Rubalcaba

16 07 2011

Ni siquiera, el terrorismo se convertirá en una pesadilla superada si el Estado no interviene en la caza

HOY y los demás diarios de Vocento obligarán a que se identifiquen quienes hagan comentarios en sus ediciones digitales. Me hubiera gustado que se hiciese antes, pero quedan elecciones y defraudados que le piden a Monago un puestito por los servicios prestados en la red. Si Berlusconi copó el oligopolio de las televisiones para blindar sus vicios y su patrimonio, desaparece como programa sin audiencia, cuando los italianos tienen que pagar 10 euros por ir al médico y 25 a urgencias. Si se demuestra que Murdoch es el aspirante a Gran Hermano que ponía a bailar a los políticos al son de su interés, comienzo a tener respuestas a la incertidumbre: agencias privadas calificando la solvencia de los países para repartirse el pastel; tasadoras de vivienda que inflan y desinflan burbujas si eres parte de su consejo de administración; la SGAE u otra de las siete sociedades privadas de gestión a las que -cuando era ministra de Educación Esperanza Aguirre- se les adjudicaron funciones públicas…

Estos ejemplos demuestran el fracaso de la autorregulación, del liberalismo. Aunque intenten resucitar el ‘pensamiento único’ de Karl Popper y esto se confunda con la ausencia de ideologías que propugnaran los partidos únicos -tradición española desde el Movimiento Nacional-, la población pide a gritos la intervención política en la economía. ¿Desde el socialismo utópico tras la caída del muro de Berlín? Por supuesto que no; desde una opción socialdemócrata que sustentó al SPD alemán en plena reconstrucción de posguerra. Desde la inspección, si quieren, para preservarlo. Elimina ‘nuevas vías’ nacidas desde la influencia de Murdoch en el laborismo inglés, capaz de conciliar a Bush, Blair y Aznar en aquella foto que disparó muertos y déficit público para ejércitos privados. Si algo faculta esta invasión a la competencia del Estado, ajustémonos los machos porque hoy no espía la policía por orden del Estado de Derecho sino por los derechos que el dinero hurtó al propio Estado.

En este escenario, Rubalcaba resurge en el socialismo español como quien recupera la autoridad del interés general. Su primera medida, imponer un impuesto a los bancos que devuelva a la creación de empleo. El esfuerzo que hicimos para recuperar solvencia financiera procura generar riqueza; su hipoteca será esa compensación para, después, redistribuirlo y corregir así desigualdades. Estas medidas ponen en su sitio al socialismo democrático en Europa. Del resto, se encargarán los jueces: Berlusconi pagará 500 millones de euros por la compra fraudulenta de Mondadori; Murdoch y News Corps -Aznar responderán del espionaje interesado… Ése es el verdadero valor del Faisán como pieza de caza. Saber que -siguiendo las tesis infecciosas del ‘laissez faire, laissez passer’- ni la crisis se soluciona por sí misma, ni la sanidad se paga con magia, ni Fátima es sitio para reclamar inversiones pendientes en una ciudad. Ni siquiera, el terrorismo se convertirá en pesadilla superada si el Estado no interviene en la caza. Y eso también lo revaloriza. La mafia también lo sabe. Y prepara las armas, bajo los trajes.

Diario HOY, 16 de julio de 2011

Libro: “La lógica de la investigación científica”. Autor: Karl R. Popper. Editorial Tecnos. Madrid, 2008. 570 pags.

Sitio recomendado: Antiguo Muro de Berlín. Dividía en dos a la hoy única Alemania.


Anuncios




“Más” líneas rojas

18 06 2011

Contribuir a la gobernabilidad desde la izquierda pasa por convertir movimientos ciudadanos en procesos con más participación

Según el conservador Artur Mas, en el sistema democrático sirven para delimitar hasta dónde se puede llegar. Es cierto. La violencia deslegitima cualquier deseo de cambio. También, el lenguaje violento que atribuye a Rubalcaba una competencia que es de Mas y de sus Mossos. Culpan a los indignados hasta de una cacerolada que los hosteleros de Chueca, a quienes Gallardón no les deja abrir de madrugada, le dieron junto a su familia con injusticia bestial. Es el alcalde de la ciudad más endeudada de España y la Policía Local debe protegerlo. El TDT Party se encarga cada noche de violar el verso y los pendulazos tienen consecuencias: si la derecha cede al populismo y al nacionalismo, la izquierda, o una parte, puede ceder a la formación de movimientos radicales. Si la derecha exalta la globalización del mercado y no de los derechos, parte de la izquierda se desliza hacia el rechazo, aun violento, de la globalización. Sólo si la derecha y la izquierda tienen perspectivas de gobierno o temores de perderlo tratarán de conducir estos procesos. Es el equilibrio necesario que sustenta al sistema menos malo de los conocidos.

Trasladar a las palabras de Ortega y Gasset pronunciadas en 1937, cuando España se mataba -«Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil»-, podría abonar aún más el campo para que tecnócratas o populistas tomen las riendas. Los primeros no podrán presumir más de tener respuestas para la crisis que generó la política financiera y de suelo desde 1997; los segundos atacan con listas abiertas. No hablan de listas ‘cerradas y no bloqueadas’ para que el ciudadano elija dentro de unas siglas, más democráticas incluso que para el Senado. Dibujan con trazo negro la puerta para que algunos tertulianos, o financieros de esas tertulias, se cuelen de rondón sin más control que el de su ego. Luego, cubiertas sus ‘expectativas’ individuales, culparán a los demás del hundimiento de ‘la patria’ para que, ante el caos, otros defensores de esa unidad nacional solucionen por la tremenda el desaguisado. Los populistas, lejos, más ricos; y los demás, aquí, llorando más tragedias. En Italia, intentan interrumpir el proceso. Berlusconi abraza ahora la xenofobia como huida desesperada a su inminente derrota tras la unión de ‘las izquierdas’, hoy tan diversas como heterogéneas.

Ser de izquierdas para mantener el estado del bienestar puede parecer heroico, ante la avalancha neoliberal, pero no se aleja de otra posición conservadora. La solución no es eliminar los movimientos ciudadanos o encerrarse en los efectos perversos de la globalización. Contribuir a la gobernabilidad desde la izquierda pasa por convertirlos en procesos comunitarios con más participación ciudadana y la globalización en energía positiva que vivifique la democracia y los sistemas económico-sociales en el mundo. En definitiva, trazar más líneas rojas que nos salvaguarden de una amenaza que siempre estuvo y aflora cada noche en el televisor para salvaguardar todavía más a un sistema que necesita de la convivencia entre izquierdas y derechas. El tablero de la democracia.

Diario HOY, 18 de junio de 2011.

Libro: “Derecha e izquierda: Razones y significados de una distinción política”. Autor: Norberto Bobbio. Taurus. Madrid, 1995. 187 pags. 

Sitio recomendado: España









Descubrir a las mujeres

8 05 2009

Lo menos relevante en Arantza Quiroga, Begoña Gil, María del Mar Blanco o en la sentencia que lanzara la hija de Isaías Carrasco, es la estética


En la izquierda no entienden de mujeres. La frase es de Silvio Berlusconi: “La izquierda no tiene buen gusto, ni siquiera cuando se trata de una mujer -dijo el primer ministro italiano. Nuestras candidatas femeninas son mucho más guapas. En el parlamento no hay competición”. Otra vez, afirmó que las mujeres de la izquierda son feas y llamó “sección menopausia” a sus seguidoras más veteranas, a quienes les invitó a hacer pasteles. Para Berlusconi, una razón de peso para invertir en Italia es que “tenemos bellísimas secretarias…chicas soberbias”. Hace meses que le espetó a Zapatero que tendría dificultades en gobernar con tanta ministra.


La Unión Europea quiere sancionar a Italia por no aplicar criterios de igualdad en sus políticas laborales. Allí, la edad de jubilación para los hombres es de 65 años y para las mujeres de 60. Pero Silvio tiene la solución ante la precariedad laboral femenina: “Cásense con un millonario”. Ahora, su mujer, Verónica Lario, le ha pedido el divorcio y la mitad de la pasta. No aguantó la candidatura de bailarinas en la lista del partido de su marido a las elecciones europeas: “Es una desvergüenza para diversión del emperador, que ofende la credibilidad de todas las mujeres”.


El candidato popular a eurodiputado, Alejo Vidal Cuadras, ha justificado sus presencias en esa lista porque “introduce elementos de espectáculo” y porque –según él- esos rostros populares y bellos ayudarán a que se dé mayor difusión a los comicios europeos.

Esta semana hemos conocido que en la visita a la región devastada por el seísmo, Berlusconi se dirigió a una coordinadora de solidaridad y le dijo en voz baja: “¿Puedo palparla un poco, señora?”, frase recogida por Piamonte TV pero nunca emitida por pudor institucional.

“Solidaridad” es de género femenino, igual que “Tierra”. Hoy S.A.R. la Infanta Elena entrega los premios así bautizados con motivo del Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Lo recogerán, entre otras, la directora del C.P. Giner de los Ríos, Marina Romero Carmona, y FEAPS Extremadura. He tenido el placer de conocer a Magdalena Moriche, presidenta de AEXPAINBA, una entidad dedicada a ciudadanos con inteligencia límite, asociada a esta Federación, que quiere integrar a una decena de estos chicos y chicas en la administración pública. Lo menos relevante en ambas es su estética cotidiana, como tampoco la de Arantza Quiroga, la nueva Presidenta del Parlamento Vasco dirigiendo la toma de posesión de Patxi López y Álvarez (por parte de madre) como nuevo “lehendakari”, en presencia de su esposa y concejala, la extremeña Begoña Gil, de María del Mar Blanco y de la sentencia que lanzara la hija de Isaías Carrasco, el día del funeral por su padre asesinado.

Mujeres… Mucho más que rostro y número en listas electorales o en un gobierno. En estas elecciones europeas, las mujeres, empezando por las candidatas, tendrían mucho que decir, si les dejan. Ha sido una de ellas, Paca Pleguezuelos, quien ha parado la iniciativa Sarkozy para controlar las descargas en Internet. Ella no es cojonuda: Lo que algunas consiguen –empezando por nosotros mismos- es para quitarse el sombrero, no sólo los pantalones.



Diario HOY. 8 de mayo de 2009

Libro: “El club de las mujeres ambiciosas”. Autor: Jesús Rodríguez. Editorial: RBA. 222 páginas. 17€

Libro: “Exiliados en democracia”. Autor: Iñaki Ezquerra. Editorial: Ediciones B. 272 págs. 18,5 €

Libro: “Silvio José, Emperador”. Autor: Paco Alcázar. RBA Edit. 15 €

Sitio recomendado: Euskadi





Otra foto de Aznar

24 04 2009

Aznar situó a Rajoy, a la diestra de su centralidad, al mismo nivel que Cascos, Rato, que un renovado Mayor Oreja y en el mismo grupo que Esperanza Aguirre


Cada foto suya son votos para la izquierda. Tendrían que agradecérselo. Si algún día se constipara y no pudiera asistir a otra sesión fotográfica, habría que llevarle aspirinas. Desde el respeto y el honor que debemos, y que debe guardar siempre, a cualquier ex presidente, alcalde o diputado -legitimados por la voluntad mayoritaria de un pueblo hasta que pierden esa confianza en las urnas, o por voluntad propia- el caso de Aznar es para estudio. Si votos dio la desgraciada foto de las Azores, su decisión esta semana de rememorar la imagen del gobierno de 1996 ha movilizado el electorado, pero a la contra.

Primero, por situar al actual líder del PP, Rajoy, a la diestra de su centralidad, al mismo nivel que Cascos, Rato, que un ‘renovado’ Mayor Oreja -quien hasta ayer quitaba hierro al franquismo- y en el mismo grupo que Esperanza Aguirre. Si alguien dudó alguna vez dónde residía el epicentro del poder -no sé si aún- y quién eligió al sucesor personalmente, esa foto antes de una campaña electoral disiparía cualquier duda.

Segundo, porque la fotografía se realiza un día después de que Aznar reclamara en público «menos Estado» mientras Obama lo construye a golpe de erario público en EE. UU. y se convierte en la esperanza del mundo blanco. Lo proclama cuando los autónomos piden una renta de subsistencia, sus propios correligionarios que incremente la financiación y se abonen los compromisos de unos ayuntamientos que han salvado sus programas electorales gracias a los 8.000 millones de euros para obra pública en los municipios, y los proveedores de esas haciendas locales esperan, como agua de mayo, otros tres mil millones para poder cobrar parte de sus facturas en esas Administraciones. Menos Estado sería caer sin red, el golpe se convierte en impacto y, pese a que el dinero cotiza de nuevo a la baja y siguen liberalizados suelo y combustibles, las familias tardarían aún más en levantar cabeza. Algunas, nunca. Además, en España continuarían sobrando casi dos millones de viviendas y los promotores se olvidarían de pedir la compra de stock alguno. Defendió «menos Estado», aderezado con dosis de terror sobre el sistema público de pensiones, pese a que las pérdidas más alarmantes se han producido -precisamente- sobre las cotizaciones bursátiles en planes privados. Mal momento para criticar el gasto público.

Y tercero porque un joven Aznar escribió en ‘La Nueva Rioja’ a mediados de los setenta sobre la insensatez de una Constitución que consagraba en su Título VIII el Estado de las Autonomías. Años más tarde fue presidente de una de ellas, Castilla y León. Después, de esa España constitucional. Y como por aquí rebautizan al mismo tiempo las calles de algunos generales golpistas y de alguna diputada, legitimada esta última por la misma democracia que invistió a Suárez y a Aznar, aunque también escribiera artículos de dudoso acierto, tendrá finalmente razón Berlusconi y habrá que buscar los candidatos a las Europeas entre modelos y gogós: dan mejor en cámara, no han escrito nada comprometido en el pasado y les pondríamos calles a su muerte. Otra cosa es que los ciudadanos se harten, pidan nombrar esos viales con letras asépticas y tengamos que tirar de fotos y de nuevos cronistas para saber que vivíamos en democracia gracias a unos representantes del pueblo a quienes llamaban ‘políticos’ y se enzarzaban por sus cosas.


Diario HOY. 24 de abril de 2009

Libro: “La conspiración de las lectoras”. Autor: José Antonio Marina y Mª Teresa Rodríguez de Castro. Editorial Anagrama. 276 páginas. 18 €

Sitio recomendado: La Rioja. Zona vitivinícola





La Hermandad

10 04 2009

Comisiones Obreras coincide en la necesidad de una renta básica para los que han agotado ya el desempleo. La idea la lanzó Fernández Vara en enero


Las Hermandades no nacieron para ser soportes de lazos u otros símbolos políticos en sus estandartes. Fueron organizaciones impulsadas desde la fe para ayudar al prójimo, al desvalido. No pocos párrocos, soliviantados por las miserias y la desprotección de la infancia, confiaron a hombres de bien –la mujer, como hoy en la liturgia, sólo era sujeto pasivo- el compromiso de cumplir con hechos el “Amaos los unos a los otros” que es la esencia del cristianismo. Entonces, en el siglo XVII, la educación, la sanidad, la protección social a través de pensiones o de la atención a la dependencia eran quimeras imposibles, más cercanas a la utopía y la revolución. Aquella cuota se calibraba a través de la beneficiencia y la obligada desigualdad porque eran más los necesitados que los donantes.

El triunfo de la razón habilitó fórmulas paralelas. Las logias se apoyaron en el principio ilustrado de la fraternidad para ejercer esa solidaridad con los demás. Dice Laski en su tratado sobre el reformismo liberal que el triunfo de la burguesía enterró la conciencia religiosa que huía de ostentación de las riquezas a favor del honor, el paraíso post mortem y la amenaza en vida de los pecados capitales. La fraternidad y la hermandad eran la misma respuesta ante la esencia de un ser humano a quien nunca le será ajeno el hambre y el dolor del resto de su especie en el mundo terrenal. En ambos periodos el Estado se limitaba a reclutar un ejercito depredador de recursos y vidas, que sangraba aún más a la población, bajo la bandera de una falsa religión interpretada por sus jerarcas o para salvaguardar los intereses coloniales. Tras el G-20 y la Alianza de las Civilizaciones, la voz de Obama ha rescatado ese sentido fraterno y ha devuelto a las religiones (al cristianismo y al islam) su esencia humanística hacia el prójimo, que comienza siempre por dialogar y conocer la realidad ajena. Zapatero, el “masón” para algún jerarca propagandístico que finalmente se marcha, y el “moro-infiel” Erdokan fueron los primeros en verlo. Ellos, y las hermandades que los acunan. Los crispadores se carcajeaban sin aportar mayor solución que una nueva dosis de odio que enriqueciera aún más sus vidas.

En su “hermandad” de la rosa ha buscado ZP un domingo de resurrección para demasiadas víctimas del culto al becerro de oro. La política vence a la economía en el diseño de los perfiles ministeriales. Desde aquí llevamos exportando hace años el valor de la cooperación entre CC.AA., la conferencia de Presidentes que propusiera Ibarra, fondos para haciendas locales como reactivación económica y el de las transiciones bien hechas. Pero, sobre todo, que los esfuerzos para vadear una crisis nunca son unipersonales, ni los soluciona el culto mediático al líder. Ahí tienen a Berlusconi bromeando sobre los damnificados por el seísmo: “Están de camping”, dijo. ¡Peligroso populismo sin gracia alguna!

CC.OO. ha presentado la necesidad de una renta básica de subsistencia para los que han agotado ya el desempleo. La idea la lanzó Vara en enero pero el sindicato –superación a esas primitivas hermandades obreras- lo ha reiterado en nuestro parlamento para colegiar el compromiso. No se trata de fotografiarse delante de un comedor social, sino de determinar a qué renunciamos para salvar de la exclusión a algunos de nuestros semejantes… que no están de camping, precisamente, durante esta Semana Santa.


Diario HOY. 10 de abril de 2009

Libro: “El liberalismo europeo”. Autor: Harold J. Laski. Fondo de Cultura Económica. México, 1939. 241 pags. 9,50 €

Libro: “El símbolo perdido”. Autor: Dan Brown. Editorial Planeta, 2009. 590 pags. 21,90 pags.

Sitio: Hermandad y Cofradía de Ntro Padre Jesús de la Humildad. Fundada en 1693. Badajoz.