La ruleta rusa

25 06 2011

Vara ya lo dijo: ”Esto no es un juego de niños; con Extremadura, no se juega”

Si IU tiene una bala y el PSOE es el revólver, será para jugar a la ruleta rusa. La negativa de Vara, avalada por PSOE, de aceptar una estrategia que perjudique la estabilidad institucional ha puesto el cañón en la sien de los jugadores. En este circo de tres pistas, Vara ha logrado convertir a los tres diputados de IU en hombres bala de su formación para las generales. No sólo en Extremadura, sino en España. Ni siquiera, los indignados del 15-M respaldan la pinza PP-IU. Recurrir a las bases para escenificar la alianza antisocialista no es creíble. Antes de que eclosionara el 15-M, IU sometió a sus afiliados la aprobación de su programa electoral. Y como organización federal (no confederal), compartía en toda España unas máximas comunes y se adaptaba a la realidad de cada CC AA con otras. En un debate a tres -despreciado por el futuro y legítimo presidente de la Junta, pieza de pinza, y sentado en la mesa de juego- su líder regional, Pedro Escobar, afirmó ante 300 militantes de CC OO que no consentirían un gobierno de derechas en la región. Está grabado y difundido.

La pinza no es nueva. Se gestó entre Aznar y Anguita en 1991. Ese año, en Don Benito, los concejales comunistas votaron con el PP. Cuatro años más tarde, cuando el PSOE perdió la mayoría absoluta en la Asamblea, Teresa Rejas fue presidenta de la Cámara con votos del PP y ambos aprobaron leyes. Sólo la sangría permanente en IU durante esta aventura con la derecha explica los rencores que atribuyen a terceros: la Fundación Europa o el PDNI no fueron fenómeno exclusivo en Extremadura. Enrique Curiel, López Garrido o Cristina Almeida no hacían política aquí. El argumento de que IU es una coalición independiente, no se pliega a nadie y no debe salvar al PSOE de sus errores, se fundamenta en el «programa, programa, programa». Tomándolo al pie, IU envió ‘Doce Mandamientos’ al PP y al PSOE: congelar conciertos en la enseñanza, cierre de Almaraz, oponerse a la refinería, fiscalidad progresiva, recuperar impuestos al patrimonio y a rentas del capital. El PP contestó que sí a todo: «Gobernaré bajo cimientos ideológicos de IU», afirmó Monago, antes de calibrar que hasta reclaman una III República. El PSOE confirmó ocho y les retó a discutir otros cuatro.

El tambor de un revolver tiene capacidad para seis disparos. Dos de ellos los han rotado: abstención para la investidura de Monago como presidente; y, un puesto en la Mesa de la Asamblea, cedido por el PP. Cuatro años y cuatro puntos programáticos de esos ‘doce mandamientos’ distancian a uno y otro partido con opciones de gobierno. La ruleta rusa se juega generalmente entre dos personas. Su objetivo es sobrevivir y quedase con las apuestas. Quedan partidas. Vara ya lo dijo: «Esto no es un juego de niños; con Extremadura no se juega». Se ha limitado a rechazar una moción de censura o impedir la ingobernabilidad de una tierra que tiene que tomar decisiones ya en un escenario internacional de crisis. Ha soltado el revólver encima de la mesa. Y, como Robert de Niro en ‘El Cazador’, espera que no muera un compañero de celda, cuando cada prisionero resuelva su propio dilema.

Diario HOY, 25 de junio de 2011

Libro: “Aznarmanía: Crónica de un país que dicen que va bien”. Autores: Fernando Jaúregui y Pilar Cernuda. Temas de Hoy, 1997. 511 páginas

Sitio recomendado: Asamblea de Extremadura. Mérida

Anuncios




¿Para qué?

4 06 2011

Para CiU alcanzar el poder en Cataluña era abrir conflictos contra terceros, como Extremadura, sin afrontar sus responsabilidades

El último Kennedy con opciones a la Presidencia de los EE UU vio truncada sus aspiraciones en 1969. Sufrió un accidente de automóvil. Una joven, que le acompañaba, falleció. Edward Kennedy, el conductor, se declaró culpable y fue condenado a dos meses de cárcel. Su imagen quedó seriamente dañada. No tanto por el suceso, sino porque a los pocos días, tras una entrevista televisada, cuando la audiencia le había rehabilitado para la vida pública, no supo responder a la última pregunta: «¿Para qué quiere ser presidente?». Sin motivos colectivos, su estrella se apagó.

En la ceremonia de confusión que vivimos, nos estamos apartando de la principal pregunta para cualquiera que desee servir a sus ciudadanos: ¿Para qué quiere ser presidente? Analizamos las campañas electorales desde la superficie, desde el perfil de cada candidato, con un desconocimiento absoluto sobre las medidas que hacen verosímil su programa de gobierno. Tras el ataque a Extremadura por parte del consejero de Finanzas de la Generalitat, Mas-Colell, para que se rebaje el déficit público anulando la construcción del AVE hasta Badajoz, se esconde el hecho de no responder a esta pregunta. Si para CiU alcanzar el poder en Cataluña era abrir conflictos contra terceros sin afrontar sus responsabilidades, sabedores de los límites presupuestarios a los que obliga Europa, refleja la tendencia a la que nos someterán los mesías electorales: ni podrán bajar impuestos, ni podrán generar empleo. Los milagros los certifica la Iglesia y son extraordinarios. Los catalanistas, agobiados por su realidad y los recortes impopulares, con esa ‘sensibilidad’ para ‘desalojar’ a los que molestan, cargan contra el distinto para resolver contradicciones. Se toca fondo. La superficie no sirve ya de escaparate. ¿Para qué querían gobernar? Otra derecha, más radical, culpa a los inmigrantes en Badalona y allana su llegada al poder. En Hamburgo, una consejera del SPD se apresuró a culpar a los españoles antes de averiguar si su sistema de prevención había fallado para desgracia de 17 personas. ¡Toma pepino!

Gobernar no es mandar. Ni pavonearse con la corte dictando a quien se le debe llamar ‘presidente’ y a quien no. Se gobierna a cambio de nada y contra nadie. Ni contra los que te precedieron para alentar el rencor de quien debe otorgarte la bula presidencial, ni contra la mitad de una región, de una ciudad, o de la de enfrente, porque la convivencia y la armonía colectiva deberían distinguir a los presidenciables de los ambiciosos. Si los propios y los ajenos no te acompañan, terminará el coronel sin nadie quien le escriba. Y hay mucho por hacer. A no ser, que ése sea su único motivo: ser coronel en una batalla donde la izquierda y la derecha deberían distinguirse entre los que construyen de los que destruyen, sólo para realzar su figura. Si ésas van a ser las reglas, temo que en la hoja de ruta, la inestabilidad y el caos sean ejes del proyecto. Alcanzar el poder a toda costa, seguir en la superficie, o convocar elecciones hasta que tanta destrucción nos atemorice. Y los proclamemos entonces como la solución menos mala, sin necesidad ya de bula alguna, o de pepinos en quienes descargar el rencor: ¿para qué?

Diario HOY, 4 de junio de 2011

 

 

 

Libro: “El coronel no tiene quien le escriba”. Autor: Gabriel García Márquez. Editorial Mondadori. 1998. 96 pags. 13,50 euros.

 

 

Sitio recomendado: Badalona. Cataluña. España

 

 





Resurrección

22 04 2011

Hoy las mujeres son sostén para esta semana de gloria: mayoría como nazarenas, hermanas en cofradías, o devotas que hacen turismo

Publicamos en Viernes Santo la columna a la que estamos amarrados desde hace ya cuatro cuaresmas. Es el día del Santo Entierro, expresión del dolor colectivo y metáfora de lo que todos sufriremos, o padecimos, en nuestras familias. En Semana Santa, la Real Cofradía de Santa María de los Caballeros y Nuestra Señora de la Soledad sale desde 1470 de la ermita del Calvario. Certifica el ‘interés internacional’ que Cáceres obtuvo hace unos días. Hasta los monarcas belgas -que bien podrían contar lo que es un país enlutado por los duelos separatistas- han venido a verla. Es procesión magna por excelencia. En Badajoz, que data del siglo XIII, no se organiza así desde el año 2007. Este año Mérida, la otra ciudad que atesora la declaración como ‘fiesta de interés nacional’ sí se atreve. Esperan tres mil penitentes. Con ellas, Plasencia, también a punto de su declaración como ‘interés regional’; Jerez de los Caballeros; Zafra; Llerena o Don Benito. La ocupación hotelera supera el 75%, pese a la amenaza de diluvios.

El Viernes Santo entristece y te llama al recogimiento hasta el domingo de Resurrección, luz del futuro para los creyentes. Así, se llama también la docente andaluza a quien, diez años después, le han reconocido su derecho a recuperar su plaza de profesora de religión. Resurrección Galera Navarro se casó por amor con un divorciado alemán en matrimonio civil. En 2001, el Arzobispado de Almería decidió echarla a la calle porque «su vida» no casaba con el «espíritu» que predicaba en las aulas. El Tribunal Constitucional da la razón a la profesora; reconoce sus derechos a «no sufrir discriminación por razón de sus circunstancias personales, a la libertad ideológica en conexión con el derecho a contraer matrimonio en la forma legalmente establecida y a la intimidad personal y familiar».

La sentencia no sólo realza derechos y libertades constitucionales en este Estado aconfesional, sino que abre futuro a la actitud eclesiástica que concertó -precisamente con el socialista Rubalcaba en los 80- este sistema educativo basado en una unión civil. Además, las mujeres soportan el peso y son el sostén para esta semana de gloria: ya son mayoría como nazarenas, hermanas en cofradías o devotas que hacen turismo para mejor rendimiento en Extremadura… Luz de futuro también para una jerarquía que sigue castigando el error, lo contrario que se propugna para emprender: El ‘hasta que la muerte os separe’ invita en esta sociedad atormentada por el materialismo y las crisis a un fatal destino para ellas: la violencia de género. Y la familia, cualquier tipo de ellas, reclama que, tras la tormenta, aprendido del error, le permitan recomponer la casa para criar a los inocentes en esa doctrina. Paula, nombre en femenino del más activo de los apóstoles, el converso Pablo de Tarso, nació esta semana de dolor y epidural gratuita, para beneficio de la mujer. Ese mismo día debía cumplir años su abuelo. También los cumplió su primogénito. Treinta años más tarde, es luz de resurrección para una familia, uno de sus tipos, a quien nadie podría juzgar sobre cómo se guarda el espíritu por el que hoy enterramos a Jesús de Nazaret.

Diario HOY, 22 de abril de 2011

Libro: “Mujer, religión y liberación: la religión femenina”. Autor: J.L. Idígoras. Ediciones Paulinas, 1974. 159 pags.

Sitio recomendado: Real Monasterio de Santa Ana. Sede de la Hermandad y Cofradía de la Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Badajoz






Pobre de mí

16 04 2011

La próxima campaña debería discurrir por imperativos de realismo si no queremos caer en la decepción, primer paso para la desesperación

No les llego ni a la suela de los zapatos. ¿Qué hago yo escribiendo esta columna si no alcanzo su sapiencia? Seguro que cometí el irreparable pecado de dictar doctrina cuando ellos, desconocidos, más jóvenes en un caso, o supervivientes de todos los ciclos políticos en otro, están ahí. Se presentan ante los demás como ángeles de Charlie; todo lo saben y para todo tienen solución. Son como esos productos de teletienda, eficaz si das el número de tu tarjeta de crédito. El voto. El último, el candidato del PP en Herrera del Duque. Lamento no saber su nombre. «Los 500 desempleados de su pueblo encontrarán un puesto de trabajo», asegura, cuando él «sea alcalde». Y no sé su nombre, como el de otro centenar de candidatos del PP aún no designados; no sé si porque no los encuentran de tal nivel, o porque no aceptan ceder su clarividencia al resto de los mortales.

El alcalde de Badajoz, con tantos años de gobierno, seguro que no dudará en llamar por teléfono a tan divino fichaje. En su ciudad son 18.000 los parados; en Don Benito, casi 5.000. Valencia supera los 530.000 parados. El PP debería clonar a candidatos así y proteger su Twitter, su Facebook con las armas legales y legítimas que no reconoce para los mortales. Hombres así, sin mochila al hombro de privilegios, que nunca viajan en clase preferente pese a disponer de la piedra filosofal que difuminará la crisis internacional, no deberían vestir con zapatillas. Incluso, si así los hubiera, si declararan a los demás que «un cambio de políticas, llevaría un cambio en el nivel de empleo», como se ha atrevido a dictar el aspirante regional, la quintaesencia del liderazgo no debería ser placer sólo de los extremeños. Que se aparten Celdrán, Mariano Gallego, Esperanza Aguirre, Valcárcel o Camps, porque aquí hemos topado con el Mago de Oz. Y yo sin saberlo.

Corremos el riesgo en esta campaña electoral de caer rendidos a los pies de los iluminados, vendedores de mantas, capaces de culpar de todos los males al político de enfrente. Se olvidan de que ellos también gestionaron en años de bonanza cuando todos arrinconaron el valor del trabajo como única herramienta de futuro. Hoy, más que nunca, debemos huir de quienes -con ramalazos de clase preferente cuando aún no han aclarado ni una sola medida- no reconocen que en esto hemos entrado por culpa de todos y sólo saldremos con la ayuda de todos. Y poco a poco. La carrera corta atrae al cabreado, que termina convirtiendo su enojo en conflicto cuando recortan derechos en la educación, la sanidad o prestaciones sociales. Miren Cataluña, con una primera manifestación de protesta. Miren Madrid, con un alcalde a quien le sobran indigentes en la calle. Miren la decepción de los jóvenes ingleses, tras la victoria de Cameron. La próxima campaña electoral debería discurrir por imperativos de realismo si no queremos caer mañana en la decepción, primer paso para la desesperación. A los alemanes en 1933 les prometieron todo y terminaron derrotados tres legislaturas después. Los pobres mortales, tan incrédulos, ya sólo pedimos que todo esto -si cuaja- nos coja confesados. O en zapatillas, para salir corriendo.

Diario HOY, 16 de abril de 2011.

Libro: “La hegemonía menenista: el neoconservadurismo en Argentina. 1989-2001”. Autor: Alberto Bonnet. Prometeo Libros. Buenos Aires, 2007. 440 pags.

Sitio recomendado: Herrera del Duque. Extremadura





Divino Tesoro

9 04 2011

Monago ha acusado al presidente Vara de coaccionar a una subordinada sin pruebas. Así, pierde toda credibilidad

La credibilidad tarda años en acumularse y se pierde en cinco minutos. No es un concepto estático. Un político puede cambiar de opinión porque las circunstancias lo exijan. Máxime en un tiempo como este, capaz de borrar en tres días a cuatro regímenes políticos en el norte de África. La gente tampoco es monolítica. Entiende que, como cualquier mortal, puedas equivocarte, siempre que lo reconozcas. Un acto de contrición y voluntad de enmienda antes del perdón.

En esta sociedad televisada hay políticos que se dejan contaminar. Buscan atajos. Belén Esteban ha normalizado el principio ‘que hablen de mí, aunque sea mal’ y proliferan asesores que anteponen el grado de conocimiento al de simpatía, sin deparar que en este maratón los atajos son ilegales y llevan al abismo. En Cataluña no entienden por qué Rajoy reclama ahora que le abonen a la Generalitat más de 1.400 millones de euros en concepto de ‘competitividad’, previsto para 2013, cuando su partido -y él mismo- votaron en contra. Ni que defienda la Ley del Aborto ‘de Felipe González’ cuando la rechazaron. La gente sabe más de lo que algunos asesores creen y jamás le confiarían un secreto o el futuro de sus hijos a la Esteban, un juguete en manos del espectáculo televisivo. A más años de democracia, más pluralismo y formación de los españoles, que le quitaron la confianza a Aznar por mentir en el 11-M, no porque temieran más víctimas del terror.

Esta semana hubo un punto de inflexión en la política extremeña. El aspirante a presidir la región acusó al presidente de la Junta, Fernández Vara, de coaccionar por teléfono a una funcionaria del SES, subordinada por tanto, para que no formara parte de una lista municipal del PP. No presentó prueba alguna. Primero, dijo en Plasencia; luego, en Trujillo. Van por Campanario y pueden terminar en Valencia, donde estudió Vara, y donde todo vale, hasta incumplir los estatutos del PP para ser candidato. Se ratificó por orgullo. Para tapar el resbalón, expandieron una película con espías, atentados y víctimas cuando el único secuestro real es el de un semanario en Mérida, tras denuncia del PP. Critican a la Junta por iniciar la defensa del honor del presidente. No saben que una semana antes, Vara se negó a emprender acciones judiciales por usar el escudo y ese cargo, que lo avala la soberanía popular, en un folleto propagandístico del PP. Monago firmaba como presidente de la Junta sin que los ciudadanos así lo hubieran decidido. Esa efímera gloria ha descubierto que alrededor del abogado Monago no le reconocen los límites constitucionales de la libertad de expresión que sí desean aplicar a los periodistas a golpe de denuncia. Ni límite al honor, ni a la protección de la infancia y la juventud, que es la esencia de todos sus males. Hasta para elaborar listas. Están más cómodos saliendo al campo como ‘escopeteros’, disparando a sus propios secretarios, batidores y recovas. Pero, sobre todo, le ha provocado echar por la borda lo que necesita cualquier político para que sus propuestas, sus promesas, las tomen en consideración sus vecinos en una campaña electoral: la credibilidad, divino tesoro.

Diario HOY, 9 de abril de 2011

Libro: “Libertad de expresión: una discusión sobre sus principios, límites e implicaciones”. Autores: C. Guerra, M. Guanipa, Yuri Cisneros y A. Cañizález. Libros El Nacional. Univ. Católica Andrés Bello. Caracas, 2007. 148 pags.

Sitio recomendado: Campanario. Extremadura





Portugal

26 03 2011

El PSD luso y el PP español comparten hoy su obsesión por adelantar elecciones antes que las reformas que necesitan sus economías

El dirigente conservador del PSD, Pedro Passos Coelho, decidió esta semana no respaldar el plan de ajuste del Gobierno de Portugal. Sorprendió porque allí, a diferencia del PP en España, los dos grandes partidos aprobaron los primeros recortes y reformas. Y rompió toda coherencia cuando el PSD es también el partido del presidente de la Comisión Europea, Durão Barroso. La Unión Europea es quien está obligando a sus socios a ejecutarlas. Hasta Merkel y el luxemburgués Juncker reconocen que Durão no ejerció influencia alguna para que Portugal no esté abocado al rescate, cifrado ya en 75.000 millones de euros. Pero el PSD -la derecha portuguesa que se opone a que se construya el AVE o TGV Lisboa-Caia y que jalea el enfrentamiento territorial por las inversiones públicas entre Oporto y la capital para justificarlo- ha preferido las encuestas antes que no hipotecar su país, pese a tanto devaneo nacionalista con el que Ferreira Leite miraba a Europa para encubrir aquel antiespañolismo. El PSD luso y el PP español comparten hoy su obsesión por adelantar elecciones antes que las reformas que necesitan sus economías.


Ahora, el también militante del PSD y presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, tiene que decidir, tras la dimisión del primer ministro, el socialista José Sócrates, como primera consecuencia del rechazo, si convocar elecciones o facilitar un gobierno de consenso. Los demócrata-cristianos de Paulo Portas miran a la canciller y podrían ser la llave del desbloqueo, pero son insuficientes para dar estabilidad al Plan de Ajuste. Jugarían como CiU y el PNV en España para aplicar sentido de estado, dentro de un país que huyó de la regionalización en los noventa como gato escaldado precisamente por ese nacionalismo que hoy carece de sentido de estado. Si comienza una nueva campaña electoral en Portugal, recién terminadas las presidenciales hace unas semanas, la intervención de su economía por la UE parece inmediata y la losa para nuestros socios y hermanos casi lapidaria.


Por ello, más allá de exigir que sigan en ejecución los tramos del AVE español hasta Badajoz -en lo que todos coincidimos- Europa se juega su futuro y la internacionalización de personas y mercancías con este envite, cara al Atlántico. Mirar tan corto es mirar sólo las encuestas de mañana y nunca el porvenir de empresarios jóvenes a un lado y otro de la raya que, como en el XVI Congreso Nacional de AJE, los reunirá en Badajoz el próximo viernes, 1 de abril, presidido por Ss.Aa.Rr. los príncipes de Asturias. Los puertos de Sines y Lisboa aguardan la eficacia que la alta velocidad para pasajeros y mercancías supondría para conectar Europa con América y el canal de Panamá. Aunque, visto que la empresa Alter Enersum -participada por Cristian Lay y la Corporación Empresarial Extremeña- es capaz de obtener 100 kw. ya de los nichos del cementerio de Montjuich, la muerte en primera instancia podría ser el inicio de la energía para el futuro. Y creo que Sócrates tenía algo de eso en su cabeza cuando los de siempre forzaron su dimisión. Hay muertos que aún irradian luz.


Diario HOY, 26 de marzo de 2011

Libro: “Nueva Lisboa”. Autor: José Antonio Millán. Editorial Alfaguara. Madrid, 1995. 352 pgs.

 

 

 

Sitio recomendado: Cementerio de Montjuic. Barcelona

 






Mr. Guille, “el de la luz”

19 03 2011

A Vara le han creado una ficción animada en Internet, un antihéroe con corbata, que trabaja para otros, como tantos padres extremeños

No se trata de ganadores ni de perdedores. La sentencia nos abre vías de diálogo», dijo el presidente Fernández Vara tras las resoluciones del Tribunal Constitucional que anulan sendos artículos en los proyectos de estatutos de autonomía de Andalucía (PSOE) y Castilla León (PP). Vara, antes de pavonearse en los medios, como un goleador ante la grada, se apuntó a la normalidad: «El agua cohesiona a este país y tenemos que dialogar entre comunidades autónomas y entre los partidos». El agua -como en aquel spot automovilístico de Bruce Lee- arrasa ciudades cuando un seísmo la convierte en tsunami y reduce el riesgo de contaminación radiactiva cuando enfría los reactores de una central nuclear. Es el mismo elemento. Capaz de alterar hace unos años la irracionalidad normativa en regiones tan dispares, sin que unos, otros, o su oposición política, repararan en ello; pero también riega de necesaria calma territorial cuando el poder de la fuerza se basa en la luz, en la coherencia de la razón. Agua, que nunca es la misma en el mismo sitio, no conoce fronteras. Fluye, se evapora, se congela, cae o corre por ríos que llevan agua de todos; o de nadie, cuando desastres -como el que vive el pueblo japonés- refrescan lo insignificante que somos y apelamos a la Biblia para que cese el Apocalipsis en un océano llamado Pacífico. Hasta el comisario europeo de la Energía, el alemán Öttinger, lo hizo para justificar el cierre de las plantas atómicas más antiguas de Alemania, y frenar así el riesgo -no el radiactivo, sino el electoral- para su coalición (CDU) porque la corriente verde les ahoga.


A la Junta y al PSOE de Extremadura, en plena vorágine estatutaria, hace cinco años, se le encendieron luces de alarma y recurrió. Extremadura se alineó con la Constitución para impedir que el Estado pierda el agua; con el mix energético que reduzca riesgos y dependencia externa, antes de saber de Fukushima o Libia, y con el realismo para sortear tal poceta que no permite que apaguemos si queremos alcanzar competitividad tecnológica y el orden social que muestra Japón para reponerse de más de diez mil muertos y una amenaza sin par.


A Vara le han creado ahora una ficción animada, Mr. Guille, en Internet, realizada por una joven empresa extremeña. Es un antihéroe, tocado con corbata verde y gafas, delante de un ordenador y de papeles, como otros ‘padres’ extremeños que se levantan temprano para que sigan navegando o para abrir compuertas a los que vienen detrás. Devuelve a la campaña electoral el interés por una política que necesita iluminar rumbos con normalidad, con el mismo esfuerzo que despliegan los japoneses anónimos para sobreponerse, sin hacer daño al adversario, con la vocación por el otro con la que 50 ingenieros aún se exponen. En un mundo donde izquierda y derecha se reducen a quién crea y quién destruye, las estrategias de campaña sirven para destilar el aroma de cada uno: o la luz, o las tinieblas. Sólo en quienes cumplen con su diaria obligación encontramos hoy a los héroes. Y, por lo visto esta semana, Extremadura tiene los embalses que rebosan. Para unos y para otros.



Diario HOY, 19 de marzo de 2011

Libro: “El río de la vida”. Autor: Norman Mclean. Traducción de Luis Murillo Fort. Libros del Asteroide. Barcelona, 2010. 314 pags. 18,95 €

 

 

 

Sitio recomendado: Corredor ecológico del arroyo Bembézar, afluente del río Guadalquivir. Azuaga. Extremadura.