Pau Gasol

31 10 2011

E.T. “El extraterrestre”. Así adjetivan los comentaristas en la Sexta al nº 16 de Los Ángeles Lakers, nº 4 en la selección española de baloncesto, su equipo. Ahora, es una víctima más del “lockout”, cierre patronal acordado en clubs de baloncesto norteamericano, asociados ellos en la NBA. Entrena hace días en uno de los mejores clubes españoles, el F.C. Barcelona, junto a los jugadores españoles como el nº 7 Navarro, considerado el Mejor Jugador del Torneo en los útimos Europeos que ganó nuestro país en Lituania, frente a Macedonia; o su hermano Marc, el nº 33 en los Grizzlies de Memphis, también en paro.

Dentro de unos días, decidirán sobre sus futuros baloncesteros: si vuelven a entrenar, como el extremeño Calderón, o juegan en ACB, como Fernández o Ibaka.

Lo vi la primera vez dentro del Hotel Extremadura, en Cáceres, en la boda de un primo. Aquella tarde, me traje de vuelta a Badajoz a “Confite” (q.e.p.d.), un inmenso hombre, risueño, que limpiaba la cancha del pabellón Entrepuentes. Sus manos y sus pies secaban en cada partido el sudor de los jugador@s.

Jugaron en esa pista la Copa del Rey de baloncesto, comienzos de los 80, la única que se ha celebrado en la región hasta la fecha. Ganó el Real Madrid, a un Barcelona de Nacho Solozábal, Epi, Sibilio, Juanito de la Cruz… Pivots: Nate Hansen, Phillips… Aún guardo un banderín firmado por ellos.

Jugaban en el Madrid estrellas españolas como Corbalán, Cabrera, Romay, o López Iturriaga junto a Rafa Rullán, Prada, el número 13; dos aleros que se suspendían en el aire: Brabender, nacionalizado y Walter Szcherbiak. La final en Badajoz la consiguió traer J.M. Sánchez Hueso “Pepe el largo” (q.e.p.d.).

La historia del baloncesto nace en mi, niño, en el Mundial de Caracas donde un joven Andrés Giménez se reveló como promesa. La plata de Barcelona’73 cuando otro nacionalizado, Luyk, comandaba los aros, no la recuerdo. De allí a Los Ángeles’84, los JJ.OO. donde Epi, Beirán y F. Martín (q.e.p.d.) jugaron sus épicos minutos: plata frente al USA Team de Pat Ewing y Michael Jordan.

Mundobásket de Japón 2006 fue nuestra primera cumbre más allá de Europa en una final, frente a los griegos, donde no pudo jugar Pau Gasol. Se había lesionado un tobillo, el izquierdo, frente a los argentinos en semis. Ese día se encargaron Felipe Reyes, Jorge Garbajosa, el exestudiantil, Carlos Jiménez no solo de suplirlo, sino de barrer los tableros de la selección griega. En unos dos años después, en los JJ.OO. de Pekín, Pau Gasol no pudo conseguir el oro olímpico. Ganó EE.UU. como siempre lo hace cuando la cosa se pone zorrera. Lideraba ese equipo Kobe Bryant, compañero de Gasol. Recuerdo el 90: otro Bryant, pívot poco reconocido, frente a Robinson, del Real Madrid… Eran pívots… y negros. Pau Gasol es blanco… catalán… Y español… Y pívot. Los/Todo piv@t-s vuela-n como “Los Ángeles”.

Diario HOY, 31 de octubre de 2011

Evento deportivo: Campeonato del Mundo de Baloncesto Japón 2006.

Entidad deportiva: Federación Internacional de Baloncesto Asociación (FIBA)

Anuncios




Centrales

24 10 2011

La construcción de un equipo de fútbol comienza por centrales solventes que sepan conducir el balón, salir jugándolo. La jornada del sábado nos deparó la eficiencia de los centrales. Los defensas sevillanos sobre el Camp Nou, entre el argentino Fazio y el francés Escudé, anularon ataques culés, propiciaron la antológica actuación del portero, Javi Varas… y empataron a cero. La cantera del Sevilla siempre facilitó centrales a la selección, incluso a la propia historia del Barcelona: Gallego; o Ricardo Serna, éste llegó a entrenar al Don Benito, durante 2008 y al Toledo en 2010.

La historia del fútbol español está plagada de buenas parejas: Pirri/Migueli, el dúo, capitán, pecho como “Tarzán”, en el mundial de Argentina 78 de infausto recuerdo desde la residencia de La Martona; el “soso” Gallego/Salva, final de la Eurocopa’84, que ganó Francia; López, defensa en Barcelona ’92 e hijo de un delantero de mismo apellido y que jugó en el C.D.Badajoz, compadre del central pacense Cabello… hasta llegar a Puyol/Piqué, parejas en la selección española campeona del mundo en Suráfrica. La salida ante la edad del “Gos de aigua”/”Tiburón” preocupa a Vicente del Bosque. La alternativa, aúnque le sobra energía, pasa por rotar al madridista Sergio Ramos del lateral derecho al centro, como ya hizo Mou el sábado, al relevar a R. Carvalho; reconvertir a dos medios defensivos como Sergio Busquets, o Javi Martínez, en la zaga; o dando entrada a las jóvenes promesas que se forjan en categorías inferiores: Domínguez, San José, Botía o Fontás… La lesión en el pómulo de Raúl Albiol en un entrenamiento aprieta aún más la decisión.

La demarcación con centrales europeos de prestigio deja huella a quien ama. La historia no se entiende sin Franz Beckenbauer, el “kaizer” que asombró al mundo en Alemania´74; Laurent Blanc/Thuram, que llevó a Francia al reinado de Europa, del Mundo en 1998, y hasta de la Copa FIFA de Confederaciones en 2003, con gol del entonces jugador del Arsenal inglés Thierry Henry. La de España llegó a su cénit en Sudáfrica y Portugal aún saborea el aroma de esa Eurocopa que se le escapó ante Grecia en 2004, con Carvalho, sin Pepe aún nacionalizado como luso-brasileño, hoy jugador del Real Madrid de Pérez.

La legión extranjera de defensas ya es amplia: El Málaga, con ese argentino, De Michelis, y el holandés Matijsen. La novedad en Almería, con Acasiete, un peruano como Chimo del Solar, aquel conductor, con Fernando Redondo, en el Tenerife que le robó dos, o tres, ligas al Real Madrid, origen de Ballesteros. La de Extremadura, es recuerdo del calvo Oñi, preferencia de El viejo Vivero, entre peñas, Los Pinos y Los Currantes, frente a Borrego; Román; Guitart, un ilerdense, llegó a cumplir el servicio militar, cedido por las canteras del Barça; Diego Corrales; y Eusebio, ya al final de su carrera deportiva.

Un amigo, Vicente Montes, en el centro de un cruce de caminos, en la visera de una gasolinera, me dio a elegir entre las camisetas de River Plate, o la de Boca Juniors. Aunque algunos digan riendo que elegí la segunda porque jugó Maradona, o porque allí rugen barras bravas, ahora que los “millonarios” han descendido de categoría, les reconozco que me decidí porque en los barrios “obreros” alguien imaginó que su estadio/templo se llamaría “La Bombonera”.

Diario HOY, 24 de octubre de 2011.

Evento deportivo: Copa Mundial de selecciones de fútbol. Sudáfrica 2010.

Entidad deportiva: C.D. Badajoz SAD





In-dependencia

21 10 2011

España es un estado-nación. Nación de naciones. Europa es una unión, ni siquiera monetaria: ni federación, ni confederación. Nunca se llegó a aprobar su constitución: ni por referéndum, ni en las cámaras. Convergència i Unió, (y Unión, en castellano) coaliga a liberal-conservadores y demócrata-cristianos, plenamente democrática. Se autoproclama nacionalista, no independentista. Eso lo sabe Durán i Lleida. De nombre Josep Antoni, traducido al castellano José Antonio. Siempre lo consideré hombre con el Estado en la cabeza. Esta semana, prólogo electoral, volvió a desempolvar el recurso del norte frente al sur, PER frente a empleo. Y luego rectificó. Un artificio más.

 Le propongo un pacto, Sr. Durán i Lleida: usted tiene problemas con sus pagessos, campesinos en castellano. Se les pudre la fruta por retrasos en la frontera. Nosotros tenemos otro. En buena parte de Extremadura y Andalucía no hay más trabajo que campo y tareas domésticas. Ustedes tienen industrias, entre ellas la automovilística. Nosotros otra frontera, mano de obra atractiva, juventud formada, universidad y dos ríos que van a dar al mar sin autovía que los una. A Cataluña le gustan productos alimenticios, cárnicos, lácteos, vegetales, tabaco, corcho, fruta… de contrastada calidad. A Extremadura también, cava, fármacos, cultura, textil, tecnología, deporte de vanguardia… En esta sociedad post-industrial, calificada así por Daniel Bell, con eficaces empresas de transportes, todos saldríamos ganando. Es compatible con el comercio electrónico; con el de proximidad, regala atención exquisita al cliente; con los representantes, correos entre lo virtual y lo real… Hasta diputad@s en Madrid, como usted, concilian trabajo y familia; hasta S.A.R. los Príncipes de Asturias y Girona también concilian y concentran en sus dos títulos las dos tradiciones del derecho sucesorio, lo que garantiza la estabilidad del pacto.

Es preferible deslocalizar mano de obra en el sur, antes que ideologías o religiones, únicas o radicales, condenen a mujeres, sanas como robles, al autismo, ser víctimas de la rutina, sin reconocimiento legal de su trabajo; guardianas de casas que, antes de quedar vacías, pasan de libres a protegidas. Como ocurre cuando se dedican al trabajo doméstico o asisten dependientes: algunos confían en rumanas o ecuatorianas, sin papeles, para que les hagan la casa; o cogen a ciegas, de la calle, cuando creen/opinan que ponen una zorra/vaca a cuidar gallinas, mientras los varones se marchan de fiesta o romería. Hasta que la cultura democrática, herencia/fruto de la tradición judeo-cristiana y greco-romana, se abra paso.

Todos somos un poco morenos (como allí se diu/parla) Sr. Durán/Lleida. Todos somos, en el fondo, un poco dependientes. Hombres y mujeres merecen vivir en paz. El ministro Gabilondo anunció un plan en la FP para paliar el déficit de 60.000 plazas en materia de dependencia, cuarto pilar del estado de bienestar. Solo porque se le siga encendiendo la luz a mis padres, dentro de unos años, en un cordón de teleasistencia, merece la pena escribir todo esto.

Diario HOY, 21 de octubre de 2011

Libro: “A favor d´Espanya i del catalanisme”. Autores: Joaquim Coll y Dani Fernández. Edhasa. Barcelona, 2010.

Sitio recomendado: Mar Mediterráneo.





El Tercer Tiempo

17 10 2011

Cuando los partidos finalizan, cuando el ganador hace el pasillo, cuando acaba un encuentro de rugby, comienza el tercer tiempo. Inician un periodo de paz entre sus jugadores. Se trata de abrir tiempo para cerrar heridas. Elevan incluso un espacio donde construir nobleza. Nadie humilla ni desprecia al adversario.

Hombres como castillos ríen y charlan en el bar. A la luz, sobre una barra, rememoran las jugadas del campo y recuerdan como niños quién logró un ensayo, quién un golpe de castigo y recuperó el balón para talonar y afrontar un disparo a palos.

Si en Extremadura existen canteras a las que mimar, están en Cáceres -CAR- y en Badajoz -Universitario-, también San Blas; juegan en Portugal, ante la ausencia de campo en la ciudad. Comienza su andadura otro en Mérida, extinguidos los Dragones de Zafra y cualquier otro amago que se haya iniciado en la comunidad, Extremadura. La clave radica en quiénes formen e iluminen a estos “santos varones” y a la fuerza del león la seden.

Otros deportes de equipo ya están adoptando estas buenas prácticas. Deciden otorgar el balón sin más a los árbitros en los últimos ataques, viendo que la victoria se antoja ya imposible, o nadie le dará la vuelta y descartan meter otro balón por el aro.

Otros deportes, donde la pelota a la red hay que meter entre tres palos, concilian cómo no provocar más al adversario. “Ni chorreo, ni burreo” reza la máxima norma que rige a los caballeros. Marean la pelota hasta otear el fin de los noventa minutos y superan al fin el compromiso.

El rugby es deporte de gente noble y las líneas se traspasan para anotar. Revisten los palos con colchones y no envían a nadie al hospital, si chocan y no hay asistencias sobre el campo.

Luces en el cielo que representan en danzas indígenas para teatralizar o con los brazos cruzados en el centro; niños, en el fondo, que juegan a vencer.

II

 Aunque ya existen mujeres extremeñas en la selección española de rugby y elevan esta nobleza a todos, haciendo jirones cualquier interpretación en la arena de que este deporte es solo noble arte para hombres. Extremadura domina también los palos de hierro y rota el balón como cualquier hombre, o como cualquier niño espera su partido.

 

Rugby es sinónimo del torneo 5 Naciones a la hora de la siesta, sábado, cuando mamá se dormía y los niños poníamos la 2. Invicta la selección, su recompensa se resumía en el honor. Hoy, torneo 6 Naciones, en su esencia mantiene que quienes pierden zugarán de la cuchara de madera.

Demuestran los y las jugador@s de rugby, en España su templo es la Ciudad Universitaria, la esencia y los aromas del ser humano.

Mientras haya hierro, madera y nuevas vías obrarán por la igualdad: el gran tornero logra muletas, bicicletas en tándem, sillas…La ortopedia consigue diseños para que las noelias se tiren a la piscina, camillas o guías para la cuerda en el atletismo.

Otros equipos han marcado época en la historia del rugby: C.R.Andrews, capitán de la selección de la rosa. Me quedo sin duda con los All Blacks, el equipo de las antípodas, con pluma blanca en el corazón, y aquella danza “haka” en su campo, que refleja el origen guerrero de los que están dispuestos a morir por su honor.

¡Oh capitán, mi capitán! Ya ves, el tercer tiempo, Alfredo. El mejor momento para departir con nuestros hermanos y amigos unas cervezas al calor del amor en un bar.

Diario HOY, 17 de octubre de 2011.

Evento deportivo: Copa del Mundo de Rugby. Nueva Zelanda, 2011.

Entidad Deportiva: “All Blacks”. Selección Nacional de Rugby de Nueva Zelanda





Agua

14 10 2011

Se ha firmado estos días un convenio entre la UEX y la empresa Iniciativa4 para difundir el proyecto Hidronatura, la clave de bóveda para que el campus universitario extremeño alcance su condición de excelencia, y basado en las posibilidades del agua. En ese espacio, coincidirá también otra iniciativa de la empresa privada, basada en energías renovables, a cargo de Cetiex.

El agua templa y enfría los aceros, depura y calma los ánimos, los embalsa. Es el líquido que nos renueva cada día. Un sorbo facilita que se activen los circuitos de nuestro cuerpo. Por eso, es el más preciado de los tesoros, un cofre que todos debemos proteger, sin excepción. Nuestra tarea común pasa por cuidarla, protegerla, porque el agua es la fuente de la vida. Nos une ante el fuego. Coincidimos en que nunca debería quemarse el bosque, ni siquiera un árbol. Por eso, debemos apagar muy bien los cigarrillos sobre bases de piedra o aluminio, que terminarán enfriándose con su limpieza.

El agua riega la tierra. Bautiza, para los creyentes. Hace crecer a los frutos. El agua la refresca, la aplana y asienta el polvo al suelo. Es la mena en cualquier mina, capaz de solidificar la erupción de lava y fuego en la isla del Hierro, ganando más tierra. Agua que sobre piedra o madera resbala y que sólo el calor de la luz, el viento y el tiempo logran secar. El agua con la tierra y labrada a mano es arcilla en manos del alfarero. El agua congelada es el hielo que sólo el hierro corta y que para conducir hasta a los coches hay que ponerles cadenas, o raquetas en los pies si queremos caminar por ella. Lo demás, sólo golosinas que te van ofreciendo a lo largo de la vida. Pero nunca debemos olvidar el agua.

Depurarla renueva el ciclo, nos bautiza con cada hectólitro que brota nueva, dispuesta a ser bebida por los seres vivos y nos regala la luz de la paz, que también ofrece el sol sobre una lámina de agua embalsada. Pero el agua, si no se mueve, si no corre, termina por estancarse, por pudrirse, y permite que los microorganismos infecten el círculo de la naturaleza.

 

Todo esto lo enseña la vida, que camino cada día para legar a mi hijo la más preciada herencia: que se hace camino al andar y sin volver la vista atrás en cualquier momento tu estela terminará en el mar. Así pues, señores, señoras, damas, caballeros, juguemos todos a cambiar el rol extremeño, y no tirar por la borda nuestro común futuro. Así es cómo se demuestra el amor por donde se vive y donde -si uno lo desea- pasa los últimos días. Es el amor el quinto elemento que une todo lo anterior. El amor si es verdadero, si es puro, limpio y cristalino como el agua, nueva del deshielo o ya depurada, termina triunfando. Sólo hombres y mujeres con el corazón noble se entregan a su pareja confiando en ese amor. Así pues, señores, envainen y cubran las espadas, pensemos en educar y cuidar a los hijos, y si montan algo, en este siglo XXI y en este nuevo milenio, serán coches, motos o bicicletas. Lo demás, son juegos de cartas, como me enseñó mi abuelo, un honrado labrador que, tras la guerra, fue cocinero de hospital. Era un experto en la cuatrola, un juego para trabajadores, donde nadie miente porque combinas las cartas dadas. Pero a quien se lleva la última mano, le apuntan las diez de monte.

Diario HOY, 14 de octubre de 2011.

Libro: “Badajoz, Tierra de agua”. Autor: Juan-Pedro Plaza Carabantes. Diputación de Badajoz, 2008. 261 páginas. Books-google.es.

 Sitio recomendado: Pantano de Piedra Aguda. Olivenza. Extremadura






El dedo en el ojo

20 08 2011

Benedicto XVI ya afirmó que el neoliberalismo le hace más daño al cristianismo que el propio marxismo

Mourinho se despidió de la Supercopa metiendo el dedo en el ojo a Tito Vilanova: el índice derecho de quien logró su gloria en el Oporto en el ojo diestro de quien fuera medio centro del mejor Badajoz. Mou quiso ser Ulises pero el papel de mito griego lo acaparaba Cesc, el héroe que volvía de Ítaca, donde llegó a ser rey en el Ársenal. Mou se confundió porque Tito -a quien despreció llamándolo “Pito”- nunca vio por un ojo, como el cíclope Polifemo, sino por los dos, arma indispensable para defenderse en el centro del campo o para diseñar una estrategia desde el banquillo. Horas después de que el ministro portugués Álvaro Pereira ratificara que hasta septiembre no decidirían si el AVE luso se suspenderá, Mourinho creyó cegar así al cíclope, Vilanova le dio un sopapo y la tangana terminó en escándalo bestial.

 

Es lo que tiene meter los dedos en los ojos. Si fuera en la garganta, vomitas. Ese mismo día, laicos y radicales católicos se pasaron la tarde en Sol con el dedo en el ojo del otro. Parecían el loco de Cinema Paradiso gritando a los cuatro vientos: “La plaza es mía, la plaza es mía…” cuando las plazas son de todos, y de nadie. Ni siquiera del toro Ratón que, como siga alimentándose de carne humana, terminará en un laberinto. Cuando el minotauro se convierte en becerro de oro coincide en levantar las bilis a los ojos izquierdos y los derechos. Ya lo ha dicho Benedicto XVI: “El hombre debe estar en el centro de la economía y éste no es el beneficio, sino la solidaridad. Se confirma en la crisis actual. La economía no puede medirse por el máximo beneficio. Hay que ponerse al servicio de la protección del trabajo para todos”. Aprisa, con el dedo en su Blackberry, Esperanza Aguirre lanzó a las redes que “la igualdad, diginidad, libertad… los ha traído el cristianismo. Que no se crean que los ha traído Karl Marx”. A la presidenta de Madrid -antes de que Mou setenciara que “el fútbol es cosa de hombres”- se le olvidó la primera reflexión del pontífice: “La economía no puede funcionar como una economía autorregulada”, que es meterle los dedos al neoliberalismo y con reiteración. Desde el balcón de la plaza de San Pedro o en encíclicas como “Caritas in veritae”, Benedicto XVI -el antiguo asesor del obispo alemán Josef Frings en el Concilio Vaticano II y encargado de compatibilizar la teología de la liberación con la doctrina- ya afirmó que el neoliberalismo le hace más daño al cristianismo que el propio marxismo.

Nada se puede distribuir si antes no se genera riqueza. Pero es el hombre y la mujer los que deberían recibirla. Y como sólo los cíclopes de la mitología griega asustaban con su ojo hasta quedar cegados por la astucia de otros, deberían ser hombres y mujeres -en plural-, con sus ojos izquierdos y derechos, los que contemplaran ese progreso. La igualdad pasa también por ahí. Si Mou sigue empeñándose en que su fútbol “es cosa de hombres” terminaremos por tener las misas llenas de mujeres y el fútbol suspendido este fin de semana porque los -o las- futbolistas nunca estuvieron en el centro del mercado que genera el balonpié. Y no está el fútbol y sus mitos, la Fe, ni la economía para tomarlos a broma o “meter los dedos”.

Diario HOY, 20 de agosto de 2011

Libro: “La Odisea”. Autor: Homero. Editorial Cátedra. Madrid, 2000. 400 pags.

Sitio recomendado: Plaza de San Pedro. Roma. Estado del Vaticano.





El lado oscuro

30 07 2011

La derecha moderada debe tomar cartas en el asunto, limitar los discursos que alimentan el odio por el distinto

Durante la transición española, 1977, el cineasta George Lucas sorprendió al mundo con la primera entrega de “La guerra de las galaxias”. El universo se dividía entre estados independientes que conformaron la Alianza, y el Imperio Galáctico que pretendía someterlos bajo un solo poder. A los primeros, los defenderon los Jedis, sabios que dominaban la fuerza para que triunfara la luz de la democracia y la libertad. Los segundos, pese a formarse como esos maestros del talento y la mente, atravesaron el río del poder con el rencor, el odio y la destrucción del enemigo. Darth Wader -el caballero de negro- fue icono de la oscuridad, la ambición a corto plazo y la destrucción contra quien osara no ser como él. Filosofía de vida que no es nueva: el cielo y el infierno; el yin y el yang… coinciden en dos mundos que rigen nuestras mentes. La perversión de esta división se concentra en los “iluminados”. Se creen tocados por cualquier dios o ideología. Derivan en un radicalismo incapaz de frenarse ante los límites éticos del Estado democrático. Es el gran riesgo que amenaza a la derecha moderada europea. Se arriesga a morir devorada por el ascenso de los discursos xenófobos, ultras y populistas. Han sustituido el antisemitismo hitleriano por odiar al islam. Esa ola de partidos, revestidos de perversiones liberales -como para que el criminal noruego Anders Breivik fusilara a Stuart Mill antes de hacerlo con 76 jóvenes noruegos por ser socialdemócratas- asola al continente: El Partido del Progreso, donde militó el asesino, con un 23% de apoyo; los Verdaderos Finlandeses con un 19%; el Partido Liberal con un 17,5% en Austria; el Jobbik húngaro con un 17%; el Partido de la Libertad en Holanda con un 15,5%; o el Partido Popular -hasta ocupan las siglas- con el 13,8% en Dinamarca. Todos apelan antes a culpar al extranjero que a preguntarse si su defensa de los valores “familiares” y del cristianismo “de boquilla” son magmas que engendran monstruos como el criminal noruego. Breivik estuvo doce años maquinando esa operación sangrienta de marketing, lo mismo que pasó sin ver a su padre, divorciado. Mientras la extrema izquierda no ha logrado atraer al centro izquierda a sus propuestas, la ultraderecha del Tea Party maniata al Partido Republicano en los EE.UU. y proclama el nacionalismo intolerante que es la antítesis a la democracia: Y eso vale para el RH que proclamaba el PNV; para los vídeos sin gracia de Bildu y para la campaña del PP en Badalona. Estos asesinatos demuestran que las ideologías perviven; y si la democracia no las tamiza en opciones legítimas, se convierten en amenazas. La derecha debe tomar cartas en el asunto, limitar los discursos que alimentan el lado oscuro: Es la democracia la que está en el origen de la paz; la que preserva, incluso, la libertad de expresión y de asociación que permite a estos partidos concurrir a elecciones. La seguridad absoluta no existe. Los terroristas -ultras vascos, islámicos, noruegos- consideran “necesaria” la sangre para alcanzar el “bien absoluto”. Y esa demagogia comienza a calar entre clases obreras, víctimas del discurso ultra liberal en la economía. Es posible, que los Jedis tengan que desenfundar su espada para defender la alianza. Pero, de momento, a los mortales aprendices sólo nos queda llorar ante la miseria que genera en la isla de Utoya la furia de un ser humano: Rubio, de ojos azules, pero militante del lado oscuro de la vida.

Diario HOY, 30 de julio de 2011

Libro: “Star Wars: Guía de la Galaxia Pop-Up”. Autor: Matthew Reinhart. Ediciones SM, 2008. 14 páginas.

 

Sitio recomendado: Isla de Utoya. Noruega