Un Rato para la autocrítica

12 02 2011

1.200 economistas del FMI no supieron, o no quisieron, ver en 2004 la crisis que se avecinaba. No eran del Gobierno de España

El informe del Fondo Monetario Internacional sobre el trato a las amenazas que se cernían en 2004 sobre la economía internacional revienta la tesis de que en España la crisis se agudizó porque el Gobierno tardó en verla. El FMI estaba presidido por quien fuera vicepresidente económico del Gobierno de Aznar, Rodrigo de Rato. Según su Oficina de Evaluación Independiente, el FMI puso como ejemplo alguna de las prácticas más destructivas, desoyó señales de alerta y tuvo una doble vara de medir: fue duro con países emergentes y complaciente con los países ricos, en especial EE UU, que acabó siendo el foco de la crisis, o alababa la estrategia de Islandia, hoy en quiebra financiera. En su informe del verano de 2007, cuando se avecinaba la crisis, decía: «Las perspectivas son las mejores en años. La economía está lista para un periodo de crecimiento sostenido».


¿Quiere eso decir que Rato no vale para presidir una de las cajas más poderosas de Europa? No haré lo que otros le hacen al Gobierno de España. 1.200 economistas del FMI no supieron, o no quisieron ver, la que se avecinaba. El apoyo que Rato expresa a ese ejercicio de autocrítica avala a quienes sostenemos que la crisis tiene tantos culpables como pocos inocentes. Los organismos de vigilancia internacional fallaron antes que cualquier gobierno. El modelo imperante, donde inmuebles sobretasados arrastraron incluso a buenos y necesarios constructores, muestra que no sirven los reproches sino corregir los errores. Unos desde el consenso, como el Pacto Social y Político para Extremadura; otras élites con observatorios o pactos locales, pero todos reconociendo que nadie predijo los perversos efectos de tanto ladrillo, tanto crédito para consumo y tan poco valor añadido en lo que producíamos.


La Alianza para internacionalizar Extremadura nos obliga a ofrecer a los mercados nuestra riqueza agroalimentaria, nuestro modelo sanitario o de desarrollo rural, con creatividad para despertar interés añadido. Ofrecer una región, que se contaminó menos por el aire especulativo que hunde las esperanzas en la costa, pero que reclama, con tanto territorio virgen, las mismas oportunidades que han tenido otros polos de España por decisiones políticas o de equilibrio histórico. Extremadura crecerá por encima de la media española, según el estudio del BBVA Research, sólo superada por comunidades forales, Madrid, Baleares y La Rioja, aunque aún muy lejos de poder reducir el desempleo como el resto del país. BBVA pronostica que las de mayor déficit -no nuestro caso- tardarán más en salir. Lógico en estos informes que, por lo visto en el FMI, tienen valor de incredulidad hasta que pase el año. No sólo porque no predijeron las consecuencias negativas de aquella riqueza virtual sino porque -si a finales de abril el Ministerio avala el cumplimiento de la legalidad medioambiental de un proyecto industrial tras siete años de espera- ese crecimiento en Extremadura puede ser aún mayor y se darían las bases para aplicar esa economía basada en el conocimiento, las TIC y el I+D+i que utiliza la jerga de analistas financieros para decirnos, simplemente, que antes se equivocaron.


12 de febrero de 2011

Libro: “Macroeconomía: primeros conceptos”. Autor: Javier Díaz Giménez. Antonio Bosch eds. 1999. 476 págs.

 

 

Sitio recomendado: Sede del Fondo Monetario Internacional. Whasington D.C. EE.UU.

 







La Competitividad

19 06 2010

Extremadura ofrecerá cobertura en I+D+i, pues está cableada con fibra óptica y garantiza custodia pública de datos en el Lusitania

El miércoles el presidente, Fernández Vara, inaugura en la Institución Ferial de Extremadura (FEVAL) su Centro Tecnológico, una moderna dotación que enriquece el mapa extremeño tras Cenatic en Almendralejo, el Parque Tecnológico y Científico en Badajoz, el Centro de Cirugía de Mínima Invasión en Cáceres, el de Agricultura Ecológica en Plasencia o el del Cerdo Ibérico en Zafra. Desde 2002, cuando se puso en marcha el programa Nexo entre la Junta y la CREX, tradicionales sectores productivos intentan cambiar los recelos entre las empresas extremeñas -demasiado pequeñas para salir a otros mercados por sí solas- y ganar en cooperación y mayor competencia. A los primeros clusters: Conocimiento; rocas ornamentales; metal mecánico; madera y mueble; envase y embalaje, el programa Innoveex incrementó en otros nueve campos esta apuesta por la competitividad: construcción, audiovisuales, textil, energía, alimentación, salud, turismo y nuevas tecnologías. Cada uno de ellos tiene la intención de dotarse de un Centro específico de I+D+i, que sirvan también de incubadoras para emprendedores y proyectos empresariales.


En el centro de FEVAL las posibilidades están abiertas. Una Fundación -Computaex- creó el Centro Extremeño de Investigación, Innovación Tecnológica y Supercomputación (Cenits) en 2009 para explotar las potencialidades del supercomputador Lusitania, capaz de procesar y gestionar un elevado número de proyectos de investigación. Esta semana la galardonaron con 25.000 dólares en los Premios de Innovación Itanium 2010 en San Francisco, por su impacto humano. Lusitania estaría en disposición de ofrecer a cada extremeño, a cada empresa, no sólo una cuenta de correo electrónico, un espacio para su sitio web, redes sociales, sino ser la gran guardería pública de los datos privados y corporativos, la gran herramienta para procesar millones de datos a investigadores y científicos, con la garantía de que no caerán en manos de otros intereses. Y se ofrece antes de que Google pueda decir lo mismo, gracias a los que la multinacional obtiene en la Red.


¿Quién controla los datos de Google? Ahora que las empresas de telefonía quieren poner peaje a las autopistas, los diarios a los contenidos, la SGAE a Youtube, los editores a Google Books… Extremadura puede ofrecer esa cobertura en I+D+i; está cableada con fibra óptica en todo su territorio; custodia datos en el Lusitania… Paliaría, en parte, el escaso tejido industrial que lastra nuestro crecimiento; atraería así a empresas foráneas que -como sucediera con las infraestrucuras en los 90- necesiten primero subcontratas regionales, y después Uniones Temporales. Sólo Indra emplea en Badajoz a más de 400 personas. Además, la productividad es el cáncer y la innovación el tratamiento más rápido y eficaz. Si al bienestar y riqueza medioambiental de la dehesa, cultiváramos el talento en estos nodos, el panorama cambiaría y sería nuestra principal riqueza. Con ello, hasta los jóvenes políticos tendrán que abandonar esas demagogias que aprendieron de sus mayores, cuando empezaron en la política, y que los hace tan vetustos y especuladores como los que tiran dos veces a puerta desde los paraísos fiscales y ganan, sin convencer ni aportar, para terminar eliminados en cuartos de final. Sólo el talento llama al descaro y al atrevimiento. En el deporte, en la economía… y en la política, espero.



Diario HOY, 19 de junio de 2010



Libro: “La creatividad y las nuevas tecnologías en las organizaciones modernas”. Autor: Francisco Menchen Bellon. Ediciones Díez de Santos, 2009. 208 pags.

Sitio recomendado: Institución Ferial de Extremadura (FEVAL). Don Benito





Como agua para gasolina

10 09 2009

Artículo relacionado: “Como agua para gasolina”. Vivir Extremadura. Año V. Nº 25. Octubre-noviembre 2009.

A la candidata de la derecha portuguesa, Manuela Ferreira Leite, el tiro le salió por la culata. Si hubiera dispuesto más pólvora en su percutor de antiespañolismo, se hubiera reventado ese pecho disfrazado por trajes chaqueta y collarres, que rememoran una foto sepia de Carmen Polo de Franco, cuando su esposo y Oliveira de Salazar recelaban de aquella Unión Ibérica con uniformes e himnos militares. Comenzó la precampaña con tres puntos de ventaja, tras la victoria del PSD en los comicios europeos, y –antes de saber el resultado final de las generales portuguesas- afronta el sprint de la campaña con una distancia negativa de entre tres y seis puntos respecto al actual primer ministro, el socialista José Sócrates.

La doctora Ferreira Leite -Ministra de Finanzas durante el gobierno Durào Barroso en 2003 y partícipe de los compromisos internacionales que certificaban el trazado internacional de la alta velocidad ferroviaria que desde que en 1989 el entonces presidente extremeño, Rodríguez Ibarra, luchara por introducirlos en la agenda de prioridades europeas- manifestó que este proyecto que enlazaría la península con Europa “sólo beneficia a España porque conseguiría más fondos europeos” y que no iba a colaborar en que su país “se convirtiera en una provincia española”. El apoyo de los socialistas portugueses y españoles a la candidatura del que fuera su jefe de gobierno conservador para renovar la Presidencia de la Comisión Europea dejó finalmente sin argumentos a un discurso retrógrado y autárquico que removió bilis nacionalistas pero se topó con los que advirtieron que el progreso de su país peligraba: Según datos del área de fomento portugués, la inversión de 8.700 millones de euros en las variables de la alta velocidad Lisboa-Vigo y Lisboa-Badajoz supondría la generación de 36.000 puestos de trabajo.


Las cumbres hispano-lusas, desde Figueira da Foz (2003) hasta Zamora (2009), no sólo fijaron las comunicaciones entre ambos países. Centros de I+D+i como los de nanotecnología en Braga o para el desarrollo de energías renovables en el campus universitario de Badajoz son producto de esas citas bilaterales. La cooperación se materializa con Eurorregiones como la firmada este mes entre el Alentejo, la Región Centro y Extremadura (Euroace) y que englobará proyectos más locales como el entorno de Alqueva, la eurociudad con Badajoz como epicentro y las sinergias del Tajo internacional, desde relaciones urbanas como Triurbiur hasta el aprovechamiento de recursos turísticos en la raya luso-cacereña.


El agua es el mejor antídoto para la gasolina. Cuando no llega a anular su potencial combustible, al menos la rebaja. Por ello, la misma semana que la candidata conservadora rescataba a Joao IV, duque de Bragança, la vicepresidenta económica de la Junta de Extrenadura, Dolores Aguilar, anunciaba que la empresa israelí Clean Technologies Group, líder en depuración de aguas en zonas desérticas, participará en el Centro de Investigación del Agua que se ubicará en el entorno de ese parque científico-tecnológico, en Badajoz. Ayudará a incrementar los ratios de descontaminación del agua, de recuperación de ecosistemas, de uso de plantas depuradoras y del uso eficiente del agua con fines agrícolas para todo el área transfronteriza, y generará empleo y conocimiento.


Es el agua el flujo que anuda al territorio implicado en la presa de Alqueva. El pasado 22 de septiembre, el gobierno extremeño presentaba un Plan de Ordenación del Territorio de Alqueva que ata el futuro turístico de cinco municipios extremeños a otros siete pueblos portugueses. Todos comparten un proyecto estructurante de las tierras del gran lago que supondrá un nuevo futuro turístico para 250 kms cuadrados basado en las rutas patrimoniales, gastronómicas, la naturaleza y los deportes naúticos.


Es esa cooperación la que genera progreso para zonas que, hasta hace pocos años sufrían la condena de ser periferia. La frontera, donde se sembraron desconfianzas durante siglos, se une hoy a un futuro común; el agua –motivo de conflictos hoy en medio mundo- se convierte en la trenza del desarrollo, vinculante para esos doce municipios. Se extenderá territorialmente hasta el nacimiento de los ríos Gévora y Zapatón, más allá de La Codosera, mediante el futuro proyecto denominado Guadiana Internacional. Completaría así la acción iniciada en Cáceres en las riberas transfronterizas del Tajo pero, además, se extiende para disolver cualquier duda entre ambos Estados sobre proyectos urbanísticos de costa interior, o sobre industrias energéticas que se ubicarán en las tierras que baña el Guadiana. Ambos países comparten las garantías exigidas (calidad de aguas, vertidos, cotas, impactos urbanísticos… que hagan veraz la sostenibilidad) porque son exigencias que vinculan el futuro de zonas colindantes, aliadas, a un sitio y otro de una frontera difuminada ya por la Unión Europea y por su normativa común.


El milagro del agua transforma el sol en desarrollo para Extremadura, Alentejo y el centro de Portugal. Tierras de agua, entre el Tajo y el Guadiana, capaces de disolver cualquier riesgo que generan los odios atávicos en combustión. Agua para regar con una ducha fría a quien tanto abusó de laca en la melena y fuego en la oratoria; a quien puso en riesgo el progreso compartido de una periferia que se rebela a combatir más siglos para glorias de Lisboa o Madrid; a quien siembre dudas sobre proyectos que arraigarán a esa gente anónima en sus municipios… ¡Vayan, vayan a ver la dehesa en regadío en Villanueva del Fresno, con dos centenares de trabajadores y la fruta en los mercados alemanes gracias al agua de Alqueva! Es, en definitiva, agua que apaga el llanto ardiente de la emigración que asola la historia de estas tierras. Agua que también servirá para refinar la gasolina que necesitan las embarcaciones de recreo en Alqueva.







El baile de la escoba

25 04 2008

El Estado llegará para compartir la escoba y arrimar el hombro. Así lo ha pedido el Presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y, con todos los matices, así debe ser


Tengo un amigo, mi amigo Félix. No se dedica a los animales. Trabaja en un banco como bancario, que es muy distinto a ser banquero. Él me ha definido este ajuste en el sector inmobiliario: “Es como el juego de las sillas, o el baile de la escoba. Todos bailando tan alegres sin pensar que la música algún día dejaría de sonar: Y, hoy, los más arrojados no encuentran donde sentarse o se han quedado con la escoba que otros le han pasado”. La escoba es el suelo. Adquirido y recomprado durante esta década por varias manos y la obsesión mayúscula del pequeño especulador que todos llevamos dentro para elevarnos a la categoría de nuevo empresario: Desde el que ha invertido sus ahorros en un apartamento sobre plano para venderlo por el doble antes, incluso de que se construyera o quien lo hizo sobre una finca rústica esperando que la futura recalificación le permitiera dejar de trabajar. La orquesta es el mercado. El santificado árbitro de la vida para los liberales dogmáticos no se apiada de nadie. Cuando termina su partitura, la acaba sin más. ¡Y pobre del que agarre con la escoba! Puede terminar ahogado por los compromisos financieros o sin ser dueño de ese enriquecimiento virtual porque no hay tanta gente dispuesta a comprar, ni dinero tan fácil en los bancos. ¡Y la orquesta no es española! Era la misma música en Estados Unidos o en el Levante español. Aunque, en la última pirueta del engaño mediático, algún almuecín propague que los bailes alegres los inventaron unos y Zapatero mandó parar la orquesta, con poco influjo en los designios del Euríbor.


Y como siempre ocurre, el Estado llegará para compartir la escoba y arrimar el hombro, limpiar la sala de vasos rotos, buscar sillas para recuperar el pulmón o contratar unos bises a la orquesta, aunque el baile sea, forzosamente, menos movidito. Y así debe ser, pese a que algunos teóricos de la izquierda que nunca gobierna tarareen “Dónde estabas entonces cuando tanto te necesité…” que hizo popular El Último de la Fila. Así lo ha pedido el Presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y, con todos los matices, así será acogido por aquellos que tenemos conciencia sobre la situación del otro: Desde los 400 € que afronte la subida de las hipotecas, hasta la aceleración de la obra pública, la vivienda protegida o la rehabilitación de castillos para absorber parte de la mano de obra. Aunque ello no impida aprender la lección, redoblemos los esfuerzos en I+D+i en las empresas y entre todos confluyamos en aquella máxima de John K. Galbraith: “Lo que nace de la especulación, termina mal”.

En el legítimo derecho a dirimir sus cuestiones internas que tiene cada partido político, hemos asistido a la lucha por quién era y dónde estaba la esencia del liberal. “Malos tiempos para esa lírica”, cuando Gordon Brown debe salvar un banco privado con fondos públicos. Y así ha debido calar en la portavoz popular que se ha inventado el término “liberalismo social”, tan contradictorio como aquel “ecoliberalismo” con el que justificaba Floriano su oposición a la industrialización de Extremadura. Su problema será cambiar de orquesta: Los autores de la letra y la música durante estos doce años reclaman sus derechos de autor y su protagonismo en los más de diez millones de discos vendidos. Pero, tal y como está la cosa, esa melodía no asegura encabezar el Hit Parade.

Diario Hoy. 25 de abril de 2008

Libro: “El crash de 1929”. Autor: John Kenneth Galbraith. Ariel, 2008. 18,5 €.

Libro: “El amigo del desierto”. Autor: Pablo d’Ors. Editorial Anagrama, 2009. 138 pags. 14,5 €.

Sitio recomendado: El Parque de las Siete Sillas y recuperación de la margen derecha del Guadiana. Mérida. Badajoz.