Nivel de Riesgo

3 10 2008

La banca española presume por Europa que sus hijos han sido tan responsables que llegan casi vírgenes a esta maldita cita de la crisis. Así lo dice hasta el Financial Times


Algo no funciona bien. Si en Extremadura sólo el 14% de los emprendedores salen del espectro universitario y el 31% de las extremeñas reconocen que se la juegan en el sexo con la “marcha atrás”, el riesgo debe ser distinto según las horas del día o según sus efectos sobre una parte del cuerpo. O eso o -como ocurre con el sistema financiero internacional- todo dependerá del grado de psicosis que cada uno tenga sobre el peligro y se reduce simplemente a la victoria del Carpe Diem (Vive al Día) al que nos ha conducido la carrera de un capitalismo que busca respuestas en la resaca. El Instituto de Riesgos Laborales avisa a los empresarios que la Inspección de Trabajo obliga a formar a todos los trabajadores en primeros auxilios y en la lucha contra incendios. ¡Es una pena que ese celo no lo hubiesen aplicado a los brokers de Wall Street o al imperio del suelo en España! Ahora, nadie sabe de la borrachera especulativa. Son como esos irresponsables que, si patinan al meter la sexta marcha a oscuras, dejan el desaguisado para ella o su familia. Ya vendrán otros y correrán con los gastos.

Por eso, no es extraño que -antes de criar entre todos un hijo o nieto no planificado por la economía- las rentas colectivas en EE.UU. Pregunten al menos con quien se acostaron unos y otros para dar lugar a este nuevo sacrificio. El rechazo al plan de rescate que Bush presentó al Congreso obedece, sobre todo, al deseo colectivo de que se sancionen a ejecutivos de cuello blanco que han manejado capital ajeno a su antojo y comisión, se garantice que esos millones recaigan en los contribuyentes endedudados y alguien -empezando por la propia Administración Bush y sus encargados del Tesoro- reconozca que su cabeza será la primera en descansar en el cadalso. Si no, no hay pacto. Entiendo a Obama en esa exigencia.


Hay padres que jamás dejarán tirados a sus hijos. Ahí está la católica Irlanda que, asegurando que garantiza con su PIB todos los ahorros en entidades financieras irlandesas, ha provocado una fuga de libras desde la dubitativa Inglaterra que ni el IRA en su más sanguinarios sueños hubiese conquistado. Y hay familias, como la tradicional banca española, que presume por Europa que sus hijos e hijas han sido tan responsables y vigilados por el Banco de España que llegan casi vírgenes a esta maldita cita de la crisis. Así lo dice hasta el Financial Times.

El problema es que, conociendo las miserias del ser humano, ni los bancos españoles levantan sus recelos entre ellos y aportan liquidez al sistema, ni el ciudadano cree que alguien llegue virgen a fecha alguna. Sólo un pacto entre la política, los agentes sociales y la opinión pública espantarán el miedo al mañana que contamina hoy la sociedad española. El próximo encuentro entre Zapatero y Rajoy puede ser un comienzo para generar confianza. Y, aunque sepamos que nadie llega puro a ningún matrimonio, garantizar que los hijos no deseados jamás crecerán sin protección. Los más débiles nunca deben pagar las imprudencias de los adultos inmaduros que tanto despreciaron su nivel de riesgo.


Diario HOY. 3 de octubre de 2008

Libro: “Los hombres que no amaban a las mujeres”. Autor: Stieg Larsson. Planeta, 2009. 665 pags. 22,5 €

Sitio recomendado: Irlanda

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: