36; y un amigo de juventud, Momo, es hoy miembro de la patrulla Águilas de acrobacias.


No es de cárcel que crea en fantasías. Militar en un partido no es participar en consejos de administración. Implica. Exigen ideas, consultas, para servir al interés general. Ni aquí sembrar molinos ni allí combatirlos, sino respuestas: ¿Despegamos, comandante?; ¿Levamos ancla, capitán, mi capitán?

Diario HOY. 12 de diciembre de 2009

Libro: “Canto a mí mismo“. Walt Whitman. Edimat Libros, 2006. 128 páginas.

Oh Capitán, mi Capitán:
nuestro azaroso viaje ha terminado.
Al fin venció la nave y el premio fue ganado.

Libro: “Apuntes para la historia de la Ciudad de Badajoz”. Tomo I. Real Sociedad de Amigos del País, 1999. Badajoz. 227 páginas. Diputación de Badajoz.

Libro: “El arte de volar”. Autores: Antonio Altarriba y Kim. Editorial: De Ponent. 22 €


Sitio recomendado: Aeropuerto de Valencia





Un café en Europa

13 03 2009

En Badajoz ya no se juega a la ronda. Ya ligamos la Ronda Sur en mesas de despacho. A pachas. Todo viene de Europa y desde que somos Autonomía

Cuando en Badajoz no había piscinas públicas, pasábamos el verano en la playa fluvial Amigos del Guadiana. Los niños nos entreteníamos con un redejón escudriñando las orillas para diezmarlas de carpines y jaramagos. Los enclaustrábamos en un cubo medio lleno de agua del río, que se convertía después en pecera hasta que la casa se apestaba de una hedentina a estanque y había que arrojar el caldo al sumidero.

Veníamos de Cuatro Caminos, de las Moreras, de la carretera de San Vicente, de las Lavanderas, del Gurugú y La Luneta por Marchivirito, al Pico, al canal de los Ayala… barrios con viviendas bajas, blancas; unas de autoconstrucción, otras adjudicadas en arriendo por la beneficencia; barrios siempre desmantelados por las crecidas del Guadiana, y siempre lejanos y ajenos a intramuros; barrios que aguantaron los años del hambre criando gallinas en los corrales, escondiendo trigo en los doblados, vendiendo peces o sorteando la carga cuando la autoridad les perseguía.


El Consejo de Ministros autorizó el pasado viernes la licitación para las obras de rehabilitación del Guadiana a su paso por Badajoz. Serán 30,4 millones de euros y albergará parques, caminos peatonales y ciclistas, recuperación forestal y del azud de la Pesquera. Ya tenemos piscina municipal desde hace décadas, un Puente Real que es símbolo del Badajoz moderno y los barrios ribereños realojados en viviendas y a salvo de desastres como la riada del 97. Ya no suena “Melina”, de Camilo Sesto, en la caseta que montaba Fernando, el del Chicago. Hoy los chicos se descargan en sus MP3 una oferta multicultural que la trasciende. Todo eso ha salido de Europa y desde que Extremadura es autonomía.


Este verano, cuando Badajoz redite el flamenco y el fado a la par, y al compás, en el López de Ayala, en memoria de Domingo Vargas, alguien sonreirá por esa comunión cultural: Manuel Rui Nabeiro. Él podría contar más cosas. Sabe qué es construir Europa a partir de su empresa cafetera cuando no existía la responsabilidad social corporativa. Y cómo tejer una eurorregión de facto a la que se han sumado el Alentejo y la Región Centro por protocolo oficial estos mismos días. Nabeiro emplea aquí a dos mil europeos, cien de ellos extremeños y sirve a otros tres mil clientes en Extremadura. Patrocina el Carnaval y la Semana Santa, el Museo de Arte Romano y el MEIAC, el padel y el Salón del Jamón de Jerez, Cáceres 2016 en los azucarillos… La Guardia Civil lo distinguió con la Gran Cruz de la Orden con distintivo blanco, que suma al título de Comendador y de la Gran Cruz del Infante D. Enrique que le impusieran en Portugal, Mario Soares y Jorge Sampaio.

En Badajoz ya no se juega a la ronda, esa suerte de naipes en la que entretenían los domingos en la playa de Guadiana. Ya ligamos la ronda sur en mesas de despacho. A pachas. Todo viene de Europa y desde que somos Autonomía. Hasta los concursos de baristas -¿o de varistas?- que tan bien conocen el café, la relevancia de esos fondos para Extremadura y los riesgos de la abstención y del discurso despectivo: eso de que las autonomías es un invento costoso, obligado por el “café para todos” durante la transición y que cuesta más caro el café desde que lo pagamos en euros: Todo un peligro.

Diario HOY. 13 de marzo de 2009

Libro: “Poesía Completa”. Autor: Manuel Pacheco. Editora Regional de Extremadura, . Introducción de Antonio Viudas Camarasa. 1606 páginas.

Sitio recomendado: Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo. Badajoz