El Tercer Tiempo

17 10 2011

Cuando los partidos finalizan, cuando el ganador hace el pasillo, cuando acaba un encuentro de rugby, comienza el tercer tiempo. Inician un periodo de paz entre sus jugadores. Se trata de abrir tiempo para cerrar heridas. Elevan incluso un espacio donde construir nobleza. Nadie humilla ni desprecia al adversario.

Hombres como castillos ríen y charlan en el bar. A la luz, sobre una barra, rememoran las jugadas del campo y recuerdan como niños quién logró un ensayo, quién un golpe de castigo y recuperó el balón para talonar y afrontar un disparo a palos.

Si en Extremadura existen canteras a las que mimar, están en Cáceres -CAR- y en Badajoz -Universitario-, también San Blas; juegan en Portugal, ante la ausencia de campo en la ciudad. Comienza su andadura otro en Mérida, extinguidos los Dragones de Zafra y cualquier otro amago que se haya iniciado en la comunidad, Extremadura. La clave radica en quiénes formen e iluminen a estos “santos varones” y a la fuerza del león la seden.

Otros deportes de equipo ya están adoptando estas buenas prácticas. Deciden otorgar el balón sin más a los árbitros en los últimos ataques, viendo que la victoria se antoja ya imposible, o nadie le dará la vuelta y descartan meter otro balón por el aro.

Otros deportes, donde la pelota a la red hay que meter entre tres palos, concilian cómo no provocar más al adversario. “Ni chorreo, ni burreo” reza la máxima norma que rige a los caballeros. Marean la pelota hasta otear el fin de los noventa minutos y superan al fin el compromiso.

El rugby es deporte de gente noble y las líneas se traspasan para anotar. Revisten los palos con colchones y no envían a nadie al hospital, si chocan y no hay asistencias sobre el campo.

Luces en el cielo que representan en danzas indígenas para teatralizar o con los brazos cruzados en el centro; niños, en el fondo, que juegan a vencer.

II

 Aunque ya existen mujeres extremeñas en la selección española de rugby y elevan esta nobleza a todos, haciendo jirones cualquier interpretación en la arena de que este deporte es solo noble arte para hombres. Extremadura domina también los palos de hierro y rota el balón como cualquier hombre, o como cualquier niño espera su partido.

 

Rugby es sinónimo del torneo 5 Naciones a la hora de la siesta, sábado, cuando mamá se dormía y los niños poníamos la 2. Invicta la selección, su recompensa se resumía en el honor. Hoy, torneo 6 Naciones, en su esencia mantiene que quienes pierden zugarán de la cuchara de madera.

Demuestran los y las jugador@s de rugby, en España su templo es la Ciudad Universitaria, la esencia y los aromas del ser humano.

Mientras haya hierro, madera y nuevas vías obrarán por la igualdad: el gran tornero logra muletas, bicicletas en tándem, sillas…La ortopedia consigue diseños para que las noelias se tiren a la piscina, camillas o guías para la cuerda en el atletismo.

Otros equipos han marcado época en la historia del rugby: C.R.Andrews, capitán de la selección de la rosa. Me quedo sin duda con los All Blacks, el equipo de las antípodas, con pluma blanca en el corazón, y aquella danza “haka” en su campo, que refleja el origen guerrero de los que están dispuestos a morir por su honor.

¡Oh capitán, mi capitán! Ya ves, el tercer tiempo, Alfredo. El mejor momento para departir con nuestros hermanos y amigos unas cervezas al calor del amor en un bar.

Diario HOY, 17 de octubre de 2011.

Evento deportivo: Copa del Mundo de Rugby. Nueva Zelanda, 2011.

Entidad Deportiva: “All Blacks”. Selección Nacional de Rugby de Nueva Zelanda

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: