La suegra inoportuna

5 06 2009

Esperanza Aguirre se quejó de que Extremadura estaba muy lejos el mismo día que el paro subía en Madrid y descendía en nuestra región

Hay padres que nunca consentirán que un extraño reprenda a sus hijos. Como hijos hay que soportan de mala manera que un ajeno tome confianzas y le cosa un traje a cualquiera de los suyos. Las familias son terreno vedado para suegras y consortes, como los hijos terminan por ser tan intocables que hasta los docentes huyen atemorizados por la reacción desmedida de algún padre padrone.

Con el terruño pasa algo parecido. Cualquiera de nosotros podría criticar el barrio, la ciudad o la región donde pace… ¡Pero qué vengan de fuera a barnizarnos! En Badajoz escuece aún que los Callejeros de la TV sólo difundieran el trastero de marginalidad que esconde cualquier ciudad. Aún recuerdo el chorreo que le cayó al periodista Vicente Verdú cuando publicó en un dominical que era la ciudad más fea de España, allá por los ochenta. Monserrat Caballé pasó de galardonada a vilipendiada cuando culpó a nuestro retraso de su sobrepeso y en Cáceres aún recelan del Womad cuando su gerente antepuso Canarias a la capital cultural de Extremadura. Por eso, que Esperanza Aguirre haya reiterado -esta semana en nuestra tierra- que Extremadura está lejos y es la región peor comunicada de España, más allá de la subjetividad de su afirmación y del rifirrafe político, despierta las bilis contra el forastero, nos devuelve la chulería del emigrante que regresaba con el ‘haiga’ de veraneo y nos acordamos de los mitos acuñados por Buñuel, Pascual Duarte o los concejales con blog insultante en catalán.

La inoportunidad de la frase se añade a la ignorancia. Miles de madrileños salen cada fin de semana con destino a La Vera o el Jerte para espantar el agobio de la metrópolis. Pagan peaje para eludir atascos en la M-50 y enlazan con las dos autovías gratuitas que atraviesan Extremadura, finalizadas ambas por gobiernos distintos al que sirvió la ex ministra. La distancia es tan lejana o cercana como desde Badajoz a Madrid, todo depende desde dónde inicies la ruta; y no parece excesiva cuando decenas de encofradores o yesistas madrugaban los lunes para servir al vendaval de ladrillo urbano en esa comunidad, y regresaban los viernes para unirse a la tranquilidad de nuestros pueblos.


Algunos de ellos se afiliaron a la Seguridad Social allí y se han apuntado al paro en las oficinas del SEXPE cuando el tajo se acabó por empacho. Y la frase, más allá de la semana electoral en la que se enmarca, la soltó el mismo día en que el INE ratificaba que, pese a eso, Extremadura reducía por segundo mes consecutivo el drama del paro. Madrid, junto a Valencia y Canarias, eran las únicas zonas donde la sangría no ceja. Mal momento para dictar lecciones y comparativas.


Poco sacaremos de una campaña que ha derivado hacia el repudio ciudadano a los políticos y para que la abstención se convierta en el principal valor electoral. Me quedo sólo con ese propósito anunciado por ZP en Badajoz de extender las vacaciones a los jubilados (‘los viajes del IMSERSO’, que se inventó Felipe González) al resto de Europa. Eso multiplicaría el negocio turístico en nuestro país. Pero, mientras demos altavoz a quien nos acusa de vivir muy lejos, ese beneficio será proporcional a la fama que nos acuñen. El silencio cómplice ante esas embajadoras sí puede ser ‘pan para hoy y hambre para mañana’ en una región que se revuelve como una madre cuando desprecian a cualquiera de sus hijos.


Diario HOY. 5 de junio de 2009

Libro: “Buñuel en el laberinto de las tortugas”. Autor: Fermín Solís. Editorial Astiberri. 18 €

Sitio recomendado: Valle del Jerte. Floración de cerezos en primavera






Primavera con Yasmina

18 04 2008

A Yasmina, la inmigrante, la estereotipa algún personaje de la comedia que ha dirigido Irene Cardona por ser mujer y ser guapa


El año que la ministra mandó al capitán de guardia formar las tropas, Yasmina trajo la primavera a la nueva Extremadura. No es que a los patios de armas les sorprendiera la imagen de tripas prominentes. Por ellos, se pasearon durante décadas orondos vientres bajo las chaquetas inmaculadas del Movimiento, como la de Girón de Velasco, incluso revestidos con sayas purpuradas como el del entonces Primado de España, Gomá y Tomás. Pero que una mujer embarazada diera la orden de firmes rompió con el catecismo de mili varonil con el que se socializaron tertulianos y columnistas de la España rancia. Y que ese mismo año la historia de una bella marroquí que construye su vida en una Extremadura normalizada -narración de Irene Cardona que espanta los estereotipos que Cela, Mario Camus o Buñuel construyeron en demasiados imaginarios- fuera premiada en el Festival de Cine de Málaga, salpicó de flores mi primavera.


España ya no es lo que era”, afortunadamente. Así lo entienden, incluso, la mayoría de asociaciones militares y de oficiales, que han expresado una vez más su lealtad e ilusión por una nueva legislatura constitucional. Son oficiales como el General Coll o Casimiro José Sanjuán quienes, por cierto sin grasa en su cintura, se juegan el tipo en misiones de paz o de emergencia ante catástrofes ciudadanas. Tampoco Extremadura. La “árida tierra” para el creador de Pascual Duarte contempla hoy con asombro cómo el problema del agua asola a “la ciudad de los prodigios”, la Barcelona de Eduardo Mendoza, mientras cirujanos de todo el universo taurino se dan cita en Alange para disfrutar del agua y de mi primavera de dehesa con tres toreros extremeños en lo más alto del escalafón.

A Yasmina, la inmigrante, la estereotipa algún personaje de la comedia de Cardona por ser mujer y ser guapa. Como lo hicieron con Celestino Corbacho cuando llegó al Bajo Llobregat con su maleta de madera por ser extremeño y no tener estudios. Esta semana ha prometido diálogo, pero también imperio de la ley, para conducir como ministro un mercado de trabajo necesitado de convivencia entre mano de obra autóctona y sobrevenida. La que él mismo protagonizó cuando los vientres excesivos. Que Carmen Chacón sea mujer no imprime ni resta ningún valor añadido a una gestión que evaluaremos más adelante. Como ser mujer y estudiar en un colegio británico cuando mi madre era “modistilla”, implica que no puedas confundir a un premio Nóbel de Literatura con una imaginaria pintora llamada “Sara Mago”. Como apelar a tus orígenes para que discrimines una región porque eso también sería romper España. Como que una película con bajo presupuesto sea mala por definición. Como que Extremadura es seca y el “Año del diluvio” lo situara Mendoza en una Cataluña que cada día –aún por necesidad- es más España… Ha llegado la primavera: ¡Cuidado con las alergias!

Diario Hoy.18 de abril de 2008.

Libro: “Un novio para Yasmina. El Guión”. Autores: Irene Cardona y Nuria Villazán. Diputación de Badajoz, 2009. 10 €

Libro: “El Año del Diluvio” . Autor: Eduardo Mendoza. Barcelona, 2006. Editorial Seix Barral. 6,95 €

Sitio recomendado: Alange. Pantano, parque, Balneario y termas romanas, pueblo, deportes naúticos y naturaleza…