Nadal

10 10 2011

Sevilla será sede para la final de la Copa Davis, en detrimento de Valencia, otra ciudad interesada. A orillas del Guadalquivir, en el estadio olímpico Cartuja, sobre pista de tierra batida y a cubierto, se verán las caras España y Argentina del 2 al 4 de diciembre. Verdasco, Feliciano López y David Ferrer ya consiguieron derrotar a domicilio a los argentinos en Mar del Plata en 2008. La primera Ensaladera la conseguimos con el inicio del milenio, en el Palau Sant Jordi. Allí picó “el mosquito” Juan Carlos Ferrero por primera vez, capitaneados entonces por Alex Corretja. Se formó en Levante, a la par que el ruso Marat Safin. Alex entrena ahora a Murray, para mejorarlo en la depurada técnica española del tenis en tierra batida. En Barcelona también consiguió España la más reciente, frente a la República Checa. Fue quien capitaneó también al equipo de la Davis que se marchó a nuestras antípodas, a Australia en 2003, aquella velada que nos pusieron el himno de Riego. Con Australia habíamos perdido también en 1965 y 1967, cuando Manolo Santana lideraba el tenis de nuestro país y pretendíamos destacar en el deporte internacional por algo más que el Real Madrid. Sólo en el Sant Jordi logramos derrotarla. Santana sigue en Marbella, donde su escuela del hotel Puente Romano entrenó a varias de las mejores jugadoras rusas.

Sólo tuve el placer de asistir a una de ellas. Fue en Sevilla, cuando Carlos Moyà era el número uno del equipo. Allí se reveló Rafa Nadal como lo que es, posiblemente el mejor deportista de la historia española, junto a pilotos y ciclistas. El manacorí, con sólo 17 años, superó su inmadurez y se hizo con el punto definitivo frente al norteamericano Andy Roddick, un cañón con su saque. También fue en el Olímpico de la Cartuja. Allí lo ví, jugando con la izquierda pese a ser diestro, con agua y plátanos como gasolina, vestido de rojo, sin mangas, pantalones blancos ajustados, que se le pegan atrás cuando espera el resto y del que se tira como un tic. Dentro de unos días, Nadal -todo un traga millas en el circuito mundial del tenis profesional- volverá a mandar la Armada.

Es todo un caballero. Premio “Príncipe de Asturias” en 2008, es actualmente número 2 del ranking que ha llegado a liderar durante varios meses. Se puso la equipación española en Pekín y convivió como uno más en la Villa Olímpica de Pekín 2008. Tanto en la pista de tierra batida de Roland Garros en seis ocasiones, Australia, en el US Open, como en el césped perfecto y natural de la pista central de Wimblendon, demuestra su saber jugar. En la retina quedarán siempre sus encuentros con el suizo Roger Federer, otro caballero de la pista, jugador elegante, ambos vestidos de blanco, con golpes exquisitos. Aquel marcador, con el tanteo inquietante hasta que lo derrotó, nos recordó las épicas batallas entre Borg y McEnroe, entre Lendl y Edberg. En Madrid lo hizo llorar pero enseguida se fue hacia él y lo abrazó, como hacen los caballeros que saben ganar y perder, aquellos que nunca cruzan el campo contrario hasta que no termina el partido. Eso lo aprendí donde vivo, en el Club Raquetas, pistas de tierra anexas al antiguo Tenis Club, que Javier Corchero llamaba “de las cabras”. Me lo enseñó Miguel, el mecánico, cerca de talleres “El Vivero” de Badajoz. Ya saben, la cita es en Sevilla: ¡Qué Dios reparta suerte!

Diario HOY, 10 de octubre de 2011.

Evento deportivo: Rafael Nadal

Entidad deportiva: Asociación de Tenistas Profesionales (ATP)

Anuncios




Nos hundimos, mi capitán

7 10 2011

Hay 125.000 parados en Extremadura. 5.457 más este mes. En España, el aumento ha sido de casi cien mil. Un drama. Un padre se tuvo que instalar con sus cinco hijos en una cochera de 35 metros cuadrados. Los desalojaron. En algunos barrios no se aguanta más. Muchos vivían de la construcción. No se prepararon porque había tajo. Se fueron de los pueblos a las ciudades a iniciar una nueva vida. Para vivir deprisa, se marcharon a la costa como encofradores de lunes a viernes, o camareros. Otros, al camión. Algunos no volvieron, se quedaron en la carretera; o al calor del amor en un bar. Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor -y la ideología- saltan por la ventana. Se respira crispación fuera, pero también dentro de cada casa. Ahí tienen una primera causa para analizar la violencia de género. “Un hombre sin cinco duros en el bolsillo, puede hacer cosas que no son de hombres”, decía mi abuelo, un viejo policía de barrio. Ahora, con la ansiada igualdad, también la mujer. Y la cosa se trenza más. Se discute si poner en marcha, o no, un plan de choque, que genere empleo a corto plazo pero -sobre todo- que sirva de cortafuegos para tanto decepcionado por los falsos sueños que siguen ofreciendo la televisión, algunas chicas de barrio. Y pocos se reconvierten. Conozco pocos casos en los que un obrero manual llegue a guía de museo. En Asturias, los mineros; en Martorell o Manresa, repartiéndose las horas para que todos coman; los que fueron soldados profesionales buscándose la vida.

El sistema económico se explica, como todo, por el principio de Arquímedes: si presionas el agua por un lado, rebosa por el otro. Y en el mar, lo que parece una grieta se puede convertir en una vía de agua irreparable. Le pasó al Titánic con un iceberg. Todos coinciden en la austeridad pero, ¿a cambio de qué? El dinero de todos salvó a los bancos del hundimiento y ahora es lógico que lo pongan al servicio del empleo. Quieren que nos levantemos todos los días con la prima de riesgo y lo de Grecia ya suena a extorsión: un día se salva, otro día agoniza. Y a los de aquí, a los del barrio, ¿quién los salva? No se para de achicar agua: ¿volvemos a tirar de salesianos, jesuítas u oblatos como fuerzas de choque, antes que como educadores de jóvenes sin rumbo? El dinero es el timón del sistema. Los promotores -esos que ponían los clientes a tiro- tendrían que reinvertirlo en otros sectores. Ahora que nos devuelven el botín del Odyssey y que la duquesa de Alba reparte su herencia entre los hijos, parece lógico que se comparta la carga. Lo hacen hasta los costaleros en Semana Santa, o en el Rocío.

 

Mientras, el tiempo apremia para los parados, autónomos y obreros que ansiaron una casa y ahora no pueden pagar; Según el banco vale menos que lo que le dijeron y tasaron. Los ayuntamientos no tienen para emplear a nadie. Vendieron su suelo por un euro y ahora no les llega para contratar a los que están en los barrios; o a cien kilómetros, sin saber si se van a casar un día, o si se van a casar otro día. Y vuelta a empezar la rueda. Hay que nivelar la carga mi capitán si no, el Titanic se va a pique. Se abrió una vía de agua. O la reconducimos, o esto llega a las máquinas.

Diario HOY, 7 de octubre de 2011

Libro: “Titanic”. Hal Leonard Corporation. 1998. 72 páginas.

Sitio recomendado: Vistas de los barrios de Río de Janeiro. Brasil-Brazil.





Del negro al color

3 10 2011

Desde el inicio de este curso la sección “El Ojo de Halcón” nació como una columna deportiva. Así lo acordé con el director, Ángel Ortiz. Se publica en lunes, día habitual para la lectura de esta prensa. Recuerdo desde niño que mi padre compraba la Hoja del Lunes -que dirigiera Fernando Sánchez Sampedro y Gaspar García Moreno, después- el Marca, o el AS. Un “Ojo de Halcón” es un invento tecnológico que se utiliza en el tenis para seguir la trayectoria de la bola y ayuda a los jueces a decidir ante jugadas dudosas. Algunos lo llaman también “ojo de águila” y se inventó en Reino Unido. Se basa en cálculos de triangulación a partir de imágenes y mesuras de tiempo, aportadas por al menos cuatro cámaras de vídeo. Se usó por primera vez en Nueva York, en 2005, después de que en un partido entre Serena Williams y Jeniffer Capriatti en el US Open de 2004 se cantaran bolas decisivas como malas. Los árbitros tienen que decidir en décimas de segundo. En deportes de masas como el fútbol, además, lo hacen presionados por miles de personas en la cancha, y millones que lo siguen por la televisión. En ellos se descargan nuestros males. Por eso, avances informáticos como el Ojo de Halcón ayudan a que el resultado sea más justo y objetivo.

 

Extremadura es tierra de grandes jueces deportivos. Algunos llegan a la máxima división y otros -por avatares de la vida- cierran su currículum con la satisfacción del deber cumplido. El fútbol disfrutó de Pablo A. Sánchez Ibañez, José Luis Pajares Paz, Carlos Yuste González y Fernando Carmona Méndez -en la provincia de Badajoz- y Paco Ceballos Borrego -en Cáceres- que llegaron a pitar en la máxima categoría. Algunos de ellos, con escarapela internacional de FIFA; y otros han legado a sus hijos esa pasión por regular conflictos y aplicar el reglamento. Entonces, no gozaban de tantos adelantos. Pajares Paz se prestó a iniciarlos cuando incorporó micrófonos por el cuerpo que revelaron, por una vez, lo más preciado y secreto del fútbol: lo que se habla en el campo de juego. Al final, todo volvió a su cauce y esa regla sagrada se mantiene. Se guiaban por lecciones básicas para acertar. La primera, correr en diagonal, como aspas, para estar en el centro el mayor tiempo posible y no perder la cara a sus auxiliares de banda. Como en los toros, dar la espalda al balón podía ser el inicio del desastre. Eran tiempos de árbitros en chaquetilla, primero; y en blusa negra, después. Amonestaban con el dedo índice, primero; y con tarjeta blanca, después.

Hoy todo ha cambiado. Las camisetas son variopintas: anaranjadas, rosas, amarillas y hasta rojas, con el escudo Fair Play en la manga izquierda. En Europa se han incorporado dos jueces de meta más en los fondos, para ayuda del árbitro principal, y un “cuarto árbitro” en los banquillos. Están conectados por radiofonía. Pero los, y las, árbitros siguen corriendo en diagonal, para no perder la cara al juego. El fútbol aún no se ha atrevido a incorporar el vídeo para arrojar más luz a sus decisiones, pero todo se andará. Soy hijo de uno de ellos, del colegiado de tercera división nacional, José Lucas Meléndez, ése que tenía que decidir sin más apoyos que sus ojos. Recortes de diarios deportivos, banderines, insignias y pines cincelan todos los fines de semana, en blanco y negro, que estuve sin él.

Diario HOY, 3 de octubre de 2011

Evento deportivo: José Lucas Meléndez

Entidad deportiva: Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA)





Poltergeist

30 09 2011

El corresponsal de HOY en Valverde de Leganés, Fernando Negrete, ha recopilado las noticias aparecidas en este diario desde 1955 a 1975 de su localidad. Fernando es maestro de colegio público, entrenador del Racing Valverdeño, concejal, presidente local de Cruz Roja y madridista. La obra, editada por la Diputación de Badajoz, retrata un documento local, con las esquelas de los valverdeños muertos y las noticias de los recién nacidos pero que refleja, desde esa selección, dónde estábamos hace sólo treinta años. Ahora, que tanto se imputan herencias unos a otros, las noticias de Valverde en HOY ridiculizan las excusas para justificar la inacción: En 1974, la gasolina subió un 50%, veinte pesetas el litro cuando el salario mínimo no llegaba a las trescientas.

Si en aquella primera transición, política, los titulares se hubieran reducido a “colapso”, “hachazos”, “motosierras”, “abismo” “Abre fuego con una oferta más barata”… jamás se hubiera completado. El lenguaje -como apuntaba Dña. Leticia Ortiz en un reciente congreso sobre “periodismo y lenguaje políticamente correcto”- no puede desviarse del rigor. Jugamos con emociones, eufemismos, declaraciones y réplicas, bailando a la audiencia en la confusión, que es el paso previo para desencadenar el pánico. Miedo, que se convierte en terror, cuando un “poltergeist” llamado Alessio Rastani rompe la rutina televisiva y nos lanza una amenaza apocalíptica: “Los políticos no dominan el mundo, Goldman Sachs domina el mundo”. Este especulador en la bolsa londinense se vanaglorió de que “mucha gente se hace rica en tiempos de crisis” y lanzaba la profecía: “En menos de doce meses los ahorros de millones de personas van a desaparecer”. Para cerrar el matrix entre realidad y ficción, presente y futuro, el editor de economía de la BBC apunta que todo puede ser una “performance”, una falsa personalidad para provocar odio contra multinacionales, bancos y gobiernos. Y no sabes si cambiar de canal, o encomendarte bajo la cama.

Necesitamos saber la verdad. Los que nos levantamos todas las mañanas a las siete, sabemos que vienen tiempos de más sacrificios. Hay quienes nunca han dejado de empujar la piedra de Sísifo. Como el ratón de Paulov nos recompensan con un trozo de queso si seguimos dándole a la rueda; como los perros nobles, pero guerreros, nos dejamos guiar para proteger la casa y los niños, si nos llevan con buen tino; y si no humillan, ni amenazan con el terror permanente que se clava en el alma, hasta nos comprometemos a morir en el intento, sea de cáncer o silicosis. Pero, digan verdades; abandonen el populismo irresponsable; acometan las reformas necesarias; no provoquen terror porque no existen esfuerzos solidarios, eso de “arrimar el hombro”, con la gente paralizada… Y sobre todo, no criminalicen arterias que cohesionan la sociedad: los sindicalistas no son “maltrabajas” por definición; quien opina distinto a mi, no es enemigo: me convierte en más rico y fuerte intelectualmente… Así, nos tendrán a todos en el esfuerzo colectivo. Como la generación de valverdeños que Negrete recopila en su obra y que nace, crece, se reproduce y muere. En ese trayecto hay tantos motivos para llorar -y para reir- que no caben comedias ni tanta película de terror. Su combinación degenera en “gore”, cine donde la sangre es única protagonista.

Diario HOY, 30 de septiembre de 2011.

Libro: “Léxico periodístico español”. Autor: Santiago Alcoba. Ariel Lingüística Eds. (1987, 1ª edición; 1994 1ª reimpresión). Barcelona.

Sitio recomendado: Valverde de Leganés (Extremadura).





Apostar por el fútbol

26 09 2011

El “Atleti de Madrí” cae bien. En Extremadura conozco a varios penitentes al frente de esa afición, capaces de convertir en heroico lo que en el Barça o en el Madrid se toma como algo cotidiano. Las redacciones de varios medios de comunicación albergan atléticos irreductibles que la amplifican. La región siempre encontró motivos para casarse con los colchoneros: Diego Lozano, Vicente Medina, Eusebio Bejarano, Sergio Morgado, Javi Bermejo -su hermano, Luis (q.e.p.d.) no llegó a debutar pero fue el mejor jugador que dio la ciudad de Badajoz- Cuéllar, o los internacionales Manolo y Adelardo han tejido una malla rojiblanca que explica por qué las empresas de márketing lo califican como el tercer club con mayor nivel de marca. Los atléticos beben de lo chulo y de lo chulesco; de lo canalla y, a veces, de lo canallesco; de Sabina, Bardem y de Jesús Gil, al mismo tiempo; hasta S.A.R el Príncipe D. Felipe, expresó desde niño su condición de atlético sufridor. Todo un orgullo para la institución.

 

Es el único club con una Intercontinental en sus vitrinas sin ganar la Copa de Europa, tras aquel empate en los postres con el Bayer de Munich que le hurtó en 1974 esa condición. Fundado por estudiantes de la Escuela de Ingenería de Minas en 1903 como sucursal del Athletic de Bilbao; Atlético de Aviación en 1939 hasta que ocho años después se desvincula del Ejército del Aire, los atléticos fijaron su leyenda en el estadio Metropolitano, buscando rendijas por donde evitar la sombra del Real Madrid, el primer equipo de su ciudad. Durante aquellos años se fragua esa bipolaridad esquizofrénica que identificó a sus equipos: combinar a Griffa o Rivilla con Collar o Adelardo; a Panadero Díaz con Luis Aragonés -ya en el estadio Vicente Calderón-; a Arteche con Quique Setién; a Simeone con Pantic, dureza con la exquisitez.

Este sábado, el Atleti encajó una manita en el Nou Camp. Cristiano y Messi ya avanzan en el pichichi lo que será una liga entre dos. Hace unos años, con los mismos tres goles de diferencia al descanso, nadie aseguraría la victoria de alguno de ellos. En el Calderón levantaron un 0-3 y en el Camp Nou fue a la inversa, cuando Pizzi certificó un 5-4 después que Pantic le endosara tres goles en el primer tiempo al Barça. Pero el sábado no pudo ser. El Atlético de Madrid cayó como el Villarreal, equipo de Champions. Y lo hizo sin pegar patadas; abandonando la violencia que diferencia las bandas de los equipos; apostando por jugar al fútbol, por Diego, Falcao o Reyes, y no por reventar el espectáculo protestando el segundo gol, alegal. Salen a imponer su juego, basado en la calidad, en el toque. Su entrenador lo hizo en el R.C.D. Mallorca que ganó la Copa del Rey en 2003: Nadal sacaba el balón jugado, el extremeño Cortés subía la banda, e Ibagaza o Etoo deleiteban. El técnico no fue jugador, sino profesor de instituto, la misma persona humilde y educada que entrenó al Iliturgi, al Talavera, equipos de pueblo. Los docentes saben que cualquier gesto o declaración tendrá efectos entre los jóvenes y continúa su apuesta por la elegancia hasta en la derrota. Hay inteligentes cuando pierden y tontos cuando ganan. Se apellida Manzano. Goyo escribe otro motivo de orgullo más para que un padre responda a su hijo por qué son del Atleti, sin pegar patadas al contrario.

Diario HOY, 26 de septiembre de 2011

Evento deportivo: Barcelona – Atlético de Madrid (5-0). 24 de septiembre de 2011. Liga Española de Fútbol.

 

Entidad deportiva: Atlético de Madrid SAD

 





Ad líbitum

23 09 2011

La derecha portuguesa se pronuncia sobre el AVE como la española con el impuesto de patrimonio: cada día se abstiene en una cosa distinta. Dependiendo del sitio y el momento, decide y se desdice. Ahora, Passos Coelho ha cambiado la “alta velocidad” por la “velocidad elevada”, inferior a 250 km/h, y se propone ahorrar el coste construyendo una sola vía electrificada de ancho europeo. No será un AVE, sino lo que temía la derecha extremeña para el tramo español de la línea Madrid-Lisboa. En esta Europa del capital y las mercancías, antes que las personas, el gobierno luso al menos decidió no enterrar del todo su conexión con el continente para dar viabilidad a su plan “Portugal Logístico”, que preveía once plataformas estratégicas y siete puertos marítimos en plena actividad. Sólo la línea de mercancías que una Setúbal con Badajoz pasaría por el Logz-Atlantic Hub de Poceirao; Auto-Europa Volkswagen de Palmela; el Sapec-Bay de Arrábida; la terminal multiusos de Setúbal y su parque empresarial; el de Vendas Novas y el Quimiparque. El puerto comercial de Sines, dentro de ese distrito, es desde junio puerto preferente para la plataforma del suroeste de Badajoz, plazas de entrada y salida mercantil para ambos Estados de la UE.

El alcalde de Badajoz, Miguel Celdrán, se conforma: “en dos horas, o dos horas y diez, pero que conecte a Lisboa con Madrid”, ha dicho con resignación cristiana. Sabe que cabría otra solución, peor: su suspensión, también como línea de mercancías, sepultaría la expectativas comerciales generadas en Badajoz y para el resto de Extremadura. “Más despacio, pero todos juntos”, repetían Ibarra y Vara para definir el modelo de desarrollo de la región. Ahora, la derecha, de un lado y otro de la frontera, comienza a percibir que los límites de velocidad no son lemas para el deporte especial; o un “capricho” de Rubalcaba -ave de presa antes que resolviera unánime la Audiencia Nacional- para reducir el consumo de energía y, de paso, salvar vidas, o viceversa; el movimiento tan prestíssimo que solicitaban cuando la culpa de todo era de la “otra” Junta, se acepta ya como lento moderato, aunque el marketing lo revista de adagio hasta que se presenten los presupuestos en Mérida y en Madrid: ¿A quién culpar entonces? ¿Al director de la orquesta de Extremadura; esa entidad que llena el palacio de congresos de Badajoz; la que completa el atractivo de una plaza que en el Eje 16 dispondría de AVE con estación de pasajeros, aeropuerto y una oferta cultural que no se dirige –precisamente- a los que ansían que esto cambie para encontrar empleo sino a directivos que residirían ahí con tal enclave? Cada día queda menos tempo para culpar a los demás, para apropiarse de las ideas o rescribir la historia: el intérprete o el músico podrán variarlo como lo deseen, pero nunca alterar las notas. El pueblo nos cede interpretar la pieza según su estado de ánimo, con o sin el instrumento que se indique en la partitura. Pero, sólo con resignación cristiana, sostenuta en el discurso y en la práctica, esta liturgia no invita a celebrar fiesta alguna. A este paso, no habrá ni orquesta detrás que acompañe al santo, que transmite morendo a sus músicos. Si no lo ha ordenado ya… que es lo que temo.

Diario HOY, 23 de septiembre de 2011.

Libro: “Las bodas de Fígaro: ópera en tres actos”. Lorenzo da Ponte / Wolfgang Amadeus Mozart. 1989. 108 pags.

Sitio recomendado: Puerto comercial de Sines. Distrito de Setúbal. Portugal.





Minutos de la basura

19 09 2011

Salió a la cancha desgarbado, largo como un látigo, imberbe, algo asustado. Tenía 17 años. En la grada del Palau su primera pérdida de balón, cómica, despertó risas y jaleó aún más al equipo. El Barça ganaba de 23 puntos, aunque al final se cerró en cinco. Audie Norris era el jefe y aquel muchacho salía a jugar los últimos minutos, sin relevancia, con todo decidido y la vista puesta en la próxima cita de la Recopa. Tras su segunda pérdida de balón, la gente comenzó a desfilar hacia las salidas. Recogió su chaqueta en silencio, saludó a los rivales y se marchó cabizbajo. Toni Kukoc, alero de 17 años en Jugoplástica de Split, debutó en competiciones europeas de baloncesto. Sólo tres temporadas después, le endosó 24 puntos al Barça en la semifinal de la Copa de Europa de Munich´89. Ganaron de 20 y fueron campeones; como al año siguiente, en Zaragoza; y al siguiente, en la Final Four Paris´91. Kukoc lideraba una generación del baloncesto croata, escoltado por Radja, Ivanovic o Perasovic, capaces de ganar el oro en los mundiales de Argentina, el subcampeonato olímpico y el reinado europeo tanto en clubes como en selecciones, antes de que la guerra rompiera a la vieja Yugoslavia en seis repúblicas y la hiciera más débil y doliente. Todo eso, nació una noche de enero de 1986, cuando Kukoc jugó sus minutos basura.

Es un término acuñado por el baloncesto: el tanteo entre los dos equipos es tan amplio para el tiempo restante que quien pierde, baja los brazos y guarda a sus titulares en el banquillo como gesto de rendición. Es el momento de los segundones o de las jóvenes promesas para que se fogueen. A Vlade Divac le pasó lo mismo en un URSS-Yugoslavia pero a la inversa. Salió confiado en la victoria pero en un minuto épico de los soviéticos, Sabonis, Tikkonenko y Valters los cosieron a triples y se hicieron con la final del Mundial de Básket que organizó España en 1986. Sus últimas faltas dobles, que dieron la bola a la URSS para disparar el triple definitivo, lo hubieran enterrado en España para siempre. Aquí opinamos todos. Sólo Pedro Barthe, el mejor narrador que jamás tuvo el baloncesto, apostó por su futuro. Hoy, Divac es para Serbia lo que Kukoc para Croacia: el ídolo que triunfó en Estados Unidos.

 

Gasol, Navarro, Rudy, Calderón… tienen hoy la suerte de representar a un Estado que es también nación, se mantiene pese a los intentos permanentes de balcanizarnos. España no se romperá como la Yugoslavia de Kukoc y Divac, ni como la URSS de Sabonis. Esa generación de Gasol no se probó con minutos basura porque heredaron un baloncesto nacional que agonizaba tras una etapa brillante. Los Chicos de Oro pasaron de ganar los mundiales juniors en Lisboa´99 a ser la referencia en sus clubes y en la selección que ayer cerró su Eurobasket con otro éxito. Gasol le ganó al Barça una Copa del Rey con 19 años y unos meses después se fue a la NBA. Salió como titular desde sus inicios, por suerte. En este país no podemos permitirnos el lujo de disfrutar con minutos basura: al primer fiasco los sepultamos con la lápida del fracaso retransmitido. Si no separamos la propia basura de manera selectiva, cómo lograremos su reciclaje. Además, no hay tiempo para pruebas porque la grada ya dio la espalda a la cancha. Solo queda confiar en una generación de Chicos de Oro. Parece la mejor solución. Gasol es campeón de la NBA como titular. Kukoc, Divac y Sabonis nunca lo consiguieron.

Diario HOY, 19 de septiembre de 2011

Evento deportivo: Campeonato de Europa de selecciones nacionales de baloncesto. Lituania, 2011.

Entidad deportiva: National Basket Asociation (NBA). Liga profesional de los EE.UU.