Ganarle a la crisis

17 05 2010

Cuando cantemos un gol de la selección, dejen la primera fila a los funcionarios, jubilados incluidos

Todo se precipitó. La conservadora Merkel -tras perder las elecciones en Renania-Westfalia- dijo que no salía ni un duro más del esfuerzo alemán para salvar otras economías acosadas por los piratas bursátiles. Sarkozy le retó: “Es el fin del Euro. Me vuelvo a mi moneda”. Europa se rendía a las agencias de rating. En un último suspiro, el FMI, dirigido por el francés Strauss Kähn, y el BCE aceptaron acompañar el esfuerzo: 750.000 millones de euros para blindar Europa de los ataques especulativos. A cambio, todos a sus deberes. Grecia salvó su quiebra técnica. Portugal, Irlanda y España irían después. Aún faltan Dinamarca, Finlandia, Chipre y Bulgaria. Los fondos privados compraron durante años la deuda y estábamos en sus manos. La economía especulativa encima de la soberanía federal de Europa. Salvamos el crack el pasado lunes gracias a todo esto.


La deuda española es del 370% de su PIB. Dos tercios es deuda privada. Nace cuando nos endeudamos sobretasando suelo e inmuebles y nos olvidamos de generar valor y de exportar. La telefonía da beneficios pero seguimos comprando fuera teléfonos y ordenadores. Ahora, apechugamos con más de cuatro millones de parados, expulsados de la locura inmobiliaria y de los servicios aparejados. Quieren comer y cenar todos los días. Como tú y como yo. El lunes había que decidir. Rebajar otros 15.000 millones de euros del déficit nacional, casi lo mismo que aporta el Estado para que los desempleados sin derecho a prestación cobren 420 euros al mes. O poner fin a ese sustento, o rebajar de otros costes: (i) 5% menos de sueldo, como media, a funcionarios y empleados públicos. Los habrá exentos por su nivel salarial y los habrá -como yo- que doblemos ese recorte. (ii) Congelación de las pensiones medias y altas. El 63% en Extremadura son mínimas o no contributivas, unas 120.000. No estarán afectadas. (iii) Supresión del cheque bebé de 2.500 €. La Junta lo rebajará, lo adaptará a niveles de renta, pero no lo suprimirá; (iv) Ahorraremos 3.000 millones de euros sólo bajando el precio de medicamentos con patente y adaptando los envases a menos unidades e, incluso monodosis. (v) 6.000 millones menos para infraestructuras aunque el AVE luso-extremeño no esté afectado porque lo financia el Banco Central Europeo y la cooperación público-privada. (vi) Otros 600 se detraen de la cooperación al Tercer Mundo. Como dice la francesa Martine Aubry “para salvar a los pueblos nunca hay acuerdo; para salvar las bolsas , sí”. (vii) Y las CC.AA y ayuntamientos tienen que rascar otros 1.200 millones. Ésas son las cuentas. Lo demás es demagogia e hipocresía. Eliminar cuatro ministros (no ministerios, porque eso sería destruir empleo) y el resto de populismos que presentó Rajoy, o Monago en Extremadura, sumarían 110 millones.


Es lo mejor para España, no para el Gobierno o para el PSOE; los enemigos son la crisis y los especuladores, no el PP (en Portugal su plan de choque lo presentaron el primer ministro y el líder de la oposición) y tampoco los sindicatos. Con ellos o sin ellos, el Día de las Fuerzas Armadas, o cuando cantemos un gol de la selección, dejen la primera fila a los funcionarios, jubilados incluido: a soldados que desfilan, a policías y guardias que vigilan, y al resto que se responsabilizan de un país, España, sin necesidad de ponerse banderitas en el polo ni alquilar cajas de seguridad en los bancos. Abran paso: ¡Llega un funcionario del sistema público español! Lo demás, pamplinas. O más populismo irresponsable.


Diario HOY. 15 de mayo de 2010

Libro: “El desgobierno de lo público”. Autor: Alejandro Nieto. Ariel Ediciones, 2008. 351 páginas

Sitio recomendado: Ministerio de Administraciones Públicas (MAP). Madrid


Anuncios




La Pérfida Albión

8 05 2010

Los nuevos piratas declaran ya expresamente: “Aguardamos que Europa caiga como una torre de Babel”

The Times en los años 50, tras cuarenta días de temporal en el Canal de La Mancha, tituló: “El continente sigue aislado”. Es sólo un ejemplo del cariz euroescéptico de un Reino Unido incapaz de olvidar que desde Europa despegaron los aviones que machacaron Londres bomba a bomba y que se jactaba de que el Atlántico fue siempre el foso para las ambiciones de Julio César, la Armada Invencible y Napoleón. Hoy, tras la victoria del conservador David Cameron, que se toma la Unión Europea a carcajadas, el estado que se negó a aplicar el Euro, a secundar la Constitución Europea y de quien los europeístas sospechan como el mejor aliado para que nada fragüe en el viejo continente, ha materializado electoralmente la involución casi definitiva del sueño de Köln, Mitterrand, González o Maertens. Europa tardará lustros en fraguar su unión política y va camino de deshacer incluso la económica tras los continuos ataques a su moneda y al prestigio de sus economías: primero Grecia, después Portugal, España, el Euro… y esas calificaciones que han llegado a calificar como “pigs” (cerdos) a los países donde toman el sol, beben cerveza o ayer anclaron su yate.


No entiendan en mis palabras una redición de aquella mítica arenga de Matías Prats cuando Zarra marcó el gol a Inglaterra en el mundial de fútbol de Brasil 1950, calificada por el régimen como la venganza por el desastre de nuestra armada ante la Pérfida Albión. No todos los ingleses editorializan en The Economist o The Financial Times; no todos ellos especulan desde la City londinense o echan pestes de la península. La mayoría también pierden empleo en Manchester o Liverpool porque el sistema industrial agoniza; o ven decaer su poder adquisitivo porque la especulación virtual en las bolsas del planeta cada día se parecen menos a la economía. Europa se rompe en mil pedazos de egoísmo. Dinamiteros como Bill Gross, Jim Rogers, Stephen Lewis, Dennis Gartman, los tiburones de los Hedge Founds que ansían hundir el mercado europeo, colapsar el euro, utilizan las agencias de calificación para que sus inversiones de renta fija se trasladen a Brasil, China, Rusia o India sin competencia francesa, alemana o española; ya declaran expresamente que “aguardamos que Europa caiga como una Torre de Babel” en los próximos meses. Barreneros para nuestra ansiada unión política y federal de Europa utilizan los nacionalismos en Beasain, Berga, Bruselas u Oporto para enfrascarnos en estériles debates de identidad en un mundo global; aniquilan posibilidades de progreso como esa diagonal continental en alta velocidad que conectaría Berlín con Lisboa y el Atlántico, pasando por París, Barcelona, Madrid y Extremadura. Matar el euro sería también hacer añicos ese sueño. Son los nuevos piratas de la Pérfida Albión que, al servicio primero de las Compañías de Indias y de su propia fortuna, terminan encumbrados como señores de la individualidad.


Y mientras, el viejo continente, depositario de la herencia grecolatina y del suelo regado de sangre para triunfo de las libertades, festeja mañana el Día de Europa sin haber conseguido, tan siquiera, que sus universidades trabajen en red, sin conectar las inteligencias de unos europeos cada día más cómodos, envejecidos y xenófobos que se resisten a entender que este nuevo mundo los está relegando a la incertidumbre. Y no reaccionamos.


Diario Hoy. 8 de mayo de 2010

Libro: “La isla del tesoro”. Autor: Robert L. Stevenson. Varias eds. Aguilar, 2008.

Sitio recomendado: City de Londres. Inglaterra. Reino Unido







Estoy en crisis pero aún creo

15 06 2008

El eje Washington-Londres-Madrid nos llevó a Irak. Decían que bajaría el petróleo. Hoy el eje Roma-Berlín-París quiere que trabajemos 65 horas a la semana para pagar la fiesta


Un informe del Congreso de los Estados Unidos de Norteamérica ha revelado que las dos bajadas de impuestos acometidas por la administración Bush, en 2001 y en 2003, beneficiaron, sobre todo, a los ciudadanos que ganan más de un millón de dólares al año, reduciendo sus obligaciones en casi un 20% anual. El candidato republicano que lo intentará suplir, el senador McCain, ha prometido en campaña rebajas por valor de otros 2.000 millones de dólares para las grandes empresas. Sólo a la petrolera Exxon le quiere bajar los impuestos en 1.200 millones. El petróleo ha doblado su precio en ese país. En España, Portugal y Francia la subida de los carburantes –hay quien pronostica que no parará hasta llegar a los dos euros el litro- ha provocado los primeros cierres patronales –no una huelga- de los autónomos, esos pequeños empresarios que no saben cómo amortizar los camiones comprados durante aquellos años. Quieren toda Europa para sus mercancías pero son incapaces de denunciar y paralizar a los piratas que trabajan por debajo del coste de los portes: ¿Quién tira la primera piedra? Se han quedado con la escoba tras el encantamiento que el precio del dinero (Euribor al 1,9% en el mismo 2003 y hoy un 5,5%) les lanzó a dejar de ser asalariados y hacerse jefes. Como algunos capataces de obras que compraron suelo y hoy ni con nuevos planes urbanísticos mantienen su valor de compra. Transportistas, pescadores, taxistas –¿Y por qué no líneas de autobuses, representantes de comercio, ambulancias…?- dicen que el Gobierno -¿Cuál de ellos en Europa?- imponga tarifas mínimas: ¿Y la libertad de mercado y de fronteras?. Si no, aquí no se mueve ni dios. En 2003, el año de las rebajas, el Eje Washington-Londres-Madrid nos metió en una guerra en Irak. Ana de Palacio dijo que bajaría el precio del petróleo. Sería la más inmediata consecuencia. Mentira. Tras la Primera Guerra Mundial se fundó la Organización Internacional del Trabajo. Limitó la jornada laboral a 48 horas semanales. Hoy el eje Roma-Berlín-París apoya ampliar la jornada de trabajo hasta las 65 para pagar la fiesta. ¿Sigue siendo Rajoy el amigo de Merkel y Sarkozy? Es imposible defender rebajas de impuestos y encomendarse al dinero de todos para que palie estas consecuencias. Es como Esperanza Aguirre, que pide más para Madrid pero rebajó todos los impuestos cedidos y recurrió con los que Extremadura pretendía gravar la caza, la producción de energía o los solares inactivos. ¿Y nosotros somos los subsidiados? Los conflictos que genera su modelo no nos dejan ni vender la fruta de las cooperativas, que pagan sus impuestos aquí porque se crearon con nuestro autogobierno. Y la banca ha cerrado el primer trimestre de 2008 con un 10% más de beneficios que el pasado año: ¡Menos mal! Caso de pérdidas también lo repercutirían en Juan Español. Estamos todos pillados. No acepto lo de siempre: la izquierda para las crisis, la derecha para la bonanza. Como cuando la reconversión industrial de los 80. Me he hecho un altar. En un lado, velas a David Villa; en el otro, a Barack Obama, que tiene carita de San Martín de Porres. Necesito rezar. Pero hacerlo en silencio. Desde luego, los que menos derecho tienen a hablar, que se callen. Y arrimen el hombro. Aún creo en otro mundo.

Diario HOY. 15 de junio de 2008

Libro: “San Martín de Porres. Biografía del siglo XVII”. Autor: Bernardo de Medina. Editorial Jus, 1964. Digitalizado el 29 de enero de 2008 en google books. 247 pags.

Sitio recomendado: Capitolio, sede del Congreso de los EE.UU. Whasington.





La profecía de los planetas alineados

29 02 2008

Hay ciudadanos que no votan por ideología, por valores, con el corazón. Votan siguiendo un utilitarismo que respalda en otras latitudes a formaciones como Coalición Canaria o CiU

El 5 de mayo de 2000 la Tierra se alineó con otros cinco planetas más, un fenómeno inédito desde 1962 y que no se repetirá hasta el 22 de abril de 2438. Las semanas previas, brujos y cenizos promulgaban la llegada de un sinfín de cataclismos y nos metieron el miedo en el cuerpo hasta a los escépticos. Como el famoso ‘Efecto 2000’ que iba a paralizar los ordenadores con la llegada del siglo. Las predicciones astrológicas no tienen fundamento científico. Ni siquiera las alineaciones son perfectas porque los planetas no giran a la misma altura. Pero es cierto que ese fenómeno incrementa en un 2% la fuerza gravitatoria que ejerce la luna sobre nosotros y produce las mareas.

Durante los noventa, una serie de baratos Nostradamus, que respaldaban a los nacionalismos, repitieron que las mayorías absolutas, sobre todo del mismo partido y en distintos gobiernos, perjudicaban a la democracia. Estos cuatro últimos años la mayoría de gobiernos locales, el autonómico y el nacional se han alineado en Extremadura bajo el mismo eje partisano. Y en estos cuatro años se ha doblado la inversión del Estado: De 1.160 millones de euros en la legislatura 2000-2004 a 2.700 en la actual; es decir, pasamos de 1.069 euros por extremeño a 2.488, un 21% más de fuerza gravitatoria sobre los presupuestos cada año. Y se han adoptado medidas como incrementar un 26% las pensiones mínimas que afectan a 124.000 jubilados de los 201.000 censados en nuestra región por la Seguridad Social, caso único en España.


Hay ciudadanos que no votan por ideología, por valores, con el corazón. Votan siguiendo un utilitarismo que respalda en otras latitudes a formaciones como Coalición Canaria o CiU, capaces de mercadear ante mayorías insuficientes desde la misma noche electoral y extender hipotecas contrarias a los intereses generales de un Estado a cambio de su alineamiento parlamentario. Para ese tipo de votantes, estos datos demuestran que las etapas de mayorías consolidadas y del mismo color político en Madrid y en Extremadura reportan mayores avances en autovías, en incentivos empresariales o en financiación de políticas sociales. Y, además, evitan que se paralicen proyectos -como la remodelación del Cine María Luisa en Mérida, o de la margen derecha del Guadiana en Badajoz hasta hace unos meses- cuando el interés ciudadano se convierte en arma arrojadiza entre partidos políticos. No esperen que hable de los debates. Tras el del pasado lunes, mi anterior predicción sobre el cambio de estilo de Rajoy se diluyó en esas dos horas. Tan breve como increíble. Me han enviado un DVD de Pajares (‘Brujas mágicas’, se llama la comedia). Detalle de un lector de Miajadas: «El que gana con esa agresividad es Pedro J. -me decía-. A ése, Rajoy lo teme más el 10-M que mi perra al agua caliente»… Y José Frade, -le dije yo-, el segundo marido de Norma Duval, productor de esa burla sobre la inquisición. Y quien, por esa «obra de arte», también cobra derechos de la SGAE.


Diario Hoy. 29 de febrero de 2008

Libro: “Galileo Anticristo”. Autor: Michael White. Editorial Almuzara. 368 pags. Precio: 17 €.

Libro: “Un gran sueño”. Autor: Felipe Ugalde. Editorial Kalandraka, 2009. En castellano y euskera. 36 pags. 15 €

Libro: “Senderos Celestes”. Autores: Carlos Rodríguez y Jose M. Mariscal. Diputación de Badajoz, 2006


Sitio: Cielos estrellados de Extremadura donde se distingan los skylines de la dehesa, de un pueblo y su campanario. Desde el campo se ve la limpieza del cielo extremeño.