La paguita del jubilado

15 01 2011

Los abuelos disponen de esos 131 euros extras entre los nietos como si de una liturgia de comunión se tratara

Esta semana los jubilados han recibido una carta del Gobierno anunciándoles que, pese a la crisis sus pensiones subirán este año casi lo que marca el índice de la vida (IPC) y dispondrán de esa ‘paguita’, una actualización para paliar la inflación real. Las pensiones subirán una media del 1,3%. Las mínimas, o no contributivas, hasta un 2,3%. En España son casi tres millones y medio y en Extremadura, el 65% de las que se abonan porque -cuando no había democracia ni un socialista a quien culpar de nuestros excesos- quienes trabajaban en el campo no cotizaban la Seguridad Social. A alguien se le olvidó. Fue de las primeras señas que marcó aquel primer gobierno socialista del tándem Felipe-Guerra. Este año, el aumento se consolida para toda la vida y suponen 2.659 millones de euros.


Los abuelos suelen repartir la ‘paguita’ entre los nietos. Mi padre ya ha dispuesto de esos 131 euros extras como si de una liturgia de comunión se tratara. Y me duele más la decepción que se fijó en su cara -por la mentira amplificada desde los bucaneros de la política antes de la carta- antes que por sus nietos, que, por fortuna, nada necesitan. La familia pirata es muy hábil removiendo estados de ánimo en la población. Para sacarse el parche de antisociales, hace años, gastaron más en difundirla que en subir la ‘paguita’. España tiene ocho millones y medio de pensionistas. A todos, la bandera pirata les atemorizó: «Van a bajar o a congelar las pensiones». Mentir para navegar en aguas revueltas. Es cierto que no se revalorizarán en 2011, pero también que subirán. Las viudas con cargas han pasado de 383 euros, cuando lo del milagro español, a 695, acercándose a la pensión mínima que es de 742. Se han revalorizado desde 2004 un 81%, las primeras, y un 53%, las segundas.


Aún es poco. Todo lo que necesita un abuelo subió por encima del IPC al comenzar el año. Pero, por lo visto, la bandera pirata del populismo nunca debería ondear. Sólo por respeto a los palos mayores. Esos que serán casi el 30% en 2040 de toda la población; en ese año habrá 25 millones de españoles cotizando y 15 de ellos cobrando pensiones, pocos con planes privados y espero que aún menos ocupando el puesto de trabajo de algún joven para aguantar el tirón. Por todo eso hay que llegar a un acuerdo para garantizar las pensiones del futuro, para que podamos repartir esas ‘paguitas’ de enero entre nuestros nietos. Del descenso demográfico no tiene la culpa ZP. Y por el honor, hasta los piratas se baten en duelo. Elevar la edad de jubilación para los que cotizaron menos de 35 años castiga la economía sumergida. Imita lo que aprobó Alemania y Dinamarca en 2006, Francia, y lo primero que adoptó la coalición liberal-conservadora. Reino Unido, donde premiaban a los piratas con títulos nobiliarios. Pero allí, a los que brindan sus conquistas con ron ni siquiera les aguarda una sanidad gratuita. Terminar con eso, sería más sangrante que abordar las reformas y más caro que la ‘paguita’. Los sindicatos tienen que decidir ahora qué bandera izan para que el barco no se vaya a pique. Y estamos ya en una edad para no pocos sustos.


Diario HOY, 17 de enero de 2011

Libro: “La isla del tesoro”. Autor: Robert L. Stevenson. Editorial Anaya. Madrid, 1987. 122 páginas

Sitio recomendado: Hospital de Londres. Reino Unido






Virguerías

6 02 2010

Los partidos independientes, o bisagras de gobierno, no se emplean en ellas sino que rescatan Veguerías del medievo, anteriores al Estado Liberal

La candidatura de Albalá como sede del primer Almacén Temporal Nuclear y la salvación de Caval en Valdelacalzada tienen un nexo común. Los primeros optan a la basura nuclear gracias, en buena parte, no tanto a las condiciones sísmicas de la localidad, sino a que el gobierno municipal estaba en manos de unos Independientes (GIA), que han roto hasta entre ellos la disciplina de voto. En la cooperativa de Vegas Bajas, su potencia económica y de empleo impulsó en los noventa otro grupo independiente que llevó a su gerente a ser alcalde.


Nunca he creído en los independientes. Es contrario a la política. Decía Alfonso Guerra que quien se definía “apolítico” era “de derechas”. La mayoría de grupos independientes que surjen en los pueblos terminan respondiendo a intereses particulares o parciales. No incluyo a aquellos grupos nacidos de escisiones en la agrupación local de uno de los grandes partidos. Conflictos no resueltos que mantienen su ideología para los comicios autonómicos o estatales. Pero, algo rondaría por la cabeza del Consejero de Industria, José Luis Navarro, cuando dejó caer que “alguien desde Madrid” invitó al GIA de Albalá a optar por el almacén nuclear, sabedor él y esos madrileños del menor control que recibe una fuerza política sin plegarse a la disciplina de los grandes partidos, no tanto a la calidad geológica del suelo. Por contra, la conexión partisana entre el alcalde actual de Valdelacalzada, Pedro Noriega, y la Junta de Extremadura, por manos de la Vicepresidenta Aguilar y de su Directora, Ana Alejandre, hicieron virguerías esta semana con los bancos para flexibilizar la deuda de Caval. Comienza a ver la luz.


Los partidos son organizaciones que agregan intereses sociales. Los vehiculan, introduciéndolos dentro del sistema político. Los parlamentarios -según Von Beyme- son los únicos que están en el sistema y en la sociedad civil. Son el mal menor. Se autocontrolan y se enlazan en todos los estratos territoriales. Stein Rokkan afirma que son, al mismo tiempo, agentes de conflictos, nacidos de fracturas: con la Iglesia; entre el centro y periferia; entre lo urbano y lo rural; o entre propietarios y trabajadores. Tienen muchas funciones; entre ellas, se obligan a reclutar élites para formar gobierno. En momentos de desafección entre la política y la sociedad no las entienden con esta crisis, listas bloqueadas que obligan tragarse packs completos, y hay partidos que imponen el chantaje. Los que proclaman la Independencia, bisagras de gobierno, no se emplean en virguerías sino que rescatan Veguerías del medievo, anteriores al Estado Liberal que los constitucionalizó como partidos políticos, a cambio de las Diputaciones como sucediera durante el Bienio Negro. Les hacen caso. La portavoz parlamentaria del PP, Dolors Monserrat, se mostró a favor de esa ordenación territorial hasta el punto de querer una octava veguería en el Penedés. Mientras, interesantes propuestas, los “huertos urbanos”, emanan de asociaciones cívicas y no de los partidos. Comienza a calar en la ciudadanía que la política es una industria más; como la del cine, y la gente ansía encontrar un asidero de valores. En éstas y otras latitudes hay actores secundarios que aparecen sólo para enredar la trama hasta aburrir al espectador y tomar pocas decisiones. Deshacer algunos entuertos va a ser también una virguería constitucional.


Diario HOY. 6 de febrero de 2010

Libro: “Cuando el tiempo nos alcanza. Memorias 1940 -1982”. Autor: Alfonso Guerra. Espasa Calpe, 2004. 354 pags.

Libro: “Dejando atrás los vientos. Memorias 1982-1991”. Autor: Alfonso Guerra. Espasa Calpe, 2006. 397 pags.

Libro: “Los partidos políticos en las democracias occidentales”. Autor: Klaus Von Beyme. Siglo XXI, 1982. 542 pags.

Libro: “State formation, nation-building and mass politics in Europe”. Autor: Stein Rokkan y otros. Oxford University Press, 1999. 422 pags.

Sitio recomendado: Valdelacalzada. Día de la Independencia. Pueblo de colonización del Plan Badajoz

Sitio recomendado: Albalá. Ermita de San Joaquín y Santa Ana. Cáceres










Meeting Point

14 11 2008

La España de las autonomías corre el riesgo de ser puesta en duda por alguien debido a que otros miran más a su río que a cooperar para rebajar el coste farmaceútico


Con ese nombre, se celebra en Barcelona todos los años el salón inmobiliario más importante de Europa. Nuestra región -presidente Vara y 32 constructores extremeños- han recogido allí un premio al Plan de VPOs, conocidas popularmente como “Viviendas a 60.000”, aunque el euribor haya incrementado sus precios en dos millones de pesetas, pero lejos aún de las locuras especulativas en otros puntos de España. Pese a ello, la prensa nacional nos ha bombardeado este fin de semana con la figura de un “Robin Hood del ladrillo” en Fuenlabrada, alguien que ha puesto a la venta dos mil viviendas a 120.000 euros, lejos de nuestras cifras en este periodo de tacañería bancaria para obtener una hipoteca. Eso sí, más cerca de los consejos de redacción y de los grupos periodísticos.

De hecho, dos televisiones nacionales -incluida la pública- se acordaron estos días para ubicar el tráfico de drogas en el casco antiguo de Badajoz y en otras barriadas periféricas. Alguien calificó como “ghetto social” a las primeras promociones de estas viviendas protegidas, hoy premiadas. Ahora, vienen de fuera para ubicarlos en el centro de una ciudad que -felizmente- está unida para aportar esta solución racional a la vida de sus ciudadanos y para denunciar que sólo nos usan como aderezo de las miserias humanas. Aquí, deberíamos cerrar resquicios a cualquier intento de acuñar malditos estereotipos por omisión de lo positivo y construir una especie de Meling Pot -esa vieja teoría de Theodore Roosevelt que levantó, con periódicos a su lado, el orgullo norteamericano durante la guerra de Cuba- ante cualquier agresión a nuestra realidad multicultural y social.


Meeting Point se traduce como “punto de encuentro”. Sabedor del impacto quje tienen los medios de comunicación en Madrid, Ibarra aprovechó la presentación de su libro para dar cita a Felipe González y a Guerra en el mismo sitio: “La mejor pareja política en la historia de España”, según dijo. Con ambos, acudieron otros dos ex candidatos a la Secretaría General del PSOE (Bono y Matilde Fernández), el próximo número uno al Parlamento Europeo (López Aguilar), cuatro ministros, amigos del centro, de la derecha y del sentido de Estado (Oliart, Ramallo o Álvarez Cascos)… Allí, dejó caer que “el mensaje coherente y cohesionador de Fernández Vara ha calado en España” y que “sería un buen candidato a la presidencia del Gobierno de España, si Zapatero decidiera no volver a presentarse en 2012”.

Ya lo había advertido en alguna entrevista de promoción “pantojista” del libro: “Sólo pretendo clolaborar con la imagen de Extremadura siendo leal a mi idea de España”. Hoy, en tiempos de crisis, la España de las autonomías corre el riesgo de que alguien la ponga injustamente en duda porque otros están más pendientes de su tramo de río, o de embajadores en el extranjero, antes que cooperar para rebajar el coste farmaceútico.


A Vara y su discurso los ha disparado hacia la órbita nacional, aún a su pesar: A Extremadura, una vez más. Volverán a pedirnos coherencia y un titular. Esta vez sin necesidad de romper cristales sino buscando lo contrario: dosis de Meling Pot para que no se nos caiga la vidriera encima.

Diario HOY. 14 de noviembre de 2008

Libro: “Rompiendo Cristales: 30 años de Vida Política”. Autor: Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Planeta, 2008. 1ª Edc. 400 pags. 20,19 €

Sitio recomendado: Barcelona. Plaza de España y Fira de Barcelona. Al fondo, Montjuich y el Poble Espanyol