Pacto y parto 2.0.

30 10 2010

La tecnología, cada vez más excelente, posibilitaría conquistar el infinito del conocimiento. En un territorio, también

Tenemos la permanente costumbre de hablar de política. De política y de los políticos. Se vierte tanto sobre ellos, sean del color que sean, que provoca hasta que sepan sus sueldos, casas, perros, sus simpatías futbolísticas o las mujeres u hombres que pasaron por sus vidas. Todo es política, que es relevante, pero no lo es todo. Ni siquiera, es parte de las conversaciones habituales de la gente. De este exceso se quejó Fernández Vara en los Extremeños de Hoy y pidió hablar más de la gente. Si renuncias a ser el de las loas, las cargas vendrán también repartidas.


Tal cantidad de información es posible hoy gracias a dos principios que reaccionan: libertad y tecnología. Si el conocimiento es tan vasto como el propio territorio de nuestra región, sólo la tecnología te facilita en este cambio de época no quedarte regazagado. Lo importante son las personas, en eso coinciden los presupuestos de todas las administraciones públicas que se han presentado esta semana. Muchos años inaugurando instalaciones incrementan los gastos corrientes y si queremos seguir prestando esos servicios, escaso margen de sorpresa nos queda. No muy lejos de lo que hemos hecho cada uno en nuestra casa. El autorecorte deja sin discurso a la oposición. Sólo les queda adelgazar, o talar, el mismo tronco y atenerse a las consecuencias; o a las incoherencias allí donde se gobierna. Pero sólo podremos minorar costes gracias a la técnica.


Desde iniciativas públicas, la universidad o desde fundaciones, los columnistas deberíamos atender más a lo que están haciendo ingenieros o cirujanos en centros enlazados en RETRIEX, e incluso internacionalmente. Ellos debían ocupar las portadas, analógicas o digitales. Cooperando en red, ponen a disposición del resto -emprendedores o trabajadores- la tecnología que difunde noticias en formatos multimedia o que permite enriquecerla con aportaciones de los lectores, ya actores de opinión. Los grandes diarios lo saben bien. No es posible leerlos en un día por Internet. Si quieres saber los comentarios de esas personas que Vara quiere que sean noticia, algunas con horizonte desenfocado pese al dato de ayer, tendrías para una semana. Y el mundo no para. La información puede ser tan infinita como el propio conocimiento.


Está cambiando tanto que asusta saber que China expulsa al mercado cada año dos millones de ingenieros. Sólo la creación de una inteligencia global, en forma de estrella o de red que desemboque en una tecnología cada vez más excelente, posibilitaría conquistar el infinito del conocimiento para un periódico. Para un territorio, también extenso, sólo gracias a la tecnología podría combinarse el desarrollo -a priori incompatible en todas sus variables- sin que nadie salga decepcionado de sus presupuestos: desde la tecnología para la alimentación, su distribución, las energías o el propio uso de los multimedia en el aula para educar… Sólo esconde una obligación: Todo eso, sólo en casa, no asegura un parto exitoso, como una versión nunca asegura una noticia veraz. En esta crisis no todo es negativo. Hay personas, muchas anónimas, que antes eran adversarias y ahora cooperan para llevar sus proyectos adelante. Como colaboran todos los miembros de una redacción para llegar a la síntesis en la comunicación 2.0.


Diario HOY. 30 de octubre de 2010

Libro: “Comunicación y poder”. Autor: Manuel Castells. Alianza Editorial. Madrid, 2009. 680 páginas.

 

 

 

Sitio recomendado: Parque Científico y Tecnológico de Extremadura. Semidistrito universitario de Badajoz. Universidad de Extremadura


Anuncios




Equilibrios

19 06 2009

La izquierda despliega grandes hitos que le permiten presumir de vanguardia pero –a veces- a costa de la redistribución y la igualdad en el acceso a esos servicios


En un país donde las piernas de un futbolista valen 96 millones de € y el brazo de un inmigrante ilegal lo que un despojo para contenedor de basuras, hablar de prioridades no resulta fácil. Todos nos convocamos a un periodo de esfuerzo y realismo, la gente de a pie saborea ya el valor de una cerveza pero esos sobresaltos contribuyen a desacreditar las arengas colectivas.

Con las infraestructuras pasa un poco de lo mismo: Ayer, la FEMP y el Gobierno de España cerraban flecos para la segunda edición del Plan E de Inversión Local que llegará a los ayuntamientos en 2010. Serán 5.000 millones de € que se suman a los ocho mil ejecutados, casi por todos, en este ejercicio. Para Extremadura han supuesto la creación o mantenimiento de 8.216 empleos, a fecha 1 de junio. Para toda España 31.000 contratos de obras y el respiro para las haciendas locales que, como en el caso de Badajoz, han limitado sus inversiones en la ciudad al dinero venido desde este Plan de ZP.

La segunda edición del Plan E pondrá énfasis en obras que ayuden a combatir la dependencia y los daños medioambientales. Sólo en Extremadura este año 24 municipios han desarrollado 34 proyectos de accesibilidad que mejorarán la movilidad de los discapacitados. Fueron 5,1 millones de € de los 193 concedidos. Han eliminado barreras, construido rampas, creado plataformas únicas donde antes había obstáculos, generando así 205 empleos de esos más de ocho mil.

Dice el sociólogo Manuel Castells que en etapas de bonanza las élites dirigentes impulsan infraestructuras que son alabadas y utilizadas por esos mismos ejecutivos y tienden a postergar las prioridades mayoritarias. Así, aeropuertos, grandes museos, puentes de diseño y firma, se comen la tarta de los presupuestos en perjuicio de los equipamientos de barrio, obras menos fastuosas y mediáticas, pero más eficaces y masivas en su disfrute. La izquierda se deja arrastrar muchas veces por ese eco y es capaz de desplegar grandes hitos culturales o arquitectónicos que le permiten presumir de vanguardia y desarrollo, pero –en muchas ocasiones- a costa de la redistribución y la igualdad en el acceso a esos servicios. Tras las tendencias electorales en los últimos comicios, la abstención en barrios y clases medias urbanas puede ser una muestra de dicha evaluación, que Extremadura vadea gracias a su apuesta por el equilibrio urbano-rural y permite a sus municipios incrementar cada década su bienestar: Planes provinciales de obras y carreteras, convenios municipales con la Junta de Extremadura y, ahora, esta inyección del Plan E posibilitan que esa ciudadanía perciba con mayor extensión la tarea transformadora de la acción pública.

La globalización de la información ofrece estos riesgos. Lo que es global para ABC es local para el New York Times. Y lo que es Local para los lectores de HOY en Badajoz o Cáceres es lejano para el resto de la región. Mantener el equilibrio es el reto. Ni caer en el populismo de la derecha portuguesa que –en boca de Manuela Ferreira Leite (PSD)- ha calificado de “gravoso” la inversión de 9.000 millones de € para el AVE portugués que llegue a Caya en 2013- ni seguir obviando a una clase media en las ciudades que no está en riesgo de exclusión, ni visitará diariamente la ampliación del Museo del Prado.



Diario HOY. 19 de junio de 2009

Libro: “La Era de la Información: Economía, Sociedad y Cultura. El poder de la identidad”. Autor: Manuel Castells, Carmen vers Martínez Gimeno. Editorial Siglo XXI. México D.F. 2000.

Sitio recomendado: Museo del Prado. “La familia de Carlos IV” de Goya. Madrid