Costes y balas de bar

2 09 2011

En la barra de un bar encontré el 2 de marzo un ejemplar de ABC. Afirmaba que Extremadura era la segunda CC.AA con menor déficit en España. El Consejo de Política Fiscal y Financiera tasó en 2,4% del PIB la deuda de ese año. Extremadura aparecía la segunda con menor deuda (2,23%), sólo por detrás de Madrid (0,69%), por debajo de la media nacional (2,8%), y con nueve CC.AA superándola con creces, liderados por Castilla-La Mancha (6,47%) y por las gobernadas por el PP, Murcia (4,95%) y Valencia (4,16%). Las administraciones públicas suman un déficit del 9,2% del PIB. Aunque el Gobierno pudo reducirlo, las regionales incrementaron en 35.997 millones de € lo previsto para ese año. De hecho, a Cospedal se le critica su sueldo pero -coherente a su ideología y currículum neoliberal en gobiernos de Esperanza Aguirre- ha presentado recortes que se cifran en el 20% del gasto, 1.817 millones de euros. Combina la reducción en educación con un incremento en ingresos por la venta de inmuebles o las privatizaciones. No soy de su cuerda, pero es lícito reconocer que ha decidido acorde a su ideario, a costa de la popularidad. Así lo ha reiterado el presidente de Valencia, Fabra. Pasan de organizar premios de Fórmula 1 y la Copa América de Vela, a reducir otro 20% el presupuesto de Camps. Rajoy -el candidato- ha señalado que estas medidas son “sembrar ahora para recoger en el futuro”.

En Valencia, los proveedores médicos bloquearán el suministro a los hospitales públicos si no se les paga. Las boticas manchegas están igual. A diferencia de ellas, la Junta de Extremadura cerró en mayo de este año su déficit contable en el 2,7% del PIB. Desde entonces, más allá de los actos de investidura, cuántos y quiénes conducen coches oficiales, la responsabilidad de la gestión del 45% del presupuesto anual es del actual gobierno. No sirve mirar para atrás, si hay margen para decidir, aunque genere costes políticos. Tampoco, escupir hacia arriba reclamando el abono de la deuda histórica, o el 1% anual de inversiones del Estado, porque -si aceptamos las encuestas que difunde el PP aunque las encargue NCC Report- en tres meses esas reclamaciones “hasta el final de sus fuerzas” las dirigirán a otro gobierno, reponsable de la elaboración de los presupuestos generales de 2012 y firmante del techo de deuda pública. Todo grito, que imita a los mejores años de Ibarra, se le revolverá en días. A Badajoz, Cáceres o Mérida, respecto a la Junta de Extremadura que hoy gobierna Monago; y a la Junta cuando tenga que cuadrarse ante el gobierno salido del 20-N y del pacto que limita el gasto público. Todo esto -como afirmaba el consejero de economía extremeño, Antonio Fernández- lo aprendí “en la barra de un bar”. Para lo demás -como él aseguraba en la UEX- “está Google”. Pero ahora, más allá del análisis, hay que tomar decisiones, con los “costes” políticos que supone. Pronto, no les quedará ni la excusa del mozo de espadas en la lidia: IU; a quien ya le llega la hora de dispararse en la ruleta rusa que supone cohabitar en los tiempos del cólera.

Diario HOY, 2 de septiembre de 2011.

Libro: “El amor en los tiempos del cólera”. Autor: Gabriel García Márquez. Editorial Sudamericana, 1992. 451 pags.

 Sitio recomendado: Castilla-La Mancha. España

Anuncios




CongreSOS

11 07 2008

¿Alguien recuerda una sola medida emanada del Congreso Nacional celebrado por el Partido Popular, en Valencia, que afecte a la ciudadanía?


En un sistema cada día más parejo al show business norteamericano, bipartidista, presidencial, televisivo, pendiente de los debates y del color de la corbata del candidato, los congresos deberían ser el oasis de los partidos para que las ideas se impongan. Sin embargo, no sé si por la dictadura de los medios de comunicación, por la tendencia a anteponer el debate de los nombres frente al de la ideología o -sencillamente- porque tienen razón aquellos que desvirtúan a estas organizaciones y las califican como escenarios para la lucha por el poder individual, pocas serán las citas congresuales que lo logren.

¿Alguien recuerda una sola medida emanada durante el Congreso del PP que afecte a la ciudadanía? ¿Recordamos, por contra, si Aznar saludó con mayor o menor efusividad a quien él mismo designó como su sucesor? ¿Y el color de los vestidos de las dos nuevas mujeres populares en la jerarquía marianista (Soraya y De Cospedal)? ¿Sonreía más Esperanza Aguirre o Gallardón? ¿Y todo eso en qué soluciona las vidas de los demás?


Más allá de alguna declaración de intenciones definiéndose como más o menos centrista, o manifestar su intención de dialogar con los nacionalismos (motivo del cisma de María San Gil en el PP vasco), las medidas propuestas en dicho congreso no traspasaron el documento en las que estuvieran escritas. Hubo más comentarios sobre la condición de madre soltera -e inseminada artificialmente- de la nueva secretaria general del PP, que sobre su postura frente a la ampliación de los supuestos del aborto: ¡Cómo para esperar una batería de medidas frente al parón económico!

El PSOE ha tenido más suerte. Sin los conflictos internos que regalan las mayorías de gobierno, los flashes se han concentrado en el propio Zapatero y en Leire Pajín, penúltimo guiño a la renovación y a un electorado joven y femenino que parece entregado al buenismo y a la sonrisa del presidente. ZP ha conseguido que el 37 Congreso Federal del PSOE haya pasado a la opinión pública más por el intento de avanzar en el ejercicio de nuevos derechos (voto para los inmigrantes con 5 años de residencia en las municipales, laicidad y educación para la ciudadanía, nueva regulación del aborto, cuidados paliativos y testamento vital…) que por el aburrido periodismo de declaraciones. Será el amargor de la derrota pero hoy las baronías están en el PP y las mayorías casi unánimes entre los socialistas.

En Extremadura, la próxima semana el PSOE y en octubre el PP afrontarán sus citas regionales. Y en nada variarán de lo visto en Madrid y Valencia. Unos, pendientes del grado de renovación que acompañará al nuevo líder. Los otros -parafraseando a César Díez Solís- prestando atención a los problemas de las familias que se enfrentarán en el Beirut que es hoy el PP en Extremadura, donde cualquiera puede dispararte. No esperemos ideas sino vencedores y derrotados.

Los congresos de los partidos cada día son percibidos más como tablas de salvación para los que se resisten a dejar el barco y catapultas publicitarias para los nuevos, en el mejor de los casos. En el peor, un campo de batalla. Pero más allá de lo personal, estas organizaciones deben proponer certezas para los demás. Y no pocos colectivos a lanzan sus SOS mientras delegados, congresistas o compromisarios se miran el ombligo.

Diario HOY. 11 de julio de 2008

Libro: “Relato de un naúfrago”. Autor: Gabriel García Márquez. Original en 1970 .Colección Contemporánea. Random House Mondadori, 2003. 156 pags.

Sitio recomendado: Palacio Municipal de Congresos de Madrid. Recinto IFEMA. 37 Congreso Federal del PSOE. Julio 2008

Sitio recomendado: Centro de Eventos de la Feria de Valencia. Congreso Nacional del PP. Julio 2008