Austeridad

19 09 2009

La administración autonómica con mayor volumen de deuda es la Generalitat de Valencia: A fecha de hoy, reconoce 13.202 millones de €, un 12,5% del PIB

La administración local con mayor volúmen de endeudamiento es el ayuntamiento de Madrid, gobernado por el PP desde 1995, con 6.407 millones de €, casi la mitad de los 13.264 que deben entre todos los ayuntamientos de la provincia. Es, de largo, el consistorio español con más déficit, pese a que la reforma de la Ley de Haciendas Locales y de la participación en los ingresos del Estado acometida en 2000 por Aznar beneficiara a los municipios mayores de 500.000 habitantes, que reciben más euros por habitante, sólo parcialmente compensada en la anterior legislatura.

La administración autonómica con mayor volumen de deuda es la Generalitat de Valencia: A fecha de hoy, reconoce 13.202 millones de €, un 12,5% del PIB. El último mandato socialista con Joan Lerma como President (1995) cerró el ejercicio con una deuda del 6,5% del PIB. El primer periodo del PP, hasta que Eduardo Zaplana fue nombrado ministro (2004), llegó hasta el 10% del PIB pese a la bonanza. Cuando –según las tesis más críticas- ya se debía saber que estábamos en crisis, el endeudamiento en el gobierno Camps (2007) se elevó en tres años al 11,3% del PIB. Actualmente, es del 12,5% y, pese a ello, sus últimas decisiones han comprometido dinero público para salvar a un club profesional de fútbol, con 75 millones de €, y ampliando la aportación pública para el gran premio de Fórmula 1 en 90 millones más. La deuda de Extremadura, según el Banco de España, era del 4,7% del PIB en 2009, aunque llegó a estar en el 6,5% en 2001, cuando el Gobierno invertía en nuestra región por debajo de la media nacional.

Un informe del Ministerio de Trabajo revela que la comunidad valenciana incrementó el número de desempleados desde el 2º trimestre de 2007 hasta el 2º trimestre de 2009 en 176.600 trabajadores, un 7,98% más de destrucción de empleo en ese periodo. Durante ese tiempo, Extremadura incrementó esa ratio en 22.900 trabajadores, un 5,5%. Valencia, como la costa catalana, Andalucía, Canarias y la comunidad de Madrid lideran el aumento del paro, vinculado al pinchazo de la burbuja inmobiliaria. En 2006, presentaba una tasa inferior a la media nacional. Era “el milagro valenciano”. La última EPA eleva la tasa de desempleo al 21,22%, sólo superada por Andalucía y Canarias.


Analizando las administraciones autonómicas, sólo la demagogia explica que un mismo partido exija austeridad para algunas latitudes, proponga la reducción de altos cargos para aligerar déficit, recurra a Cataluña como único argumento de los males, pero olviden extender esa fórmula a otras regiones. Se gobierna con más consejerías que aquí; han creado secretarías autonómicas; direcciones de área; gabinetes técnicos; direcciones territoriales por sector, departamentos todos ellos que no existen en Extremadura. Además, disponen de cuatro canales autonómicos de televisión y otros dos de radio como mínimo, más organismos, empresas públicas u oficinas en el extranjero.

La austeridad no es una virtud, es hoy una necesidad”, dijo Vara el Día de Extremadura. Pero esa cualidad, si tiene que acentuarse, no debería exigirse sólo a unos. Los ayuntamientos de EE.UU. prescindieron de los fuegos artificiales el 4 de julio, fiesta nacional. Aquí, hay empresas que sobreviven gracias a congresos o a festejos patronales. Y persistir con la demagogia sólo ahonda aún más en el desprestigio de la actividad política, a dudar del sistema autonómico o, sencillamente, desvía la atención.


Diario HOY. 19 de septiembre de 2009

Libro: “Homenaje a los malditos, Los que ríen…”. Autor: Eusebio Calonge y Teatro La Zaranda. Editorial IRU, 2009. 186 pags. 16€

Sitio recomendado: Comunidad Valenciana. Ciudad de las Ciencias y las Artes





¿Cambios o evolución?

6 03 2009

Quién nos iba a decir que este año tendríamos un Presidente negro en la Casa Blanca, una extremeña tan eslava en sus facciones camino de Eurovisión y un tal López como Lehendakari?


¿Quién nos iba a decir que este año tendríamos un Presidente negro en la Casa Blanca, una extremeña tan eslava en sus facciones camino de Eurovisión y un tal López como Lehendakari en el País Vasco, siguiendo la estela de Montilla en la Generalitat? Una vuelta de tuerca más y se convierte, por lo insólito, en una segunda parte de Airbag cuando esta película se estrenó.


Cualquier análisis de lo sucedido este fin de semana nos arrastra a contemplar ese escaparate. Incluso, mi colega Rodríguez Lara comparaba a aquella Remedios Amaya, emparentada con la Plaza Alta de Badajoz y víctima de su inocencia y de las disfunciones de su funesta participación en el festival de Massiel, con esa nueva Extremadura que representa Soraya Arnelas. Toda una metáfora sobre la evolución y el progreso de nuestra tierra. Igual que se desprende en el nombre con el que bautizaron al supercomputador que se presentaba esta semana en Cáceres: “El Lusitania”, que borra de un chispazo la imagen de aquel tren decano y lento que nos acercaba tras demasiadas horas desde Lisboa a Madrid. Hoy no se desplazan los cuerpos, sino el conocimiento y a unas velocidades casi instantáneas.


En estos momentos, donde los cambios se analizan sólo desde el presente, cuesta trabajo devolver los méritos a todos aquellos que hicieron posible un nuevo panorama: A Howard Dean en el partido demócrata y a la propia industria de Hollywood que años antes nos preparó para ver a Denzel Washington como héroe o en Deep Impact a un presidente negro; a Ibarra que desde 1998 supo ver la revolución tecnológica como el tren del progreso para Extremadura -¿Se entendería una Ciudad de la Salud en Cáceres sin su apuesta decidida por el Centro de Cirugía de Mínima Invasión que dirige magistralmente y en comunión con esa altura de miras su amigo Jesus Usón?; a Vara por ver en Soraya un icono de una nueva Extremadura nacida de esa evolución y arriesgarse en reconocerla antes de que represente en Moscú a toda España; y en el caso vasco, a todos los que precedieron a Patxi López para convertir al PSE en la referencia del cambio y del diálogo: “Soy hijo político de Ramón Rubial, de Txiqui Benegas y de Ramón Jaúregui”, repitió durante la campaña.

Para algunos, este domingo se ha limitado a las elecciones en una parte de España. Digno y demócrata es reconocer y felicitar por la victoria popular en Galicia. Pero, puestos a extrapolar, a nadie se le escapa que entre subir seis o siete escaños y sesenta mil votos en Euskadi, y un par de diputados en Galicia –los mismos que ha perdido en los comicios vascos, con el primer ejemplo del daño que puede hacer UPyD a su electorado- parece evidente que la traslación tiene más de un color. Y, más relevante aún, que –más allá de esa euforia colaboracionista entre unos y otros, que es tan positiva como saber integrar al PNV en el constitucionalismo- vuelve la socialdemocracia a ocupar la centralidad en la vida política de un territorio y la única fórmula que permite gobernar al mismo tiempo en Bilbao, Barcelona, Sevilla, Mérida y Madrid. Es la fórmula a la que recurre Obama para cimentar su New Deal ante la crisis y el cordón umbilical entre pasado y presente que obliga a ser más responsables y comprometidos ante una crisis global que no entiende de ismos excluyentes ni de inútiles dosis de crispación.



Diario HOY. 6 de marzo de 2009

Libro: “Memoria de Euskadi”. Autora: Mª Antonia Iglesias. Aguilar, 2009. 1033 páginas. 30 €

Sitios recomendados: Estaciones de ferrocarril de Lisboa y Madrid-Atocha






Cáceres, pónte guapa

27 02 2009

Leonor Flores y Carmen Heras valoran el aval de Carlos V, de su Fundación y de los académicos de Yuste en la aspiración de Cáceres a ser “Capital Europea de la Cultura”


Al Hilo de la Plata es una exposición que la Fundación La Caixa ha decidido acercarla a Extremadura. Desde esta semana se expone en la sala Vaquero Poblador de la Diputación de Badajoz. Recoge los documentos fotográficos en los que, desde mediados del siglo XIX, distintos reporteros captaron los tesoros arqueológicos y el folklore de Extremadura. Recorre la Vía de la Plata y se recogieron y documentaron en el Archivo Mas, perteneciente a la Fundación del Instituto Amatller de Arte Hispánico de Barcelona. Adolf Mas i Ginestà nació en Solsona y frecuentaba la tertulia en el mítico café Els Quatre Gats. Este fotógrafo, como el arquitecto Puig i Cadafalch, participó en una expedición jurídico arqueológica que desembocó en un Inventario Iconográfico de España.

En Extremadura acostumbramos a lanzar pestes contra lo que llega de fuera, incluso entre nosotros mismos. Algunas veces, no distinguimos la crítica selectiva hacia posiciones insolidarias que se cultivan en cualquier territorio por una minoría que necesita del conflicto para destacar y otras, arrastrados por los mismos mitos, cometemos irracionales injusticias y los metemos a todos en el mismo saco. Podemos alabar los estereotipos con los que Sorolla plasmó a las regiones españolas para la Sociedad Hispana en EE.UU. y hurtar, al mismo tiempo, ese reconocimiento a la memoria que Mas, Almató y Gudiol tejieron con su fotografía, no muy distinta a la que Garrorena exportó con motivo de la Exposición Universal de 1929 en Sevilla. ¿Sólo por ser catalanes?

Digo esto porque algún resquemor ha traslucido tras conocer que el Presidente de la Generalitat, José Montilla, solicitó a los emigrantes extremeños que se conviertan en los primeros embajadores de la realidad actual de Cataluña. Y esa solicitud, que seguro abundará en un mayor acercamiento entre ambos pueblos –más aún si lo hacen también a la inversa- ha suscitado más comentarios que el igualmente loable consenso alcanzado desde el Consorcio Cáceres 2016 para que el resto de ciudades extremeñas Patrimonio de la Humanidad y los ayuntamientos de la región se conviertan en embajadores de nuestra candidatura.


Los localismos, como los nacionalismos, han sido un cáncer para el desarrollo de cualquier sociedad. Y la candidatura a la que aspira Cáceres es la de Capital Europea de la Cultura. La Consejera, Leonor Flores, y la alcaldesa cacereña, Carmen Heras, reiteraron la pasada semana el valor estratégico que la figura de un europeísta como Carlos V, su Fundación y los académicos de Yuste, e incluso un museo como el de Vostell, aportan a nuestras posibilidades. Pero todo ello se viene abajo si “bloques autonomistas cacereños”, “pacenses”, “romanos”, “suñés” y “puigs” continúan descargando sus bilis de mediocre en Internet.

Cáceres ha lanzado sus primeros voluntarios, como así hizo Barcelona para conseguir sus JJ.OO. Como sucediera en Cataluña, todos los extremeños deberíamos nutrir esas redes sociales y virtuales porque alcanzar esa meta redundará en toda Extremadura, en Badajoz, en Mérida y en Plasencia. De momento, desde mi correo “badajoz.es” no sólo me sumo al propósito, sino que confío en un definitivo acuerdo político, social y territorial para que ese Proyecto Intramuros se convierta en el “Barcelona, posat guapa” que prologó al mayor éxito olímpico de nuestro país, no sólo el de Barcelona. Me agradará tanto como si fuera en mi propio barrio.

Diario HOY. 27 de febrero de 2009

Libro: “La peste”. Autor: Albert Camús. Biblioteca de Cultura Literaria. París, 1966. 332 pags.

Sitios recomendados: Barri Gótic de Barcelona y Ciudad Monumental de Cáceres