Una menor hospitalizada

20 03 2009

La Ley 41/2002 de Autonomía del Paciente, rubricada por Aznar, permite a los mayores de 16 años autorizar una intervención médica sin necesidad de un tutor

Estimada María: La niña lo ha hecho. Me he enterado esta mañana cuando me topé con una de sus compañeras del Instituto y se le escapó que venía de visitarla en la clínica. No puedo negarte que estoy disgustado, muy disgustado, casi enfadado. ¿Qué hicimos mal durante su infancia para que haya tomado tan arriesgada decisión? Es demasiado joven, poco más de dieciseis años, y no tenía necesidad alguna de haber pasado por ese trance: ¿Qué sociedad estamos construyendo?


La última vez que estuvo en casa me enseñó el libro que leía, obligada por su profesora de literatura: “Tiempo de Silencio”, de Martín Santos, de cuya novela esperaba que aprendiera lo afortunada que, pese a todo, había sido al nacer y crecer en la que fue nuestra familia, y no en un barrio marginal donde las niñas se hacen mujeres demasiado pronto por etnia, por tradición o como única salida en su tiempo de ocio.

En el fondo me culpo. No sé si esto es consecuencia de nuestro divorcio. Si su autonomía y esta decisión se debe a que esos valores que le repetíamos desde niña, o en el colegio donde estuvo durante ocho años hasta que le cogieron ojeriza, se cayeron como un castillo de naipes cuando tú y yo decidimos caminar cada uno por su lado.


Creí que tú estabas detrás de su decisión, erróneamente. Te culpé, porque semanas atrás, la niña me confesó que estuvisteis charlando sobre anticonceptivos, sobre las relaciones con los chicos… Y te pido perdón. Ha sido ella, por sí misma, con el dinero de la libreta de ahorros, la que ha corrido semejante riesgo: una anestesia, quirófano y ahora a esperar que su rehabilitación física y síquica no le deje trauma alguno. No hay que ser un lince para observar la cantidad de vallas, cabinas telefónicas o publicaciones que casi te invitan a hacerlo como algo normal. Pero ella es demasiado joven. Es mi niña y no tenía ninguna necesidad de operarse los pechos y ponerse bótox en los pómulos. La vida en riesgo por estética, ni por necesidad ni porque eso le impidiera su futuro. Cordialmente…


Nota: La Ley 41/2002 de Autonomía del Paciente permite a los usuarios de la sanidad mayores de dieciseis años, capaces y capacitados, o emancipados, prestar el consentimiento para una intervención médica sin necesidad de un representante o tutor. Tres años después, la comunidad autónoma de Extremadura también reguló mediante ley este derecho en función de la jurisprudencia constitucional de llamado “maduro precoz”. Con el proyecto de nueva regulación del aborto –excluido de esta Ley, junto a los ensayos clínicos o la reproducción asistida- se propone incluir este supuesto sin necesidad de consentimiento paterno o tutorial a partir de esa edad, junto a una nueva regulación del mismo por plazos. Esto supondría una reforma de la Ley Orgánica 9/1985 de despenalización del aborto para determinados supuestos. Ninguno de los gobiernos hasta la fecha decidió derogar la normativa vigente. La regulación del aborto según plazos es la fórmula aprobada en Holanda, Francia, Dinamarca, Suecia o Inglaterra. Pero, sobre todo, no es de obligado y universal cumplimiento.


Diario HOY. 20 de marzo de 2009

Libro: “Tiempo de Silencio”. Autor: Luis Martín Santos. Editorial Seix Barral. 288 pags. 10,50 €

Libro: “Minuto de silencio”. Autor: Siegfried Lenz. Editorial Maaeva. 120 páginas. 15 €

Sitio: Jacuzzi en el Gran Hotel Casino de Extremadura. Badajoz.


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: