Flores, libros y la luna

19 12 2008

Para la izquierda lo más fácil era identificar el enemigo en el capital, pero todos sabemos que lo importante es tener una estirpe responsable al frente de las empresas


Cuando el caso Madoff ha convertido los fondos filatélicos en una casita de muñecas si comparamos sus volúmenes bajo la pirámide de la sobrevaloración, que una empresa extremeña haya agrupado en un portal digital la biografía de 25 emprendedores de la región -esos que no entienden de oscilaciones bursátiles sino de economía real: vender producción para cubrir costos y reinvertir parte de los beneficios en nuevos proyectos- reconforta.

La web nos descubre que las cebollas que hacen reír a Roddy McDonald´s se liofilizan en Pueblonuevo del Guadiana y se comercializan para toda Europa; allí también descubrimos que la fábrica de joyería que compran por catálogo en Latinoamérica ha ampliado sus instalaciones en Jerez de los Caballeros; que la chaqueta de Fuentecapala que me regalaron las pasadas navidades se cose en Navalmoral; que el jabón de ducha que uso tras salir del gimnasio se produce en Guareña; o la fruta y el vino que consumen en Holanda en las Vegas Altas; o que la membrana térmica del coche, ésa que cuando se recalienta hace dispararse el chivato en el coche, se monta en Cáceres… extremaduracompite.com. – se llama el sitio en Internet.

Uno de los crismas que he recibido en las vísperas de Navidad recoge una cita de Oscar Wilde que no tiene desperdicio con la que cae: “Con la libertad, las flores, los libros y la luna: ¿Quién no sería perfectamente feliz?”. En la sociedad digital de hoy, los libros del poeta los hemos sustituido por una realidad individual que construyes tú mismo seleccionando sitios en la red. Y aunque este trabajo también tiene su formato tradicional en papel, no estaría mal que en el apartado de favoritos de nuestro terminal incluyamos esta referencia a los trabajos bien hechos.


No me voy a llevar más felicidad que la ajena, y la que me toca como parte de una comunidad, por visitarlo o por leerlo. Pero estoy convencido que la libertad también se consolida con estas iniciativas que generan empleo y riqueza para el bienestar general; que con sus impuestos se pueden sembrar flores en rotondas y parterres municipales; y que alguno de ellos financian –por detrás- la edición de libros ejemplares para Extremadura o intentan llevar la luna a los más desfavorecidos, como hace el gerente de alguna constructora extremeña con los enfermos de leucemia.


Para la izquierda lo más fácil era identificar el enemigo en el capital. Pero ahora todos sabemos qué importante es contar con una estirpe responsable, valiente y solidaria al frente de las empresas porque el Estado no tiene un cajón infinito con el que cubrir los rotos del sistema. Más, ahora.

Nos gustan los libros, las flores y contribuimos cada semana para no perder la libertad. La luna no te la regala un billete de lotería, aunque pueda financiarte el viaje. “Estar en la luna” es sentirse feliz con uno mismo o discernir una sonrisa cómplice que alguien te regala porque, cumpliendo tu sueño, haces feliz a los demás. El problema surge cuando uno no lee, sólo se aprende el título y se queda –en este caso- con el perverso concepto que encierra el verbo “competir”. También en Extremadura.


Diario HOY. 19 de diciembre de 2008

Libro: “El retrato de Dorian Gray”. Autor: Oscar Wilde. Editorial Norma. 2003. 300 páginas

Sitio recomendado: La Luna (puede verse desde cualquier parte del mundo). En la foto: Luna Llena

Anuncios




Ser felices

25 07 2008

Sólo con un apretón de manos y dos acuerdos, Zapatero y un Rajoy menos crispado nos han hecho más felices a los españoles


El informe sobre la Ciudadanía Joven en Extremadura 2007, realizado por una asociación juvenil en las ciudades de Badajoz, Mérida y Cáceres, y presentado por el sociólogo Santiago Cambero el pasado lunes, refleja que seis de cada diez extremeños de entre 17 y 26 años desea seguir viviendo en nuestra región. Y lo que parece más llamativo: Que los jóvenes de Extremadura se consideran felices, que son más idealistas que materialistas, y que la salud y la amistad son los valores más reconocidos para alcanzar esa felicidad.


Este informe coincide con la presentación de los datos del Observatorio de la Salud en nuestra región. Los extremeños califican con un 6,14 sobre diez al sistema público de salud y 7 de cada 10 prefieren la sanidad pública a la privada. Datos que se han cerrado ayer con la publicación de la Encuesta de Población Activa durante el último trimestre y que refleja el descenso del paro en nuestra comunidad (1.500 personas) frente al preocupante aumento en más de doscientas mil en el resto de España.

La felicidad es una emoción causada por factores internos y externos. Comienza por la estimulación del propio ego. Admitir los límites de la personalidad de cada uno, nos facilita que no derrochemos recursos en lo incontrolable. Si no comenzamos por eso, caeremos indefectiblemente en el pesimismo. Y las política es responsable por cada uno de sus actos y declaraciones en la generación de un sistema de valores -los “Marcos” en palabras del estadounidense George Lakoff- que puede conducirnos a un estado u otro de la conciencia.


Procurar felicidad desde lo político es ofrecer certezas para que los ciudadanos no se sientan perdidos o desamparados. Tras un nuevo periodo en la historia de España donde los profetas neoconservadores nos inoculaban que el éxito humano se lograba con grandes golpes de suerte -o de suelo urbanizable-, el informe de Alternativa Joven nos devuelve aquella máxima de Benjamín Franklin: “Uno sólo es feliz con las pequeñas cosas que ocurren todos los días”.

Por el contrario, si en la rutina de lo cotidiano sólo escuchamos el zumbido de que navegamos hacia el caos, que no hay suficientes bomberos aunque el campo no arda, que los jóvenes emigran por necesidad, que rebajen la red de protección con la cantinela del gasto público -aunque esas incertidumbres las cause el mismo sistema de valores que defendieron durante una década- el ciudadano termina por creerse tal desesperación.

En las redacciones de los periódicos existe un compromiso tácito para no publicar las muertes por suicidio, y no colaborar así en que se multipliquen entre los más débiles. Justo lo contrario en quienes debieran idear más anclajes y alternativas para el futuro colectivo, un futuro que en Extremadura se vislumbra menos inestable, atendiendo a esos datos. Sólo con un apretón de manos y dos acuerdos cerrados, Zapatero y un Rajoy menos crispado nos han hecho un poco más felices y seguros a los españoles: ¡Cuesta tan poco!… Y más en los tiempos que corren.

Diario HOY. 25 de julio de 2008

Libro “No pienses en un elefante”. Autor: George Lakoff, 2004. Editorial Complutense, 2007. 173 pags. Visión previa en www.books.google.es.

Sitios recomendados: Centro de Cirugía de Mínima Invasión. Cáceres. Director: Dr. Jesús Usón.