La Competitividad

19 06 2010

Extremadura ofrecerá cobertura en I+D+i, pues está cableada con fibra óptica y garantiza custodia pública de datos en el Lusitania

El miércoles el presidente, Fernández Vara, inaugura en la Institución Ferial de Extremadura (FEVAL) su Centro Tecnológico, una moderna dotación que enriquece el mapa extremeño tras Cenatic en Almendralejo, el Parque Tecnológico y Científico en Badajoz, el Centro de Cirugía de Mínima Invasión en Cáceres, el de Agricultura Ecológica en Plasencia o el del Cerdo Ibérico en Zafra. Desde 2002, cuando se puso en marcha el programa Nexo entre la Junta y la CREX, tradicionales sectores productivos intentan cambiar los recelos entre las empresas extremeñas -demasiado pequeñas para salir a otros mercados por sí solas- y ganar en cooperación y mayor competencia. A los primeros clusters: Conocimiento; rocas ornamentales; metal mecánico; madera y mueble; envase y embalaje, el programa Innoveex incrementó en otros nueve campos esta apuesta por la competitividad: construcción, audiovisuales, textil, energía, alimentación, salud, turismo y nuevas tecnologías. Cada uno de ellos tiene la intención de dotarse de un Centro específico de I+D+i, que sirvan también de incubadoras para emprendedores y proyectos empresariales.


En el centro de FEVAL las posibilidades están abiertas. Una Fundación -Computaex- creó el Centro Extremeño de Investigación, Innovación Tecnológica y Supercomputación (Cenits) en 2009 para explotar las potencialidades del supercomputador Lusitania, capaz de procesar y gestionar un elevado número de proyectos de investigación. Esta semana la galardonaron con 25.000 dólares en los Premios de Innovación Itanium 2010 en San Francisco, por su impacto humano. Lusitania estaría en disposición de ofrecer a cada extremeño, a cada empresa, no sólo una cuenta de correo electrónico, un espacio para su sitio web, redes sociales, sino ser la gran guardería pública de los datos privados y corporativos, la gran herramienta para procesar millones de datos a investigadores y científicos, con la garantía de que no caerán en manos de otros intereses. Y se ofrece antes de que Google pueda decir lo mismo, gracias a los que la multinacional obtiene en la Red.


¿Quién controla los datos de Google? Ahora que las empresas de telefonía quieren poner peaje a las autopistas, los diarios a los contenidos, la SGAE a Youtube, los editores a Google Books… Extremadura puede ofrecer esa cobertura en I+D+i; está cableada con fibra óptica en todo su territorio; custodia datos en el Lusitania… Paliaría, en parte, el escaso tejido industrial que lastra nuestro crecimiento; atraería así a empresas foráneas que -como sucediera con las infraestrucuras en los 90- necesiten primero subcontratas regionales, y después Uniones Temporales. Sólo Indra emplea en Badajoz a más de 400 personas. Además, la productividad es el cáncer y la innovación el tratamiento más rápido y eficaz. Si al bienestar y riqueza medioambiental de la dehesa, cultiváramos el talento en estos nodos, el panorama cambiaría y sería nuestra principal riqueza. Con ello, hasta los jóvenes políticos tendrán que abandonar esas demagogias que aprendieron de sus mayores, cuando empezaron en la política, y que los hace tan vetustos y especuladores como los que tiran dos veces a puerta desde los paraísos fiscales y ganan, sin convencer ni aportar, para terminar eliminados en cuartos de final. Sólo el talento llama al descaro y al atrevimiento. En el deporte, en la economía… y en la política, espero.



Diario HOY, 19 de junio de 2010



Libro: “La creatividad y las nuevas tecnologías en las organizaciones modernas”. Autor: Francisco Menchen Bellon. Ediciones Díez de Santos, 2009. 208 pags.

Sitio recomendado: Institución Ferial de Extremadura (FEVAL). Don Benito

Anuncios




Imagine

28 11 2009

Hay docentes que cooperan para que los alumnos pasen por el calvario de disipar sus castillos en el aire


Escojo esta canción del ex beatle, un himno al idealismo, para titular en una nueva etapa del diario HOY este milenio: “Imagina a la gente viviendo en otro mundo”, dice Lennon, cantante de la paz. La imaginación es el triunfo de la razón. Ilustra el progreso del mundo. La luz de la resurrección para los creyentes tras la muerte. Los avances de la humanidad nacen de ella. Es la bisectriz que une Cervantes, Saramago y el Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán. La proyecta hasta el realismo mágico latinoamericano, más allá de interpretar hechos novelados que definen a la Biblia, al Corán o “El siglo de las luces” del musicólogo cubano Alejo Carpentier.


Como el sol y el agua, da vida a la tierra. Alumbra el futuro. Ahora que copiamos modas de films o videojuegos, cobra más valor Miró, la música de los ochenta, el misterio del carnaval veneciano, chispa y fantasía en Río, Cádiz, Tenerife o Badajoz. Vive la Sevilla de Velázquez y Murillo, jarana del señorito, gitana que vende flores, ciudad donde llaman imaginería al arte religioso, que guarda sueños en el Real Archivo de Indias –muchos extremeños- hechos realidad.

No existe estrategia militar más eficaz. El caballo de Troya o fortalezas de frontera –la Vauban- son patrimonio de la humanidad. Con la ciencia, inspira la investigación: centros tecnológicos en Masachusets y Monterrey; el CTAEX transforma vegas y viñas en alimento; o en el previsto para el cerdo en Zafra. Creación, el ágora, pregón del Gabinete de Iniciativa Joven, batalla al pasado. Implantamos alimentos saludables en comedores, vacunas… y aún colegios o universidades tratan a los alumnos como pencos. Docentes que cooperan para que pasen por el calvario y disipar sus castillos en el aire. Comulgan con ruedas de molino cuando parece delito persistir con tan primitivo método. Fabrican frankensteins. Aniquilan sus almas para sumirlos en rotondas denunciables: ya los premian, como ratas de Paulov, con un quesito como aprobado; ya, como titís, excursiones o paseítos en barca. Para más inri, cien millones de niños no van a la escuela. No recogen ideas de baldes en el patio de juegos para perjuicio de la comunidad. Mantienen el “quien mucho abarca, poco aprieta” en este siglo de Internet. Para tanta memoria, Extremadura adquirió el computador Lusitania.

Imaginar no es un don, ni un lema publicitario: “Cuanto más trabajo, más inspiración tengo”, decía Picasso. Quienes recurren a botellas, porros o pastillas sólo aparentan por un instante ver la luz. Creen que borrachos y niños dicen la verdad. Terminan por pegarle patadas sin tono ni son, o abren el tiro al blanco, cuando se escapa. Otros optan por lo más cómodo y costoso: contratan a dedo creadores fuera de su ciudad. Olvidan artistas propios. Mantienen la barrera y renuncian a despeñarse, asidos a su caja de seguridad. Hubo, y hay, alcaldes sin ilusiones, presos de rutinas, calvos de ideas, antes de imaginar una ciudad más sostenible.

Ideas, poder de los hechiceros en las tribus. La magia sacó al genio de la lámpara. Hasta para la falsa denuncia de Floriano contra las escuchas del SITEL regala la mejor respuesta. La dio el ilusionista Robert Blake en el teatro López de Ayala: “No le dé más vueltas. Todo lo que usted ha visto –ha leído, en este caso- es sólo producto de su imaginación”.

Diario HOY. 28 de noviembre de 2009

Libros: “Don Quijote de la Mancha”. Autor: Miguel de Cervantes Saavedra. Varias eds.

Libro: “Vida y hechos del pícaro Guzmán de Alfarache: atalaya de la vida humana” de Mateo Alemán. Volumen 33 de la Colección de los mejores autores españoles. Bandry, 1847. 482 pags.

Libro: “El año de la muerte de Ricardo Reis”. Autor: José Saramago. Punto de Lectura, 2004. 600 pags. 10 €

Libro: “La encantadora de Florencia”. Autor: Salman Rushdie. Editorial Mondadori. 336 páginas. 23 €

Libro: “La educación de Hopey Glass”. Autor: Jaime Hernández. Editorial La Cúpula. 18 €




Sitio recomendado: Fortificaciones de frontera. Muralla Vauban. Badajoz






¿Cambios o evolución?

6 03 2009

Quién nos iba a decir que este año tendríamos un Presidente negro en la Casa Blanca, una extremeña tan eslava en sus facciones camino de Eurovisión y un tal López como Lehendakari?


¿Quién nos iba a decir que este año tendríamos un Presidente negro en la Casa Blanca, una extremeña tan eslava en sus facciones camino de Eurovisión y un tal López como Lehendakari en el País Vasco, siguiendo la estela de Montilla en la Generalitat? Una vuelta de tuerca más y se convierte, por lo insólito, en una segunda parte de Airbag cuando esta película se estrenó.


Cualquier análisis de lo sucedido este fin de semana nos arrastra a contemplar ese escaparate. Incluso, mi colega Rodríguez Lara comparaba a aquella Remedios Amaya, emparentada con la Plaza Alta de Badajoz y víctima de su inocencia y de las disfunciones de su funesta participación en el festival de Massiel, con esa nueva Extremadura que representa Soraya Arnelas. Toda una metáfora sobre la evolución y el progreso de nuestra tierra. Igual que se desprende en el nombre con el que bautizaron al supercomputador que se presentaba esta semana en Cáceres: “El Lusitania”, que borra de un chispazo la imagen de aquel tren decano y lento que nos acercaba tras demasiadas horas desde Lisboa a Madrid. Hoy no se desplazan los cuerpos, sino el conocimiento y a unas velocidades casi instantáneas.


En estos momentos, donde los cambios se analizan sólo desde el presente, cuesta trabajo devolver los méritos a todos aquellos que hicieron posible un nuevo panorama: A Howard Dean en el partido demócrata y a la propia industria de Hollywood que años antes nos preparó para ver a Denzel Washington como héroe o en Deep Impact a un presidente negro; a Ibarra que desde 1998 supo ver la revolución tecnológica como el tren del progreso para Extremadura -¿Se entendería una Ciudad de la Salud en Cáceres sin su apuesta decidida por el Centro de Cirugía de Mínima Invasión que dirige magistralmente y en comunión con esa altura de miras su amigo Jesus Usón?; a Vara por ver en Soraya un icono de una nueva Extremadura nacida de esa evolución y arriesgarse en reconocerla antes de que represente en Moscú a toda España; y en el caso vasco, a todos los que precedieron a Patxi López para convertir al PSE en la referencia del cambio y del diálogo: “Soy hijo político de Ramón Rubial, de Txiqui Benegas y de Ramón Jaúregui”, repitió durante la campaña.

Para algunos, este domingo se ha limitado a las elecciones en una parte de España. Digno y demócrata es reconocer y felicitar por la victoria popular en Galicia. Pero, puestos a extrapolar, a nadie se le escapa que entre subir seis o siete escaños y sesenta mil votos en Euskadi, y un par de diputados en Galicia –los mismos que ha perdido en los comicios vascos, con el primer ejemplo del daño que puede hacer UPyD a su electorado- parece evidente que la traslación tiene más de un color. Y, más relevante aún, que –más allá de esa euforia colaboracionista entre unos y otros, que es tan positiva como saber integrar al PNV en el constitucionalismo- vuelve la socialdemocracia a ocupar la centralidad en la vida política de un territorio y la única fórmula que permite gobernar al mismo tiempo en Bilbao, Barcelona, Sevilla, Mérida y Madrid. Es la fórmula a la que recurre Obama para cimentar su New Deal ante la crisis y el cordón umbilical entre pasado y presente que obliga a ser más responsables y comprometidos ante una crisis global que no entiende de ismos excluyentes ni de inútiles dosis de crispación.



Diario HOY. 6 de marzo de 2009

Libro: “Memoria de Euskadi”. Autora: Mª Antonia Iglesias. Aguilar, 2009. 1033 páginas. 30 €

Sitios recomendados: Estaciones de ferrocarril de Lisboa y Madrid-Atocha