Virguerías

6 02 2010

Los partidos independientes, o bisagras de gobierno, no se emplean en ellas sino que rescatan Veguerías del medievo, anteriores al Estado Liberal

La candidatura de Albalá como sede del primer Almacén Temporal Nuclear y la salvación de Caval en Valdelacalzada tienen un nexo común. Los primeros optan a la basura nuclear gracias, en buena parte, no tanto a las condiciones sísmicas de la localidad, sino a que el gobierno municipal estaba en manos de unos Independientes (GIA), que han roto hasta entre ellos la disciplina de voto. En la cooperativa de Vegas Bajas, su potencia económica y de empleo impulsó en los noventa otro grupo independiente que llevó a su gerente a ser alcalde.


Nunca he creído en los independientes. Es contrario a la política. Decía Alfonso Guerra que quien se definía “apolítico” era “de derechas”. La mayoría de grupos independientes que surjen en los pueblos terminan respondiendo a intereses particulares o parciales. No incluyo a aquellos grupos nacidos de escisiones en la agrupación local de uno de los grandes partidos. Conflictos no resueltos que mantienen su ideología para los comicios autonómicos o estatales. Pero, algo rondaría por la cabeza del Consejero de Industria, José Luis Navarro, cuando dejó caer que “alguien desde Madrid” invitó al GIA de Albalá a optar por el almacén nuclear, sabedor él y esos madrileños del menor control que recibe una fuerza política sin plegarse a la disciplina de los grandes partidos, no tanto a la calidad geológica del suelo. Por contra, la conexión partisana entre el alcalde actual de Valdelacalzada, Pedro Noriega, y la Junta de Extremadura, por manos de la Vicepresidenta Aguilar y de su Directora, Ana Alejandre, hicieron virguerías esta semana con los bancos para flexibilizar la deuda de Caval. Comienza a ver la luz.


Los partidos son organizaciones que agregan intereses sociales. Los vehiculan, introduciéndolos dentro del sistema político. Los parlamentarios -según Von Beyme- son los únicos que están en el sistema y en la sociedad civil. Son el mal menor. Se autocontrolan y se enlazan en todos los estratos territoriales. Stein Rokkan afirma que son, al mismo tiempo, agentes de conflictos, nacidos de fracturas: con la Iglesia; entre el centro y periferia; entre lo urbano y lo rural; o entre propietarios y trabajadores. Tienen muchas funciones; entre ellas, se obligan a reclutar élites para formar gobierno. En momentos de desafección entre la política y la sociedad no las entienden con esta crisis, listas bloqueadas que obligan tragarse packs completos, y hay partidos que imponen el chantaje. Los que proclaman la Independencia, bisagras de gobierno, no se emplean en virguerías sino que rescatan Veguerías del medievo, anteriores al Estado Liberal que los constitucionalizó como partidos políticos, a cambio de las Diputaciones como sucediera durante el Bienio Negro. Les hacen caso. La portavoz parlamentaria del PP, Dolors Monserrat, se mostró a favor de esa ordenación territorial hasta el punto de querer una octava veguería en el Penedés. Mientras, interesantes propuestas, los “huertos urbanos”, emanan de asociaciones cívicas y no de los partidos. Comienza a calar en la ciudadanía que la política es una industria más; como la del cine, y la gente ansía encontrar un asidero de valores. En éstas y otras latitudes hay actores secundarios que aparecen sólo para enredar la trama hasta aburrir al espectador y tomar pocas decisiones. Deshacer algunos entuertos va a ser también una virguería constitucional.


Diario HOY. 6 de febrero de 2010

Libro: “Cuando el tiempo nos alcanza. Memorias 1940 -1982”. Autor: Alfonso Guerra. Espasa Calpe, 2004. 354 pags.

Libro: “Dejando atrás los vientos. Memorias 1982-1991”. Autor: Alfonso Guerra. Espasa Calpe, 2006. 397 pags.

Libro: “Los partidos políticos en las democracias occidentales”. Autor: Klaus Von Beyme. Siglo XXI, 1982. 542 pags.

Libro: “State formation, nation-building and mass politics in Europe”. Autor: Stein Rokkan y otros. Oxford University Press, 1999. 422 pags.

Sitio recomendado: Valdelacalzada. Día de la Independencia. Pueblo de colonización del Plan Badajoz

Sitio recomendado: Albalá. Ermita de San Joaquín y Santa Ana. Cáceres










El frikismo nos invade

8 08 2008

Coincidimos en criticarlos y al día siguiente montan una playita en el centro de Badajoz para salir en los medios de comunicación

Hasta para ser friky hace falta gracia. La deriva de los medios de comunicación por difundir valores carismáticos ha degenerado en la búsqueda de fama efímera por parte de esos personajillos que pululan por los platós y cuya única aportación a la humanidad es vender su intimidad, vociferar sandeces o inventarse situaciones cómico-dramáticas con las que prolongar minutos de gloria televisiva. Duran lo que se agota su vacío mental porque el mundo mediático necesita fagocitar cada minuto un relato nuevo. No pasan a la historia por nada y en nuestra memoria se diluyen a la vez que se arrepienten en público de haber vendido tan barata su alma.


Frikys hay, los ha habido siempre, y en todos los lugares: La Mani, el Nervio, la Moñoña, Confite, Flanagan, el Pollo… pero hasta estas personas en nuestras ciudades extremeñas han mantenido una digna distancia entre el cariño popular y el ridículo televisado. El problema es cuando algunos políticos adoptan esta herramienta como bandera para saltar a los medios, o cuando algún magacín televisivo llama a nuestros alcaldes y concejales para que busquen estos perfiles tragicómicos como representantes de sus pueblos. Se eleva a práctica cotidiana la máxima de Ryszard Kapuscinski “La verdad no es importante, ni siquiera la lucha política: Lo que cuenta en la información es el espectáculo”. Y la degeneración ya no hay quien la pare.


Suñé y Puig son dos de esos friky-políticos que han utilizado el escándalo contra los extremeños para encontrar la publicidad que sus derrotas electorales les hurtaron. El último de ellos ya inició esa estrategia bañándose en la piscina ilegal del director de un diario amarillo y el primero apuntándose a la quema de fotos de la Familia Real. Ambos, como esos cantantes de orquesta que entran en Operación Triunfo, han visto en los medios -y con Extremadura- la manera de hacerse unos hombrecitos a nuestra costa. Y sólo de nosotros depende no continuar engordándoles esa espiral: ¡Al juzgado! Sí -sin duda- pero sin alimentarles un conflicto que sólo beneficia a estos mediocres, frikys con gafas de diseño, peinado rarito de Llongueras y pose.

Pero si adoptamos este compromiso, debería extenderse a todo el comportamiento de la clase política extremeña. De nada sirve coincidir en la tesis y al día siguiente montar una playita en el centro de Badajoz para criticar que el Presidente del Gobierno esté de vacaciones. Lo fácil sería contestar que el alcalde también lo está y que la ciudad está igual de sucia desde abril; o que las vacaciones son un derecho de todo trabajador, incluidos alcaldes y presidentes; o que extraña las críticas de que aún no tenemos AVE, cuando lo que falta es algo más básico: conductores para los camiones de limpieza; o que este presidente va a Doñana, y no al chalé y al yate de un industrial cerámico en Levante; o… ¡Creo que estoy retroalimentando el conflicto! Y es eso, precisamente, a lo que me refería. Alguien busca popularidad. Como sigamos así, no es extraño que Paris Hilton ocupe un día la Casa Blanca porque -como ella ha dicho- “está muy buena”; o que mañana otro republicano Puig grite que, en plena crisis, el Rey también está en Mallorca de vacaciones: Y la degeneración ya no hay quien la pare.


Diario HOY. 8 de agosto de 2008

Libro: “Los cinco sentidos del periodista”. Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano. Mexico, 2009. Autor: Ryszard Kapucinsky.

Sitio recomendado: playas naturales de Extremadura: Garganta de los Infiernos. Valle del Jerte